domingo, 15 de marzo de 2015

Al amigo Juanjo Miera

La noticia de que Juanjo tenía que pasar por una intervención quirúrgica complicada me dejó preocupado, con cierta ansiedad. Sentí, noté, de que manera Juanjo me llenaba el corazón, como me influye anímicamente, lo importante que es para mí. Estos sentimientos, supongo que son la definición de amistad.
A Juanjo lo conocí a través de las redes sociales. La conexión fue rápida. Su dinamismo, sus razonamientos, su energía es contagiosa. Ambos compartimos una misma infección o enfermedad: el activismo prosaharaui. Sufrimos una admiración casi incondicional para el pueblo saharaui: su lucha, su activismo, su fuerza, su cultura y manera de entender la vida, ...
Juanjo es una persona tan humilde como admirable e imparable. Es inconformista nato y se rebela contra toda injusticia: junto a los afectados de las hipotecas, de los estudiantes universitarios, de la gente en paro, contra los recortes sociales, por los servicios públicos, por Palestina, contra las guerras, contra el fascismo, contra la violencia de género, .... y a favor del pueblo saharaui, siempre a favor del pueblo saharaui. Si hay un acto programado, no le importa hacer 1.000 km, con su compañera inseparable Txufi, con el coche cargado de carteles, pancartas, banderas, megáfono...
Este verano he tenido la suerte de compartir algunos días con Juanjo, en su Cantabria querida. Fueron unos momentos memorables donde la amistad fluía por todas partes. Fue el encuentro de dos buenos amigos, que ahora ya nos podríamos llamar hermanos.
Estos días le han operado del corazón y pienso que era una intervención inevitable. ¿Cómo con un cuerpo como el de Juanjo podía caber un corazón tan grande? No sé qué habrán hecho los cardiólogos. Supongo que hicieron espacio para que el corazón del Juanjo continúe creciendo, al igual que crece la amistad de los que tenemos la suerte de conocerlo personalmente o a través de las redes sociales.
Juanjo, ¡las amistades y el movimiento solidario con el pueblo saharaui te esperamos! Echamos de menos tu energía, que nos impulsa, que no nos deja descansar. El pueblo saharaui te necesita, no dejas que descanse y mantienes vivo el fuego de la lucha. Además eres una "mosca cojonera" que molesta el Majzem y la corona alauí. Vuelve con el corazón recuperado y empuja con fuerza contra la injusticia y a favor de un mundo más justo y solidario, ¡con un Sahara Occidental libre!
¡Un abrazo compañero! Te espero para tomar unas copas de vino, escuchando a Lluís Llach que tanto te gusta, o a Mariam Hassan.
Miquel Cartró
ACAPS Wilaia Alt Penedès

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada