domingo, 25 de julio de 2010

Testimonio de la agresión contra Kaltum Lebseir


TESTIMONIO DE KALTUM LEBSAIR, ACTIVISTA SAHARAUI QUE FUE AGREDIDA POR LA POLICÍA MARROQUÍ EL DOMINGO, 18 DE JULIO DE 2010, EN EL RECIBIMIENTO DE LA VII DELEGACIÓN DE ACTIVISTAS SAHARAUIS QUE REGRESABAN DE SU VISITA A LOS CAMPAMENTOS DE REFUGIADOS SAHARAUIS.

ASVDH. (Traducción Francisco Javier Callejas Marín)

Esto le ocurrió en la calle en la avenida Bucra-a, cuando escapaba de varias patrullas de policías marroquíes.

A continuación mostramos el testimonio íntegro.

Llegué a El Aaiún, la mañana del domingo, 18 de julio, en un taxi procedente de Smara.

Quería venir a la recepción de la VI delegación de activistas saharaui de derechos humanos, que regresaban de una visita a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf.

Me tomó un descanso en la casa de mi tío en el barrio de Al'Ina'ach.
Alrededor de 18,00 de la tarde, fui a la casa de Othman N'dour, un miembro de la delegación, donde su familia recibió partidarios y simpatizantes saharauis en una ceremonia para la ocasión.

Cuando llegué a la avenida Bucra-a, me sorprendió que decenas de coches de la policía marroquí rodeaba la casa de la familia del Sr. N'Dour.

También hubo decenas de ellos vestidos de civil, a los diversos organismos de seguridad marroquíes y de la inteligencia.

Como muchos de los policías marroquíes estaban visiblemente agresivos, me decidí a entrar en la casa de un miembro de mi familia, no muy lejos del lugar.
Una hora más tarde hemos oído gritar y salimos a ver qué estaba pasando fuera.

La policía perseguía a los ciudadanos saharauis con el fin de intimidar.
Corrí hasta la avenida Bucra-a que esperar y ver la situación desde lejos. Estaba acompañada por decenas de saharauis que esperaban la llegada de los miembros de la delegación.

De repente nos sorprendió una patrulla de policías vestidos de civil que nos persiguía a todos en un coche.

Uno de ellos me dio un puñetazo en la nariz. Yo sangraba mucho y me desmayé.

Cuando me desperté, miré hacia la persona que me golpeó y le pedí explicaciones de porque me había hecho eso. Él estaba con un grupo vestido de civil y uniformados. Posteriormente me insultó y me dio una patada, gritando palabras que no entendía y me dejó tirada en la carretera.

Uno de los ciudadanos saharauis me ayudó y me entré en su casa. Me asistió como pudo.

Algunos activistas de Derechos Humanos me aconsejaron que presentara una denuncia en la Comisaría de la policía marroquí. No lo hice, debido a que ya he hecho varias denuncias, pero nunca me han respondido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada