sábado, 23 de marzo de 2019

Marruecos y el Frente Polisario se comprometen en Suiza a seguir dialogando


El segundo encuentro promovido por la ONU en Ginebra concluye con el compromiso de celebrar una tercera tabla redonda junto a Argelia y Mauritania
*Fuente: El País. FRANCISCO PEREGIL. Rabat 22 MAR 2019
El enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, el alemán Horst Köhler no desespera. El pasado diciembre consiguió que se sentaran por primera vez en seis años representantes de Marruecos y del Frente Polisario. El formato era de mesa redonda y participaron también los ministros de Exteriores de Argelia y Mauritania. El único acuerdo público que extrajo Köhler fue la promesa de celebrar un segundo encuentro en el primer trimestre de 2019. Pues bien: este jueves y viernes se ha desarrollado esa reunión en Ginebra y Köhler ha arrancando el compromiso para un tercer encuentro.
De momento, no se puede decir que las negociaciones propiamente dichas entre Marruecos y el Frente Polisario hayan comenzado. Pero el diálogo mantiene la esperanza abierta. Y al menos, Köhler podrá presentar ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que se celebrará en abril, una aparente voluntad de las partes para encontrar una solución. Esas reuniones de abril en la sede de la ONU son claves para determinar el futuro de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso). Ni a Marruecos ni al Frente Polisario les interesa que la ONU les abandone a su suerte.
La Minurso está sufragada en su mayor parte por Estados Unidos y la Administración del presidente Donald Trump ya ha expresado su intención de salir del estancamiento en el que se haya el conflicto desde que se firmara un acuerdo de paz entre las dos partes en 1991. De hecho, ha sido la Administración de Trump quien en abril de 2018 decidió que el mandato de la Minurso se limitara a seis meses y no a un año, como venía sucediendo hasta entonces. Desde esa fecha, el enviado especial de la ONU tiene que rendir cuentas cada medio año ante el Consejo de Seguridad sobre los progresos efectuados en el conflicto.
John Bolton, el consejero de Seguridad de Trump, está considerado tanto por el Frente Polisario como por Marruecos como un partidario del referéndum sobre la independencia en el Sáhara. Marruecos, sin embargo, no está dispuesto a discutir más allá de un plan de autonomía para el Sáhara Occidental, territorio que considera como sus “Provincias del Sur”.
En esta segunda tabla redonda la representación de Marruecos estuvo liderada, como la anterior, por su ministro de Exteriores, Nasser Bourita; la del Frente Polisario, fue encabezada por Jatri Aduh, presidente del parlamento de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Por parte de Argelia y Mauritania asistieron los titulares de Exteriores, Ramtane Lamamra e Ismail Ould Cheikh, respectivamente. Horst Köhler leyó este viernes un comunicado en el que dijo que todas las partes se comprometieron a proseguir las discusiones para encontrar los puntos de convergencia.

“El objetivo es hacer realidad el derecho inalienable del pueblo saharaui a la autodeterminación e independencia”. Comunicado del Frente Polisario


Ginebra (Suiza) 22 de marzo de 2019 (SPS)- En el comunicado difundido tras la mesa de diálogos auspiciando por el enviado de la ONU para el Sahara Occidental, Hora Kohler, el Frente Polisario mantiene su voluntad a seguir cooperando “de manera constructiva y sin condiciones previas para hacer realidad el derecho inalienable de nuestro pueblo a la libre determinación y la independencia”.
La delegación del Frente Polisario, que asiste a las negociaciones con Marruecos, asevera que la única solución realista y duradera es la que respete el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación e independencia.
“Acogemos con satisfacción los esfuerzos incansables del Enviado Personal del Secretario General de las Naciones Unidas e instamos a la comunidad internacional a que brinde su pleno apoyo” añade el Frente Polisario.
En el comunicado se denuncia que el “El Sáhara Occidental sigue bajo ocupación ilegal marroquí, violando sistemáticamente los derechos humanos del pueblo saharaui, realidad que no puede ser ignorada”.
El Frente Polisario añade que las medidas de confianza son claves para hacer avanzar el proceso de paz. Por ello, hace un llamamiento y exige la inmediata liberación de los presos político saharaui, la presencia de observadores internacionales en el Sahara Occidental y la inmediata paralización de la ilegal explotación de los recursos naturales del territorio.
Para finalizar, el Frente Polisario afirma estar listo para avanzar en un proceso que tenga como base las resoluciones la ONU y el pleno cumplimiento de la legalidad internacional   
GINEBRA, 22 de marzo de 2019(SPS)-.El Frente POLISARIO emitió este  viernes  un comunicado tras la conclusión  de la segunda ronda de conversaciones de Ginebra entre el  Frente POLISARIO y Marruecos  y con la participación  de las delegaciones   de  Argelia y Mauritania como observadores.
El texto íntegro del comunicado:
Hoy, el Frente POLISARIO concluyó la segunda mesa redonda dirigida por la ONU sobre el Sahara Occidental. Participamos en estas conversaciones de manera constructiva y sin condiciones previas con el objetivo de cumplir con el derecho inalienable de nuestro pueblo a la libre determinación y la independencia.
Está claro que la única solución práctica, realista y duradera es aquella que otorga a nuestro pueblo su derecho a decidir libre y democráticamente su propio destino, sin condiciones previas. Sólo con la aprobación del pueblo saharaui se  puede  alcanzar una solución  duradera y fomentar una paz genuina que abra el camino a un Sahara Occidental libre, próspero y democrático, que contribuya a la paz, estabilidad, seguridad e integración regional.
El Frente POLISARIO sigue comprometido con una solución pacífica y genuina,  acogemos con satisfacción los esfuerzos constantes del Enviado Personal del Secretario General de las Naciones Unidas e instamos a la comunidad internacional a que lo apoye plenamente. Pero no nos hacemos ilusiones sobre los obstáculos para la paz. El Sáhara Occidental sigue bajo la ocupación ilegal y represiva de Marruecos, que viola sistemáticamente los derechos humanos del pueblo saharaui. Esta realidad básica no puede ser ignorada; La autodeterminación es incompatible con la ocupación.
El fomento de la confianza entre las dos partes sigue siendo fundamental para el progreso genuino. En este sentido, el Frente POLISARIO exige la liberación de todos los presos  políticos saharauis ilegalmente detenidos por Marruecos, la presencia de observadores de derechos humanos de la ONU en las Zonas Ocupadas y el fin del saqueo ilegal de los recursos naturales saharauis por parte de Marruecos.
Nuestro objetivo para la próxima ronda de conversaciones es construir sobre los elementos necesarios para una solución justa y duradera que respete los derechos fundamentales de los saharauis. Al mirar hacia el futuro, el Frente POLISARIO está preparado para proceder sin condiciones previas y de buena fe, pero con el firme propósito  de lograr el derecho inalienable de nuestro pueblo a la libre determinación y la independencia.

Horst Köhler reafirma el apego de la ONU al derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación

Ginebra (SUIZA) 22 de marzo de 2019 (SPS)- El enviado del Secretario General de la ONU para el Sahara Occidental, Horst Köhler, ha manifestado que “las delegaciones acogieron con beneplácito el nuevo impulso creado por la primera mesa redonda en diciembre del año pasado y se comprometieron a continuar participando en el proceso de una manera seria y respetuosa.
Al finalizar la segunda ronda de diálogos entre el Frente Polisario y Marruecos, el ex presidente alemán ha manifestado que las partes se han reunido en un ambiente de confianza y respeto mutuo para dar continuidad a la nueva dinámica y haciendo cumplir las exigencias de la resolución 2440 del Consejo de Seguridad de la ONU.
“Se necesitan esfuerzos genuinos para construir la confianza necesaria para avanzar. Por lo tanto, he alentado a las delegaciones a explorar gestos de buena fe y acciones concretas que van más allá de la mesa redonda”, ha manifestado el enviado de la ONU para el Sahara Occidental.
Horts Köhler lamentó que “los costes de este conflicto, en términos de sufrimiento humano, falta de perspectivas para los jóvenes y riesgos de seguridad, son demasiado altos para ser aceptados. Por lo tanto, no debemos ceder en nuestra búsqueda de un compromiso”. El enviado de la ONU hace un llamamiento para todos las partes se impliquen para poner fin al sufrimiento del pueblo saharaui.  
En el comunicado emitido como motivo de esta segunda ronda de diálogos, la ONU señala que “hubo consenso en que todo el Magreb se beneficiaría enormemente de una solución a la cuestión del Sahara Occidental”.
“Las delegaciones también reconocieron que la región tenía la responsabilidad especial de contribuir a una solución”, señala el comunicado haciendo referencia a los países observadores, Mauritania y Argelia.
Para finalizar, Köhler resaltó el compromiso de las partes a seguir apostando por el diálogo y las negociaciones auspiciadas por la ONU. Queda aún por determinar fecha y lugar del próximo encuentro.
El Consejo de Seguridad abordará durante el mes de abril la cuestión del Sahara Occidental y la renovación del mandato de la Misión de la ONU para el referéndum del Sahara Occidental, MINURSO.

La policía marroquí expulsa del Sáhara Occidental a una gallega


Según el relato de Carmen López, fue obligada a coger un taxi y salir de esos territorios
*Fuente: La Voz de Galicia 19/03/2019
La policía marroquí expulsó ayer, lunes, del Sáhara Occidental a una ciudadana gallega, obligándola a tomar un taxi y salir del territorio, según relató a la agencia Efe la propia afectada por teléfono desde Agadir, en el sur de Marruecos.
Se trata de Carmen López Permuy, procedente de A Coruña, explicó, y que se define como «no militante en ninguna organización, sino mera simpatizante» del independentismo saharaui, llegó a primera hora de la mañana a El Aaiún en un autobús, y durante el viaje fue obligada a identificarse en varias ocasiones en distintos controles de carreteras.
Una vez en El Aaiún, se dirigió a casa de un amigo saharaui, pero al poco de llegar vino a buscarla la policía marroquí y le transmitió el mensaje de que no podía estar en un domicilio particular, con lo que la obligó a abandonar esa casa y la hizo subir en un taxi con dirección a Agadir.
Aunque la policía marroquí no ha dado su versión de los hechos (casi nunca suele hacerlo), esta expulsión se asemeja a otras sufridas por militantes o simpatizantes de la «causa saharaui», que son obligados a abandonar el territorio saharaui, aunque luego gozan de libertad de movimientos una vez dentro de Marruecos.
En general, la policía impide que los españoles identificados como pro-saharauis se queden en el Sáhara y los acusa (en las pocas veces en que ofrece alguna versión oficial) de visitar el territorio con una agenda «hostil a Marruecos».
Pese a las decenas de expulsiones que la policía practica cada año, algunas en el mismo aeropuerto, Marruecos sostiene que las «provincias del sur», como llama oficialmente al territorio del Sáhara Occidental, viven en completa normalidad y los viajeros gozan de total libertad de movimiento.

jueves, 21 de marzo de 2019

El activista saharaui minusválido que salvó la última iglesia española del Sáhara Occidental ocupado


Fotos: El Confidencial.com
Semlali Mohamed Fadel lideró el movimiento de 2004 que impidió que el ejército marroquí derribara el recinto religioso. Hoy, la iglesia ha revivido gracias a los inmigrantes subsaharianos.
El periódico  El Confidencial en su edición del jueves 21/03/2019 resalta hoy la gesta heroica de un activista saharaui que cuando Marruecos ocupó la ciudad de Dajla, antiguo Villa Cisneros e intentó destruir la iglesia Nuestra Sra del Carmen Bouh Uld Semlali se encadenó dentro y la salvo de la destrucción que planeaba el régimen marroquí.  “Unas tapas de alcantarilla y una iglesia. Entradas hacia las alturas y el subsuelo. Eso es lo que queda hoy de Villa Cisneros, primer y último enclave español en el Sáhara. Las tapas son pocas y casi nadie sabe dónde están, herrumbrosas y diseminadas por donde una vez estuvo el antiguo barrio español. Muchas aún conservan, aunque casi ilegible, el nombre original de la ciudad. La iglesia está aún en pie, vigilada día y noche por la presencia intimidante de un furgón policial marroquí. La iglesia está aún en pie, gracias, principalmente, al hombre en silla de ruedas que espera en la puerta.

Semlali Mohamed Fadel, al que todos aquí conocen como “Bouh”, el hombre que salvó la Iglesia del Carmen, es saharaui, musulmán, minusválido y activista, pero por encima de todo es un hombre obstinado. Seis filas de bancos, la talla de la Virgen, la Anunciación dibujada en el ábside… Bouh repasa el templo mientras rueda por él con los ojos chispeantes de malicia, y en un español acelerado habla de él y de la huella española en la ciudad con el orgullo con el que lo haría un guía, un conservador de un museo o un padre.
Bouh nació en 1965, en la época de la colonia. Hijo de militar ligado, como muchos saharauis, al ejército español, tuvo el tiempo justo de conocer la importancia de la iglesia para la ciudad a través de algunas tradiciones como La Navidad o los Reyes Magos. Con cuatro años contrajo la polio, y poco después su familia lo envió a Las Palmas junto a los Hermanos de San Juan de Dios. Allí pasaría seis años. “La muerte de Franco, el Golpe de Tejero, la llegada al poder de Felipe González… todo eso lo viví en España”, rememora. Cuando volvió, en 1982, le bastó bajar del avión para saber que la ciudad que conoció ya no existía.

Cómo Villa Cisneros se convirtió en “Dakhla”
Tras la Marcha Verde en 1975, el acuerdo Tripartito de Madrid y la ocupación de Mauritania, en primer lugar, y Marruecos a partir de 1979, Villa Cisneros pasó a llamarse Dakhla y el pueblo saharaui vio cómo se alejaban sus sueños de independencia. Los comienzos para Bouh fueron duros, como sólo pueden serlo para un musulmán que se ha criado entre monjas católicas, que se siente saharaui-español y que vuelve a un país que ya no es el suyo.
“Yo no sabía mucho del Islam, se me había olvidado hablar árabe… En Las Palmas iba a misa pero no comulgaba, estaba en la Iglesia pero sabían que era musulmán y todo el mundo me respetaba. Al volver, de repente, me había convertido en un extraño. Mi familia me escondía cuando venían visitas por miedo a que dijese algo inconveniente en un idioma que ya no era el mío”. Bouh, recuerda que en aquella época llegó a pensar en el suicidio, “De repente tomé consciencia de que yo era diferente, y empezó a preocuparme mi invalidez como nunca antes. No paraba de pensar: ¿Por qué a mí? ¿Por qué yo?”.

A su regreso Bouh trató de buscar refugio en un lugar conocido pero se encontró la iglesia cerrada y llena de soldados. Nuestra Señora del Carmen estaba ocupada por el ejército marroquí, que la utilizó durante años como cuartel. “Al marcharse los españoles, la comunidad cristiana de la ciudad desapareció con ellos. Los años siguientes a la ocupación quedaron aquí no más de 5 o 6 españoles. Los marroquíes no dejaron aquí nada que oliese a España, hasta las prostitutas que estaban muertas fueron desenterradas y llevadas a Fuerteventura”. Los únicos que se quedaron como presencia oficial fueron los curas, pero se vieron obligados a exiliarse a la vecina El Aaiún, separada por 550 kilómetros de la antigua Villa Cisneros.
Luis Ignacio Ruíz, “Chicho”, es sacerdote y lleva 2 años en Dakhla aunque visita el Sáhara desde los 80, y coincide con Bouh al rememorar la historia de la comunidad católica en la ciudad. “En el 75 todo el mundo se va y sólo quedan los padres, se quedan por amistad con los saharauis y porque el Vaticano nos pide que nos quedemos. Los marroquíes ocupan la Iglesia durante varios años para hacer presión, porque el único testimonio extranjero que quedaba tras la ocupación éramos nosotros. Así se evitaban testigos. En esa época aquí salías a caminar y tenías un agente secreto detrás de ti para que supieses que estabas vigilado. Venía un padre cada mes dos meses a dar una vuelta, pero sin abrir la iglesia ni celebrar misa salvo que coincidiese con pescadores, empleados de la ONU o algún turista que lo pidiese”.
Durante las décadas siguientes Villa Cisneros se iría disolviendo progresivamente entre los nuevos edificios de una Dakhla cada vez más extensa gracias a decenas de asentamientos marroquíes promovidos por Rabat. Las esporádicas protestas saharauis fueron sofocadas por las autoridades y el propio Bouh tuvo que pasar un año “exiliado” en El Aaiún a instancias de la policía de Marruecos por encabezar varias manifestaciones. A su vuelta, trabajó en la telefónica de la ciudad y años más tarde, sorprendentemente, logró integrarse en el departamento de asuntos sociales del Ayuntamiento. “Supongo que aplicaron eso de 'al enemigo hay que tenerlo cerca'”, se ríe.
La destrucción del pasado español
Más de cuarenta años después, la ciudad que encontró Bouh permanece acorralada entre el océano y el desierto pero ha crecido por encima de los cien mil habitantes gracias a una fuerte inversión del gobierno marroquí, y es conocida por ser uno de los mayores caladeros de pesca del planeta, además de meca mundial del kite-surf. Los edificios españoles son hoy ruinas, pero entre mercados abiertos hasta la madrugada, las fábricas conserveras y los nuevos hoteles que brotan sin pausa, se perciben aún los restos de Villa Cisneros, como dejados al azar por un invitado que se hubiese marchado demasiado deprisa.
No sería hasta 2004 cuando las autoridades marroquíes se propusieron acabar definitivamente con los vestigios que quedaban de la presencia española en la ciudad. Pese a las recomendaciones de la UNESCO comenzaron la destrucción del fuerte español creado en el siglo XIX, el edificio más antiguo del Sáhara Occidental, con el argumento de que su deterioro podía suponer un peligro para la seguridad pública. Meses después le llegaría el turno a la Iglesia.
“Un día un vecino vino corriendo a verme, ““¡Bouh, Bouh, los militares están destruyendo la Iglesia!””. Llegué y una excavadora había derribado ya la parte trasera, como habían hecho meses antes con el fuerte, los militares me dijeron: Esto no sirve, se va a caer, está abandonado… Además es un lugar cristiano, nosotros somos musulmanes. Yo les dije: ““No, esto es nuestro, es patrimonio del pueblo saharaui y nadie lo puede tocar””. Corrí a llamar a vecinos saharauis y nos concentramos frente a la Iglesia. Ahí estuvimos hasta que llamaron al Gobernador”.
Bouh inició entonces una ronda de contactos con el prefecto de la cercana El Aaiún, el Vaticano y las autoridades de la ciudad además de una intensa campaña de agitación social. “El Gobernador accedió y ante la presión saharaui respetó la Iglesia, aunque a cambio pidió silencio sobre la parte trasera que ya habían destrozado. Perdimos un dedo en lugar de perder toda la mano y empezamos a reconstruir el edificio poco a poco”. De esta forma y mientras la ciudad terminaba de mudar su piel, resistió durante años Nuestra Señora del Carmen, como símbolo de rebeldía y vestigio inservible de otra época, una iglesia sin cristianos.
Resurrección gracias a las rutas migratorias
Hoy es domingo y los bancos de la iglesia están llenos. Donde un día estuvieron los militares españoles y sus familias, unos 40 feligreses cantan y escuchan la misa en francés. Son de Camerún, de Costa de Marfil, de Senegal… Grupos así vienen todos los domingos. Algunos repiten una semana, un mes, dos meses… durante el tiempo que dure su estancia en Dakhla, puesto que la mayoría sólo están de paso. Comenzaron a llegar hace cinco años, con el cambio de rutas migratorias que llevan al norte. Están por toda la ciudad, esperando en algunas avenidas con impermeables y botas katiuskas, en los hoteles como camareros o limpiadoras o extendiendo top mantas en el mercado. En Dakhla hay unos 4.000 migrantes subsaharianos, la mayoría trabajan en las fábricas de pescado y conservas del puerto. La floreciente industria pesquera de la ciudad les permite ahorrar un poco de dinero y continuar su viaje hacia Tánger o Nador para intentar cruzar el Estrecho.
Pierre André Sené es senegalés y cristiano y está en Dakhla desde 2011. Cuando llegó a la ciudad una de las primeras cosas que hizo fue buscar una Iglesia, pero no la encontró. Estuvo un año allí sin saber que había una. Su cruz colgada del cuello llamó la atención de un anciano saharaui que le dijo que en realidad aquel templo cerrado funcionaba de vez en cuando. “La primera vez que vine sólo había dos turistas franceses en la ceremonia. Entonces empecé a venir los domingos y a contactar a los migrantes para que acudiesen”. Hoy Pierre es el responsable de varios de los proyectos que la Misión Católica de Dakhla desarrolla junto a Cáritas destinados a los migrantes. “El migrante que llega no conoce a nadie, no tiene alojamiento, ni dinero tras meses de viaje. Aquí les acompañamos y les ayudamos con la asistencia médica. La mayoría están obsesionados con cruzar a Europa. Llegan miles y el número no para de subir”. Sin embargo, pese a este renacimiento, hoy como en los setenta, la nueva feligresía de Nuestra Señora del Carmen parece destinada a no quedarse mucho tiempo y a marcharse en dirección a España.
Jean es de Costa de Marfil, tiene 28 años y el último lo ha pasado en Dakhla. Cuando estaba a punto de cruzar a España de Tánger la policía marroquí entró al piso en el que esperaba, lo detuvo y lo envió en un autobús hacia el sur del país. Dentro del acuerdo sobre migración suscrito entre Marruecos y la Unión Europea, la policía desplaza cada día a cientos de migrantes desde el norte hasta los límites del desierto. En cuanto consiguen un poco de dinero, suben de nuevo vuelven a intentarlo. Jean es uno más, hoy espera en la ciudad una ocasión propicia. Mientras, intenta ahorrar un poco. Cuando lo llaman trabaja en las fábricas llenando camiones frigoríficos, limpiando pescado, ayudando a elaborar el aceite para las conservas… Trabaja unas 12 horas al día por 10 euros. Para él los domingos son un gran día, dice que viene a Nuestra Señora del Carmen todos los que no trabaja, que venir a misa le sirve de ayuda y que le ayuda a no desanimarse. Dice también que se fía más de la comunidad de la Iglesia que de la de los propios migrantes marfileños de la ciudad, que aquí le escuchan y que en su situación sobre todo necesita hablar con alguien.
“Chicho” asegura que la migración ha revitalizado Comunidad Católica de Dakhla y a la Iglesia del Carmen, aunque es una feligresía itinerante, muchos se van para cruzar y no vuelven, pero no pueden decirlo antes. El sacerdote se da cuenta porque antes de irse van a verle y le dicen: "Padre, deme la bendición".
En un descampado a las afueras de Dakhla hay un lugar lleno de sepulturas, que la población local llama "el cementerio de las letras". Varias iniciales pintadas en los muros delimitan los hoyos cubiertos de piedras y escombros. Es un camposanto destinado a los migrantes que devuelve el mar tras intentar llegar a las Islas Canarias. “Aparecen a menudo en la playa, la mayoría destrozados y comidos por los peces. Una asociación de aquí los recoge, los conservan, les toman las huellas y, si no hay nadie que los reclame, luego los entierran ahí, en el único cementerio no musulmán de la ciudad”, explica Bouh. En este cementerio no hay rastros de flores, visitantes o recuerdos, sólo algunos agujeros abiertos anuncian que ya se ha adelantado el trabajo para los próximos meses.
La Asociación de discapacitados de Dakhla
Años después, y pese a las dificultades, Bouh parece haber encontrado su lugar en el mundo. Además de trabajar en el Ayuntamiento, hace unos años ha creado la Asociación de Discapacitados de Dakhla que con ayuda de la Parroquia y de asociaciones españolas atiende a 70 niños con diversos tipos de minusvalía. Van a rehabilitación, hacen terapia… “Aquí toda vía se ve la minusvalía como una condena. Fuimos casa por casa a buscarlos, a muchos de ellos las familias los tienen escondidos como si fuesen un motivo de vergüenza”. De vez en cuando sigue acudiendo a la iglesia, en especial durante a las misas, por si a algún desaprensivo se le ocurre atentar contra el templo. “Ni aún ahora puede uno estar seguro”.
“Mucha gente aquí se cree que soy cristiano, las autoridades de la ciudad de vez en cuando esparcen rumores sobre mí, a mis hijos les han dicho en el colegio que soy un infiel”. Lo cuenta con socarronería, en realidad él parece no importarle mucho, está acostumbrado a que lo señalen y mantiene una buena relación con sus compañeros de trabajo en el Municipio. “En la asociación atendemos a muchos hijos de marroquíes y los poderes aquí se han dado cuenta de que por las presiones de los periodistas y los vecinos, por muchas cosas que diga no pueden hacerme nada”. ¿Por qué lo hizo? “Supongo que por agradecimiento a mi pasado y a mi estancia en España pero también para demostrar a las autoridades marroquíes que no podían hacer todo lo que quisieran. Si se destruía la Iglesia se borraba parte, no solo de la historia española, sino del pueblo saharaui”. Y tras decir esto Bouh, dirige su silla de ruedas hacia una iglesia que, revivida, acogerá el domingo que viene como hizo siempre a gente de paso. Gente que va y que viene en un territorio cambiante y siempre en disputa. Pese a todo siempre hay algo que permanece: el mar, el desierto o el recuerdo de las ciudades que ya no existen”.

miércoles, 20 de marzo de 2019

Mesa redonda sobre el Sáhara Occidental, un paso más en el proceso de resolución del conflicto. ONU


Traducción: Diario La Realidad Saharaui, DLRS
Segun Aps, en su edicion de hoy miércoles "La mesa redonda entre el Sahara Occidental y Marruecos se llevará a cabo de conformidad con las disposiciones de la Resolución 2440 del Consejo de Seguridad de la ONU, como un paso más en el proceso político encaminado a alcanzar una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable para la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental", informó la ONU en una nueva declaración en la víspera de la reunión del jueves y viernes en Ginebra, Suiza.
La ONU explicó que en el contexto de la reunión, las delegaciones comenzarán a discutir los elementos que son "necesarios para la construcción de una solución duradera basada en el compromiso", y señaló que la reunión "también brindará a las delegaciones la oportunidad de volver a algunos problemas regionales y discutir las medidas de fomento de la confianza”.
Al final de la primera mesa redonda, que hubo entre las dos parte el ex presidente alemán en una rueda de prensa expresó su optimismo, “Una solución "pacífica" al conflicto del Sáhara Occidental es "posible", destacando que "Nadie se beneficia de mantener el status quo y creo firmemente que es de interés para todos resolver este conflicto".

domingo, 17 de marzo de 2019

Marruecos juzga a una periodista saharaui de los territorios ocupados. Informar, el delito de una periodista saharaui


*Fuente: Contramutis / 17 de marzo de 2019- Alfonso Lafarga.-
Nazha El Khalidi va ser juzgada por informar sobre manifestaciones saharauis
Las autoridades marroquíes argumentan que no tiene el título de periodista
Puede ser condenada a dos años de cárcel
Nazha El Khalidi informa de lo que ocurre en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos y por su labor periodística ha sido detenida y maltratada en dos ocasiones por la policía marroquí. Ahora va a ser juzgada con la excusa de trabajar sin tener el título de periodista y puede ser condenada a una pena de cárcel de tres meses a dos años.
El Khalidi, de 26 años, que trabaja para Equipe Media y RASD Tv, va a ser juzgada el 18 de marzo en El Aaiún, capital del Sáhara Occidnetal, acusada de “reclamar o usurpar un título relacionado con una profesión regulada por la ley sin cumplir con las condiciones necesarias para llevar este título”.
En aplicación del artículo 381 del código penal marroquí, la periodista  puede ir a la cárcel, además de serle impuesta una multa que puede ir desde los 120 dírham (12 €) a los 5.000 (500 €), por un derecho que contempla la Declaración Universal de Derechos Humanos en su artículo 19 -“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión”- y el  Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, al que Marruecos se unió en 1978,  y que establece en al artículo 19.2 que “toda persona tiene el derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.”
La primera vez que la policía detuvo a Nazha El Khalidi fue el 21 de agosto de 2016 en El Aaiún mientras informaba sobre una manifestación de mujeres: le fue confiscada la cámara y pasó la noche en la gendarmería, donde además de ser interrogada sufrió torturas. La segunda tuvo lugar el 4 de diciembre pasado, también en El Aaiún, cuando transmitía una manifestación saharaui con motivo de las negociaciones en Ginebra entre el Frente Polisario y Marruecos. En las redes sociales se pudo ver cómo era perseguida, detenida y golpeada. Le confiscaron el móvil y en comisaría fue interrogada y maltratada durante cuatro horas.
El 4 de marzo la policía marroquí se presentó en casa de Nazha El Khalidi, a la que convocó en comisaría e interrogó sobre su activismo mediático y ella respondió que su trabajo es de periodista. Dos días después recibió una citación para comparecer en juicio el 18 de marzo.
Marruecos criminaliza a los periodistas saharauis
Desde Equipe Media, grupo periodístico saharaui que graba y comparte en redes sociales los abusos cometidos por autoridades marroquíes en el territorio ocupado, se señala que es “la primera vez que los tribunales marroquíes utilizan estos cargos contra un periodista saharaui”. EM y la plataforma de DDHH Watching Western Sáhara denuncian que el juicio forma parte de la “estrategia de Marruecos de silenciar y criminalizar a ciudadanos periodistas que rompen con el bloqueo mediático.
Equipe Media y otros colectivos de periodistas saharauis trabajan en la clandestinidad en la excolonia española al no estar reconocidos por las autoridades marroquíes y las consecuencias de su labor son la detención, la tortura y la cárcel, como es el caso de Abdalahi Lekhfauni (cadena perpetua), Hassan Dah (25 años de prisión), Mohamed Lamin Haddi (25 años), El Bachir Khada (20 años), Mohamed Banbari (6 años), y Saleh Lebsir (4 años).
La periodista El Khalidi lo explica así: “Intentamos visibilizar las violaciones de derechos humanos en el Sáhara Occidental, y eso supone mucho riesgo para nuestra seguridad. Sufrimos detenciones, torturas. Nuestras familias son amenazadas, presionadas. El único delito que cometí fue grabar las cargas policiales contra saharauis, y eso me puede costar meses o años de cárcel. Pero lo tenemos que hacer para romper el bloqueo que impone Marruecos.”
Equipe Media ha pedido a las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos y de la libertad de información “que insten a Marruecos a que respete la libertad de prensa y de expresión en el Sáhara Occidental y deje de acosar a los periodistas saharauis”, que se retiren los cargos contra Nazkha y que liberen a los periodistas encarcelados por hacer su trabajo.
Precisamente en marzo el jurado del XII Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado concedió este galardón a la agencia de prensa Equipe Media, creada en 2009, por su esfuerzo colectivo “por hacer un periodismo de gran calidad, en cuatro idiomas, que suministra información a periodistas de todo el mundo y lucha por poner el foco sobre un conflicto olvidado por los medios de comunicación”, “con un gran riesgo para su seguridad y su integridad física”, hasta el punto de que “varios de sus periodistas han sido detenidos y agredidos por realizar su trabajo”.
Nazha El Khalidi va a ser juzgada con la justificación de que trabaja como informadora sin estar en posesión del título de periodista, profesión que se puede ejercer en otros muchos países sin tener tal certificación académica, como es el caso de España, la potencia administradora de iure del Sáhara Occidental, donde ejercen la profesión destacados comunicadores que no son oficialmente licenciados en periodismo.

sábado, 16 de marzo de 2019

Una periodista saharaui se enfrenta a posible pena de cárcel por grabar una manifestación pacífica en el Sáhara ocupado

El colectivo Equipe Media al que pertenece Nazha El Khalidi y la plataforma de DDHH Watching Western Sáhara denuncian que el juicio contra la periodista, acusada de usurpación de la profesión por no tener el título, forma parte de la estrategia de Marruecos de silenciar y criminalizar a ciudadanos periodistas que rompen con el bloqueo mediático
En un intento por silenciar y criminalizar a periodistas saharauis, un tribunal marroquí se dispone a juzgar este 18 de marzo a la informadora Nazha El Khalidi por grabar y compartir con su teléfono móvil una manifestación pacífica en las calles de El Aaiún, en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos. El Khalidi, que colabora con Equipe Media y RASD-TV, fue detenida el pasado 4 de diciembre mientras retransmitía la manifestación en directo a través de redes sociales. El vídeo captura el momento en el que la policía persigue a la periodista, quien posteriormente fue golpeada y su teléfono confiscado.
Equipe Media, un colectivo de periodistas que graba y comparte en redes sociales los abusos cometidos por autoridades marroquíes en el territorio, denuncia que El Khalidi fue llevada a comisaría, interrogada y maltratada durante cuatro horas sin que se le informara sobre los cargos. Ese mismo día fue puesta en libertad pero el pasado 4 de marzo la policía se presentó en su casa para convocarle de nuevo a comisaría. La policía le interrogó sobre su activismo mediático y ella respondió que se limitaba a hacer su labor como periodista. Días después, fue notificada sobre las acusaciones y el juicio.
Equipe Media hizo un llamamiento urgente: “Pedimos a las organizaciones defensoras de los derechos humanos y de la libertad de información que insten a Marruecos a que respete la libertad de prensa y de expresión en el Sáhara Occidental y deje de acosar a los periodistas saharauis. Pedimos que retiren los cargos contra Nazkha y que liberen a los periodistas encarcelados por hacer su trabajo.” La Organización Mundial contra la Tortura, radicada en Francia, ya ha lanzado un comunicado denunciando la detención arbitraria de Al Khalidi.
El Khalidi se enfrenta a acusaciones de “reclamar o usurpar un título relacionado con una profesión regulada por la ley sin cumplir con las condiciones necesarias para llevar este título”. Esta acusación puede suponerle, según el artículo 381 del Código penal, una condena de cárcel de tres meses a dos años y una multa de 120 Dh (12 euros) a 5.000 Dh (500 euros). Es la primera vez que los tribunales marroquíes utilizan estos cargos contra un periodista saharaui. Los colectivos de periodistas saharauis no están reconocidos por las autoridades de ocupación marroquíes, por lo que realizan su trabajo en la clandestinidad.
El Khalidi cubría una manifestación convocada a raíz de la reanudación de negociaciones en Ginebra entre el Frente Polisario y el Reino de Marruecos para resolver el conflicto en el Sáhara Occidental, que ya ha cumplido 43 años.  Seegún El Khalidi “la gente salió a la calle para manifestar su apoyo a la resolución del conflicto. Yo estaba grabando en la Avenida Smara; no duré allí ni cuatro minutos cuando me detuvieron, me golpearon y me llevaron a la fuerza a un coche de policía. Estuve en comisaría horas, sufriendo malos tratos y bajo interrogación”.
El Khalidi sabe lo arriesgado de su trabajo: “Intentamos visibilizar las violaciones de derechos humanos en el Sáhara Occidental, y eso supone mucho riesgo para nuestra seguridad. Sufrimos detenciones, torturas. Nuestras familias son amenazadas, presionadas. El único delito que cometí fue grabar las cargas policiales contra saharauis, y eso me puede costar meses o años de cárcel. Pero lo tenemos que hacer para romper el bloqueo que impone Marruecos.”
El Khalidi también fue detenida el 21 de agosto de 2016 cuando cubría una manifestación de mujeres. La policía marroquí le confiscó la cámara. Pasó una noche en el cuartel de gendarmería bajo interrogatorio y torturas, también sin cargos.
En los últimos años ha aumentado el número de saharauis que quiere enseñar al mundo lo que está pasando en su territorio, y Marruecos ha reaccionado con detenciones arbitrarias, condenas, agresiones físicas y represalias contra estos informadores. Equipe Media recibió el XII Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado por ser “a menudo la única fuente de información sobre los problemas que vive la población saharaui, con un gran riesgo para su seguridad y su integridad física”.
Recientemente la organización irlandesa Front Line Defenders denunció a Marruecos por “el acoso sistemático” al que somete a defensores de DDHH, periodistas y videoactivistas saharauis. En 2016 Reporteros sin fronteras pidió a Marruecos que acabara con las restricciones impuestas contra periodistas saharauis e internacionales que intentan informar desde el territorio, pero desde entonces la represión contra los colectivos de medios saharauis y las expulsiones de periodistas internacionales han incrementado. El Grupo de trabajo de detenciones arbitrarias de la ONU pidió a Marruecos la puesta en libertad del periodista saharaui Mohamed al-Banbari, condenado a seis años de prisión por informar sobre manifestaciones en la ciudad ocupada de Dajla.

Reporteros sin Fronteras se hace eco del caso de la periodista saharaui Nazha El Khalidi. Sólo falta decir que quien la juzga es el régimen ocupante del Sahara Occidental, Marruecos. El periodista Alfonso Armada es presidente de Reporteros sin Fronteras-España.

Saharauis piden en Ginebra avances en próximas negociaciones con Marruecos

Ginebra, 15/03/2019 (EFE).- Representantes de la diáspora saharaui se manifestaron hoy frente a la sede europea de la ONU en Ginebra para reivindicar el derecho de su pueblo a la autodeterminación y exigir avances en la nueva ronda de negociaciones que el Frente Polisario y Marruecos iniciarán la próxima semana.
Alrededor de dos centenares de manifestantes, procedentes algunos de España y Francia y portando fotografías de activistas saharauis muertos y desaparecidos, participaron en la manifestación, que coincide con la 40ª sesión del Consejo de Derechos Humanos que se realiza dentro del recinto de la ONU.
"Queremos que en las negociaciones se llegue a una solución al conflicto. Hemos pagado un precio muy alto y hecho grandes sacrificios: cientos de muertos y desaparecidos, y años de exilio es demasiado para nuestro pueblo y es el momento de hacer justicia", dijo a Efe Moima Abdeslam, representante del Frente Polisario en Suiza.
Las negociaciones, en las que también participarán Argelia y Mauritania, se celebrarán los días 21 y 22 de marzo en Ginebra.
En ellas el Frente Polisario presentará "las mismas demandas que reivindicábamos en tiempos de España y que se siguen pidiendo 40 años después, sencillamente la aplicación del derecho internacional", sostuvo Haddamin Moloud Said, otro portavoz del Polisario en Suiza.
Las negociaciones, convocadas por el enviado especial de la ONU para el Sahara Occidental, Horst Kohler, se celebrará tres meses y medio después de la anterior ronda, celebrada en la misma a principios de diciembre y en la que no hubo grandes avances.
"Esperamos que esta vez las posiciones se acerquen y que el pueblo saharaui pueda ejercer su derecho a decidir", señaló Moima Abdeslam, quien aseguró que el Frente Polisario "no está en contra de ninguna solución" pero no desea que se mantenga el status quo que propone Marruecos.
Marruecos ocupa desde 1975 la parte costera del Sahara Occidental e importantes partes del interior, lo que según la portavoz implica "el robo de nuestros recursos y la violación de nuestros derechos".
Los representantes del Polisario pidieron que el Consejo de Seguridad de la ONU presione a Marruecos para que permita avances en estas negociaciones, en momento en el que algunos de sus miembros permanentes (EEUU, China, Rusia) parecen reticentes a mantener la Misión de Naciones Unidas en el Sahara Occidental (Minurso).
Esa misión, creada en 1991, tenía como función velar por la celebración en un clima de seguridad de un referéndum de autodeterminación, que hasta ahora no se ha organizado y por lo que en la práctica funciona como una misión de paz. EFE


La activista saharaui de la información Nazha El Khalidi imparte una conferencia en Casa Sahara y participa en un curso de Las Resistentes

*Fuente: Casa Sahara y Las Resistentes, 15 de marzo de 2019
Interesante encuentro en Casa Sahara el pasado miércoles 13 de marzo con la activista saharaui de la información Nazha El Khalidi, que se enfrenta a posible pena de cárcel por grabar una manifestación en el Sáhara ocupado.  Nazha ha descrito el terrible panorama que vive el Pueblo Saharaui en la zonas ocupadas: marginalidad, represión, odio por parte de los colonos, expolio de recursos... El trabajo del colectivo Equipe Media, al que pertenece Nazha, ha conseguido romper el bloqueo mediático y que las fuerzas de represión marroquíes moderen su violencia al sentir que las cámaras las graban. "No hay ninguna agencia internacional de prensa en las zonas ocupadas y los periodistas que logran acceder al territorio son maltratados y expulsados". Destacó la lucha de las mujeres en las calles, compartiendo su experiencia con un grupo clandestino de mujeres que repartía pasquines y banderas, y realizaba pintadas reivindicativas y manifestaciones. Las mujeres hacen un trabajo importante, pero todxs compartimos los mismos objetivos, la independencia del Sáhara Occidental y sufrimos la misma represión.
Nazha ha sufrido diversos arrestos arbitrarios por las fuerzas marroquíes de ocupación desde 2005, cuando participó en la primera Intifada saharaui. Trabaja como periodista para la RASD TV y el colectivo Equipe Media, recientemente galardonado con el Premio Julio Anguita Parrado que concede el Sindicato de Periodistas de Andalucía por la calidad de su cobertura del conflicto saharaui que se realiza en cuatro idiomas. Antes de este trabajo, ella formaba parte de una organización de mujeres defensoras de derechos humanos que luchan por la independencia del Sahara Occidental con protestas regulares en las calles, siendo objeto de una dura represión. Ahora, les da cobertura mediática para visibilizar su lucha.
El jueves, la activista saharaui participó también en el curso de feminismo de Las Resistentes. Fue un día mágico, lleno de poesía, arte, lucha y mujeres fuertes, valientes y dispuestas a resistir juntas. Al final de la sesión del curso se hizo una obra colectiva de la silueta de la activista saharaui Mina Baali con frases, poemas, dibujos y esperanza para la resistencia, gracias a la mirada y manos artistas de todas las alumnas y de Fiko Artista que hizo la silueta original de Mina. En la actividad participaron además la poeta saharaui Zahra Hasnaui, y Nayat Ahmed.



Castilla y León construirá un instituto en Tinduf (Argelia) para replicar su sistema educativo en los campamentos saharauis


