lunes, 11 de noviembre de 2013

Ministro saharaui destaca proceso de normalización con Perú

PRENSA LATINA, 11 de noviembre de 2013 (PL) El ministro para América Latina de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Hach Ahmed Baricalla, calificó hoy de positiva su visita a Perú, como parte del proceso de normalización de las relaciones bilaterales.
En diálogo con Prensa Latina, Baricalla, cuyo cargo equivale al de un vicecanciller, señaló que en los contactos sostenidos en Lima comprobó que ese proceso está encaminado hacia el objetivo del pleno restablecimiento de las relaciones, suspendidas por el gobierno de Alberto Fujimori en 1996.
Durante su visita a Lima, iniciada la semana pasada, el diplomático saharaui fue recibido por el presidente del Congreso de la República, Fredy Otárola; y el vicecanciller, Fernando Rojas.
Destacó haber tomado el pulso al proceso de normalización en esas entrevistas y en conversaciones con líderes y parlamentarios de diversas fuerzas políticas.
También trató con las autoridades peruanas sobre los pasos a seguir para el restablecimiento pleno de las relaciones, un objetivo consignado en el plan de gobierno del presidente Ollanta Humala, presentado durante su campaña electoral.
Lamentó que el proceso sea muy lento y señaló que sería deseable que avanzara con mayor celeridad, aunque reiteró que está encaminado al objetivo de la normalización.
Baricalla destacó igualmente sus reuniones con dirigentes de centrales sindicales y otros representantes de la sociedad civil que mantienen una actitud solidaria con la causa independentista de la RASD.
Esa causa es promovida por el Consejo Peruano de Amistad con el Pueblo Saharaui, integrada por periodistas, juristas y otras personalidades que tuvieron un emotivo encuentro con el emisario saharaui.
En opinión del diplomático, el único problema que enfrenta el proceso de normalización de las relaciones con Perú es la actividad de entorpecimiento y desinformación que desarrolla la embajada de Marruecos.
Señaló que el gobierno marroquí ha sido condenado por la comunidad de países africanos por su conducta contra el pueblo saharaui, cuyo derecho a la independencia se niega a reconocer, pese a que las Naciones Unidas han dispuesto un referendo al que se niega Rabat.
Esa condena, según Baricalla, pone a ese gobierno en una situación de aislamiento similar a la que tenía el régimen racista surafricano del apartheid décadas atrás, por lo que Marruecos buscaría compensar su derrota en América Latina.
Para el representante saharaui, el único logro en ese afán fue la suspensión de las relaciones con Perú, decidida por el gobierno de Fujimori, quien actualmente cumple una condena de 25 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad y corrupción.
Reiteró sin embargo que la normalización es un objetivo factible que se logrará más temprano que tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada