miércoles, 7 de marzo de 2012

El Ministro de Asuntos Exteriores Margallo rechaza "imponer" una solución en el conflicto del Sáhara Occidental

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha afirmado hoy que "imponer una solución" al conflicto del Sáhara Occidental "no es posible" y se ha inclinado por que esta salida sea negociada y respete el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.
Madrid, 7 de marzo de 2012 (Agencia EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha afirmado hoy que "imponer una solución" al conflicto del Sáhara Occidental "no es posible" y se ha inclinado por que esta salida sea negociada y respete el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.
García-Margallo se ha referido a esta cuestión en su comparecencia en la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado, en la que ha dado cuenta de sus planes al frente de este ministerio.
"La solución, o es negociada o no será. Intentar imponer una solución me parece que no es posible. Hay que engrasar la negociación", ha sostenido ante los senadores.
El ministro ha opinado que las gestiones para desbloquear el diálogo de paz van "relativamente bien" toda vez que Marruecos está aproximando posiciones con Argelia, aliado del Frente Polisario.
En opinión del ministro, la cuestión del Sáhara Occidental "está perdiendo masa crítica" entre Marruecos y Argelia, facilitando que se vaya entrando en "unas vías de solución" con la ayuda del enviado especial de la ONU, Christopher Ross.
García-Margallo ha insistido en que la postura del Gobierno pasa por que haya una solución justa, duradera y consensuada en el marco de Naciones Unidas y respetando el derecho del pueblo saharaui a decidir su futuro.
El titular de Exteriores ha subrayado que esta posición se ha defendido por igual ante los Ejecutivos marroquí y argelino.
Se ha referido a este asunto en respuesta al senador del PNV Iñaki Anasagasti y el de Amaiur, Urko Aiartza.
Anasagasti ha afeado al ministro que no adopte una postura más clara sobre el contencioso saharaui, cuando el PP defendió en la oposición mantener una "neutralidad activa, no pasiva".
Aiartza se ha mostrado partidario de "forzar" al Gobierno marroquí a que acepte llegar a un acuerdo.
García-Margallo ha defendido también una solución "necesariamente negociada" para el conflicto entre Israel y Palestina.
Ha dejado claro que la posición del Gobierno es favorable a los dos Estados, aunque ha añadido que "hay que ver cómo se llega a esa fórmula".
Como ya hiciera en el Congreso hace dos semanas, el ministro de Exteriores ha ofrecido a los grupos parlamentarios diálogo para alcanzar acuerdos en los principales aspectos de la acción diplomática española.
"El consenso es condición necesaria para que la política exterior sea estable, continua, previsible y haga de España un socio fiable", ha comentado.
Ha abogado por que esa política mantenga "un equilibrio permanente entre intereses y valores".
Sobre la crisis económica, ha reiterado la necesidad de estabilizar los mercados y aumentar la solvencia de la deuda soberana de los países.
En su opinión, ni España ni ningún otro socio europeo "saldrán del hoyo" con una prima de riesgo que se mantenga durante mucho tiempo por encima de los 300 puntos, como ocurre en la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada