miércoles, 15 de octubre de 2014

La posibilidad de paz en el Sáhara Occidental. Isabel Lourenço

Isabel Lourenço, activista de derechos humanos. 14 de octubre 2014 Lisboa, Portugal
Podríamos pensar que cuando se presenta la oportunidad de prevenir los conflictos armados, cuando hay una posibilidad real de dar a la paz una oportunidad, cuando hay una posibilidad de evitar masacres, destrucción de la propiedad y el medio ambiente, cuando existe la posibilidad de un pueblo para construir su futuro, alguien estaría disponible para dar una oportunidad a estas posibilidades. Sin embargo parece que en Europa ningún gobierno está interesado en la paz para el Sáhara Occidental. Y lo mismo sucede para la mayor parte de la oposición a estos mismos gobiernos, salvo excepciones pequeñas y honorables.
Y puede venir el comentario: ah, pero el beneficio, petróleo, fosfatos, minerales y banco de pesca y la localización geoestratégica. Pera ninguno de estos recursos deseables va a cambiar el sitio, ni el propio país va a cambiar su posición en el mapa, y los que hacen los acuerdos con el ladrón (en este caso el Reino de Marruecos) también son libres de hacer acuerdos con los legítimos dueños: el pueblo saharaui.
Y van a contestar: “sí, ¿pero Ceuta y Melilla y Gibraltar?”. Estos seguirán existiendo y el Reino de Mohamed VI continuará haciendo acuerdos porque, de hecho, nada de valor tiene salvo ofrecer solamente abrigo a terroristas, cárceles y locales para las operaciones militares clandestinas, y un paraíso turístico para los pedófilos.
¿Cuál es el valor real, entonces de Marruecos y por qué tanto poder? ¿Cómo tiene tanta influencia sobre los países que no se benefician de la ocupación del Sáhara Occidental y podrían beneficiarse más con las negociaciones con un gobierno legítimo?
El único “valor” del Reino de Marruecos es su posicionamiento político, subordinado a los intereses militares de los Estados Unidos, la OTAN y Francia, una “base” de apoyo en el norte de África para “estabilizar” la región. Es el único país “controlable” de la zona.
El comando Africom (comando militar estadounidense para África) tiene su sede en Alemania en Plieninger Strasse 289, 70567 Stuttgart-Moehringen, porque ningún país africano cedió el territorio a su instalación. Marruecos es el paria de África, no es miembro de la Unión Africana y el apoyo que recibe en forma de armas y dinero proviene de países árabes como es el caso de Arabia Saudita y de Israel y otros regímenes amigos de los EE.UU. Estamos frente a un aliado de regímenes dictatoriales, antidemocráticos y expansionistas, que quieren el control absoluto de los recursos.
¿Y la Unión Europea? ¿Y los derechos humanos? La Unión Europea se excusa con los intereses económicos, pero en realidad es una cuestión falsa como he mencionado antes, la única ventaja real de la economía y “transferible” es la venta de armas, pero seguramente el Reino de Marruecos, incluso sin la ocupación ilegal del Sahara Occidental, todavía necesitará de muchísimas armas.
Por lo tanto, es la obligación (o la oportunidad) del ciudadano común de presionar a su gobierno para poner fin a una ocupación de terror e impedir un genocidio, una masacre.
Depende de cada uno de nosotros, individualmente somos responsables con nuestra acción, da igual que sea pequeña, por la paz, evitando así el llanto ante las imágenes de horror de una guerra que es posible impedir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada