lunes, 6 de enero de 2014

Informe sobre el estado de salud de los presos políticos saharauis Grupo Gdeim Izik – Cárcel Salé 1

*Fuente: Comité de Familiares de los presos políticos saharauis. Grupo Gdeim Izik
22/12/2013
Los presos políticos saharauis del conocido como grupo Gdeim Izik, en la prisión de  Salé 1 en Marruecos llegan a su tercer año de detención después de duras sentencias dictadas contra ellos.
Todo este tiempo que ha transcurrido desde su detención arbitraria hasta su deportación a prisiones Salé 2 y Salé 1 vivieron  varios tipos de tortura y tratos crueles , especialmente durante el  período de interrogatorio  por los agentes del servicio secreto marroquí en  lugares secretos de la ciudad de los territorios ocupados El Aaiun y la prisión local de Salé 2 en la ciudad marroquí de Salé y los malos tratos, dilación de los juicios y  juicios simulados  para cansar a los observadores internacionales e intentar evitar su asistencia al juicio en tres ocasiones consecutivas después de que se decidió juzgarles en una corte marcial el 08/02/2013 y sentenciarles a duras e injustas penas que oscilan entre los 20 años y la cadena perpetua en un juicio que duró nueve días consecutivos.
Desde el comienzo de la detención, o secuestro, el 7 de noviembre de 2010 del activista de derechos humanos Naama Asfari , que fue detenido un día antes de la intervención del ejército marroquí para invadir y desmantelar el campamento de desplazados saharauis "campamento Gdeim Izik" el ocho de noviembre de 2010 que dio lugar a muchas de las lesiones graves entre los ciudadanos saharauis seguido de los arrestos de los activistas saharauis de Derechos Humanos y el Comité de diálogo representativa de los residentes del campamento Gdeim Izik  llegando el grupo a 25 presos políticos y llevarlos a la justicia militar con un juez de instrucción castrense en Rabat. Estas detenciones se llevaron a cabo sin informar a los familiares sobre el paradero de sus hijos, lo cual es incompatible con los acuerdos internacionales de derechos humanos.
Han conocido los presos políticos saharauis en los primeros meses de su detención, muchos de los métodos de tortura e intimidación y el confinamiento solitario, sin mantas ni colchones y trato cruel a manos de Hassan Mahfad  y Younes Bouazizi.
Los presos no supieron nada de su paradero y lugar de detención hasta pasados más de 3 meses, además de  malos tratos por parte del personal penitenciario de la prisión de Salé, bajo la supervisión del director y de la privación de los derechos básicos, llegando la libertad de acción menos de media hora a la semana y la ducha una vez cada 15 días.
 Después de que esta situación se haya mantenido durante más de 6 meses, el grupo decidió iniciar varias huelgas de hambre abiertas, la primera de ellas se inició con  fecha 19/03/2011 hasta 09/04/2011 y fue acompañado por la advertencia de mas huelgas y la solidaridad de sus familias con el apoyo de varias organizaciones marroquíes de derechos humanos lo que llevo  a intervención de la Comisión General de gestión de las cárceles marroquíes y el énfasis en el compromiso de mejorar la situación de los detenidos.
Transcurridos 6 meses desde la última huelga de hambre, comenzó el grupo con la segunda huelga de hambre el 31/10/2011 con el fin de acelerar su expediente legal y conseguir lo que resta de sus derechos y deberes. Esta huelga duró 38 días y consiguió  la intervención del Consejo Nacional para los Derechos Humanos en Rabat, representado por su secretario general, tras la reunión que tuvo lugar entre él y el comité de familiares de los presos para intentar satisfacer todas las demandas y derechos de los detenidos.
Una vez decidida la etapa de las sesiones de audiencia para el juicio a principios del año 2012, el trato ha sido peor que la etapa anterior siendo la tortura psicológica por excelencia a través de la insistencia del director de la prisión Mustafá Hagele en privar a los detenidos de todos los beneficios  que se han logrado a través de huelgas de hambre anteriores , así como la privación de todos los derechos y obligaciones, especialmente la medicación adecuada y el tratamiento, hasta que los representantes del Comité de Familiares de los detenidos realizaron  otra reunión en julio de 2012 con el jefe del Consejo Nacional de Derechos Humanos en Rabat el cual  se ha comprometido a intervenir inmediatamente para permitir que los detenidos vuelvan a disfrutar de todos los derechos, pero aquí se vio claramente que la administración marroquí quiere encubrir la atrocidad y el tamaño de los sufrimientos de los detenidos con sus enfermedades y procedió  varias veces a trasladar los detenidos al hospital y llevarlos de vuelta a sus celdas sin ser tratados con el  argumento  de que los médicos se han ausentado de sus puestos de trabajo  o que los médicos no están especializados en las enfermedades que padecen los detenidos, etc.
Todos estos tratos irresponsables e inhumanos llenos de odio sufrido por nuestros hijos y nuestros hermanos presos políticos saharauis "Grupo Gdeim Izik" y las huelgas de hambre que han protagonizado para conseguir sus derechos y deberes básicos como presos políticos, además de la indiferencia deliberada por parte de las autoridades marroquíes, a pesar de las numerosas quejas y correspondencias hechas por los detenidos y sus familiares al tribunal militar y la Comisión general para la gestión de las prisiones , la reintegración y la gestión de prisión de Salé  y el Consejo Nacional para los Derechos Humanos en Rabat y el Ministerio de Justicia y las libertades de Marruecos, que no han recibido ninguna respuesta ni atención por parte de las instituciones mencionadas anteriormente.
Todo lo anteriormente expuesto ha empeorado la situación sanitaria, dando lugar a enfermedades crónicas e implicaciones peligrosas para su salud, derivando en una situación miserable.
El estado de salud de los presos ha pasado a formar parte de  las preocupaciones de muchas organizaciones internacionales de derechos humanos y el Alto Comisionado para los Derechos humanos en Ginebra, en cuyo comunicado se han referido a la Detención Arbitraria de los presos,  después de la última visita realizada por el Grupo de Trabajo Especial de la ONU a principios de este mes.
Nosotros, el Comité de Familiares de presos políticos saharauis hemos visto una gama de situaciones médicas de diferente gravedad de un detenido a otro dentro del grupo de la prisión de Salé, de la siguiente manera:
Preso político saharaui Abdul Jalil Laarousi: sufre de traumatismo en ambas rodillas y una fuerte subida de la tensión arterial (Por esta razón ha tenido varias veces pérdida de conciencia  y varias epistaxis por las que fue trasladado al hospital Souissi o Ibn Sina, Avicena, en la capital  marroquí, Rabat) Su situación es muy grave.
Preso político saharaui Deich Dafi: Sufre de diabetes y traumatismo en la rodilla derecha, dolor a nivel de la espalda y el ojo derecho y el oído izquierdo perforado según los médicos del Hospital ibn Sina.
Preso político saharaui Mohamed Bachir Butinguiza: Sufre de un traumatismo en la rodilla derecha y problemas de visión.
El preso político saharaui Cheij Banka: sufre inflamación del ojo izquierdo, molestias intestinales, traumatismo en la rodilla izquierda y  dolor de espalda.
Preso político saharaui Haddi Mohamed Lamin: sufre de dolor de espalda, estómago, los oídos y traumatismo en  rodilla derecha.
Preso político saharaui Mohammed Bani: sufre de dolor de cabeza, riñones, piernas, ojos y oídos.
Prisionero político saharaui Mohammed Mubarak Lefguir: sufre de dolor de cabeza, Dificultad respiratoria y patología cardiaca.
Preso político saharaui Mohammed Burial: Sufre de dolor a nivel del cuello, estómago y problemas de corazón.
Preso político saharaui Abdullah Toubali: sufre de dolor de estómago y dificultad para respirar
Preso político saharaui Ahmed Sbai: sufren de hipertensión arterial, trastornos psiquiátricos y patología cardiaca.
Preso político saharaui Mohamed Juna: sufre de dolor a nivel  de la columna vertebral, el hombro y los ojos.
Preso político saharaui Sidahmed Lamajeed: sufre de enfermedad renal y dolor a nivel de la columna vertebral,  el ojo y la mano derecha.
Preso político saharaui  Ibrahim Ismaili: sufre de constantes dolores de cabeza, dolor en la espalda y la rodilla derecha, sufrió traumatismo en rodilla derecha, presenta inflamación de ingle  izquierda,  hemorroides y anemia.
Preso político saharaui Husein Zaui: sufre de problemas renales, dolor de espalda y artritis, trastornos en la próstata y el tracto urinario.
Preso político saharaui Bachir Jada: sufre de dolor en los ojos y la boca.
Preso político saharaui Abdullah Abbahah: sufre de dolor de espalda, columna vertebral, las articulaciones, reumatismo y problemas renales.
El preso político saharaui Hasan Dah: Sufre de dolor de espalda,  dientes,  problemas en brazo  derecho.
Preso político saharaui Elbakay Alarabe: sufre de hemorroides y problemas de intestino grueso, el corazón y fractura de  los dedos de la mano derecha.
Nota: los presos políticos ponen de relieve la necesidad de respetar todos sus derechos y el reconocimiento del Estado marroquí de todo lo que han sufrido de tortura, malos tratos en distintas etapas de su detención, lo que dio lugar a todo tipo de enfermedades que están padeciendo.
Los presos demandan la necesidad de realizar análisis y valoraciones medicas a cada uno de ellos, después de que todo esto  haya sido expuesto y confirmado ante el tribunal militar durante el juicio celebrado el pasado mes de febrero de este año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada