domingo, 5 de abril de 2015

Brigada Aragón-Sahara: “Un grito desde el Sáhara”. La Brigada regresa este domingo a Aragón


Diario de viaje de la Brigada Aragón-Sahara. Smara, 3 de abril de 2015.- Se acerca el final de nuestra brigada e intentamos exprimir el tiempo. Llevamos la mochila llena. Historias de resistencia, de dolor, de muerte, de vida y dignidad. Muchas voces y un solo grito para ser escuchado, para ser contado, para ser sentido.
Elghalia Djimi es defensora de los derechos humanos en el Sahara Occidental, miembro de la ASVDH, hija de una desaparecida desde 1984 y ex desaparecida entre 1987 y 1991, año en el que Marruecos  libera a 324 personas (87 mujeres). Desde ese momento asume el deber de luchar por saber la verdad: “o muertos y devolver los cadáveres, o vivos y liberarles”.
Marruecos bloquea a la ASVDH desde su inicio impidiendo a sus integrantes que salgan del territorio saharaui. Inician su lucha de manera clandestina viajando a Marruecos para ponerse en contacto tanto con ONG’s marroquís defensoras de los derechos humanos, que no sabían que había pasado en el Sáhara,  como con embajadas y partidos políticos. En 1991 Marruecos inicia una aparente apertura democrática pero ya en 1992 se repiten las desapariciones.
Durante la década siguiente, las manifestaciones para pedir derechos socioeconómicos, sindicales, de mujeres o estudiantes son duramente reprimidas.
A partir de 2005 da comienzo la primera intifada en el Sahara Occidental. Es en ese momento cuando crean la ASVDH e inician campañas de denuncia ante los tribunales marroquís y ante el relator especial de la ONU. A día de hoy, está en proceso que Marruecos reconozca la legalidad de la asociación aunque este reconocimiento por el momento es únicamente verbal.
Nos desplazamos hacia Smara a 70 kilómetros de la tierra libre, allí viven saharauis rodeados de militares marroquís que trabajan en el Muro de la Vergüenza, de 2720 kilómetros de largo.
Hmatu Lakuairi: Activista de 20 años herido en la intifada, la policía tiraba piedras y le hicieron una herida en la cabeza en la última manifestación del barrio de Sukna. Empezó a participar en las manifestaciones a la edad de 10 años, creció con la rabia de la ocupación. A pesar de las repercusiones físicas sigue con ganas de lucha. ”La militancia no se mide con la edad”.
Fatimetou: el 14 de febrero de 2015 participó en una manifestación reivindicando la autodeterminación y la liberación de todos los presos saharauis, especialmente Gdeim Izik. Las fuerzas auxiliares intervinieron atropellándola. Negándosele la asistencia sanitaria en Smara, no le quedó otra que pagarse una ambulancia a El Aaiun, donde tras varias negativas fue atendida por un médico que le operó. Le aconsejó recuperación pero tiene que huir del Hospital con la ayuda de su hermana porque los servicios secretos la buscan.
Ban Mahmoud: Ex-Preso político, miembro de la plataforma de parados altamente cualificados. Nos cuenta que la población saharaui se ve obligada a irse a estudiar a las universidades marroquíes regresando al Sáhara al finalizar sus estudios, encontrándose con la marginación y la humillación de no poder ejercer su profesión.
Baddad Salek: Es un ejemplo más de la violencia y permisividad con la que actúa la policía marroquí. En su primer encuentro con la brutalidad policial le rompieron los dientes, en el segundo el 10 de diciembre de 2006 le partieron la rodilla, de la que tuvo que ser operado y como consecuencia quedó discapacitado. A pesar de ser uno de los casos más documentados y contrastados de violencia policial marroquí, un caso avalado incluso por organismos internacionales como Amnistía Internacional, no ha recibido ninguna subsanación.
Aminatou: Hija de Omar  Buzeid Ahmed Baiba, del que solo conoce una foto vieja en blanco y negro. A día de hoy trabaja por la recuperación de la memoria de las desaparecidas de la represión marroquí, denunciando la situación de vulnerabilidad e indefensión en la que se encuentran sus familias. En 2010 hicieron una protesta delante del consejo consultivo de Derechos Humanos de Rabat, se reunieron varias familias con el apoyo de asociaciones pro DDHH, mujeres mayores y niños. Hay más de 600 desaparecidos. Sus familias exigen algo más que un simple chantaje por parte de la autoridad marroquí, quieren verdad y justicia.
Fecu Lubihi: Presidente de la comisión de derechos humanos de Smara, recuerda muy bien la primera intifada contra el estado español, y continua a día de hoy enfrentándose por sus medios contra el invasor, en una ciudad donde la represión que sufren es tan grande como su deseo de independencia y autodeterminación. Es sin duda un luchador de la resistencia saharaui.
Varios jóvenes marginados saharauis nos recuerdan que la juventud tiene un papel fundamental en la lucha del pueblo saharaui, pero siempre tendrá que ser una lucha intergeneracional. “Un anciano tumbado, ve más que un niño de pie”.
Un pueblo lo forma su gente. De cada una aprendemos algo y de todas lo aprendemos todo. Muchas voces pero un solo grito desde el Sáhara Occidental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada