sábado, 5 de abril de 2014

La exhumación de una verdad en el Sáhara Occidental

EL DOCUMENTAL 'LA SEMILLA DE LA VERDAD' SE ESTRENA HOY EN EL FESTIVAL DE CINE Y DERECHOS HUMANOS
DONOSTIA - Aranzadi Zientzia Elkartea, Hegoa Institutoa y la UPV se han unido en un proyecto para difundir los Derechos Humanos en todos los rincones del mundo. Primero dieron a conocer Testigos de la memoria, documental en el que se puede ver cómo identifican a las víctimas de algunas de las fosas comunes del Sáhara. Ahora, de nuevo bajo la dirección de Eztizen Miranda, presentan una segunda parte del documental, titulado La semilla de la verdad, que habla del efecto que causó la identificación de los desaparecidos en sus familias. Se estrenará esta noche a las 22.30 horas en el Festival de Cine y Derechos Humanos de Donostia, antes de la proyección del filme de la Sección Oficial Walesa, la esperanza de un pueblo.
SIN GUIÓN ESCRITO El equipo viajó el pasado noviembre a Sáhara Occidental sin ningún guión escrito, para ver qué podían conseguir los científicos de Aranzadi y Hegoa en una semana. Tampoco sabían si iban a poder hablar con alguno de los familiares de los saharauis desaparecidos. "Es muy raro que en tan poco tiempo hayamos conseguido tantos resultados", declaró Paco Etxeberria, antropólogo forense de Aranzadi. Cuando empezó este proyecto junto con Carlos Martín Beristain, ambos coincidieron en que su aventura tenía que ser documentada en imágenes, para lo que contactaron con Miranda.
Los documentales cuentan con tres ejes: el descubrimiento de una verdad, las pruebas técnicas y la parte psicosocial, ya que los familiares también tienen que participar en la toma de decisiones.
Martín Beristain explicó que la historia empezó porque Abba Ali, quien presenció dos ejecuciones en febrero de 1976, "se negó a olvidar", así que habló con el equipo vasco que se encontraba en el Sáhara. Si en Testigos de la memoria se puede observar cómo exhuman los cuerpos de los saharauis desaparecidos en los 70 y los identifican, La semilla de la verdad trata de los efectos que eso causó en los familiares y en su entorno. "Pudieron tener el cuerpo y hacer el funeral y los rituales propios de su cultura", agregó el doctor de Hegoa. A partir de ahora, esperan poder continuar con el proyecto, ya que quedan muchas fosas comunes con cuerpos sin identificar.
Por otro lado, el alcalde Juan Karlos Izagirre entregó ayer en la gala inaugural el Premio del festival al cineasta francés Robert Guédiguian, en reconocimiento a su labor en la lucha por los Derechos Humanos.

*Ver documental La semilla de la verdad
http://vimeo.com/74369626

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada