domingo, 5 de julio de 2020

El ejército saharaui lucha ahora contra el narco marroquí: se disparan en el desierto las incautaciones de droga de Marruecos


Fuente: el periódico español Publico.es
El ejército marroquí en el Sahara ocupado financia con hachis y drogas a grupos terroristas en el Sahel africano
El Polisario ve una "connivencia" entre altos mandos militares marroquíes y narcotraficantes para dejar pasar a través del mayor muro defensivo del mundo que divide el Sahara en dos la mercancía con la que luego se financian grupos terroristas yihadistas en el Sahel.
El ejército del Frente Polisario que se batió en armas contra el de Marruecos durante 16 años tiene ahora un nuevo enemigo: los narcotraficantes que cruzan su desierto transportando toneladas de droga –hachís, fundamentalmente–, hacia zonas de los países del Sahel dominadas por organizaciones terroristas yihadistas. El Gobierno saharaui asegura que esa mercancía sale del otro lado del muro defensivo de 2.700 kilómetros que el Estado marroquí construyó durante la guerra para defender su territorio dividiendo el Sahara Occidental en dos tras el fin de la contienda en 1991.
Las últimas intervenciones se han producido esta misma semana. Las fuerzas armadas saharauis se incautaron el lunes de 3.775 kilos de hachís en Agüenit, al sur de los territorios liberados por el Polisario en la guerra contra Marruecos. En la operación fueron detenidas cuatro personas, tres de ellas de nacionalidad extranjera –no saharaui– sin especificar, e intervenidos fusiles de asalto, abundante munición y vehículos todoterreno de gran potencia. Un día después, confiscaron otros 775 kilos en la zona próxima de Dugej. Miembros de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO) estuvieron presentes como testigos en el operativo de quema de la droga intervenida.
Con estas dos intervenciones, el ejército del Polisario ya ha confiscado durante el primer semestre de 2020 un total de 4.550 kilos de droga, casi el doble de lo que se incautó en todo el año pasado, según han informado a Público fuentes del Gobierno saharaui. Y desde 2015, aseguran que han sido más de treinta las toneladas intervenidas en operaciones llevadas a cabo en la larga ruta de arena que, atravesando territorio saharaui, va desde el muro defensivo custodiado por las fuerzas armadas marroquíes hasta las regiones del Sahel en Mauritania, Mali y Níger.

Ahora bien, lo que se pregunta el gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática es cómo consiguen los narcotraficantes cruzar, sin ser detectados, el muro custodiado por entre 80.000 y 100.000 soldados marroquíes provistos de sofisticados radares capaces de detectar el paso de una simple hormiga, y atravesar luego, sin saltar por los aires, un campo de siete millones de minas antipersona y anticarro que protegen todo el perímetro de esa barrera defensiva. La respuesta, según el portavoz de comunicación del Polisario en España, Jalil Mohamed, es muy sencilla: "La connivencia entre las organizaciones del narcotráfico y altos mandos militares marroquíes" es la que hace posible esa proeza.
El ejército del Polisario consiguió taponar las vías de entrada en su territorio por la parte norte del muro, y eso llevó, según sus responsables, a que las bandas de narcotráfico hayan desviado la introducción de los cargamentos en territorio saharaui a la parte sur de la barrera defensiva, que es donde se han llevado a cabo las últimas incautaciones.
Y esa ruta del narcotráfico acaba, a juicio del gobierno saharaui, en la financiación de las organizaciones terroristas yihadistas que dominan diversas zonas de la extensa región subsahariana del Sahel. "Ese tráfico sirve para desestabilizar la región. Marruecos está utilizando ese tráfico para desestabilizar al Sahara y a los otros países de la región y luego aparecer como salvador", dice Jalil Mohamed, quien se lamenta de que en cumbres como la del Sahel 5, a la que han asistido esta semana en Mauritania los presidentes del Gobierno español y de Francia, no se aborde cuál es el origen de la financiación de los terroristas.
La ONU teme por sus cascos azules en la zona
El secretario general de la ONU ya advirtió en su último informe sobre la situación del Sahara Occidental, presentado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el pasado mes de octubre, del peligro que entrañan esas bandas que atraviesan territorio saharaui. Concretamente, tras señalar que "han aumentado las denuncias de contrabando y otras actividades ilegales a ambos lados de la berma" –el muro defensivo de Marruecos- notificadas tanto por el Frente Polisario como por el ejército marroquí, subraya: "A pesar de nuestra plena confianza en el compromiso de las partes de proteger a la Minurso, esos grupos armados representan una amenaza creciente e impredecible para el personal de la Minurso", la misión internacional encargada desde hace casi 30 años de velar por la celebración de un referéndum de autodeterminación que aún no ha sido convocado.
En otro punto de su informe, el secretario general de la ONU precisa que "la amenaza relacionada con los grupos terroristas y las actividades delictivas en la región sigue siendo motivo de gran preocupación debido a su imprevisibilidad y al nivel desconocido de riesgo, especialmente para las bases de operaciones situadas en zonas remotas al este de la berma (la parte tomada por el Polisario en la guerra), las patrullas terrestres no armadas que cubren grandes distancias en todo el Territorio y el reabastecimiento de convoyes".
"Están convirtiendo la zona en un salvaje oeste y nosotros lo que queremos es un Magreb estable y próspero", dice el portavoz de información del Polisario en España
El Gobierno saharaui ha comunicado varias veces al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas su preocupación por la actividad de estas bandas de narcotraficantes en su territorio, la última el pasado miércoles, tras las incautaciones de más de cuatro toneladas de hachís en las dos operaciones citadas. En los escritos de su representante ante la ONU, el Polisario hace responsable al Reino de Marruecos de esas operaciones, que atribuye a su condición de ser el mayor productor del mundo de resina de cannabis, tal como se recoge en los informes de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.
En octubre de 2011, dos cooperantes españoles y una italiana fueron secuestrados en los campos de refugiados saharauis de Tinduf, en Argelia, por un grupo terrorista yihadista del Sahel. Tras nueves meses de cautiverio, los secuestrados fueron liberados en el norte de Mali. Desde entonces, el Polisario ha extremado las medidas de seguridad en los campamentos para proteger, sobre todo, a los extranjeros de las organizaciones humanitarias que trabajan con la población local.


miércoles, 1 de julio de 2020

La administración marroquí en El Aaiun ocupada destruye la tumba de Meimuna Mint Larosi Uld Ekmash


Fuente: Diario La Realidad Saharaui/DLRS, martes 30 de junio de 2020
La administración marroquí en El Aaiun ocupada destruye la tumba de Meimuna Mint Larosi Uld Ekmash. Una violación sin precedentes en las religiones 
Las autoridades marroquíes en la ciudad saharaui ocupada El Aaiun destruyen el sepulcro de una mujer saharaui fallecida en 2005 y erige un edificio en el lugar de su sepulcro
Un hecho sin precedentes sacude estos días la conciencia de la población saharaui en la ciudad ocupada El Aaiun. Se trata de la madre de la familia Ahel Ekmash, Meimuna Mint Larosi Uld Ekmash fallecida en 2005 en Las Palmas de Gran Canarias y trasladada a su ciudad natal saharaui, lugar donde reside toda su familia. En palabras de su hijo “Meimuna antes de fallecer como último deseo que nos pidió, fue enterrarle en un solar propiedad de su padre donde tenía construida una casa desde hace varios años atrás. Y así fue su deseo y nosotros lo cumplimos, un mes antes de fallecer también su padre. Las autoridades para cometer este desagradable atropello aprovecharon el confinamiento del Coronavirus cuando nadie podría salir y con sus máquinas llegaron al solar, destruyeron la tumba, la casa y  dejaron la tumba convertida en un escombro. Todo para construir un edificio”.
Su hijo en un video grabó el sepulcro convertido en un amasijo de piedras y losas.  Y mientras lo filmaba y movía algunas de las sagradas piedras de la tumba lamenta indignado, “En estas piedras convertidas ahora en gravillas estaba su lápida con su epitafio y el ataúd. Ni los nazis ni los más inhumanos de los seres pueden cometer algo semejante contra una tumba, esta gentuza sí son capaces, y este acto solo lo hace un país de criminales”.
El hijo de Meimuna Mint Ekmash ante la destrucción de la tumba de su madre explicó que su madre lleva más de una década en este lugar. “En ninguna religión, ni fe ni en cualquier otro credo sea como fuera esta barbaridad se admite”. Sin embargo decía “los marroquíes fueron capaces de hacerlo, ya no se trata de humillar a los vivos sino ahora  a los muertos, quieren destruir todo cuanto se presenta en su camino”. Y se preguntaba ante la tumba de su madre, ¿Cómo los sentimientos de una familia pueden reaccionar ante este hecho? Su hija que aparece su voz en el video decía que las autoridades marroquíes cuando decidieron  su macabro plan, al menos, tenían que haber avisado a su familia para que la trasladen a otro sitio y no profanar su tumba de la manera que se ha realizado. Y pide justicia contra el responsable que haya sido el autor de la profanación y  destrucción de la tumba.
El defensor de derechos humanos y expreso político saharaui Hmad Hammad en un texto que publico en su cuenta de Facebook, condenó este inhumano atropello que va en contra de las religiones y los valores con que los humanos se identifican y se  respetan, y dijo “La cumbre de la represión, la cumbre de la humillación y el menosprecio al ser saharaui, ha alcanzado su punto limite en el que apenas nos quedan derechos, y ya no solo la violencia contra nuestra identidad y nuestra libertad. Ahora nos persiguen hasta bajo tierra, es muy triste lo que le está pasando a las familias saharauis en las zonas ocupadas”. Y lamente el activista saharaui lo que sucedió, “Ahora resulta que el estado invasor marroquí destruye su tumba bajo el pretexto de que una empresa inmobiliaria quiere construir un edificio”.
Este medio puesto en contacto con la vicepresidenta de la Asociación Saharaui contra las Violaciones de Derechos Humanos Cometidas por el Estado Marroquí, ASVDH, la expresa política Ghalia Djimi, dijo que la profanación y destrucción de la tumba al preguntar a los familiares  por la profanación de la tumba nadie supo en qué fecha se ha cometido la destrucción. Y que la familia se enteró del caso hace unos dos días. Ghalia Djimi basándose en el relato de la familia dijo que la mujer tenía un solar desde la época colonial en una zona al norte de El Aaiun que se llama Lemreyat y que la finca era propiedad de su padre Larosi Uld Ekmash. Allí la familia vivía junto a otras que tenían también sus propiedades de tierras con  barracas y  jaimas.  Tras la invasión marroquí a la ciudad en 1975 Maimuna estuvo viviendo en el solar donde la finca que iban manteniendo y cuando su familia se trasladó a la ciudad de El Aaiun, no dejó de frecuentar su propiedad por el cariño que tienen al sitio. Y en el año 2005 cuando se enfermó pidió a su familia que en caso de su muerte que la enterraran en esa finca con la que muchos sentimientos y recuerdos de su familia. La administración de ocupación marroquí en estos últimos años ha ido apropiándose de esos terrenos, destruyendo fincas y construyendo en ellas edificaciones, sin respetar la propiedad privada de los saharauis. Según el portal  de información saharaui Nushatta en sus noticias de hoy 30 de junio la familia de Maimuna hizo un llamado a la  población saharaui para ayudarle en encontrar el lugar donde han sido trasladados los restos de Maimuna, si estos no hayan sido quemados por la administración marroquí.

domingo, 28 de junio de 2020

Marruecos en territorios ocupados del Sahara: confina en malas condiciones a migrantes del áfrica negra



Fuente: El Diario, sábado 27/06/2020
Marruecos sin control frente al Covid confina en condiciones infrahumanas a los migrantes africanos en El Aaiun ocupada
El periódico digital El Diario a través de su reportera Sonia Moreno recoge hoy sábado la difícil situación de los migrantes del ÁFRICA negra que en su itinerario hacia Europa pasan por la ciudad ocupada del Sahara Occidental, El Aaiun, controlada militarmente por Marruecos.
Sonia Moreno en un extenso reportaje relata que, “Las autoridades marroquíes están deteniendo de forma masiva e indiscriminada a personas de origen subsahariano en El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, a los que encierran en centros de internamiento para someterles a test de COVID-19. "No hay agua. Les pedimos que nos traigan bidones al menos para lavarnos, porque en el baño no hay agua. No comemos. Nos dan un pan y hay que esperar hasta la noche para comer otro pan", explica un migrante de origen subsahariano encerrado este viernes, después de que la policía irrumpiese en su casa. Ver el lamento de una mujer migrante que pide ayuda.
Los agentes desconocen si las personas a las que detienen han estado en contacto con un positivo o si presentan síntomas, sino que han convertido a todo migrante subsahariano en sospechoso de estar contagiado. Aunque las fuerzas de seguridad marroquíes encerraban desde el inicio de la pandemia en centros de internamiento a personas migrantes que se encontraban en la calle con el objetivo de que estos cumpliesen el confinamiento, ahora han dado un paso más.
Desde la semana pasada, los agentes detienen y encierran a personas de África subsahariana con el objetivo de someterles a pruebas PCR, tras la detección de 25 contagios entre los 68 ocupantes de dos pateras que partieron de El Aaiún con destino Fuerteventura la semana pasada -todos ellos fueron identificados en la isla y se encuentran siguiendo su cuarentena-. Una tercera embarcación fue rescatada en la costa de Tarfaya, a 85 kilómetros de El Aaiún, y 37 personas dieron positivo en el test de coronavirus.
Algunos de los contagiados trabajaban en una empresa de conservas en el puerto de El Aaiún, conocido como 'La Playa', donde se ha localizado un brote. A pesar de que en los últimos días se detectaron 168 casos de la COVID-19, solo 24 son personas de origen subsahariano.
Los encierros han despertado protestas en algunos de estos centros. "Ayudadme, voy a morir. Los militares nos tienen encerrados aquí, nos obligan a tomar comprimidos, dicen que es para el corona. Yo no tengo corona, me están forzando a morir, ayudadme", denuncia en un vídeo una mujer encerrada con sus hijos desde hace dos semanas.
Marruecos ha pasado a hacer redadas en las casas donde suelen vivir los migrantes. En varios vídeos enviados a las organizaciones y compartidos en las redes sociales se puede ver cómo los sacan de sus casas y los meten en furgonetas sin atender a las medidas de distanciamiento social necesarias para evitar el contagio. Tampoco tienen en cuenta si han guardado la cuarentena.
"Estaba en casa durmiendo y vinieron por la noche a cogerme. Cuando salí, me dijeron que subiera para poder hacerme el test de coronavirus y que podría volver pasado mañana. Desde que llegamos no comemos nada más que pan. Encima de eso estamos cerrados aquí y no tenemos el derecho de salir a comprar lo que queramos. No podemos lavarnos, y llevamos con la misma ropa desde hace cinco días", relata con un hilo débil de voz un migrante desde Tarfaya.
El Gobierno marroquí ha creado dos centros de internamiento en una escuela y otro local desde que comenzó la pandemia. "El dolor de los migrantes subsaharianos continúa en El Aaiún en lugares de encierro ilegales donde viven condiciones muy difíciles", denuncia Omar Naji, presidente de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) en Nador. Además, advierte que el mismo procedimiento se extiende a otras localidades del país; en Rabat desde hace dos días están haciendo redadas en las casas.
Aunque el número de detenidos cambia cada día, el colegio Dsira de El Aaiún mantenía retenidas este jueves a 55 personas. A las puertas de este centro se agolparon otros migrantes en una protesta que terminó en enfrentamientos con la intervención de agentes antidisturbios. Al menos "un senegalés resultó herido", según explica otro de los detenidos.
Discurso xenófobo
"Cuando hay un grupo racializado que hace algo, la culpa se extiende a todo el grupo. Si un migrante africano negro tiene coronavirus, entonces van a hacer redadas en todos los barrios de migrantes y confinarlos. Pero si un europeo blanco tiene coronavirus, no van a hacer lo mismo con todos los europeos. Treinta migrantes que llegaron a España tienen coronavirus, pero ¿cuántos casos había en España antes? ¿Y por eso empiezan a violar los derechos humanos de gente que se encuentra en una situación precaria?", denuncia a eldiario.es Cynthia Magallanes-González, estudiante de doctorado en la universidad de Michigan, que ha trabajado en Marruecos en los últimos cuatro años investigando los flujos migratorios.
"Los contagios están llevando a la discriminación y al racismo con la población migrante subsahariana a la que se refieren como africanos. Incluso hubo una pelea en el empresa de conservas de pescado entre marroquíes y subsaharianos acusando a estos últimos de traer la COVID-19", explica a eldiario.es Ahmed Brahim de 'Equipe Media'.
El Diario.es destaca que “el miedo y el discurso racista que empieza a extenderse en la región queda reflejado en un mensaje de un conductor de Tarfaya, que al encontrarse en la carretera a un grupo de personas migrantes subsaharianas a pie, alerta del peligro de contagio y hace un llamamiento para que se difundan sus palabras y lleguen a las autoridades locales: "Están viniendo a pie de Guelmim a Tan-Tan, y son ellos los culpables de los casos que hubo en El Aaiún. Que dios nos proteja, si alguno de ellos consigue llegar a Tantan vamos a contagiarnos todos del virus. 

Aumento sin control del Coronavirus en territorios ocupados del Sáhara Occidental por Marruecos


Aumento sin control del Coronavirus en territorios ocupados del Sáhara Occidental por Marruecos
Fuente: Diario La Realidad Saharaui/DLRS, 27/06/2020
El Comité Noruego de Apoyo al Sáhara Occidental, en su web publica ayer sábado 27 de junio que tras el regreso de los colonos marroquíes que trabajaban en la industria pesquera en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, el número de pacientes con coronavirus en el territorio ha aumentado con un 8250 por ciento en menos de una semana.
El Comité Noruego dijo que hasta no hace mucho se habían registrados en el territorio muy pocos casos de corona en la parte ocupada del Sáhara Occidental. El 19 de junio, la contingente de la ONU, MINURSO presente en el territorio informó dos casos confirmados. Sin embargo ayer, 25 de junio, el número de casos confirmados había aumentado a 167, según el organismo de la ONU.
El Comité Noruego dijo que aún no se han reportado casos en la parte liberada del Sáhara Occidental, ni en los campos de refugiados saharauis en Argelia.
El comité noruego dijo que la imagen de arriba, fue tomada el 21 de marzo, y muestra a colonos marroquíes reunidos en la parada de autobuses en la ciudad ocupada Dajla para regresar a sus lugares de origen en Marruecos, ya que el gobierno marroquí impuso el cierre a Marruecos y a los territorios ocupados del Sáhara Occidental. La mayoría de los colonos trabajan en el sector pesquero en parte del territorio bajo control militar marroquí.
Los colonos marroquíes al término del confinamiento en Marruecos han regresado a la ciudad de Dajla. El video fue recogido el 1 de junio donde muestra a un convoy de 22 autobuses, que contienen unos 1000 colonos, que regresaban al territorio. Esta migración de Marruecos al Sáhara Occidental podría ser una razón principal para el crecimiento explosivo en nuevos casos positivos. Afirmó el comité Noruego de Apoyo al Sahara Occidental. Ver video 
Los grupos saharauis también han expresado su preocupación por los ciudadanos marroquíes y extranjeros que ingresan al territorio a través del tráfico marítimo a Dajla y El Aaiún. Los nuevos datos del organismo de la ONU solo ilustran nuevos casos en El Aaiún y Bojador, y no indican nada sobre un posible aumento de Dajla, Villa Cisneros.

martes, 23 de junio de 2020

China excluyó a Marruecos de la Cumbre África-China 2020 sobre Covid19 por no tener peso efectivo en la región

Fuente: Diario La Realidad Saharaui/DLRS, martes 23/06/2020
China excluyó a Marruecos de la Cumbre África-China 2020 sobre Covid19 por no tener peso efectivo en la región
Tu propio peso te hace caer, el régimen de Marruecos dentro de los países africanos no fue invitado por el presidente chino para participar en la Cumbre Extraordinaria China-África sobre Covid-19. Sobre la Cumbre los medios marroquíes se apresuraron a "ironizar" que la República Saharaui RASD no sido invitada a la cumbre. Ignorando que en la República Saharaui no se ha registrado ningún caso del Coronavirus, gracias a la medidas de seguridad que se tomaron desde el primer momento y el aislamiento de los campos de refugiados saharauis y los territorios liberados, único país del áfrica que no ha llegado la pandemia.
Pekín ha elegido cuidadosamente a sus 14 países invitados y ha basado su elección en unos selectos e importantes factores, lo que significa que, según el gigante económico asiático, Marruecos no debería ser parte de estos 14 países elegidos para la Cumbre África-China.
En cuanto a la no participación de la República y a los grises comentarios de la prensa marroquí, el Ministerio de Asuntos Exteriores saharaui Mohamed Salem Uld Salek afirmó que la Cumbre se celebró por iniciativa exclusiva de China y aclaró que la reunión chino-africana no forma parte de la agenda de la Unión Africana, UA, por lo tanto no compromete a la organización panafricana, sino solo a los países que fueron invitados. Uld Salek dijo que "Es una iniciativa unilateral de China que establece su agenda e informa a la parte africana de su plan económico y comercial para África",
Según el periódico Algerie Patriotique y la agencia nacional argelina Aps, China ha elegido y confiado el encuentro en catorce estados africanos de peso, encabezados por Argelia, Nigeria, Sudáfrica y Egipto, "por su reconocido papel de liderazgo" en el continente africano". Y su papel  para el norte de África, por lo tanto, es bastante natural que los líderes chinos hayan recurrido a Argelia. La cumbre a la que el presidente Xi Jinping convocó apunta a liderar una lucha común frente a la pandemia de Covid-19 "a través de la solidaridad y la cooperación", dijo el presidente chino. Se sabe que Argelia es el único país africano que creo el año pasado la Agencia de Solidaridad y Cooperación de Argelia, enfocada a la cooperación y ayuda en el ámbito africano.
Por lo tanto, los catorce países invitados a la reunión se verán comprometidos por este proceso y se les insta a establecer "centros de salud" para abarcar todo el continente. Con este fin, se decidió "aumentar la solidaridad", "mantener el multilateralismo" y "fortalecer la cooperación en el marco África-China ante los posibles efectos de rebrotes de la pandemia.
Los líderes africanos y chinos han expresado "profunda preocupación por los desafíos sin precedentes, inmediatos y significativos que plantea la amenaza de la propagación de Covid-19 a las personas de todo el mundo, particularmente su gran impacto en la vida y la salud de los africanos".

lunes, 22 de junio de 2020

Eurodiputados reclaman a España que cumpla el derecho internacional respecto al Sáhara Occidental


Fuente: Diario16, lunes 22/06/2020
El periódico Diario 16, en su edición lunes 22/06/2020, respecto a las movilizaciones de amigos del pueblo saharaui en el Parlamento Europeo, indicó que,- El Tribunal Superior de Justicia de Esoala dictó recientemente una sentencia en la que indicaba que el «Sahara no puede ser considerado España a los efectos de la nacionalidad de origen contemplada en esta norma». Esta decisión indica que el hecho de haber nacido en el Sahara Occidental durante el periodo de ocupación española o ser descendiente de quienes lo hicieron no abriría la puerta a la obtención de la nacionalidad española de origen, contrariamente al criterio vigente hasta ahora y por el cual miles de personas habían accedido a la nacionalidad. Aunque todavía no se han agotado todas las instancias legales, esta sentencia podría sentar precedente y desencadenar en la práctica una cadena de denegaciones de solicitudes de nacionalidad.
Un hecho tan grave ha hecho reaccionar a varios eurodiputados entre los que se encuentra Miguel Urbán, de Anticapitalistas, y han escrito una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la que indican que «más allá de sus graves consecuencias potenciales, el elemento políticamente significativo es que, con esta decisión, el Tribunal Supremo considera que, hasta 1975, “el Sahara Occidental no formaba parte de España”, a pesar de estar bajo su dominio y mantener una relación colonial de facto reconocida en la misma sentencia».
Sin embargo, resulta alarmante que el Supremo apoye parte de su decisión referenciándose en la ley 40/1975 de 19 de noviembre sobre descolonización del Sahara, dictada menos de una semana antes de la muerte de Franco y que preparaba ya el camino para el inminente abandono español del Sahara Occidental y la posterior ocupación marroquí. Una ley franquista fundamentando una decisión judicial contemporánea que niega las obligaciones derivadas del pasado colonial español reciente y se desentiende de las tareas pendientes recogidas en el derecho internacional público.
En el asunto del Sáhara Occidental, no se puede olvidar que la ONU considera desde 1963 al Sahara Occidental como Territorio No Autónomo (TNA) pendiente de descolonización, siendo en la actualidad el único existente en África y el más grande por extensión y población en todo el mundo. Si ya en 1975 la Corte Internacional de Justicia de La Haya dictaminó que ni Marruecos ni Mauritania «ostentaban título alguno de soberanía sobre el territorio del Sáhara Occidental», en 2002 el Departamento Jurídico de Naciones Unidas recordaba nuevamente que «los Acuerdos de Madrid no han transferido la soberanía del Sáhara Occidental ni han otorgado a ninguno de los firmantes el estatus de potencia administradora, estatus que España no puede transferir unilateralmente».
Los eurodiputados firmantes de la carta indican que «la realidad jurídica y política española también contradice la afirmación de la sentencia del Tribunal Supremo. Como representantes de la provincia 53, los procuradores saharauis formaban parte de las Cortes franquistas (formalmente el órgano legislativo durante la dictadura) y en varias sentencias la Audiencia Nacional ha reconocido a España como la potencia administradora “de derecho” de dicho territorio.
» Sin embargo, esta última sentencia del Tribunal Supremo considera que “no son nacidos en España quienes nacieron en un territorio durante la etapa en que fue colonia española”. A pesar de que desde 1958 y hasta noviembre de 1975, las y los allí nacidos recibían el Documento Nacional de Identidad, el pasaporte español y un libro de familia».
En el fondo de esta sentencia, por tanto, subyace la misma lógica que rigió durante el abandono en 1975 y el progresivo desentendimiento desde entonces por parte del Estado español como antigua metrópolis: la intencionalidad de eludir cualquier responsabilidad de España respecto al pueblo saharaui. Consideramos y denunciamos que hay por lo tanto una intencionalidad política manifiesta detrás de la sentencia del Supremo.
Más allá de contribuir a aclarar la intencionalidad de dicha sentencia y su ajuste a la normativa nacional e internacional vigente, e independientemente de las ulteriores instancias legales que pudiesen confirmar o anular sus posibles efectos, los eurodiputados solicitan al presidente del Gobierno que impulse las medidas necesarias para la asunción definitiva, por parte del Estado español y en calidad de potencia administradora, de las tareas destinadas a concluir los pasos para completar la descolonización del Sahara Occidental, y más concretamente, los eurodiputados reclaman las siguientes medidas a adoptar:

Que el Gobierno de España otorgue la nacionalidad española a las y los descendientes de la antigua colonia española que así lo soliciten, como ya se realizó en casos anteriores como con la comunidad sefardí.
El establecimiento de relaciones diplomáticas de alto nivel con la República Árabe Saharaui Democrática.
La protección necesaria para las y los ciudadanos de los territorios del Sáhara Occidental ocupado por Marruecos, a las y los saharauis que se encuentran en los campamentos de refugiados en territorio argelino y a todos aquellos que, por diferentes razones, se encuentran actualmente en el Estado español.
Una intervención urgente ante la grave situación en la que se encuentra medio centenar de presos políticos saharauis en cárceles marroquíes, lugares propicios para la propagación de virus como el COVID-19 dado el hacinamiento y la total falta de higiene4.
Contribuir decididamente a la celebración del referéndum de autodeterminación para el pueblo saharaui, tal y como está previsto desde hace décadas en el derecho internacional.
Los eurodiputados firmantes son:
Miguel  Urbán  Crespo  (GUE/NGL – Anticapitalistas)
Fernando Barrena Arza  (GUE/NGL – EH BILDU)
lzaskun  Bilbao  Barrandicta  (Renew –  PNV)
Diana Riba i Giner (Greens/EFA – ERC)
María Eugenia Rodr Íguez Palop (GUE/NGL – Podemos)
Ernest Urtasun (Greens/EFA – Catalunya en Comú)
ldoia Villanueva Ruiz (GUE/NGL – Podemos)
Ana Miranda (portavoz del BNG Europa)


sábado, 20 de junio de 2020

Los habitantes del Sahara Occidental son los refugiados olvidados de África


Fuente: Eye Witness News  sábado 20/06/2020 Día Mundial del Refugiado.
ARTICULO DE OPINIÓN
"Los habitantes del Sahara Occidental son los refugiados olvidados de África", de Constantinides
Catherine Constantinides es una activista internacional de clima, justicia social y defensora de los derechos humano sudafricana
De la activista sudafricana amiga del pueblo saharauis Catherine Constantinides. Este artículo ha sido publicado este sábado por el periódico sudafricano Eye Witness News
Johannesburgo (Sudáfrica), 20 de junio de 2020 (SPS)-  Con motivo del  Día Mundial del Refugiado, como jornada de reflexión y sensibilización sobre la grave situación de millones de personas obligadas a huir de sus hogares y comunidades para salvar sus vidas y buscar seguridad, la activista sudafricana Catherine Constantinides ha recordado que “a pesar de la poca visibilidad que se le otorga a la situación en el Sahara occidental, los saharauis son los refugiados olvidados de África y del mundo, siendo víctimas de uno de los conflictos más longevos en la agenda de descolonización.
Conocedora del conflicto y gran defensora del derecho saharaui a la autodeterminación, Catherine Constantinides lamenta las difíciles condiciones en las viven miles de refugiados saharauis, a quienes el cruel régimen marroquí les ha negado vivir en su tierra natal, a pesar del apoyo internacional y el reconocimiento a sus justa reivindicaciones. Por lo que exige impulsar una acción constante, enfocada y decidida que garantice el derecho inalienable a la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental”.
En el artículo enfoque a la opinión pública a de habla inglesa, la activista sudafricana esclarece que “esto sigue siendo una crisis que requiere voluntad política y determinación para lograr justicia para un pueblo que lleva 45 años esperando el fin de un conflicto”.
“Según el informe del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ACNUR) de marzo de 2018, titulado 'Refugiados saharauis en Tinduf, Argelia, el número de refugiados saharauis desplazados como resultado de la invasión de Mauritania y Marruecos al Sahara Occidental en 1975 supera los 173.600”, ha señalado Constantinides.
De igual forma, cita el informe publicado por la Media Luna Roja saharaui, organización fundada en el 26 de noviembre de 1975 para auxiliar a los refugiados y brindar asistencia a las víctimas de guerra, en el que se detallan las graves condiciones a las que se enfrenta el pueblo saharaui por la prolongación del conflicto, las severas condiciones climáticas de la región o la disminución de las ayudas y asistencia de las grandes organizaciones internacionales y países donantes.
“Con la disminución de la asistencia financiera del Programa Mundial de Alimentos (PMA) al Sáhara Occidental a lo largo de los años, el acceso a alimentos se vuelve cada vez más crítico para las poblaciones refugiada de la última colonia de África” advierte Constantinides, a la vez que especifica que “la encuesta nutricional más reciente de UNCHR / WFP indica que el 25% de los niños menores de 5 años sufren de desnutrición”.
También señala “La crisis del Sáhara Occidental es una representación de una crisis global que debe abordarse para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible” para terminar con todas las formas de hambre y desnutrición para 2030 y velar por el acceso de todas las personas, en especial los niños, a una alimentación suficiente y nutritiva durante todo el año.
Implicada con las justas luchas en el continente africano y activista contra el cambio climático, Catherine Constantinides ha participado en varios eventos internacionales para defender al pueblo saharaui y denunciar las graves violaciones de derechos humanos perpetradas por el régimen de ocupación marroquí. También ha visitado en varias ocasiones a los campamentos de refugiados saharauis.   
El 4 de diciembre de 2000, la Asamblea General de la ONU determino el 20 de junio como día mundial del Refugiado y determinar una jornada de reflexión sobre el destino de millones de personas olvidadas.


viernes, 19 de junio de 2020

Protestas en las calles de El Aaiun por el 50 aniversario del “Grito de Zemla de 1970” y contra la ocupación marroquí


Fuente: Diario La Realidad Saharaui/DLRS, 18/06/2020
Protestas en las calles de El Aaiun por el 50 aniversario del “Grito de Zemla de 1970” y contra la ocupación marroquí
Activistas saharauis insultadas e impedidas a visitar el histórico militante anticolonial Mohamed Uld Hamuya  enfermo en su casa
Varias activistas y expresas políticas saharauis entre ellas Mahfuda Bomba El Fakir, activista recién puesta en libertad por Marruecos al cumplir su condena el 15 de marzo pasado fueron retenidas por agentes marroquíes el miércoles 17 de junio en la ciudad de El Aaiun, cuando intentaban celebrar el 50 aniversario de Zemla de 1970 y homenajear al histórico integrante de del Movimiento de Basiri, Mohamed Uld Hamuya, que se encuentra convaleciente desde hace unos años en su casa. Las protestas se realizaron en los barrios de Maatala, antiguo Zemla y en la avenida Smara, principal arteria de El Aaiun.
Uld Hamuya en palabras del expreso político saharaui Brahim Dahan, “Es un histórico integrante del Movimiento Liberación Sahara, OLS de Basiri que ayer cumplió su 50 aniversario de la primera sublevación del nacionalismo saharaui contra el franquismo español.  En palabras del Brahim Dahan, “Mohamed Uld Hamuya, para los saharauis de los territorios ocupados es un referente histórico, un padre espiritual en la lucha; un militante con una brillante trayectoria de lucha tanto contra el colonialismo español en su época como la actual ocupación marroquí”.

Fuentes de activistas desde El Aaiun afirmaron que varios agentes marroquíes vestidos de paisanos pararon a Mahfuda y sus compañeras tras su participación en la protesta en la calle Smara, una de las calles céntricas de El Aaiun, les fueron provocando con preguntas e insultos degradantes. Los agentes se dirigieron con la dariya marroquí a Mahfuda amenazándoles “aranek babak lahi terdjii lil habs”, expresión marroquí insultante y amenazadora hacia la persona de la activista, “maldita te volveremos otra vez a la cárcel”.
Los agentes marroquíes según la fuente activista intentaron usar su acostumbrada brutalidad contra el grupo de activistas con empujones y degradantes insultos a todo el grupo, pero afortunadamente algunas pudieron escapar y poder entrar en la casa del histórico integrante de la OLS de Basiri de 1970, sublevación conocida como el Grito de Zemla y cumplir parte de la celebración que la población saharaui tenía prevista.


miércoles, 17 de junio de 2020

Mohamed Sidi Brahim Basir BASIRI: Cincuenta años de una barbaridad


Por Larosi Haidar
Ha pasado ya medio siglo de la ignominiosa acción llevada a cabo por el Estado español y, a día de hoy, ni mu sobre la desaparición del líder saharaui que tuvo la imperdonable osadía de pedir, pacíficamente, la libertad de su pueblo. Y decimos desaparición aun cuando todos sabemos que fue una cobarde liquidación a sangre fría de cuya nocturnidad y alevosía fueron testigos impávidos las dunas cercanas al Aaiún.
Cuántas veces tomamos esa carretera que va de la ciudad a la playa sin sospechar siquiera de la existencia del terrible secreto bajo las omnipresentes dunas. Con la cabeza asomando por la ventanilla del coche y la fresca brisa marina dándonos en la cara, soñábamos con guerreros meharistas que se batían en retirada entre las sinuosas mamas de arena para volver al ataque en la siguiente curva. Otras veces, era "laqheua", el cafetín, lo que llamaba nuestra atención más allá de la primera línea de dunas. Se trataba de una pequeña construcción a la que llevaba, desde la carretera principal, una especie de camino curiosamente recto y despejado y que, desde siempre, nos había parecido de una naturaleza siniestra y sobrenatural. En alguna ocasión, incluso podían distinguirse reclutas peninsulares de esos con ojos de gato merodeando por los alrededores de "laqheua" haciendo no se qué entre tanta duna y duna. Hasta se oían voces y gritos extraños mezclados con el roce del viento cuando el coche alcanzaba el punto más cercano al cafetín. Entre los niños, nos decíamos barbaridades sobre su origen y seguíamos oyéndolos varios kilómetros después. Seguíamos viviendo en ese nuestro mundo de las barbaridades de la imaginación y la fantasía que, con el tiempo, se fueron disipando para dar paso a realidades y experiencias más concretas y palpables.
En otras ocasiones, era el pedaleo de nuestras maltratadas bicis lo que amortiguaba esos gritos que parecían surgir del más allá. Entonces, las dunas parecían cobrar vida persiguiéndonos implacablemente y haciéndose eco de las aterradoras voces convertidas ya en susurros una vez que entrábamos, felices de seguir vivos, en nuestro alegre y gratificante Fuem Eluad. Atrás, quedaban las barbaridades de nuestro mundo mágico con sus escalofriantes dunas movedizas que, cual Gog y Magog, salían del abismo de la Saguia arrastrándose por su ribera siniestra para acabar sitiando al estremecedor cafetín.
Sin embargo, hasta el día de hoy y cincuenta años después, una barbaridad que no era de las nuestras sino que pertenecía al real y cruel mundo de los mayores, sigue allí con su bárbara terquedad y su insufrible silencio. Ese silencio estridente de la bala traicionera que te atraviesa la nuca, seguida de otra que te rompe el cráneo en pedazos, de otra que te atraviesa el corazón, de otra... y de otra, por si acaso.
Medio siglo después, España se empecina en no dar la cara y continúa actualizando su palmarés de traiciones y puñaladas al pueblo saharaui. Continúa ocultando una barbaridad sangrienta que todo el mundo conoce. Una barbaridad inolvidable que tiene nombre: Basiri.

En homenaje a Basiri en su 50 años de desaparecido

En homenaje al líder del nacionalismo anticolonial saharaui, Sidi Brahim Basiri, en su 50 aniversario de desaparecido por España
Texto del escritor y poeta saharaui Limam Boicha

BASIRI
Hay una foto. Allí estás tú.
Tus dedos largos y delicados sujetan una escuálida placa.
Número: B-2875.
Tu mirada está perdida como en el horizonte.
¿Sabes que tu hora está cerca?
Y no viene de tus ojos negros.
No de tu negra barba. No de tu pelo oscuro.
¿Dónde aguardan tus huesos?
Como una onda quedó tu sueño. Una onda inmensa que avanza.
Inexorablemente avanza.
Empujada por un deseo libertario, terrenal, vivo.

Algún día, un gesto suave ante una fosa, un cepillo,
una mano amorosa
traerá a la memoria del viento tus restos.
Quizás jirones de tu ropa,
quizás el casquillo de la bala con la que segaron tu vida.
Algún día, se desmoronará el largo invierno de silencio
con el que aquella pala te sepultó.
¿Dónde?

Algún día,
el pueblo desgarrará el velo con sus ojos,
disipará la niebla con su conciencia pura
y dejará al descubierto la ligereza
con que te arrojaron al hacha de los verdugos.
El hierro con el que te quemaron.
El verbo con el que te inmolaron.
La alegría con la que te traicionaron.
La indiferencia con la que- aún -te siguen martirizando.

Algún día, Basiri. Algún día…

Muchos son los obstáculos
y vigorosos han de ser los esfuerzos,
pero hay que ir removiendo
las entrañas del mundo
hasta encontrar la verdad.

Aunque quieran borrar todos los rastros,
y escondan el horror de los cuerpos desprovistos de saliva y sangre.
Aunque la verdad les sepa a hiel,
y no aparenten más que indiferencia y desprecio.

Aunque tú a veces tengas miedo,
y otras disfraces tus palabras para que no te entiendan,
y otras veces alces tu rostro al cielo,
y terribles recuerdos vuelvan a tu memoria,
y supliques, y te sientas abandonado.

Y aunque escuches elogiar a tus verdugos.
Y a veces solo veas hilos de una esperanza ya harapienta.
Aún entonces,
no dudes de que, algún día,
cobrará aliento la memoria inocultable.
La canción de tus sueños, al fin desvelada.

Y cada día de largo silencio,
por más que intenten extinguir el eco
de los disparos en la plaza de Zemla,
por más arena que descarguen sobre el cuerpo de Basiri,
la verdad se hará más fuerte, estruendosa y vital.





domingo, 14 de junio de 2020

El Polisario, el pueblo y el Gobierno Saharauis lamentan la marcha de la actriz catalana Rosa María Sardá


Fuente: Diario La Realidad Saharaui/DLRS, domingo 14/06/2020
El Polisario, el pueblo y el Gobierno Saharauis lamentan la marcha de la actriz catalana Rosa María Sardá, "Siempre en el corazón y memoria saharauis"
Sahara Occidental/Bir Lehlu junio de 2020 agencia nacional saharaui (SPS)-. La agencia hace eco del comunicado difundido por el Frente POLISARIO y el Gobierno Saharaui a raíz del fallecimiento de la actriz catalana Rosa María Sardá, quien fue incondicional amiga de la causa saharaui.
El gobierno saharaui y el Polisario indicaron que  “En nombre del pueblo saharaui quisiéramos expresar nuestro más sentido pésame a su familia y allegados”, afirma el mensaje de condolencias que ha sido difundido a través de la Representación Saharaui para España.
Para el gobierno saharaui  la actriz catalana fue “una  mujer comprometida con la lucha y resistencia del pueblo saharaui por su libertad y recuperación de su soberanía territorial”.
“Rosa María Sardá estará siempre presente en la memoria y en los corazones del pueblo saharaui”, finaliza el mensaje de condolencias.
La actriz formó parte del movimiento solidario español desde la plataforma internacional Festival Cine del Sahara FiSahara, evento en el que la actriz participó en varias de sus ediciones en los campamentos de refugiados saharauis. El pueblo saharaui la llevará en su corazón con otros muchos amigos que se marcharon y dejaron sus imborrables huellas de solidaridad en la lucha del pueblo saharaui.

sábado, 13 de junio de 2020

17 de junio: 50 Aniversario del «Grito de Zemla» Casa Piedra


Fuente: CatalunyaExpress 12/06
17 de junio: 50 Aniversario del «Grito de Zemla» Casa Piedra. El historiador experto en el Sahara Occidental, Pablo Ignacio de Dalmases
Catalunya Press, edición viernes 12 de junio. El periodista y escritor Pablo Ignacio de Dalmases, cercano a la historia del Sahara Occidental destaca episodios del proceso de descolonización saharaui,-En junio de 1970 yo era un periodista recién titulado que prestaba servicio en la redacción de Solidaridad Nacional, un diario matutino de Barcelona popularmente conocido como la Soli. El chico del télex iba cortando las noticias que “escupían” los aparatos y las iba trayendo a redacción. A mí me tocó una cuyo tenor literal rezaba:
“El pasado miércoles, día 17, a las 11 de la mañana, se celebró en El Aaiún una manifestación de adhesión a España que se desarrolló dentro del mayor orden y entusiasmo y a la que concurrió la mayor parte de la población y tribus vecinas. En la tarde del mismo día, un grupo de jóvenes, movidos por agitadores extranjeros, provocó disturbios que tuvieron que ser reprimidos por las fuerzas de orden público las cuales, al responder a varios disparos de pistola, ocasionaron dos muertos de raza negra que no han sido identificados como saharauis. En los momentos actuales reina la más completa tranquilidad y las autoridades judiciales proceden al esclarecimiento de los hechos”.
A la altura de 1970 el Sáhara era la única provincia africana que le quedaba a España puesto que el año anterior había entregado Ifni a Marruecos y dos años antes concedido la independencia a Guinea Ecuatorial. Sea por la nostalgia de un orden colonial ya desaparecido en casi todo el continente -Portugal aún resistía y otros países también en algunos rincones-, sea por el reciente descubrimiento de fosfatos, el gobierno español iba dando largas a las peticiones de descolonización que iba emitiendo la ONU pero, como es natural, los vientos de libertad que recorrían el tercer mundo también llegaron, si bien atenuados, al desierto español.
El encuentro que habían realizado en la primavera de 1970 en Tlmencén Hassan II y el presidente de Argelia y la entrevista posterior entre el rey de Marruecos y el presidente mauritano, Mojtar Uld Daddah, habían despertado la alarma entre la población saharaui que deseaba un futuro sin ninguna otra tutela exterior. Algunos notables sugirieron al Gobierno general de la provincia celebrar un acto que rechazara cualquier pretensión anexionista de los países vecinos y manifestara su confianza en España, a lo que se accedió sin problemas. Pero entre tanto, había ido surgiendo un movimiento espontáneo que preconizaba la autodeterminación del territorio, si bien por vías pacíficas y de común acuerdo con España y que lideraba un tal Basiri, persona culta y nada extremista.
Al Gobierno General habían llegados ecos de la existencia de este movimiento y parece que recibió mensajes que trataban de proponer conversaciones, pero no se dio por aludido. Entonces, los responsables de la Organización Avanzada para la Liberación del Sáhara, que así se llamaba, decidieron aprovechar la logística montada por las autoridades para la manifestación oficial a fin de traer a la capital a muchas personas que, en vez de acudir a ella, se reunirían en el alfoz periférico de Zemla en otra manifestación paralela.
El 17 de junio de 1970 hubo, por consiguiente, dos manifestaciones, una legal y otra ilegal o alegal. El gobernador Pérez de Lema se desplazó a Zemla para intentar convencer a los reunidos -con mayoría de jóvenes- que se unieran a la organizada por el Gobierno, pero su propuesta no fue aceptada. De las palabras se pasó a las órdenes conminatorias, de ellas a los insultos, de los insultos a las piedras y cuando la Policía, formada no por profesionales, sino por agentes que cumplían su servicio militar, se vio desbordada, el gobernador cometió el imperdonable error de llamar a la Legión, que no es precisamente un cuerpo de orden público. Hubo, por tanto, tiros y muertos. Se ha hablado de cientos, pero no es verdad. Las autoridades reconocieron dos -que, por cierto, no eran negros, ni extranjeros- y uno de los organizadores de la manifestación de Zemla me confirmó años después la cifra, añadiendo dos más que fallecieron a causa de las heridas.
Los cabecillas de la manifestación ilegal fueron detenidos, interrogados “hábilmente” según los usos de la época -palo y tentetieso-, confinados durante cerca de un año y a la postre perdonados. Muchos de ellos eran funcionarios del Gobierno, policías y militares de las Tropas Nómadas. El único que no volvió a salir a calle fue Basiri que, si bien organizador, no llegó a participar en la manifestación y al que el Gobierno, en una deleznable decisión, fusiló sin formación de causa, negando desde entonces que lo había hecho. Fue, como dijo Talleyrand -o Fouché, a los dos se les atribuye la frase- de la ejecución del duque de Enghien, “peor que un crimen, fue un error”, porque Basiri no era ningún extremista y estaba dispuesto a dialogar y pactar un futuro que se sabía inevitable.
El 17 de junio de 2020 se cumple el quincuagésimo aniversario de aquella fecha conocida ya como el «grito de Zemla», que se une a los de Dolores -Méjico-, Yara y Baire -Cuba-, Lares -Puerto Rico- y Balintawak -Filipinas-, expresión cada uno de ellos del deseo de emancipación expresado en su momento por diferentes pueblos hispánicos. El de 1970 supuso el inicio de un proceso que acabaría con el ridículo más espantoso, cuyas trágicas consecuencias aún se padecen. La indignidad con que el Gobierno de Madrid creyó “resolver” cinco años después el problema del Sáhara está aún pendiente de reparación, que sabemos difícil porque hay un tercero poderoso, Marruecos, que ha invadido el Sáhara con el apoyo de Francia y Estados Unidos y se niega a abandonarlo, a pesar de que la ONU recuerda que continúa siendo un territorio pendiente de autodeterminación y que España es todavía la potencia administradora del territorio (dictamen Corell, 2002).
Nuestros sucesivos gobiernos han estado siempre acobardados por los chantajes permanentes de Rabat pero ahora que lo ejerce un gabinete de izquierdas comprometido con la ley de “memoria histórica” acaso podría empezar a recuperar esa dignidad perdida reconociendo, al menos, la ejecución extrajudicial de Basiri -un verdadero “crimen de Estado”- y clarificando para la historia quién la ordenó, cómo, cuándo y dónde se llevó a cabo y en qué lugar se depositaron los restos de quien hoy es considerado con toda la razón el protomártir de la nacionalidad saharaui.

jueves, 11 de junio de 2020

La desaparición de Basiri y la pérdida hemorrágica de dignidad de la ‘democracia’ española


Fuente: La Marea
ARTICULO DE OPINIÓN
Aminetu Haidar, la activista saharaui Premio Nobel Alternativo de la Paz 2019
En el 50 aniversario de la desaparición del líder saharaui Basiri, la activista Aminetu Haidar pide "a la 'democracia' española a que frene la pérdida hemorrágica de su dignidad"
La historia jamás borrará la vergüenza del Estado español por su traición histórica y deshonrosa al pueblo del Sáhara «Español», en su momento, y de la República Saharaui/Sáhara Occidental, en la actualidad. Y ello a pesar de los intentos de las élites políticas españolas de tapar el sol de la verdad con la red de sus penosos posicionamientos.
Igualmente, el Estado español tampoco podrá endosar su traición a ningún partido o bloque político, en particular de los que gobernaron España desde que en 1965 asumió sus responsabilidades políticas en el Sáhara Occidental tras integrar ese territorio como la provincia española número 53.
Luego, España renegaría de todo esto en una interminable serie de traiciones como el crimen de lesa humanidad cometido por las autoridades españolas contra los manifestantes pacíficos saharauis de Zemla, el secuestro del líder del Movimiento Nacionalista Saharaui en aquel entonces, el desaparecido Mohamed Sidi Brahim Basiri; la firma en la sombra un acuerdo traicionero y tripartito para dividir en dos el Sáhara Occidental y abandonar al pueblo saharaui e impedirle disfrutar, como el resto de países africanos, de su derecho a la descolonización y a la libre autodeterminación; la entrega de miles de personas pacíficas y su exposición al bombardeo con napalm y fósforo blanco, a la persecución y al aniquilamiento por parte del aliado de Madrid, el régimen marroquí de ocupación…
Tras todo esto, los sucesivos gobiernos ‘democráticos’ españoles entraron en una imparable sucesión de traiciones, inauguradas por el presidente socialista Felipe González, quien claudicó de forma tan extraña y y aberrante ante el régimen monárquico marroquí que acabó siendo uno de sus mayores embajadores itinerantes en América Latina y otros países, en los que difundía las toxinas del Reino alauita contra el Frente Polisario.
Desgraciadamente, la metodología de González fue adoptada y seguida por los sucesivos gobiernos de España, sean de izquierdas o de derechas. Una estrategia en la que, como él, cayeron innumerables políticos españoles que, si quisiéramos transcribir sus nombres, necesitaríamos de innumerables páginas. Únicamente los pueblos de España fueron fieles a la Historia y en ningún momento dejaron de apoyar a sus hermanos y hermanas del pueblo saharaui resistente. Únicamente los pueblos de España cumplieron con sus responsabilidades hacia el pueblo saharaui y continúan resistiendo a su lado.
Hoy, con ocasión del quincuagésimo aniversario de la desaparición de Mohamed Sidi Brahim Basiri, queremos que todo el mundo sepa, mediante la campaña ¿Qué fue de Basiri? que no olvidamos a nuestros desaparecidos y que no dejaremos de responsabilizar al Estado español –y a todos sus órganos– de la desaparición de Basiri. Porque el único crimen de Basiri fue creer en el derecho de su pueblo a la libertad y aspiró a conseguirlo de forma pacífica. No levantó un arma contra nadie. No mató a nadie. No agredió a nadie.
En este momento, como militante saharaui y como víctima de desaparición forzosa que sufrió la represión y la terrible tortura en las cárceles secretas de Marruecos, me uno personalmente a esta iniciativa encomiable para decirle al Estado español que me aferro a todos mis derechos, esos derechos que el Gobierno español traicioneramente quiso negarme en muchas ocasiones. Primero, me negó mi derecho a la libertad y a la descolonización en 1975. Luego, me ha negado, desde entonces, mi derecho a la autodeterminación mediante su complicidad y su apoyo a la ocupación marroquí. Y ahora, continúa negándome como saharaui mi derecho a saber la verdad, toda la verdad, y sigue perseverando en su complicidad con el Majzén.
Desde aquí, exijo que se desvele al completo toda la verdad de lo ocurrido en los eventos de la Intifada de Zemla de 1970 y que se determinen las responsabilidades de las instituciones y los responsables españoles que cometieron crímenes de lesa humanidad y asesinatos de las víctimas saharauis en ese momento, y de las que no sabemos nada a día de hoy. Y exijo también verdad, reparación y justicia para todas las víctimas de desaparición forzosa, como es el caso de Basiri.
Desde aquí, invito a la ‘democracia’ española a que frene la pérdida hemorrágica de su dignidad, a que asuma sus responsabilidades ante el derecho internacional y a que deje de claudicar innecesariamente ante el régimen de ocupación marroquí. Pues nosotros no olvidaremos, ni perdonaremos, ni dejaremos de resistir.
Aminetu Haidar es activista saharaui por los Derechos Humanos. En 2019 fue galardonada con el Premio Nobel Alternativo.