*Fuente: InfoBierzo, 16 de marzo de 2019
La Junta entregará una subvención de 300.000 euros a los sindicatos UGT y CCOO para levantar el centro este año y que esté operativo a principios de 2020
Castilla y León será la primera comunidad autónoma de España que cuente con un instituto de Educación Secundaria en Tinduf (Argelia) para replicar su sistema educativo en los campamentos saharauis a partir de 2020, gracias a las estancias temporales de profesores de la Comunidad. No en vano, el centro dependerá de la Consejería de Educación, en colaboración con las autoridades saharauis, y contará con un proyecto educativo para formar al alumnado pero también a los docentes locales, además de acoger actividades culturales.
La Junta prevé entregar antes de verano una subvención de entre 250.000 y 300.000 euros a los sindicatos UGT y Comisiones Obreras (CCOO) en Castilla y León para que sean los encargados de la construcción del instituto en Tinduf. De esta manera, se solventan los posibles problemas de competencias al tratarse de un campo de refugiados.
Fuentes de la Consejería confirmaron a la Agencia Ical que el proyecto va más allá que la simple construcción de un instituto en Tinduf porque existirá una implicación directa de la Junta. No solo porque los técnicos de Educación llevarán a cabo el diseño pedagógico del centro, sino que también habrá formación de los profesores locales y se fomentará la difusión del castellano, gracias al traslado de un grupo de entre seis y ocho docentes de la Comunidad al instituto. El pueblo saharaui es la comunidad africana donde el idioma español está más extendido y su enseñanza es uno de los pilares del currículo académico.
La idea es que esos docentes pasen una temporada en el centro, donde habrá dependencias para el alojamiento y la manutención de los profesores durante ese tiempo. “Hemos detectado que hay muchos profesionales entusiasmados con el proyecto por lo que creemos que no habrá problemas para contar con voluntarios dispuestos a dar clases en los campamentos saharauis”, añadieron.
Además, el proyecto contempla crear una “interfaz” entre los sistemas educativos de Castilla y León y la autoridad saharaui pero también otras sinergias para “captar” a los alumnos más brillantes y ofrecerles la posibilidad de beneficiarse de las becas públicas para continuar con su formación en centros de la Comunidad. En la actualidad, los estudiantes que desean continuar con su formación deben elegir entre irse al norte de Argelia, a más de mil kilómetro, o desplazarse a países como Cuba, Venezuela o España.
Eso sí, este nuevo centro no podrá expedir un título oficial de Educación Secundaria, como el que obtienen los alumnos de Castilla y León, por la imposibilidad jurídica de validar esos estudios a través del Ministerio de Educación español. Y es que es un territorio que no tiene forma jurídica como Estado propio.
La colaboración en materia educativa de Castilla y León con el pueblo saharaui no es nueva. El mejor ejemplo es que en noviembre pasado la Comunidad, gracias a la colaboración de la Consejería y las Cortes, envió material educativo, didáctico e informático para los niños que acuden a las 65 escuelas de los campos de refugiados. Ahora, la Junta da un paso más con una iniciativa que se enmarca en la cooperación al desarrollo en un territorio desfavorecido.
La previsión que maneja la Junta es que los trabajos de la construcción del instituto de Secundaria se realicen a lo largo de 2019. Los plazos se acortan al apenas existir una tramitación administrativa ni una Ley de Contratos Públicos para presentar proyectos y obtener permisos y licencias. La Consejería participará en el diseño del centro que contará con aulas multifuncionales para acoger grupos grandes de alumnos pero también con dormitorios, un área de cocina y un comedor para alojar a los profesores desplazados a Tinduf. “Allí se edificará el centro educativo más innovador con los que cuenta Castilla y León”, explicaron fuentes de la Consejería.
De momento, se desconoce el número de alumnos que podrá comenzar en el instituto construido por Castilla y León. En todo caso, la cifra vendrá a paliar el déficit de centros de Secundaria en los núcleos de población saharauis y así acabar con una de las preocupaciones de las autoridades locales porque muchos de los jóvenes pueden ser captados por los yihadistas.
Internacionalización
Este proyecto en la comunidad saharaui completará la internacionalización que lleva a cabo Castilla y León el norte de África, el Magreb. No en vano, hace unos meses fue seleccionada por la Comisión Europea para liderar un proyecto de hermanamiento con la República de Argelia, que persigue reforzar las habilidades pedagógicas de los docentes e investigadores de ese país y mejorar la gestión de su sistema universitario. Esta iniciativa, que se suma a la de Marruecos y cuenta con un presupuesto de 1,6 millones de euros, tendrá una duración de 30 meses a partir de abril y supondrá el traslado de profesores universitarios de la Comunidad a Argelia para adaptar su sistema al Espacio Europeo de Educación Superior, que marcó el Proceso de Bolonia.
El consejero de Educación, Fernando Rey, aseguró esta misma semana, con motivo de la presentación del proyecto de hermanamiento con Argelia, que un sistema educativo como el de Castilla y León no puede ser “sólido y creíble” sin dimensión internacional. “Es clave para aprender de otros países y para enseñar”, precisó.

viernes, 8 de marzo de 2019

El Presidente de la República de Irlanda recibe una delegación saharaui de alto nivel


Dublin (Irlanda), 07 de marzo de 2019 (SPS)- El Presidente de la República de Irlanda, Michael DHiggins, recibe a delegación saharaui compuesta por el Ministro Delegado para Europa y miembro del Secretariado Nacional del F. Polisario, Mohamed Sidati, y el Embajador Consejero en Cancillería y miembro del Secretariado Nacional del F.Polisario, Mohamed Yeslem Beisat.
La recepción, que tuvo lugar en la Presidencia de Irlanda, sirvió para que la delegación hiciese entrega de un mensaje del Presidente de la República Árabe Saharaui Democrática y Secretario General del Frente Polisario, Brahim Gali, a su homólogo irlandés, en el que se abordan los últimos acontecimientos políticos y los avances en el proceso de paz liderado por la ONU.
En el marco de la vista oficial a Dublin, la delegación saharaui tuvo la ocasión de mantener encuentros y reuniones con importantes líderes políticos de la nación europea a fin de fortalecer las relaciones bilaterales y exponer la posición del gobierno saharaui y del Frente Polisario ante los trabajos en el proceso de descolonización y los cambios a nivel regional y continental.

I Encuentro Internacional “Sahara Soundscapes: Intersaberes desde el sur” en Granada

*Fuente: Organización Sahara Soundscapes
Los días 25, 26 y 27 del pasado mes de febrero, tuvo lugar el I Encuentro Internacional Sahara Soundscapes: Intersaberes desde el sur. Dicho encuentro se celebró en la Fundación Euroárabe de Altos Estudios de Granada, coincidiendo con el aniversario de la proclamación de la RASD y el día de Andalucía, dos pueblos hermanos que comparten cultura. Dicho encuentro, respondía a uno de los objetivos de la tesis doctoral de Jara R. Luque, focalizada en visibilizar las prácticas musicales del tebal, instrumento de percusión asociado al mundo saharaui femenino; el objetivo aquí correspondía al de experimentar formas participativas de producción y difusión de los saberes, junto y con las personas que forman parte de esta investigación, es decir, organizar un Encuentro de Saberes para DECOLONIZAR el conocimiento universitario eurocéntrico, y ¿en qué consiste esto? En un encuentro de saberes, se invita a artistas, artesanas, músicos populares, etc. para que enseñen sus conocimientos en distintos espacios de la Universidad, como docentes de distintas áreas de conocimiento: ya sea música, arte, medioambiente o cultura entre otras. Se organizan con docentes de la Universidad, especializados y especializadas en dichas áreas de conocimiento, y actúan como pares de los y las sabedoras. Básicamente, traer en este caso a los y las artistas saharauis y las personas comprometidas con esta comunidad, sabedoras de su propio conocimiento, que no tiene por qué estar ligado a las teorías universitarias, con la intención de dejar de hablar sobre la comunidad propiamente dicha, para que hable por sí misma. 
El primer día, se llevó a cabo la inauguración de dicho evento con una mesa de inauguración, formada por las diferentes entidades que han colaborado en estas jornadas (Fundación Euroárabe, Diputación de Granada, Instituto de Migraciones de la Universidad de Granada, Patronato de la Alhambra y Generalife, Asociación Granadina de la Amistad con el Pueblo Saharaui y Famsi, Andalucía Solidaria. Tras la inauguración, se presentó la exposición fotográfica Daqqat Sahara, de Raúl García Cuesta y Jara R. Luque, que estará hasta el 14 de marzo en la Fundación Euroárabe de Altos Estudios. A continuación, pudimos disfrutar de un concierto fusión; un amalgama histórico de nuestros pueblos; desde el flamenco del guitarrista Lolo de la Encarna, fusionado con los ritmos orientales de la darbuka de Juana Larreta y con la increíble voz de Isabel Casals, hasta los ritmos del tebal y el baile saharaui de Vadiya Mint El Hanevi, acompañando el rap activista de Yslem, Hijo del Desierto. Esta hibridación de sonidos, supo combinar de la mejor forma, el estilo personal de cada artista y la motivación del público por participar junto a estos sonidos colectivos. Esa misma noche, pudimos disfrutar del arte más granaíno, gracias a El Templo del Flamenco, donde presenciamos una espectacular actuación y donde disfrutamos de una preciosa acogida.
El segundo día, se llevó a cabo a través de una mesa redonda: "Intersaberes en femenino" donde la cultura, la música y los saberes femeninos, fueron las protagonistas. Participaron Aichetu Hamma, Habiba Salama, quienes hicieron un recorrido por las principales artistas de la música saharaui, Ana Valiño, que nos mostró su proyecto de memoria colectiva “Mujahidat”, Vadiya Mint El Hanevi y Jara Romero, quienes nos trasladaron en directo los ritmos del tebal, Ileana Landeros, que nos cedió su documental “Tiempo Cero” y nos envió sus reflexiones desde México, Reynaldo Fernández, quien presentó la trayectoria histórica de la música en el reino de Granada y nos explicó el papel de la mujer artista de la época, referenciando además los sonidos del Sáhara, Raúl García, que explicó su trabajo fotográfico “Daqqat Sáhara”, Yslem, Hijo del Desierto, nos expuso la información sobre su “The ArtTeapot”, Dah Salama, quien nos habló de cine saharaui y Taufig Mulay, que nos presentó su proyecto “Sonrisas en el Sáhara”.
Por la tarde, la artista reconocida del tebal y baile saharaui Vadiya Mint El Hanevi, realizó el taller del tebal  y baile saharaui, en el cual pudimos aprender los tres ritmos principales: Bleida, Sharaa y Serbat, además de sus respectivos bailes.
El último día se realizaron diversos talleres: Taller de rap, por Yslem, Hijo Del Desierto, en el CEIP Gómez Moreno; taller de danza contemporánea a través de las emociones, por Annika Havlicek, y el taller de darbuka, por Juana Larreta con la que hemos podido aprender los ritmos básicos de la música árabe.
Para culminar dichas jornadas, se celebró un concierto solidario en la sala Boogaclub, que contaba con artistas de diferentes estilos y nacionalidades: Ropañeja, Yslem, Hijo Del Desierto, Ali Saidah y Vadiya Mint El Hanevi. Los y las artistas, aprovecharon la ocasión para fusionar sus estilos haciéndonos vibrar con su arte infinito.
Sahara Soundscapes: Intersaberes desde el Sur” ha nacido con vocación de continuidad por lo que la organización ya está buscando colaboración y patrocinio para la edición del próximo año.


miércoles, 6 de marzo de 2019

Equipe Media Sahara obtiene el XII Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado

*Fuente: EUROPA PRESS, CÓRDOBA, 6 Marzo 2019
El jurado del XII Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado, organizado por el Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA) con el apoyo del Ayuntamiento de Córdoba, la Universidad de Córdoba (UCO), la Junta de Andalucía y el Parque Joyero de Córdoba, ha decidido por unanimidad conceder este galardón a Equipe Media, una agencia de prensa creada en 2009 en el Sahara Occidental que denuncia la violación de los derechos humanos de la población que vive en ese territorio.
Según ha informado el SPA, tras una reunión celebrada este miércoles en el Rectorado de la UCO, el jurado ha valorado de Equipe Media "su esfuerzo colectivo por hacer un periodismo de gran calidad, en cuatro idiomas, que suministra información a periodistas de todo el mundo y lucha por poner el foco sobre un conflicto olvidado por los medios de comunicación".
Equipe Media es, a menudo, "la única fuente de información sobre los problemas que vive la población saharaui, con un gran riesgo para su seguridad y su integridad física", hasta el punto de que "varios de sus periodistas han sido detenidos y agredidos por realizar su trabajo".
Por todo lo expuesto, el jurado reconoce el alto valor de esta trayectoria comprometida durante una década con la defensa de los derechos humanos.
El jurado, que ha sido designado por la ejecutiva del SPA, ha estado integrado en esta edición por Carmen Sarmiento, periodista de televisión especializada en temas internacionales y sociales; Olga Rodríguez, periodista especializada en Internacional, Oriente Medio y Derechos Humanos; y Enrique Bustamante, catedrático de Comunicación Audiovisual y coordinador del Instituto Andaluz de Investigación en Comunicación y Cultura.
También han formado parte del jurado Antonio Checa Godoy, periodista, exdecano de la Facultad de Comunicación de Sevilla e investigador en comunicación; Rosa Aparicio, directora de Comunicación de la UCO; Agustín Martínez, jefe de prensa de la Alcaldía de Córdoba; Julio Anguita González, en representación de la familia de Julio Anguita Parrado; y el secretario general del SPA, Francisco Terrón, que ha actuado como secretario del jurado, con voz pero sin voto.
El medio suministra información en cuatro idiomas sobre el conflicto saharaui
*Fuente: EL DÍA. 06 Marzo, 2019
El jurado del XII Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado, organizado por el Sindicato de Periodistas de Andalucía, ha decidido por unanimidad conceder este galardón a Equipe Media, una agencia de prensa creada en 2009 en el Sahara Occidental, que denuncia la violación de los derechos humanos de la población que vive en ese territorio.
Tras una reunión celebrada esta tarde en el Rectorado de la Universidad de Córdoba, el jurado ha valorado de Equipe Media su esfuerzo colectivo por hacer un periodismo de gran calidad, en cuatro idiomas, que suministra información a periodistas de todo el mundo y lucha por poner el foco sobre un conflicto olvidado por los medios de comunicación.
Equipe Media es, a menudo, la única fuente de información sobre los problemas que vive la población saharaui, con un gran riesgo para su seguridad y su integridad física. Varios de sus periodistas han sido detenidos y agredidos por realizar su trabajo.
Por todo lo expuesto, el jurado reconoce el alto valor de esta trayectoria comprometida durante una década con la defensa de los derechos humanos. 
El jurado, que ha sido designado por la ejecutiva del Sindicato de Periodistas de Andalucía, ha estado integrado en esta edición por Carmen Sarmiento, periodista de televisión especializada en temas internacionales y sociales; Olga Rodríguez Francisco, periodista especializada en Internacional, Oriente Medio y Derechos Humanos; Enrique Bustamante Ramírez, catedrático de Comunicación Audiovisual y coordinador del Instituto Andaluz de Investigación en Comunicación y Cultura; Antonio Checa Godoy, periodista, exdecano de la Facultad de Comunicación de Sevilla e investigador en comunicación.
También han formado parte del jurado Rosa Aparicio Baruque, directora de Comunicación Universidad de Córdoba; Agustín Martínez Morales, jefe de prensa alcaldía de Córdoba; Julio Anguita González, en representación de la familia Julio Anguita Parrado y el secretario general del Sindicato de Periodistas de Andalucía, Francisco Terrón Ibáñez, que actúa como secretario del jurado, con voz pero sin voto.