martes, 10 de diciembre de 2013

Declaración de Mohamed Sidati, Ministro Delegado para Europa sobre Acuerdo de Pesca UE-Marruecos

Miembro del Secretariado Nacional del Frente POLISARIO; Representante para Europa
Este martes 10 diciembre, día internacional de los Derechos Humanos y tras un fuerte debate entre los que apoyan la legalidad y el derecho internacional, y aquellos que abogan por la explotación y el comercio de los recursos naturales del Sahara Occidental sin contar para ello con el consentimiento de su pueblo; el pleno del Parlamento Europeo ha aprobado el nuevo Protocolo del Acuerdo de Asociación Pesquero UE/Marruecos (AAP).
Por ello, quisiéramos expresar nuestros más sinceros agradecimientos a todos aquellos eurodiputados que rechazaron con su voto este inaceptable acuerdo.
También debemos reconocer las posiciones de los gobiernos de Suecia, Dinamarca, Reino Unido, Holanda y Finlandia, todos ellos en consonancia con el derecho internacional, que rechazaron suscribir este acuerdo de pesca.
Cabría recordar que el citado acuerdo no excluye las aguas territoriales saharauis, a pesar de que el Sahara Occidental sigue siendo considerado por las Naciones Unidas como un Territorio No Autónomo pendiente de descolonización. De acuerdo al Dictamen del Tribunal Internacional de Justicia de 1975 y a la opinión legal del Secretario Adjunto de la ONU para Asuntos Jurídicos de 2002, Marruecos no ejerce ninguna soberanía ni administración sobre el Sahara Occidental, y es sencillamente una potencia ocupante del territorio. En tanto que potencia ocupante, Marruecos, por tanto, no tiene derecho alguno a firmar acuerdos con terceros relativos a los recursos del Sahara Occidental sobre los cuales, únicamente, el pueblo saharaui tiene soberanía permanente. A fortiori, pensamos, por consiguiente, que es inaceptable que la Unión Europea firmase un acuerdo de pesca con Marruecos que incluye las aguas territoriales saharauis.
Por la parte europea, debemos llamar la atención sobre la política de un estado miembro de la UE, España, hacia el Sahara Occidental. El Estado español, la antigua potencia colonial, ha retomado su política de traición y abandono del Sahara Occidental de 1975, e hizo todo lo posible para que se alcanzara este ilegal acuerdo. La actitud de España contribuye de forma significativa a aumentar el sufrimiento del pueblo saharaui, desbaratar los esfuerzos que se viene realizando por Naciones Unidas, y aviva las tensiones y la inestabilidad en el Magreb, que está tan cerca de Europa.
En este sentido, nos gustaría recordar los siguientes hechos:
 El reciente informe del Sr. Charles Tannock referente a la situación de los derechos humanos en la región del Sahel y el Sahara Occidental fue aprobado por el Parlamento Europeo el 22 de octubre de 2013. Su informe reconoce que “funcionarios marroquíes han detenido a personas por motivos políticos, torturado y violado a reclusos saharauis, secuestrado y abandonado a manifestantes en el desierto con objeto de intimidarles, los que propugnan la independencia han sido su blanco de forma deliberada y frecuente, también en sus hogares”.
El citado informe precisa también que “manifiesta su especial inquietud de que la UE no debería volver a establecer un acuerdo de pesca con Marruecos mientras esta controversia siga sin resolverse”.
 Hace tan solo dos años, que el Parlamento Europeo votara en contra del mismo nuevo Protocolo del Acuerdo de Asociación Pesquero UE/Marruecos (AAP).
 El acuerdo es también contrario a los derechos e intereses del pueblo saharaui y a los principios pertinentes del derecho internacional aplicable al Sahara
Occidental como un Territorio No Autónomo. Desestabilizará aún más una situación inestable en la región, lo que socava los esfuerzos de Naciones Unidas para hallar una solución pacífica y duradera al conflicto. Dará también una señal de legitimación a la ocupación marroquí del territorio, contribuyendo así a prolongar el sufrimiento del pueblo saharaui.
 Esta cuestión es parte significativa de la ocupación en su conjunto-mientras Marruecos continúe lucrándose de su ocupación, no se llegará a un acuerdo sobre el Sahara Occidental.
 La ratificación de este acuerdo ha enviado un mensaje erróneo a Marruecos y dará respaldo a sus ilegales reivindicaciones sobre el territorio.
El Gobierno saharaui y el Frente POLISARIO explorarán todas las vías posibles para revocar este injusto acuerdo, y se reservan el derecho a reclamar compensaciones para el pueblo saharaui, que fue desposeído de sus riquezas.
Instamos solemnemente a la Unión Europea a que reconsidere este acuerdo, tan contrario a sus principios fundacionales. La responsabilidad de la UE es clara: no debería espaldar la ocupación de nuestro país. Pero en cambio, la UE debería sumar fuerzas a las Naciones Unidas para completar el proceso de descolonización en el Sahara Occidental que está sometido a la política marroquí de ocupación, opresión y represión.
La UE debe contribuir para poner término a esta situación, que pone en riesgo la paz y la estabilidad en la región; y que es completamente perjudicial para las relaciones euromagrebíes.
Mohamed Sidati.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada