sábado, 18 de mayo de 2019

Esta vez se dio la ocasión con Ngugi Wa Thiong´o

Diario La Realidad Saharaui/DLRS 18/05/2019.
Para hablar sobre el pensador africano Ngugi Wa Thiong´o debo remitirme al mes de abril del año 2007 cuando la profesora Michelle Hamilton del Department Of Spanish And Portuguese University Irvine (California) me invitó junto la escritora Zahra Hasnaui para realizar conferencias en varias universidades californianas. Fue allí cuando estuve muy cerca de conocer al eterno candidato al Premio Nobel de Literatura, el keniata Ngugi Wa Thiong´o, puesto que es profesor de la Universidad de Irvine. Por un cambio de agenda aquella vez no pudimos encontrarnos con el referente pensador africano que tanto deseábamos conocer. Y como decimos los saharaui ante los imprevistos كل استخير فيهى خير kil stajira fiha jeira, “Cada paso imprevisiblemente interrumpido será para bien”. Recuerdo que dejamos para él, a la secretaria de su departamento y como rastro de nuestro paso por allí, una antología de poesía de resistencia de varios autores saharauis.
Ngugi Wa Thiong´o es por su trayectoria un guía intelectual africano y su obra es vital para los pueblos subalternos. A la vez es una referencia para el caso del Sahara Occidental, teniendo en cuenta que nuestro territorio es la última colonia de África. El propósito era llevar nuestro proceso al conocimiento de un autor con claros planteamientos anticoloniales, que ha vertido durante todos estos años en sus más destacadas obras, desde “Descolonizar la mente”, “El diablo en la cruz”, “El brujo del cuervo”, “Un grano de trigo” o su última obra “Desplazar el centro”, que se trata de una reflexión en la que nos insta a revisar la bibliografía colonial y a escribir desde lo euroafricano para que uno sea dueño e imagen de su propia cultura africana. Hace años comencé a pensar en el carácter oral de nuestra cultura africana saharaui y la falta de su registro escrito, y pensé en ir introduciendo en mis libros pensamientos, frases, nombres, citas, proverbios, gestas y mucha poesía en nuestra lengua hasania. Mi propósito es que cuando un investigador saharaui busque en la red información sobre el Sahara y su cultura en hasania, el investigador pueda encontrar en mis trabajos lo que busca, en el sentido de la afirmación de Ngugi Wa Thiong´o “Cuando añades lenguas a tu propia lengua, eso es empoderamiento”.
En mayo de 2017 leí en la agencia EFE una noticia que titulaba “El escritor Ngugi wa Thiong'o hablará en Barcelona sobre África y literatura”.  Pero no me fue posible ir a verle y otra vez recurro a un dicho saharaui, المكتوب Elmactuba, lo ya escrito es ineludible. Pensando en los grandes que abrazaron la causa saharaui y que se nos han ido en estos últimos años, como Jorge Guillén, Mario Benedetti, José Saramago o Eduardo Galeano, siempre he sentido que nuestro mundo necesita una retroalimentación de figuras como Ngugi para resetearnos y resituarnos en cómo debemos desplazar ese centro hegemónico a través del que el colonialismo sometió a los que fueron sus subalternos, les desdibujó y les sigue imaginando desde su distorsionado orientalismo.
Y por fin este mes de mayo Ngugi recalaba en Madrid para presentar su novela “La revolución vertical”, libro en el que homenajea la tradición de la cultura oral africana, en el que el caso del Sahara Occidental es uno de los notables ejemplos, ya que “Todas las lengua son herederas”, como afirma Ngugi. Esta vez iba a ser posible mi encuentro con uno de los escritores, guías y pensadores más eminentes del ideario contra el imperialismo cultural y político africano.
La cita fue el martes 14 de mayo en el auditorio del Edificio Nouvel del Museo Reino Sofía, un amplio salón que desde el primer momento comenzó a llenar su aforo con la gente del mundo académico y cultural que con asiduidad sigue al pensador africano. En la pared del escenario se podía leer en una pantalla: “Desplazar el centro. Conversación con Nugui Wa Thiong´o”. Mientras la gente iban entrando me percaté que los asientos a mi derecha acababan de ser ocupados por el mismísimo Ngugi Wa Thiong'o, acompañado por el periodista Chema Caballero. Enseguida me dirigí a él y con mi pobre inglés me presenté: “Hi ,dear Ngugi, I am a native of the last colony in Africa, Western Sahara… In 2007 I visited your university in California but it was not posible to see you, but now… we are here”. Me dijo que conoce que el Sahara Occidental tiene una parte liberada y que otra está ocupada y que forma parte de la Unión Africana. Le respondí que los saharauis, como africanos en el exilio, lo llevamos como referente intelectual de nuestro continente. Me sacó una tarjeta de Radio Nacional de España y me pidió que le escribiera mi nombre y email. Al mismo tiempo, le di mi tarjeta personal y le dije que tras la conferencia quería regalarle un libro y pedirle un compromiso. A lo que me respondió con una afable expresión anglófona “Oh, that´s good”.
Tras nuestra conversación subió al escenario y comenzó su conferencia en un formato de diálogo sobre su trayectoria con el periodista Chema Caballero. Disfruté de una magistral lección, como cuando un padre africano cuenta cómo encarar los problemas y orienta a sus hijos en cómo seguir viviendo, convirtiendo lo negativo en positivo para no parar en su lucha y conquistar sus derechos. 
Al final llegó el turno del público, y fue cuando levanté la mano y le dirigí mi pregunta: “La última colonia de África, el Sahara Occidental, sufre la ocupación militar marroquí, tanto geográfica como cultural y la apropiación de ésta, que yo defino como culturicidio. Leí algunas de tus obras que hablan del colonialismo y la resistencia cultural. ¿En nuestro caso, los intelectuales saharauis qué podemos hacer desde el exilio?”. Mi cuestión fue la tercera de la primera ronda de preguntas que se plantearon. Nguigi comenzó las respuestas diciendo: “Voy a empezar respondiendo a esta última pregunta”, que era la mía. “El colonialismo, en la forma que sea, debe ser resistido”, y aclaró, “ya que se trata de un sistema económico, político y social de sometimiento a una comunidad, no hay un ser humano más humano que otro, ni hay una nación más nación que otra. El exilio es algo que ha sucedido a lo largo de la historia. Es positivo que un país acoja a gente que huye de la desolación, el exilio no se elige, fue el exilio el que me eligió a mí. Como tampoco se elige el lugar donde se es acogido. Eres un náufrago y te quedas dónde te acogen. Lo importante es ¿qué haces con el exilio? Yo he tenido la suerte de poder escribir”.
Al final de la conferencia, que duró dos horas, me acerqué a él, le regalé “Thirty one”, antología de la poesía de resistencia saharaui y le pedí: “Carry in your heart the saharawi people”. Ojeó el libro durante unos instantes entre sus manos. Se trata de una versión bilingüe español-inglés y me respondió, “It´s a good book”. Y cuando ya estaba despidiendo con la firma de algunos de sus libros, le dije que le escribiré con más información sobre la última colonia de África. A lo que Ngugi me respondió: “Te di mi tarjeta y puedes escribirme cuando quieras”. Sentí que nuestra causa estaba tocando en su conciencia anticolonial.

La activista de DDHH saharaui Sultana Jaya sufre agresión por varios agentes marroquíes en la ciudad saharaui ocupada Bojador


Fuente y fotos: CODAPSO
El Diario La Realidad Saharaui puesto en comunicacion con del Comité de Defensa de la Autodeterminación del Pueblo del Sahara Occident, CODAPSO, que preside el Premio de Derechos Humos noruego Rafto, Mohamed Daddach y Hmad Hammad  informó que ayer viernes 17 de mayo una decena de saharauis con sus banderas, ropa tradicional y banderas de la República Saharaui, salieron a las calles de la ciudad ocupada Bojador en las horas del ayuno de ramadán, para llevar a cabo una actividad celebrando el 46 Aniversario de la lucha armada contra el dominio colonial español y la ocupación marroquí.
La fuente informó con detalles a través de un audio en la que la activista Sultana Jaya con sus heridas visibles describe cómo fueron agredidos por agentes marroquíes uniformados, de paisanos y de fuerzas auxiliares dirigidos por jefes del aparato represor en Bojador y otros mandos traídos del sur de Marruecos, en especial de Tatan.
 “Durante las horas de romper el ayuno salimos con nuestras cosas tradicionales, ropas negras, blancas y portando nuestra bandera nacional. Teníamos nuestros objetos tradiciones como el odre, el cuenco… Todo era para celebrar el aniversario, (el 46 aniversario del Frente Polisario) 20 de mayo 1973, 20 de mayo 2019. Cuando llegamos al lugar vimos un agente que nos estaba observando. Cuando nos vio cogió unas piedras. Tuvimos que cambiar de lugar y elegimos un muro donde pusimos nuestros objetos, escribimos varios lemas en las paredes y uno de los activistas subió al muro y colgó la bandera. De repente oímos el ruido de los agentes que venían a por nosotras. Nos vimos obligadas a entrar en la casa de Ahel El Hafidi (Preso política saharaui del grupo Gdeim Izik). Todo sucedió sobre las 19:45 Gmt. Los agentes durante una hora se han ido concentrando frente la casa Ahel El Hafidi y en un momento cargaron contra todos. Rompieron todas las ventanas y las puertas. Cuando llegó el padre de la familia encontró su familia y nosotras encerradas dentro y todo en destrozos. Los agentes le pidieron que sacara fuera a todos los que nos hemos metido allí y el padre se negó rotundamente. Al final se vio obligado a sacarnos por grupos y las que salían primero tenían que pasar soportando los golpes de los agentes hasta que caían al suelo y se arrastraban fuera por los policías. El jefe de los agentes estaba grabando todo. Lamento que no tengo imágenes de ese horrible momento. Yo estaba dentro de la casa y los agentes entraron para sacarme a fuera. Para ello rompieron todos los enseres de la familia, abrirán armarios, rompían y tiraban objetos de la familia. Se me acerca uno de los agentes venidos de Tantan, me golpeó rompiendo mi ropa. Tenía un palo con el que me fue golpeando sin parar. Luego apagaron las luces y me fueron moviendo de un lado a otro. Y luego pude salir a fuera cubriendo mi cara cuando de repente me asestaron otro golpe y caí en el patio y es cuando todos los agentes subieron encima de mi cuerpo y comenzaron a patearme. Lo que más me ha dolido es el padre de la familia que también fue agredido salvajemente. Nos pusieron en un furgón jaula y luego volvieron a remeter contra la casa de la familia para causar más daño. Se dirigieron de nuevo al padre de la familia Mhamed Uld El Hafed con denigrantes insultos como, Yahrag din umac, “Nos cagamos en la religión de tu madre”. Le golpearon y cayó rondando varios metros. Toda esa batalla duró hasta más de las diez y media de la noche. Y cuando de nuevo volvieron a la casa rompieron el resto de los enseres y llevaron todas las alfombras y esteras de la familia dejándolos sin nada en absoluto. Así fue esta agresión de los agentes marroquíes”.
La fuente de CODAPSO indico que hubo varios heridos entre los que estan, Hayat Alamin, Ghleila Mint Abeilil, Jadiya Mint Sidi Ahmed, Nasra Mint Babi, Zeinabu Mint Embarec Babi, Embarca Mint Mohamed Hafed, Jadduj Mint Mohamed Hafed, Fatma Mint Mohamed Hafed y la activista de derechos humanos saharaui Sultana Mint Sid Brahim conocido como Sultana Jaya.
El pueblo saharaui el próximo 20 de mayo celebrará el 46 aniversario del inicio de la lucha armada contra el dominio colonial español y luego contra la ocupación marroquí que se inició el año 1975, tras el abandono español y sus acuerdos de venta del territorio a Marruecos. Es por ello que las ciudades ocupadas cada año dan un alto precio en celebrar esta gesta de descolonización que recuerda la mala descolonización y traición a la última colonia de África, el Sahara Occidental.

domingo, 12 de mayo de 2019

¿Puede John Bolton descongelar el enquistado conflicto del Sahara Occidental? Foreign Policy


Edición de DLRS tomando de fuente ForeignPolicy.
Fotos: Farouk Batiche / Afp / Getty Images
Extenso análisis del periodista estadounidense R. JOSEPH HUDDLESTON publicado en la prestigiosa revista norteamericana el Foreign Policy el jueves 9 de mayo de 2019.
El Frente Polisario ha creado una presencia diplomática internacional con un presupuesto limitado y ve a la administración Trump como su mejor esperanza en décadas para recuperar su soberanía de Marruecos.
El Foreign Policy comienza su análisis señalando que en marzo, el enviado personal del secretario general de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental, Horst Köhler, organizó la segunda serie de conversaciones de mesa redonda para llevar un conflicto estancado hacia una resolución pacífica. Este conflicto ha sido suspendido en un punto muerto desde que un acuerdo de alto el fuego de 1991 detuvo la guerra de 16 años entre la monarquía marroquí y el movimiento de liberación del Sáhara Occidental, el Frente Polisario.
Sobre el inicio del conflicto de ocupación del territorio del Sahara Occidental el Foreign Policy subraya que los saharauis en los años setenta proclamaron su lucha contra el ejército marroquí respaldado entonces por Estados Unidos y actualmente por Francia durante 16 años. Al mismo tiempo el Foreign Policy respecto a la sólida organización política de los saharauis explica que “Polisario construyó varios campamentos de refugiados en el sur de Argelia para alojar a miles de familias que huyeron de la violencia”. La revista estadounidense sobre los refugiados saharauis lo estiman en viejos datos estadísticos y señala que “que hay unos 165,000 refugiados saharauis, como se sabe de quienes huyeron del Sahara Occidental”. Cuando la cifra actual que es procesada por el órgano de la ONU para los refugiados ACNUR lo cifran en 173. 600 refugiados.
El Foreign Policy describe el ambiente en el que se han desarrollado las recientes conversaciones en Ginebra entre las dos partes en conflicto y los países vecinos como observadores. “Tratando por décima vez de negociar un arreglo para este conflicto aparentemente intratable en una mesa de conversaciones en Ginebra, la ONU recibió a representantes de los gobiernos de Marruecos, Argelia y Mauritania, junto con el Polisario”. La revista en su trato a este tema indica que “Una tercera ronda de conversaciones probablemente se está preparando en el camino”. Y al mismo tiempo observa que “Los medios de prensa marroquíes y saharauis en seguida interpretaron cada uno que las conversaciones en Ginebra, afirman que el mundo apoya sus respectivas posiciones”.
El Foreign Poicy señala en su artículo que “estas posiciones se basaron en el acuerdo de alto el fuego, que convocó a un referéndum y estableció la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO). Ocho años después, el gobierno marroquí declaró inaceptable la lista de votantes elegibles producida por la ONU en 1999”.
En cuanto a la intransigencia y maniobras dilatorias que Marruecos ha usado durante todos estos años de impase, el Foreign Policy explica que “En ese momento, el informe del secretario general de la ONU, Kofi Annan, señaló que Marruecos y el Polisario "comparten el criterio de que la composición del organismo electoral predeterminará el resultado del referéndum". James Baker, el enviado de la ONU y jefe de la MINURSO en ese momento redactó un plan de paz integral en 2003. Pidió cinco años de autonomía para el Sáhara Occidental seguido de un referéndum que incluyó la opción de independencia, y utilizó una lista de votantes ampliada compuesta por todos los solicitantes no contestados de la lista de 1999, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para la lista de repatriación de Refugiados y todos los residentes del territorio a fines de 1999. El Consejo de Seguridad lo aprobó por unanimidad, pero el gobierno marroquí lo rechazó, y Baker renunció exasperado”. Renuncia causada por la falta de apoyo de los miembros del Consejo de Seguridad a su plan de solución al conflicto. Y es cuando el conflicto entró en el estancamiento  hasta que toma el poder la administración republicana, que la causa saharaui cuenta con fuertes amigos en su cúpula, como el segundohombre de la Administración republicana John Bolton y el presidente del Comité de Defensa en el Senado James Inhofe.
El auge del proceso de descolonización y la realidad política de la organización saharaui a nivel internacional, la revista estadounidense, la destaca en los siguientes precisiones, “Si bien muchos países pequeños mantienen solo unas pocas embajadas en el extranjero, el Polisario tiene un representante permanente en casi todas las capitales de la Unión Europea, Rusia, Estados Unidos, Australia y muchos otros países, así como representantes ante las Naciones Unidas, la Unión Europea y la Unión Africana. Y por otra parte tiene representantes de la República Saharaui (el gobierno civil que opera junto al Polisario para aglutinar el reconocimiento de los países que reconocen su condición de Estado)” El FP no precisa bien el número de países que reconocen al Estado Saharaui cuando en realidad son más de 84 Estados de África, Asia y Latinoamérica, ver listado.
El FP sobre el progreso internacional que está cosechando la causa saharaui subraya que ”Estos esfuerzos diplomáticos están dando sus frutos lentamente. Cada año, se incluyen nuevos pedidos para que se incluya la vigilancia de los derechos humanos como parte del mandato de la MINURSO en el Sáhara Occidental, un esfuerzo agresivamente resistido por el gobierno marroquí. Además, el apoyo oficial a la posición del Polisario en muchos países sigue creciendo. Un reciente resumen de la política sueca sobre el Sáhara Occidental afirmó que está "bajo ocupación", un término que el gobierno marroquí condena”.
La revista subraya en este contexto de apoyo europeo a la lucha de los saharauis que “Unos años antes, en 2012, el parlamento sueco pidió el reconocimiento unilateral de la República Saharaui. En octubre de 2017, el senador italiano Stefano Vaccari declaró ante la Asamblea General de la ONU sobre la explotación ilegal de los recursos del territorio. El Polisario ha ganado aliados como estos en muchos   gobiernos extranjeros”. Y cita como ejemplo de este fuerte apoyo por los grandes países, “Sudáfrica ha sido un aliado particularmente confiable de Polisario, incluso llegando a apoderarse de un barco que transportaba una carga marroquí de fosfato sahariano, que se detuvo en Ciudad del Cabo en junio de 2017.Sudáfrica ha sido un aliado particularmente confiable de Polisario, incluso llegando a apoderarse de un barco que transportaba una carga marroquí de fosfato sahariano, que se detuvo en Ciudad del Cabo en junio de 2017. Confiscó la carga, valorada en $ 5 millones, y en marzo de 2018 se la entregó al Polisario para que la vendiera. Sudáfrica también aboga dentro de la Comunidad de Desarrollo del África Meridional, una organización intergubernamental con 16 estados miembros, por "una solidaridad inquebrantable con el Sahara Occidental".
La eficacia de la diplomacia saharaui frente el soborno y las fortunas que dedica Marruecos en defender sus tesis anexionistas, ha podido vencer en este escenario, concluye el Foreign Policy subrayando en los términos: “Polisario ha construido esta red diplomática con el presupuesto más austero. La mayoría de estos diplomáticos saharauis dirigen operaciones de un solo hombre o de una sola mujer, viviendo y trabajando desde estudios. Según una entrevista con un ministro de Relaciones Exteriores del Polisario, su representante en Washington tiene un presupuesto de alrededor de $ 6,000 por mes, extendido para cubrir sus gastos de apartamento, viaje y trabajo, incluso invitar a políticos y empleados a conversaciones durante eventos costosos. El representante en Londres hace lo mismo con $ 4,500 al mes.

Nueina Djil (Escuela Militar de Mujeres del Sáhara): "La mujer militar del Sáhara no se prepara para la guerra sino para mantener la paz"

La directora de la Escuela Militar de Mujeres del Sáhara, Nueina Djil, cuya imagen portando un fusil en una mano y a su hijo pequeño en la otra durante la Marcha Verde se convirtió en un símbolo del papel destacado de la mujer saharaui, ha participado en unas jornadas de sensibilización en Elche organizadas por el IES La Foia
*Fuente: el diario.es Por Emilio J. Martínez  - Alicante. 11/05/2019
Nueina Djil conoce bien la guerra. Como cualquiera que haya vivido los últimos cuarenta años en la que fue colonia española y desde entonces territorio ocupado por Marruecos. La invasión marroquí del Sáhara Occidental en noviembre de 1975 llevó a una sociedad que esperaba la celebración de un referéndum de autodeterminación a levantarse en armas contra el régimen de Hassan II, muy hábil en su intento de tapar con la Marcha Verde la crisis interna que ponía en peligro su trono.
Y entonces apareció ella: Una madre joven de mirada penetrante y rostro cubierto parcialmente por un turbante sosteniendo un fusil en su hombro izquierdo y a su hija Suadu Uleida con su mano derecha. Imagen inmortalizada por la fotógrafa de guerra francesa Christine Spengler y posteriormente empleada en la portada del libro Sáhara: memoria y olvido (editorial Ariel, 2010) de la periodista de RTVE Yolanda Sobero.
Un retrato convertido en icono de la representación de la mujer alejada del papel subyugado que juega en países propios de cultura árabe y que desde hace un año, el 13 de abril de 2018, ha vuelto a cobrar actualidad cuando abrió la Escuela Militar de Mujeres del Sáhara en Rabuni, la capital administrativa de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), el estado de reconocimiento limitado que sueña con la independencia del Sáhara Occidental.
El Ministerio de Defensa del RASD ha puesto al frente de esta iniciativa a Nueina Djil, exmiembro del Comité Ejecutivo, el órgano político de la RASD, y anterior directora de Cooperación regional o de Cultura, entre otros cargos. Ahora ha explicado en qué consiste en las jornadas de debate y concienciación celebradas a mediados de abril por el IES La Foia d’Elx, centro educativo inmerso desde hace años en todo tipo de actividades con sus estudiantes dirigidas a la ayuda al pueblo saharaui.
Cuenta Djil en conversación con este medio que a esta escuela acuden todos los días 64 mujeres voluntarias de edades comprendidas entre los 18 y los 30 años donde aprenden formación militar completa, desde el manejo de armas hasta cómo utilizar las comunicaciones militares imprescindibles en el desierto, pasando por el aprendizaje de primeros auxilios y otras nociones básicas de salud. Pero también es una oportunidad para que las mujeres aprendan informática, conocimientos de administración o incluso costura.
Nueina Djil
"La formación del ser saharaui no solo queda reducida a los hombres, sino que las mujeres también tienen la oportunidad de formarse en todos los aspectos", dice la directora en un tímido español con la traducción de Lehbib Alisalem, delegado del RASD en Alicante.
"El papel de la mujer saharaui en el Sáhara no tiene nada que ver con el que tiene en Marruecos", advierte Djil. "Tenemos la misma religión, el islam, pero la cultura es muy diferente", añade Alisalem. Explica con mucho orgullo esta exdirectora de la guardería regional que la mujer saharaui "es libre" ya que puede participar y de hecho participa en diferentes estamentos sociales, "tenemos un prestigio que la mujer marroquí carece, a ellas les toca quedarse en casa", asegura.
Nueina Djil conoce bien la guerra y las miserias que depara. Su primer marido, Mohamed Uleida, murió en combate en junio de 1976 junto con El Uali Mustafa Sayed, conocido como el Che Guevara saharaui y otros guerrilleros. Meses antes Sayed había proclamado la creación de la RASD y tres años antes había fundado el Frente Polisario, el movimiento de liberación nacional del Sáhara Occidental.
Desde entonces, cada 9 de junio el pueblo saharaui recuerda en el Día de los Mártires a "héroes nacionales" como Sayed o Uleida. Le preguntamos a Djil si guarda rencor a Marruecos, si cree que un conflicto bélico, cuyo alto el fuego fue sellado en 1991, podría acelerar una solución política estancada casi 44 años y que llevó a finales de marzo a la enésima ronda de contactos entre el Frente Polisario y Marruecos auspiciada por la ONU.
"Esperemos que se avance, pero somos pesimistas la verdad", avanza Lehbib Alisalem, el delegado saharaui del RASD en Alicante. "No deseo participar en una guerra -señala Djil, madre de cuatro hijos- pero me siento obligada a defender nuestra tierra". "En todos estos años -añade- la mujer saharaui no se ha preparado para la guerra, sino para mantener la paz, como vamos a seguir haciendo con la escuela militar".

domingo, 5 de mayo de 2019

ENTREVISTA Conchi Moya, escritora: "Todos los saharauis son héroes"


Conchi Moya es autora del libro "Las acacias del éxodo", una obra que versa sobre el Sáhara Occidental. La presentación será el sábado 4 de mayo en 'Libros Traperos' (Murcia)
"Del PSOE sólo se ha recibido traición. Lo que se puede esperar de este partido en relación al pueblo saharaui es nada positivo, como han seguido demostrando a lo largo de estos años"
"Que la mujer es un pilar de la sociedad saharaui desde siempre es algo evidente. De alguna manera la sociedad saharaui es matriarcal, son mujeres libres y que ocupan un lugar muy importante en su familia y en la sociedad"
*Fuente: el diario.es Por Paco Paños. 03/05/2019
Nacida en Madrid en 1971 se licenció en Ciencias de la Información en la Universidad Complutense. Antes de "Las acacias del éxodo", ha escrito otros dos libros, con el Sáhara Occidental como tema de fondo, "Delicias saharauis" y "Los otros príncipes". Junto con Bahia Mahmud Awah ha escrito el ensayo "El porvenir del español en el Sahara Occidental". Antóloga de varios libros de poesía saharaui "Um Draiga", "Aaiún, gritando lo que se siente", "La primavera saharaui" y "Poetas saharauis (Generación de la Amistad)". En diciembre de 2015 se publicó su primera novela, "Sin pedir permiso'".
Correaliza el espacio informativo Poemario por un Sahara Libre, dedicado a las actualidades informativas y culturales de la causa saharaui.
"Las acacias del éxodo", es un libro de relatos que tienen como protagonista el Sahara Occidental, el Pueblo Saharaui. No es tu primer libro con este tema y parte de tu actividad, la dedicas a hacer visible la Causa Saharaui. ¿Cuál es tu vinculación con El Sahara, con su gente?
Conocí al pueblo saharaui en abril de 2000, cuando viajé a los campamentos de refugiados saharauis con compañeros de una radio libre en la que colaboraba. El impacto por lo vivido allí fue tan fuerte que me comprometí a ayudar a este pueblo con lo que sabía hacer, contar, escribir, informar. Con el tiempo conocí al que hoy es mi compañero, el escritor e investigador saharaui Bahia Awah, y los dos decidimos hacer juntos este camino. Es mi causa, es mi pueblo, tengo una enorme familia dispersa por los campamentos, varios países en la diáspora y en territorio ocupado. Muchos de mis mejores y más queridos amigos son saharauis. Desde mi primer viaje no ha habido un solo día en que haya dejado de pensar en el Sahara, y son ya diecinueve años. Literariamente esto se ha traducido en que tuve el honor de participar en el congreso fundacional del grupo de escritores saharauis en el exilio Generación de la Amistad Saharaui. También he sido antóloga de varias de sus publicaciones. "Las acacias del éxodo" es mi tercer libro de narrativa centrado en el Sahara Occidental.
En uno de los relatos cuentas la visita de un "joven político español", la esperanza que despertó entre los activistas saharauis y, finalmente su traición. Ese político era Felipe González. Ahora que otro joven político socialista está en la Moncloa y seguirá siendo presidente después de las elecciones del 28A ¿Qué expectativa despierta esto entre la población? ¿Tienen los saharauis esperanza de que Sánchez mire hacia los campos de refugiados, que retome la responsabilidad que España tiene como potencia colonizadora y cumpla con el mandato de la ONU hasta que el Sahara consiga su independencia y recupere su territorio?
La historia de la visita de Felipe González en 1976 a los campamentos de refugiados para apoyar al pueblo saharaui "hasta la victoria final" y su posterior traición, que perseguirá a Felipe para siempre, me impresiona mucho. Los saharauis no lo olvidan y se encargaron de recuperar y difundir aquellas imágenes y el audio de su discurso. La cantante saharaui Mariem Hassan incluso le dedicó una cantata llamada "Shouka" (La espina), que es escalofriante. Pude hablar con alguna de las personas que le acompañaron y quise reproducir cómo fue aquella visita.
El programa socialista para estas elecciones de 2019 incluía una frase referida al pueblo saharaui, que el partido trabajará "para alcanzar una solución del conflicto que sea justa, definitiva, mutuamente aceptable y respetuosa con el principio de autodeterminación del pueblo saharaui". Es cierto que Pedro Sánchez se ha desmarcado de alguna manera de la "vieja guardia" socialista pero habrá que ver hasta dónde se atreve a llegar. La cercanía del PSOE a las tesis marroquíes en relación con el Sahara Occidental es histórica y es difícil que eso cambie. Hay que recordar que en la pasada legislatura llegó al Congreso Mohamed Chaib, diputado por el PSC y considerado como "el hombre de Mohamed VI en España".
Sólo hay que ver que Zapatero es uno de los valedores de la ocupación marroquí del Sahara. Como muestra, el expresidente ha llegado a participar en diferentes actos en los territorios ocupados del Sahara, organizados por las autoridades marroquíes, como el Foro Crans Montana en la ciudad saharaui ocupada de Dajla, con Mohamed VI abriendo el acto y recibiendo a los participantes con la frase "Bienvenidos al Sahara marroquí". Esto lo recogió la Agencia EFE en marzo de 2015, se puede consultar en la hemeroteca. Y durante el gobierno de Zapatero el PSOE tuvo una vergonzosa actuación durante dos hechos determinantes como fueron la huelga de hambre de la activista saharaui Aminetu Haidar en el aeropuerto de Lanzarote y el violento desmantelamiento del campamento saharaui de Gdeim Izik, donde el gobierno del PSOE dio por válida la versión marroquí y llegó a recibir en el Ministerio de Interior al general marroquí Hosni Benslimane, sobre el que pesa una euroorden de busca y captura por el asesinato del opositor Ben Barka. La respuesta del Ministerio del Interior de Pérez Rubalcaba fue que su nombre "no estaba en las bases de datos del Ministerio".
Del PSOE sólo se ha recibido traición. Lo que se puede esperar de este partido en relación al pueblo saharaui es nada positivo, como han seguido demostrando a lo largo de estos años.
En un libro como "Las acacias del éxodo" debe ser fácil caer en la tentación de limitarlo a glosar la figura de los héroes y de los dirigentes del pueblo saharaui. Tú hablas con admiración de algunos de esos personajes, pero centras tus relatos en las gentes que sufren el éxodo, en los niños, en las familias, en las cosas sencillas y básicas que han perdido. Y sobre todo hablas de la mujer saharaui, de su papel en la organización de la vida civil en los campamentos, en cómo son ellas las encargadas de la sanidad, de la educación, de la organización, en suma, de la vida cotidiana. ¿Qué papel tiene la mujer en la causa saharaui?
En realidad todos los saharauis son héroes y heroínas. Y todo el pueblo es el Frente Polisario, que es un movimiento de liberación nacional que existirá hasta que los saharauis recuperen su tierra. En el caso saharaui hay dirigentes que dieron su vida por la causa, literalmente, como Luali Mustafa, uno de los fundadores del Frente Polisario y líder de la revolución saharaui, que murió en el campo de batalla cuando no se había cumplido un año de la guerra con Marruecos. Muchos otros han sido un ejemplo por su esfuerzo y sacrificio a lo largo de estas décadas. Al igual que el pueblo, que ha sufrido y todavía sufre tanto. Y con "Las acacias del éxodo" pretendo de alguna manera que nos pongamos en la piel de esas personas que de la noche a la mañana se vieron expulsados de su tierra, a quienes se les arrebató todo y se vieron sometidos a la mayor de las injusticias, ante la indiferencia de la comunidad internacional. Me gustaría que entendiéramos que esto nos puede pasar a cualquiera, a pesar de que nos creamos a salvo por vivir en la burbuja de nuestro supuesto "primer mundo".
Que la mujer es un pilar de la sociedad saharaui desde siempre es algo evidente. De alguna manera la sociedad saharaui es matriarcal, son mujeres libres y que ocupan un lugar muy importante en su familia y en la sociedad. Ellas levantaron los campamentos, y por tanto el estado saharaui en el exilio, cuando los hombres estaban en el frente de batalla. Fueron madres, médicos, constructoras, maestras, cuidadoras, diplomáticas en el exterior. Y en los territorios ocupados las mujeres aún hoy encabezan muchas manifestaciones de protesta, y hay numerosos nombres femeninos entre los más destacados activistas de derechos humanos. La mujer saharaui tiene su puesto en la vida política a nivel nacional e internacional. Hay ministras, gobernadoras, parlamentarias o diplomáticas, como ejemplo la Representante Saharaui en España es una mujer.
Pero todo esto no quita para que las mujeres saharauis también sufran el patriarcado, tengan la preocupación de la pérdida de poder desde que los hombres regresaron a los campamentos tras el alto el fuego y pidan una mayor participación en la vida pública. Ahora hay una interesante generación de mujeres saharauis muy jóvenes que luchan por sus derechos y por su espacio, sin abandonar su causa, y eso es tremendamente interesante en mi opinión.
Todo tu libro es un hermoso canto de esperanza, lleno de amor por las gentes de las que escribes. Es también un grito de rabia, de rebeldía ante la situación que, desde hace 50 años, vive el pueblo saharaui. Pero es además un llamamiento contra el olvido, contra la posible pérdida de identidad de parte de las generaciones que han nacido ya en el éxodo. ¿Hay peligro de agotamiento, de desánimo en los más jóvenes?
Ese peligro existe, es evidente. Yo tengo sobrinos que han nacido en los campamentos de refugiados y que a su vez tienen hijos que han nacido en los campamentos también. Dos generaciones que no han podido pisar jamás su tierra o que sólo conocen la ocupación. Eso es un drama terrible. Y hay un tercer desarraigo, el que se vive en la diáspora. Hay un peligro de pérdida de identidad, de olvidar por qué se está luchando y de desesperación. ¿Cómo decirle a un joven saharaui que siga teniendo fe en la ONU o en la comunidad internacional?
Pero al mismo tiempo la identidad saharaui es tan fuerte que hay mucha esperanza depositada en los jóvenes. Hay una generación muy bien preparada, que conoce la causa y que se va incorporando a puestos de responsabilidad o colabora desde activismo informativo intelectual, cultural y artístico. En los territorios ocupados los defensores de derechos humanos son cada vez más jóvenes, están tomando el testigo de los activistas veteranos. Marruecos no ha logrado borrar la identidad saharaui de estas nuevas generaciones, ni siquiera de los universitarios, obligados a estudiar en universidades marroquíes. Hay un movimiento estudiantil saharaui muy importante en territorios ocupados, que sufren acoso, detenciones y cárcel. Pero siguen adelante.
El gran problema puede ser que el desánimo les lleve a tomar posturas a favor de un conflicto armado. Algunos jóvenes piden que se acabe con esta situación de "impasse" y se comience la guerra. Están hartos de esperar y es comprensible.
Tú eres escritora, pero también eres periodista. ¿Por qué has elegido el relato, la literatura para hablarnos de los saharauis y no la crónica o el reportaje periodístico?
Son dos formas de escribir que están presentes casi por igual en mi creación. Mi literatura es muy narrativa y en ella me gusta contar. Y a la vez mis artículos periodísticos siempre tienen un punto literario. En cualquier caso, Bahia Awah y yo llevamos haciendo activismo informativo desde el año 2001, cuando empezamos con Poemario por un Sahara Libre, nuestro programa de radio que más tarde se convirtió en blog y con el que aún seguimos. La literatura vino después y fue en parte una consecuencia de la cantidad de testimonios y de historias que escuchábamos cada día. Yo siempre he escrito, desde pequeña, y si me atreví a ir más allá fue por mi convencimiento de que la literatura y el arte son un arma tremendamente poderosa para la difusión de ideas, y por supuesto de causas. Y por tanto debían serlo para una causa tan justa como es la saharaui.

martes, 30 de abril de 2019

Solidaridad periodística española con el Sahara


*Fuente: Periodistas-es. Por Jesús Cabaleiro Larrán -30/04/2019
El viernes 3 de mayo de 2019 se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa bajo el lema ‘Frente al miedo y al odio, Periodismo’, fecha en al que la sección española de Reporteros Sin Fronteras (RSF) en colaboración con Radio 5 Todo Noticias celebrará un acto en el Auditorio Centro de Cibeles en Madrid.
Por un lado, el periodismo en el Sahara tendrá un especial protagonismo con los testimonios de la joven periodista saharaui Ebbaba Hameida, criada en Tinduf, graduada en Periodismo por la Universidad Complutense y máster de RNE, medio en el que trabaja, y del periodista, cofundador y presidente del colectivo de reporteros y videoactivistas Equipe Media, Ahmed Ettanji, recientemente galardonado con el Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado. Estarán acompañados de la corresponsal de RSF en España, Edith R. Cachera.
El acto contará con las actuaciones en vivo de la cantante saharaui Aziza Brahim, denominada ‘La Voz de la resistencia saharaui’ quien sufrió censura por parte del lobby promarroquí en el Instituto del Mundo Árabe en París. No obstante, se pudo desquitar y el viernes 26 de abril de 2019 actuó en el centro de la capital francesa, en la sala Pan Piper. El diario Le Monde le dedicó una entrevista.
Represión en el Sahara
Mientras, en el Sahara ocupado por Marruecos se ha conocido la reciente sentencia condenatoria emitida por el Juzgado de Primera Instancia de El Aaiún de siete meses de prisión y pago de una multa de 5000 dirhams (480 euros) contra el activista saharaui y expreso político Ali Salem Buyemaa Saadouni.
Saadouni fue detenido por la policía marroquí el pasado 11 de abril después de colocar banderas de la República Árabe Saharaui Democrática en una glorieta de El Aaiún. Su defensa ha denunciado diferentes vulneraciones de derechos fundamentales, como torturas y malos tratos por parte de los cuerpos de represión marroquíes.
El Consejo de Seguridad de la ONU ha prolongado por seis meses el mandato de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso) por trece votos a favor y dos abstenciones, Rusia y Sudáfrica. Se trata de la tercera extensión por espacio de medio año.

Tribunal marroquí condena a activista saharaui “Ali Salem Buyemaa Saadouni” a siete meses de cárcel


Rabat, 30 abr (EFE).- Un tribunal marroquí en El Aaiún (capital del Sáhara Occidental) condenó anoche al activista saharaui Ali Saadouni a siete meses de cárcel y a una multa de 5.000 dirhams (unos 500 euros), según dijeron a Efe fuentes de su defensa.
Saadouni ha sido acusado de "posesión de droga para su consumo personal" y "agresión a un funcionario (un policía) en el ejercicio de su labor", aunque las fuentes pusieron en duda la veracidad de los cargos y declararon que el policía indicado ni siquiera testificó ante el tribunal.
Las fuentes sostuvieron que el delito por el que en realidad fue condenado es por su participación en una campaña para sembrar El Aaiún de símbolos independentistas, pues Saadouni forma parte de un grupo autodenominado "saharauis que rechazan la nacionalidad marroquí".
De hecho, Saadouni fue arrestado a mediados de abril al día siguiente por colocar durante la noche en una avenida de El Aaiún una bandera de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), una acción que fue filmada y posteada en las redes sociales por sus compañeros.
El independentismo saharaui suele activar sus campañas de protesta cuando se acerca la renovación del mandato de la Misión de la ONU en el Sáhara: precisamente ayer debía votarse esta renovación pero la votación fue pospuesta a última hora a la jornada de hoy. EFE

Saharauis se manifiestan en El Aaiun por la libertad de los presos políticos


Argel, 29/04/2019 (EFE).- Decenas de personas se manifestaron hoy en El Aaiun, la capital de la zona del Sahara Occidental ocupada por Marruecos desde 1975, para protestar contra el encarcelamiento y el juicio a varios defensores de la independencia, informaron a Efe fuentes saharauis.
Según las mismas, los manifestantes trataron de marchar por las calles de La Visite y Mekka hasta que fueron desalojados "violentamente" por fuerzas del orden marroquíes y agentes de paisano.
Los congregados reclamaban la "libertad de los presos políticos", ondearon banderas de la República Árabe Democrática Saharaui y corearon consignadas como "No hay otra alternativa que el derecho a la autodeterminación" y "Preso compañero, seguiremos el camino".
La protesta coincidió este lunes con el inicio del juicio a dos jóvenes saharauis que han sido detenidos en diferente ocasiones y a los que se acusa de tráfico de drogas, un "cargo inventado" según los activistas.
Se trata de Alí Salem Buyemaa, alias "Saadouni", y Zine Abidin Salek, alias "Bounaaje", conducidos a una corte fuertemente vigilada por la policía marroquí.
Según la organización saharaui Equipe Media, Bounaaje fue detenido la noche del jueves en la avenida Smara de El Aaiun, después de que participara en una manifestación en favor de la autodeterminación del Sahara Occidental.
De 21 años y estudiante de Formación Profesional, el joven, que ya había sido detenido en dos ocasiones -una de ellas cuando era menor de edad-, fue acusado por la Policía marroquí de tenencia ilegal de drogas, explicó la familia.
Este tipo de acusación es una nueva estrategia que utilizan las autoridades de ocupación para silenciar a los activistas, declaró a Efe por su parte uno de los representantes de Equipe Media, organización galardonada este año con el premio internacional de periodismo "Julio Anguita Parrado".
Marruecos ocupó la antigua colonia española en noviembre de 1975, cuando moría el dictador Francisco Franco, y se implicó en una guerra con Mauritania y con el Frente Polisario, brazo armado de la República Democrática Árabe Saharaui.
En 1991, el Polisario y Rabat llegaron a un acuerdo de alto el fuego que incluía el compromiso para celebrar un referéndum sobre la autodeterminación tutelado por la ONU, que no se ha celebrado aún por los obstáculos de Marruecos. EFE

El Frente POLISARIO interpondrá un recurso de anulación del acuerdo Marruecos-UE ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)


Bir Lehlu (Territorios Liberados de la RASD), 29 de abril de 2019(SPS)-.El Frente POLISARIO  ha decidido recurrir a la  justicia europea para interponer un  recurso para la anulación  del acuerdo UE / Marruecos que abarca las costas y suelo del Sahara Occidental.
En un comunicado de prensa dado a conocer tras el anuncio del POLISARIO de la apelación ante el Tribunal de Justicia Europeo, el miembro del Secretariado del frente POLISARIO, M’Hamed Jad-dad  dijo que esta  decisión refleja la confianza del POLISARIO en la justicia europea.
El diplomático saharaui dijo que el Frente POLISARIO paralelamente  con la presentación ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea de un recurso de anulación de la decisión del 28 de enero de 2019, está decido a realizar otras acciones  contra el acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos, celebrado bajo las mismas circunstancias ilegales.
En ese sentido el también Responsable de la Comisión de Exteriores del Frente POLISARIO trasmitió la condena del  Frente POLISARIO a la actitud de los líderes europeos que han hecho todo lo posible por eludir las decisiones judiciales,  abusar de su poder político y financiero en contravención de la  decisión del  21 de diciembre de 2016 de la Corte europea , que ya había  resuelto  que Marruecos y  el Sáhara Occidental son dos regiones  distintas y separadas y que no podría haber actividad económica en la región sin el consentimiento del pueblo saharaui.
El responsable saharaui  dijo que durante los dos años transcurridos entre la sentencia del 21 de diciembre de 2016 y el nuevo protocolo  del 28 de enero de 2019, el Frente POLISARIO duplicó las intervenciones y recordó que este proceso era inaceptable porque violaba sus derechos soberanos.
El Frente POLISARIO como único y legítimo representante del pueblo saharaui seguirá la batalla contra el saqueo de sus riquezas y contra acuerdos ilegales que perjudican la soberanía y  los derechos del pueblo saharaui.

La ONU prorroga por seis meses más su misión de cascos azules en el Sáhara Occidental


Fuente: El Diario 
La ONU prorrogó este martes por otros seis meses su misión en el Sáhara Occidental (Minurso), manteniendo la presión sobre Marruecos y el Frente Polisario para que sigan adelante con las negociaciones que iniciaron el pasado diciembre.
La medida, aprobada por el Consejo de Seguridad, da continuidad a la estrategia mantenida desde el pasado año por las potencias internacionales, que optaron por acortar los mandatos de la Minurso para presionar a las partes y desbloquear unas discusiones que llevaban años paralizadas.
En esta ocasión, la resolución propuesta por Estados Unidos salió adelante con 13 votos a favor y dos abstenciones, de Rusia y Sudáfrica.
El texto respalda el proceso de negociaciones impulsado por el enviado de la ONU, el expresidente alemán Horst Köhler, y la colaboración de las partes, al tiempo que reitera la "necesidad de lograr una solución política realista, viable y duradera" para el conflicto en el Sáhara Occidental.
El Consejo de Seguridad llama a Marruecos y al Frente Polisario a continuar con las negociaciones "sin condiciones y de buena fe" y subraya la importancia de este "compromiso renovado" para hacer avanzar el proceso político.
Bajo la mediación de Köhler y acompañados por Argelia y Mauritania, las partes se han reunido dos veces en los últimos meses, en diciembre y en marzo, y se han comprometido a volver a hacerlo próximamente, aunque por ahora no se han logrado avances en las discusiones.
Por el momento, Rabat continúa rechazando la posibilidad de un referéndum para que los saharauis ejerzan su derecho a la libre determinación, mientras que el Polisario insiste en esa vía.
La ONU estableció en 1991 la Minurso con el fin de facilitar una consulta sobre el futuro de la excolonia española, que por ahora no se ha llevado a cabo.

El ministro saharaui de la educación en visita oficial a Andalucía

Fuente: Diario La Realidad Saharaui/DLRS
Madrid 30/04/2019. El Ministro de Educación de la República Saharaui Sr. Bucharaya Beyun, exrepresentante saharaui para España, se encuentra desde el lunes en la Comunidad de Andalucía en una visita de contactos con las autoridades de la Comunidad Andaluza. El ministro del gobierno de la RASD lo acompaña el delegado saharaui para Andalucía Mohamed Zrug. Fuente consultada por DLRS dijeron que el ministro saharaui ha hecho varios encuentros en materia de cooperación tanto con las instituciones académicas como el movimiento de solidaridad e instituciones andaluzas a favor del pueblo saharaui.
La fuente indica que el ministro mantuvo encuentros con la Vicerrectora de Relaciones Internacionales de la Universidad Olavide de Sevilla Elodia Hernandez León y con varias asociaciones entre las que figura  la de Familias que acogen a menores saharauis en el marco del “Poyecto Madrasa”; con la asociación de amigos del pueblo saharaui en Sevilla, encargada de varios proyectos en materia de educación en los campamentos de refugiados, así como con autoridades de la Universidad de Sevilla, institución que mantiene relaciones con la Universidad de Tifarti.
Bucharaya Beyun trató con las universidades de Sevilla las modalidades de ofertas de becas de estudios de grado y de master destinadas a la población saharaui. El Ministro Saharaui expresó su apoyo a la preparación de la mesa de universidades andaluzas solidarias con el pueblo saharaui, a celebrarse en los próximos meses. El responsable saharaui dijo que el gobierno saharaui tiene prioridad para este año 2019 en materia de cooperación en la educación con las instituciones españolas.

jueves, 25 de abril de 2019

El Aaiún asediado por las fuerzas de ocupación marroquíes


Equipe Media, 25 de abril de 2019 – El Aaiún – Sahara Occidental ocupado.
Hoy jueves 25 de abril de 2019 las fuerzas de ocupación marroquíes se han desplegado en toda la ciudad de El Aaiún, territorios ocupados, para impedir manifestaciones que reivindican la organización de un referéndum de autodeterminación, la liberación de todos los detenidos saharauis que languidecen en cárceles alauíes y poner fin al saqueo de los recursos naturales.
Varios manifestantes han sufrido represión por parte de las fuerzas de ocupación marroquíes justo en frente del Hotel Nijjir, lugar de alojamiento de los miembros de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas).
Los reporteros de Equipe Media han captado el momento exacto en el que las fuerzas marroquíes forzaban al activista por los DDHH Sidi Mohammed Alawat, quien enarbolaba en lo alto una bandera de la República Saharaui, a abandonar el lugar y a dar por finalizadas sus reivindicaciones.

miércoles, 24 de abril de 2019

Presentación de “Toda la muerte para dormir” de Jorge Molinero en el Ministerio de Cultura de la República Saharaui, RASD

Por Jorge Molinero
El día 21 de abril de 2019 amaneció tranquilo en la hamada. La tormenta de arena que nos azotó durante los últimos días se desvaneció con el misterio de una noche de luna llena. Tras la puerta principal del “Protocolo” me esperaba Salek Larosi, un bravo guerrillero polisario con quien compartí innumerables aventuras durante los trabajos de prospección geológica y perforación de pozos hace ya más de una década. Sentí en mi espalda la calurosa intensidad de los abrazos sinceros de un amigo eterno.
– ¿Dónde vamos? – me preguntó sonriendo.
– Al Ministerio de Cultura –  respondí.
Escuché el rugido del motor del todoterreno al tiempo que su exclamación:
– ¡Djala!
*
Han pasado más de 7 años desde aquella noche en Santiago de Chile. Fue la noche en la que decidí escribir sobre la vida del gran héroe de la Revolución Saharaui. En mi cabeza se amontonaban decenas -tal vez centenares- de historias que mis amigos saharauis me habían regalado durante los más de 4 años que duró el proyecto AQUA SAHARA, con cuya financiación prospectamos el terreno de los campamentos de refugiados y de los Territorios Liberados para, posteriormente, perforar diversos pozos profundos en busca del agua subterránea que se esconde bajo el desierto. Eran historias de guerra, de penurias, de sufrimiento y tristeza por familiares y amigos caídos en combate; pero también de acciones heroicas, de victorias emblemáticas y de esperanza en la justicia y la libertad para un pueblo milenario.
Año y medio después me encontré con el texto en mis manos. Lo leí varias veces, pero no me satisfizo. Se trataba, sin duda, de una obra fallida. Sentí algo parecido a una ligera depresión y decidí olvidarme del proyecto. Me convencí de que era muy difícil escribir sobre una guerra que no había vivido y sobre un héroe del que apenas quedó registro alguno por escrito, más allá de un discurso y un par de cartas manuscritas.
*
Salek aparcó su todoterreno y me acompaño hasta la entrada. El Ministerio de Cultura de la RASD es un complejo de edificios anexos que conforman un patio interior en forma de L. Las paredes están adornadas por hermosos murales, y su interior es elegante y armonioso, ofreciendo al recién llegado un impactante contraste con el caos y el desorden de los montones de chatarra y escombros que dominan el paisaje urbano de Rabuni, capital administrativa del Estado Saharaui en el exilio.  
Dos hombres salieron a mi encuentro. Me estaban esperando. Uno de ellos lucía un turbante negro y vestía a la moda occidental: pantalón vaquero, camisa de franela a cuadros y una cazadora sport oscura. Me tendió la mano exhibiendo una generosa sonrisa.
– Salam aleikum. Me llamo Lahsen Selki
Después supe que era traductor del ministerio.
– Aleikum salam – correspondí.
– Te presento a Mohamed Ali -me dijo mientras señalaba a su acompañante.
Era un hombre canoso de mediana estatura que tenía una piel morena y radiante. Vestía un inmaculado darráa blanco ribeteado por tiras marrones en las mangas y en la pechera. Un turbante negro desenrollado reposaba sobre su cuello a modo de foulard. El hombre componía una estampa tan majestuosa como intimidatoria. Me saludó con actitud distante.
– Mohamed Ali es el director del departamento de Recuperación de la Memoria Oral – dijo Lahsen-. No habla español, pero yo haré de traductor.
Entramos en el despacho del director y tomamos asiento alrededor de su escritorio. A los pocos minutos comprobé que se trataba de un hombre erudito y gran conocedor de la cultura tradicional saharaui. Y un prolífico escritor.  
*
Me gusta correr. Me relaja. Es el único momento del día en el que puedo dedicarme a poner orden en mis pensamientos.
Una mañana de junio 2014, mientras avanzaba concentrado en mi respiración contemplando el despertar del sol sobre el Mar Mediterráneo, tuve la idea. Fue a la altura del Puerto Olímpico. Se me ocurrió escribir la historia del mártir El Uali en formato de ficción histórica. Más aún: en primera persona. Imaginé que podría suplantar su identidad, fabular su personalidad y experimentar sus sensaciones, sus miedos, sus inseguridades. Pero también saborear su carisma, su fuerza y su enorme determinación. Aquel mismo día, por la noche, comencé de nuevo.
*
El salón de actos del ministerio se fue llenando poco a poco. Me presentaron a la ministra de cultura, la señora Jadiya Hamdi, conocida escritora e intelectual saharaui y viuda del presidente Mohamed Abdelaziz, a quien Al-lah acoja en su gloria. También estaba Jira Bulahi, delegada del Frente Polisario en España, que tuvo la amabilidad de venir para acompañarme y dedicar unas palabras elogiosas a la novela. Quedé atónito al ver aparecer a Suelma Beiruk, actual vicepresidenta del Parlamento Africano en Johannesburgo, cuya frenética actividad política sigo regularmente a través de los medios de comunicación y las redes sociales. No podía creer estar estrechando su mano mientras se interesaba por mí y por mi novela. Y así, uno tras otro, fue apareciendo todo un repertorio de lo más granado de la intelectualidad saharaui. “Te presento al director de Cinematografía, y al de Teatro, y al de la Unión de Escritores y Periodistas, y al Secretario General del ministerio…”. Fueron tantos, que no podría terminar esta crónica si me empeñara en nombrarlos a todos.
En la mesa me acompañaron el señor Mohamed Ali, de quien ya hablé, y el señor Mahmud Jatri Hamdi, director de la Biblioteca Nacional. Y a sabiendas de que es un tópico mil veces escrito, lo volveré a utilizar: me siento incapaz de describir con palabras las sensaciones que experimenté durante el evento. Sólo se me ocurre remarcar que pensé en que escribir la novela mereció la pena, aunque sólo fuera por esas dos horas.
Tras las intervenciones y el debate llegó el momento de la clausura. Todo lo bueno se acaba -me dije-. Sin embargo, aún quedaba una sorpresa. El secretario general de la Unión de Escritores y Periodistas Saharauis me hizo entrega de un diploma en el que me nombraban “miembro de honor”. Un reconocimiento que luciré con orgullo el resto de mi vida.


martes, 23 de abril de 2019

Aplazado de nuevo al 29 de abril el juicio al activista saharaui Ali Salem Buyema "Saadouni"

*Fuente: Cuarto Poder. Por Equipe Media, 21 de abril de 2019
Los  saharauis habían convocado una manifestación para exigir la ampliación del mandato de la MINURSO para que incluya la vigilancia de los derechos humanos. Durante el día de la manifestación, las casas de los activistas conocidos estaban vigiladas.
En la avenida de Hizam de El Aaiún, patrullas de policías marroquíes habían aparcado en la puerta de una casa de familia saharaui, con el objetivo de prohibir a Ali Salem Buyemaa “Saadouni”, llegar al lugar previsto para reivindicar los derechos del pueblo saharaui. Saadouni un joven que no conoce el concepto rendición, decidió saltar de azotea a azotea para burlar el cerco policial.
Saadouni llegó a avenida Smara y sacó su bandera de la RASD. Fue agredido en esta manifestación y le rompieron los dientes. Saadouni es un activista no-violento. Ahora se enfrenta a una posible sentencia elevada.
El sábado 13 de abril, el juez de instrucción del tribunal de primera Instancia en El Aaiún ocupado mandó al activista Saadouni en la Cárcel Negra. Acusado de “posesión de drogas, asalto y agresión contra un policía marroquí”. La acusación presentó una baja médica de 60 días en la que constaba la incapacidad del policía supuestamente agredido.
Saadouni apareció en el tribunal, después de 48 horas desaparecido. Según su compañero, un saharaui recientemente liberado, Jalihena El Fek: “Nos detuvieron en una avenida pública policías de paisano, nos llevaron en un coche privado. Me soltaron en otra avenida y desde entonces no supe nada de mi amigo”.
La detención se produjo un día después de la publicación de un vídeo en redes sociales, en lo cual se ve a Saadouni con otro activista clavando en una rotonda varias banderas de la RASD. No es la primera vez que acusan a Saadouni de posesión de droga. En 2015, la policía marroquí detuvo a Saadouni 48 horas, bajo torturas y maltratos. Y lo amenazaron con que iba a ser acusado de posesión de droga.
Saadouni fue agredido decenas de veces en manifestaciones en El Aaiún ocupado. Fue agredido y lo expulsaron fuera de la cuidad. En diciembre de 2016, en una cafetería, lo detuvieron junto a dos compañeros y les acusaron de “agresión a la autoridad en el desempeño de sus funciones”. Les condenaron a 18 meses de cárcel. Sufrieron todos tipos de torturas, aislamiento y dispersión.
Anunciaron varias huelgas de hambre, exigiendo una mejora de su situación en la cárcel, como poder mantener contacto y visitas con familiares.
El lunes pasado, se celebró otro juicio a Saadouni, pero fue aplazado al día 22 de abril. La defensa del preso exigió la comparecencia del supuesto policía agredido y los testigos de secuestro, a lo que se negó rotundamente la Fiscalía. Según informan a Equipe Media, la sala del juicio estaba rodeada de policías y prohibieron a los familiares del preso y demás saharauis asistir al juicio.
El activista saharaui encarcelado entró a la sala de juicio gritando consignas políticas y reivindicando la independencia del Sáhara Occidental. Algunos familiares afirman haberle visitado y que les contó haber estado “en un infierno”. “Lo colgaron boca bajo durante muchas horas. Estaba deseando la muerte para descansar de las torturas”, relataba el activista. “No podemos permitir esta barbaridad”, añaden las fuentes de la familia. Saadouni inicio el lunes pasado una huelga de hambre en protesta por su detención, las torturas descritas que sufrió, las acusaciones falsas y el régimen de aislamiento.
NOTA EQUIPE MEDIA: Hoy, 22 de abril, el tribunal marroquí en El Aaiún ocupado aplazó el juicio de Ali Salem Buyemaa "Saadouni" al 29 de abril.
Ali Salem entró en la sala gritando "Viva Polisario" "Sahara Libre". La respuesta de Marruecos ha sido la prohibición de entrada al tribunal a los activistas saharauis.
El preso lleva 8 días de huelga de hambre.

viernes, 19 de abril de 2019

El representante del Frente Polisario habla con el Presidente del Consejo de Seguridad de la ONU


El representante del Frente Polisario en la ONU, Sidi Mohamed Omar, se reunió el martes en Nueva York con el presidente del Consejo de Seguridad, el alemán Christoph Heusgen, una reunión dos semanas antes de la prórroga del mandato de la MINURSO.
La reunión forma parte de una serie de encuentros con miembros de la autoridad suprema de las Naciones Unidas en preparación para la reunión del Consejo de Seguridad sobre el Sáhara Occidental que se celebrará a finales de abril.
La renovación del mandato de la misión de la ONU se produce este año en un contexto diferente: el informe condenatorio del Secretario General sobre Marruecos.
La fuente indicó “No hay duda de que el nuevo documento contiene elementos que nunca se han informado en los informes anteriores de la Secretaría General sobre el Sahara Occidental.
Las principales violaciones al acuerdo militar N 1, las restricciones a la libertad de movimiento del enviado de la ONU y el bloqueo impuesto a los territorios saharauis ocupados, son todas las quejas presentadas por el jefe de la ONU contra Marruecos en este sentido documento.
El Secretario General de la ONU ha pedido el desmantelamiento de un nuevo muro de arena construido por Marruecos en violación del acuerdo militar No.1 y dijo que su enviado personal no ha podido establecer contacto con los representantes locales en los territorios ocupados.
El Sr. Guterres argumentó que estas restricciones están bloqueando la misión y le impiden "cumplir con esta parte de su mandato de brindar asistencia" a su enviado personal, Horst Kohler.
Los detalles proporcionados por el Secretario General de la ONU sobre las principales violaciones de la cesación del fuego y los acuerdos relacionados con Marruecos "son motivo de gran preocupación", ya que el Frente Polisario respondió a la parte saharaui en una carta enviada recientemente al Consejo de Seguridad.
"Las frecuentes violaciones de Marruecos socavan gravemente el nuevo impulso creado por el enviado personal", escribe el representante saharaui ante la ONU en esta carta de Namibia enviado al Consejo de Seguridad.