sábado, 14 de marzo de 2015

En memoria a toda una generación. En el adiós a Chadad Kaid Saleh

Chadad en el Mitin de la Mutualité de Paris, representando al Frente Polisario. Diciembre 1975
Ayer viernes 13 de marzo de 2015 nos dejaba para siempre Chadad Kaid Saleh Bachir, integrante de aquella irrepetible generación del 73 saharaui que espoleó y dirigió la conciencia nacional durante los últimos años del periodo colonial y posteriormente mantuvo la lucha contra la ocupación marroquí. Muchos de ellos se han ido a lo largo de estos años, en la guerra, en la lucha de resistencia pacífica, en la Intifada, en las cárceles y muchos aún siguen en el proyecto común de los saharauis por un Sahara libre y soberano. En cualquier larga marcha que se hace por un objetivo, por naturaleza inevitablemente se van quedando algunos en el camino.
Recuerdo cuando me contaba cómo se inició en la lucha por la independencia: “he nacido de esta lucha, porque en el año 1970 fui miembro de la Organización Liberación Sahara (OLS) de Basiri, cuando apenas tenía 16 años y más tarde en el Frente Polisario, y por esta causa igual algún día me iré como se fueron otros”. Hay muchos episodios de su larga trayectoria en la lucha del pueblo saharaui. Sobre Chadad me habló el poeta Sidi Brahim Uld Salama Uld Eyedud en los siguientes términos. En la sublevación de Zemla de 1970 Sidi Brahim iba acompañando como traductor a un alto cargo militar español que quería negociar con Basiri para que se retractara y dejara las manifestaciones antes de ser sofocadas con las armas de la legión del Tercio. Cuenta el poeta que fue con el oficial a la cita que les había dado Basiri en la casa de Lekuara Mint Habib, en el barrio Colomina Vieja. "Pasaje de mi próximo libro, Tiris, rutas literarias".
 – Así que llevé mi coche y nos dirigimos al lugar de la cita. Cuando llegamos estaban esperándonos el propio Sidi Brahim Basiri, Chedad Uld Kaid Saleh, Mahyub Uld Abderrahaman, y Buda Uld Ahmed.
Sidi Brahim me explicó que se vio sorprendido por la juventud de Chadad, que a esa temprana edad fuera una de las manos derechas de una personalidad como Basiri. Es una muestra de su hondo compromiso con la causa nacional saharaui.
Hace varias años en Madrid mi amigo el intelectual, abogado y piloto, Jose Ignacio Domínguez me enseñó un libro sobre la historia de la Unión Militar Democrática, UMD, y me enseñó una foto:
 – Aquí aparezco en el año 1975 en Paris haciendo una rueda de prensa como representante de la UMD en un Mitin en la Mutualité, y estaba compartiendo conmigo la conferencia el represente del Frente Polisario en Francia, quien se presentó como “Ali”. 
Al fijarme en la foto, mi sorpresa fue enorme, en seguida me di cuenta quien era aquel hombre que se ocultaba tras el nombre clandestino de “Ali”. Era Chadad Uld Kaid Saleh. Aparece en una foto en blanco y negro hablando desde  el escenario de una rueda de prensa, alto, de cabellera oscura y larga, figura resplandeciente que me recordó a aquellos ilustres dirigentes anticoloniales del Tercer Mundo en los años 70, de los que sin duda forman parte aquella resplandeciente generación de dirigentes del Frente Polisario. Le expliqué a José Ignacio, quién era aquel “Ali”. “Lo bueno es bueno aunque carezca de nombre”, como dijo William Shakespeare. Llamé a Chadad aprovechando un viaje que hacía a Madrid y le dije:
– Tengo un libro del año 1975, donde hay una foto en la que apareces en Paris como si fueras un actor de  Hollywood. Tienes que pasar por mi casa y te lo enseño.
Recuerdo que me respondió:
–Bahia, tienes que pasarme esas fotos para dejarlas a mis hijos, que la guarden y que sepan algo más sobre su padre. Debemos hacer que las jóvenes generaciones de hoy en día sepan de nuestra lucha.
Se nos ha ido un hombre sumamente inteligente, culto y un orador por excelencia, tanto en lengua castellana como en hasania. Las veces que me quedaba con él, procuraba seguir con especial atención todo lo que contaba, sin interrumpirle, porque me gustaba escuchar sus historias. De voz profunda y pausada, domada por la educación tradicional saharaui, rica en giros, aportes lingüísticos, leyendas, literatura y muchas historias que se ha llevado consigo como si inesperadamente se nos hubiera quemado el libro que todos queríamos leer y al final no podremos. Desde el año 1975 comenzó una larga carrera como representante y diplomático de la causa nacional con la que recorrió los cinco continentes como diplomático, enviado, representante y recientemente miembro en la Comisión de Zonas rurales y Aldeas de la Unión Africana, UA, en representación de la Republica Saharaui. Como último trabajo intelectual de Chadad, recuerdo un libro con la recopilación de la historia de la heráldica saharaui. Desconozco si ha podido llegar a terminar el libro, un trabajo fundamental en nuestro registro histórico, tan necesitado de figuras como el amigo y compatriota Chadad Kaid Saleh.
Descanse en paz, mis condolencias a su viuda Salma Mint Ben Amer, a sus hijos, y a todo el pueblo saharaui en general por tan dolorosa pérdida.
Bahia Mahmud Awah
Encuentro con José Ignacio Domínguez en julio de 2012, treinta y siete años después de su primer encuentro en París

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada