lunes, 6 de febrero de 2017

Claude Mangin, esposa del preso saharaui Naama Asfari, llegó esta tarde a Ginebra después de ser expulsada por Marruecos

Fuente: porunsaharalibre; 06 de febrero de 2017
Según información del Ministerio de Asuntos Exteriores Francés, Claude Mangin regresó a Europa, al aeropuerto de Ginebra, esta tarde tras su expulsión de Rabat y Casablanca.
La esposa del preso político Naama Asfari había sido expulsada ayer Rabat y obligada a volar a Casablanca. En ese aeropuerto la señora Mangin dijo que no iba a embarcar en ningún vuelo y que estaría en protesta hasta que se le permite visitar a su esposo.
Marruecos no accedió y terminó por expulsar a Claude también de Casablanca.
El reino alauita, una vez más no respeta sus propias leyes que reflejan el derecho de visita a los detenidos por sus familiares directos.
La Sra. Magin es profesora, funcionaria pública en Francia, con residencia fija y sin antecedentes penales.
La única acusación que Marruecos puede hacer es que Claude Mangin tiene una opinión diferente del Reino de Marruecos sobre la legalidad de la detención de su marido. Opinión que fue confirmada por el tribunal de casación marroquí al cancelar el juicio militar de 2013 al Grupo de Gdeim Izik en el que se encuentra Naama Asfari.
También el grupo de trabajo de detenciones arbitrarias y el Comité contra la tortura de la ONU confirma que no hay ninguna prueba de culpabilidad y la obtención de confesiones fue bajo tortura.
Antecedentes.
Hay que recordar, la Sra. Mangin pasó varias horas en el aeropuerto de Casablanca, donde se vio obligada a ir tras su expulsión por las autoridades marroquíes en Rabat.
“Tengo mucho frío, estoy helada, sin posibilidad de acceso a alimentos o bebidas”, así se expresaba Mangin, puesta al habla con activistas saharauis. La expulsión de Mangin por Marruecos tiene el único motivo de impedir que pueda visitar a su marido en la cárcel.
Naama Asfari es uno de los presos políticos saharauis del grupo de Gdeim Izik y que cumple una pena de 30 años.
El Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas consideró a Marruecos culpable de detención arbitraria, tortura y juicio ilegal sin ninguna evidencia de haber cometido Naama Asfari ningún un crimen, con el agravante de haber sido detenido un día antes de los presuntos delitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada