miércoles, 31 de agosto de 2016

La tensa situación en Gergarat, al detalle

La evolución de la situación en la zona de Gergarat (extremo sur del Sahara Occidental) deja en evidencia la capacidad de la MINURSO para hacer cumplir no sólo el principal de sus objetivos como es el referéndum de autodeterminación, sino lo elemental; el cumplimento del alto el fuego. La primera denuncia por parte del Frente Polisario por la violación del alto el fuego por parte de Marruecos ya criticaba los tres aspectos más controvertidos: Socava el acuerdo militar nº1 acordado entre ambos que regula el proceso del cese del alto el fuego por el que prohíbe cualquier acción militar o crear instalaciones en la zona de amortiguamiento, (que se extiende a lo largo de cinco kilómetros del muro de la vergüenza marroquí), también da a Marruecos la posibilidad de anexión de un área fuera del cinturón y crea una grave situación de tensión en una zona delicada e impide el funcionamiento pleno en la frontera saharaui mauritana.
Después de esta primera queja formal del Frente Polisario a las Naciones Unidas, tanto por escrito, el secretario de estado de seguridad, Brahim Ahmed Mahmud, ha llamado a consultas al jefe de la Misión de las Naciones Unidas por un Referéndum en el Sahara Occidental MINURSO en Tinduf, al Dr. Yussef Djedyan, para trasladarle su fuerte protesta por una flagrante violación marroquí al acuerdo del alto el fuego firmado en 1991 entre las partes en el conflicto.
Ante tal situación, la MINURSO intentó llegar al lugar de los hechos por vía terrestre (como es habitual), cosa que Marruecos impidió a la misión. Cabe destacar que este último acto no se refleja en ninguna de las últimas declaraciones que el máximo órgano internacional ha hecho en lo referente al Sáhara Occidental, un acto que es aún más grave porque restringe la libre circulación de la misión que supervisa la situación exclusivamente para el Consejo de Seguridad y no ha sido reflejada en acta. Esta negativa ha obligado a la MINURSO a recurrir a los helicópteros para la vista preliminar de lo que está sucediendo en la región y los efectivos aéreos de la misión sobrevolaron Guergarat, el mismo día Marruecos se movilizó para la evacuación de las fuerzas militares y mantuvo a los componentes de la gendarmería e ingeniería civil del ejército, así como vehículos pesados y elementos para la pavimentación de la vía de siete kilómetros que une Gargarat y la frontera del Sahara Occidental con Mauritania.
El portavoz de las Naciones Unidas declaró que la misión no había observado presencia militar en la zona, algo que animó a Marruecos para proceder al levantamiento de la carretera.
Ambos días, el Frente Polisario hizo llegar al enviado especial del Secretario General, el Sr. Christopher Ross, su protesta ante esta grave situación.
En la noche del viernes, y a petición de Venezuela, el Consejo de Seguridad celebró una reunión con el enviado especial Ross para analizar la situación, dicha reunión sólo ha mostrado lo perjudicialmente pasivo que está siendo el Consejo de Seguridad de la ONU con esta cuestión, ya que no hubo consenso en el seno del máximo órgano para actuar ante la grave situación.
Unas horas antes, el Frente Polisario había hecho unas demandas al Consejo para velar por la estabilidad de la región, ofrecía así el Polisario dos principales puntos como partida hacia la solución de la situación creada por el reino de Marruecos:
1- Detener la ilegal construcción de la carretera en territorio saharaui liberado
2- Crear un Centro de Vigilancia de las Naciones Unidas en esta zona
Ante la falta de progreso del Consejo de Seguridad, el Frente Polisario decide convocar el pasado viernes una reunión de urgencia del Secretariado Nacional de Frente Polisario; ordena tomar medidas ante una grave agresión a la soberanía saharaui.
La primera de las medidas no se hizo esperar, a primera hora de la mañana del domingo una unidad del ejército saharaui, acompañada por la unidad de intervención y apoyo de la Gendarmería, llega a la zona del Gergarat, para ser preciso a 200 metros de las obras. En ningún momento la unidad saharaui impidió el tráfico de vehículos hacia Mauritania, su actuación fue la de impedir el avance de las obras, lo que hizo que los funcionarios de la ingeniería civil del ejército marroquí se retirasen de la zona ante la presencia del ejército saharaui.
Sobre las 14h del mediodía es cuando llegan a la zona los efectivos de la MINURSO.
El Consejo de Seguridad ha convocado una nueva reunión para analizar la situación; fuentes saharauis aseguran que el Frente Polisario no va a permitir ninguna incursión marroquí en el territorio saharaui liberado y denuncian el empeño de Marruecos de llevar a la región a una guerra sin cuartel.
Ahora el Consejo de Seguridad se ve ante una caótica situación que le obliga a actuar ante un nuevo desafío marroquí.
No obstante, hoy el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, ha llamado en un comunicado (https://www.un.org/sg/en/content/sg/statement/2016-08-28/statement-attributable-spokesman-secretary-general-western-sahara) a "ambas partes a respetar el acuerdo del alto el fuego", así como ha mostrado su "preocupación ante la grave situación que se ha creado en la zona". Ha reconocido asimismo y por primera vez la presencia militar marroquí sobre el terreno.
Una situación que ha sido fruto del pulso constante y repentino del reino de Marruecos a la comunidad internacional.
*******

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada