lunes, 30 de diciembre de 2013

"Espero que Argentina reconozca la República Saharaui". Embajador de una nación árabe ocupada por Marruecos, que lucha por su afirmación

| Entrevista a Salem Bachir
La República Árabe Saharaui Democrática (RASD) es una nación sin estado ocupada por Marruecos desde 1979, en el territorio que alguna vez fue el Sahara Español, en el noroeste de África. Solo 82 estados del mundo la reconocen como par, aunque la ONU reconoció su derecho a la autodeterminación. Salem Bachir, representante de ese pueblo árabe, encabeza una misión en la Argentina para promover su afirmación. "Argentina se convirtió en un verdadero símbolo en la defensa de los Derechos Humanos y en la resistencia pacífica", dijo Bachir en una entrevista con Tiempo Argentino, enfatizando su admiración por la lucha de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, y por el alto valor simbólico del Che Guevara.
Mientras sorbe un té en un café a metros del Congreso Nacional, Bachir, alcanza un escrito de Eduardo Galeano: "Y nada de nada se habla del muro de Marruecos, que desde hace veinte años perpetúa la ocupación marroquí del Sahara Occidental. Este muro minado de punta a punta y de punta a punta vigilado por miles de soldados, mide sesenta veces más que el muro de Berlín."
Saharaui fue anexada en 1976 por Marruecos y Mauritania, y luego completamente ocupada por Marruecos. Actualmente el pueblo saharaui cuenta con 250 mil habitantes, de los cuales casi 200 mil están en campamentos de refugiados en Argelia.
Bachir, de 59 años, integra el mítico Frente Polisario de la República Saharaui Árabe Democrática, al que ingresó en 1973, "en la búsqueda de la independencia de nuestro país", explicó. "La invasión marroquí" lo separó de sus hermanos "y luego de 29 años nos pudimos reencontrar. Crucé el muro escoltado por los cascos azules de la ONU, ya que resulta imposible pasar sin la intermediación de las Naciones Unidas. Marruecos hizo un muro de cal y canto y fue minado en toda su extensión de 2600 kilómetros, lo que lo convierte en el más extenso del mundo", precisó.
–¿Cómo surgen los primeros gritos de libertad?
–A fines de los años sesenta nos empezamos a organizar, establecimos un sistema de comunicación que servía para informarnos también, porque el régimen franquista trataba de que careciéramos de información. Así fue que el 17 de junio de 1970 realizamos la primera protesta, en donde fuimos brutalmente reprimidos por los mercenarios de la Legión Española. En esa acción sufrimos la pérdida de nuestro líder Mohamed Basir Ibrahim, quien fue detenido y torturado. Nunca más lo pudimos ver. Aún hoy se encuentra desaparecido y es nuestro emblema de libertad.
–¿Cuándo se sumó al Frente?
–A los 14 años. Influyó mucho que hablaba con amigos de la revolución en África y de los padres de esa insurgencia, como Nocoroma. También hablábamos de la guerra de liberación de Argelia y eso produjo que desde muy joven empezara a deliberar, a pensar, a investigar, a sentir nuestra independencia. Tal vez de esta manera habíamos encontrado la manera de buscar la libertad de la nación saharaui. La resolución de la ONU aprobada el 14 de diciembre de 1960 nos permitía tener el derecho, como todos los pueblos sometidos a la opresión colonial, a la autodeterminación. Esta resolución dio como resultado que decenas de países del continente africano pudieran ser libres. Desde entonces con muchos de aquellos amigos seguimos militando en la búsqueda de libertad para nuestra patria, aunque algunos cayeron en el campo de honor.
–¿Por qué vino a la Argentina?
–Porque Argentina se convirtió en un verdadero símbolo en la defensa de los Derechos Humanos y en la resistencia pacífica. Hay que tener en cuenta que las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo son un ícono en todo el Universo. Claro está que la Argentina mantiene un fuerte liderazgo en todo el mundo respecto a los Derechos Humanos. Por eso estamos aquí, para pedirles a los argentinos que nos den una mano en nuestros justos reclamos. Pero también la Argentina es la tierra del Che y él ha inspirado muchos movimientos revolucionarios en América Latina y en África. El Che también es un símbolo universal, le puedo decir que jóvenes saharauis desde muy temprana edad lo toman como un ejemplo de la lucha revolucionaria, a tal punto que muchas veces cantan "Todos Seremos como el Che."
–¿Qué incidencia tiene Cuba en la RASD?
–Mucha, porque siempre están colaborando, son muy solidarios con nosotros. Es más, le confieso que mi propia hija se está educando en La Habana, y cuando se gradúe en la universidad seguramente retornará a nuestro país. Además nos apoyan constantemente desde su Cancillería apuntalando nuestros reclamos independentistas. Fidel Castro siempre de una u otra manera ha colaborado con nuestra causa. Y es uno de los países latinoamericanos que nos reconocen como nación, como Estado. Estamos esperando que Argentina se pueda sumar a estas naciones, en el reconocimiento de libertad de los saharauis.
–¿Cuántos campamentos de refugiados saharauis existen en la actualidad?
–Hay unos 200 mil refugiados saharauis que viven en cinco provincias: Tajna, Smara, Tausen, Aaiún y Berdún. Pero también en algunos otros centros administrativos. Vivimos gracias a la ayuda internacional, que recibimos de Europa, del pueblo español, que juega un papel muy importante y solidario. Tal vez sienten una deuda moral porque España nos abandonó a nuestra suerte, porque los gobiernos de turno españoles quisieron quedar bien con Dios y con el Diablo, apoyando con la palabra a los saharauis, pero en los hechos a Marruecos. Argelia es un gran aliado, como Sudáfrica o Nigeria. África juega un papel primordial en la defensa de la causa saharaui. Mi país es miembro fundador de la Unión Africana, mientras que Marruecos por su conducta colonial fue expulsado, por haber violado los principios básicos de esta organización.
–¿Qué rol ocupan las mujeres saharauis?
–Luchan al lado nuestro, desde un principio, y sufren como nosotros la opresión. Una característica importante en el pueblo saharaui es que la mujer no sufre violencia de género. Si alguien cometiera un delito contra una mujer inmediatamente sería desterrado. Sin embargo, por parte del país que ocupa nuestro territorio la realidad es totalmente distinta, porque nuestras mujeres sufren a diario distintas vejaciones, son torturadas, violadas y acusadas de crímenes qué no cometieron. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada