martes, 14 de octubre de 2014

El juez Moreno investiga muerte de saharaui (Babi Hamdai Buyema) y toma declaración a su hermano

Madrid, 14 oct.- El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha admitido la querella por la muerte del saharaui Baby Hamday Bugema en el asalto en 2010 al "Campamento de la dignidad" de El Alaiún y ha tomado hoy declaración a su hermano, quien ha relatado que agentes marroquíes lo atropellaron hasta la muerte.
En un auto fechado el pasado 24 de septiembre, al que ha tenido acceso Efe, el juez acuerda, siguiendo el criterio del pleno de la Sala de lo Penal, admitir la querella presentada por el hermano del fallecido y por la Liga Española Pro Derechos Humanos por delitos de lesa humanidad, genocidio, asesinato, torturas, lesiones y secuestros.
La Sala de lo Penal, siguiendo el criterio de la Fiscalía, declaró competente a la Audiencia Nacional al entender que España sigue siendo potencia administradora de derecho sobre el territorio del Sahara, conforme a las normas de Naciones Unidas, por lo que puede juzgar los hechos de acuerdo al principio de territorialidad.
La querella se refiere a la actuación de las fuerzas de seguridad de Marruecos durante el desalojo violento del campamento entre octubre y noviembre de 2010, cuando se produjeron desapariciones, agresiones físicas, torturas y asesinatos, entre ellos el de Buyema por parte de los agentes del cuerpo especial GUS, creado ex profeso para el Sahara Occidental.
La querella se dirigía contra varios ministros de Marruecos y altos cargos policiales de ese país, entre ellos el exministro del Interior Taib Cherkaui y el exgobernador de El Aaiún Mohamed Jelmous, pero el juez, siguiendo el criterio del fiscal, la admite sin referirse a personas concretas, ya que entiende que de lo investigado no hay por ahora "dato alguno" que les relacione directamente con los hechos.
En relación con la muerte de Buyema ha declarado hoy su hermano, Lammad Mulud Ali, quien ha relatado al juez Moreno, según fuentes jurídicas, cómo varios testigos le contaron lo que sucedió el día de la muerte, el 8 de noviembre de 2010. Según ha explicado, los testigos le dijeron que los oficiales marroquíes pararon el coche de su hermano, saharaui de nacionalidad española, cuando iba a trabajar y le obligaron a salir del vehículo.
Una vez fuera, la víctima forcejeó y los agentes le golpearon primero y le atropellaron luego hasta la muerte con un vehículo militar, ha añadido.
El querellante ha puntualizado al juez que su hermano no formaba parte del Frente Polisario ni era activista por los derechos del pueblo saharaui y ha añadido que los testigos le dijeron que los agentes mataron a tres saharauis más en esas fechas.
El juez ya ha cursado comisiones rogatorias a Marruecos para que le informe de lo que sucedió y este país ha enviado el informe de la autopsia, que concluye que las heridas de Buyema son compatibles con un atropello.
Sin embargo, según las mismas fuentes, las autoridades marroquíes argumentan que se trató de un accidente y que en el desalojo del campamento murieron tres o cuatro saharauis y también ocho policías de Marruecos. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada