martes, 2 de septiembre de 2014

Rosa Valdeón: "La policía marroquí preguntó por la alcaldesa de Zamora y eso no figura en el pasaporte"

La alcaldesa de Zamora, a quien el Gobierno de Marruecos impidió el pasado viernes entrar en el Sáhara Occidental, acudirá al Comité de Derechos Humanos de la ONU al considerar "un problema internacional" la actitud del Gobierno de Marruecos ante el problema que padece el pueblo saharaui.
La delegación castellanoleonesa que pretendía reunirse en El Aaiún con las asociaciones y colectivos que defienden los derechos humanos y las libertades del pueblo saharaui que vive en los campamentos de Tinduf estaba encabezada por la alcaldesa de Zamora y por la Presidenta de la UACYL solidarias con el pueblo saharaui, Inés Prieto. Ambas volaron a El Aaiún para conocer de cerca la situación del pueblo saharaui y establecer vías de colaboración social y humanitaria.
¿Cómo fueron los modos de tratar el Gobierno de Marruecos a la delegación de Castilla y León?
Correctos, en el sentido de que físicamente no hicieron nada pero fueron absolutamente intimidatorios. Esto es algo que yo tengo como un compromiso personal, no es un compromiso del Ayuntamiento, sino personal, pero mantengo una relación con la Federación de Asociaciones de Castilla y León que, además, preside la zamorana Inés Prieto, una especial vinculación por trabajar más allá de lo que se está haciendo. Con el pueblo saharaui hay muchísimas familias en toda España y, especialmente, en nuestra tierra que tienen niños acogidos, niños que vienen en el verano, niños que vienen a estudiar, a tratarse de enfermedades, es decir, que hay una especial sensibilidad. Pero había que dar un paso adelante y trasladar no solamente a esos campamentos donde malviven esas familias, sino a los territorios ocupados donde Marruecos, por las informaciones que nos llegan, está tratándolos de una forma absolutamente inhumana. Sabemos que hay una vulneración de los derechos humanos. Pensábamos entrevistarnos con muchas asociaciones que están allí, en el Sáhara ocupado, y que lo único que siguen pidiendo es su libertad, no piden otra cosa. Y, además, lo piden de una forma pacífica, justa y con todo el aval que tienen sus argumentos, porque sus argumentos son los que tiene la ONU.
¿Cómo fue la llegada al aeropuerto?
Cuando hemos llegado, no solamente no nos han dejado entrar sino que el trato ha sido muy tenso. Teníamos el aeropuerto rodeado de policías, de coches, una comitiva con múltiples policías fue al avión a buscarnos; entre otras cuestiones, desde el principio vimos que ya lo tenían previsto porque, cuando han entrado, han preguntado por la alcaldesa de Zamora y eso en el pasaporte no figura, es decir, nos habían estudiado desde el día anterior, el comandante también nos lo confirmó, que así había sido, que desde los días anteriores estudian a todos los pasajeros que van y cuando creen que alguien va a apoyar de una forma u otra al pueblo saharaui, que es a lo que íbamos, en plan humanitario pero a apoyarles, pues impiden la entrada. Su obsesión son los periodistas, las autoridades marroquíes no hacían más que preguntarnos que si había algún periodista en el avión, y los políticos porque creen que son quienes pueden contar lo que de verdad pasa y eso, claro, no les favorece a ellos.
El Gobierno marroquí será consciente de la repercusión internacional que tendrá su acción.
Efectivamente pero, de todas las formas, estos días, las horas que hemos tenido que permanecer en Las Palmas cuando nos repatriaron, hemos hablado con las asociaciones y nos dicen que la situación de Marruecos en este momento es tan hostil que saben que esto tiene muy mala repercusión porque da a entender que no queremos ver pero es que si vamos e hiciéramos imágenes, fotos, conversaciones o grabaciones con lo que cuentan de verdad los saharauis que están allí sería muchísimo peor. Es decir, que puesto en la balanza, esto tiene una repercusión que a Marruecos no le favorece pero la otra es mucho peor en el sentido de que tendríamos hasta pruebas. De hecho, íbamos con la conciencia de que mientras estuviéramos allí nos iba a seguir la Policía, que si hacíamos fotos nos iban a requisar el teléfono, es decir, sabíamos que el hecho de estar allí y todo lo que viéramos iba a ser malo. Por eso, yo creo que han preferido esto y decir: Bueno, pues al menos no tienen pruebas más que el decir que hemos llegado hasta allí y nos hemos dado la vuelta. Fíjese que en algún medio de Marruecos ha salido la noticia en la que se nos ve a Inés Prieto, la presidenta de la Federación, y a mí con el presidente del Polisario y con un niño saharaui en el Ayuntamiento de Zamora, en el programa de Vacaciones en Paz. Esa foto viene acompañada de un texto para justificar su postura el Gobierno de Marruecos en el que dice que han expulsado a una delegación de 42 personas, que casi es de risa porque éramos cuatro mujeres, pues hablaba de 42 personas que quería llegar allí a… bueno, a invadirles, entre comillas. Además, como teníamos muy claro que no teníamos nada que ocultar que íbamos con nuestro pasaporte, les explicamos que nuestra defensa del pueblo saharaui no quiere decir que tengamos que atacar a los marroquíes, que nosotros íbamos a apoyar a unos amigos pero, desde luego, no pensando en provocar ningún incidente pero no valió ninguna explicación que les dimos y no nos dejaron bajar del avión, cosa que, por otra parte, es mejor porque en el caso de que hubiéramos bajado habríamos perdido el control de la situación y el propio comandante nos recomendó que dado que nos habían expulsado deberíamos volver y no bajar del avión ni siquiera a negociar porque el avión es territorio español.
¿Tiene pensado mover algún hilo para que nuestro Gobierno, al menos, eleve una queja enérgica formal?
Eso vamos a hacerlo pero nos vamos a dirigir directamente a la ONU, que tiene allí una delegación a la que, en muchos casos, no están dejando actuar con tranquilidad, por lo que nos refieren los saharauis, y vamos a ir directamente a la ONU y al Comité de Derechos Humanos de la propia ONU porque creemos que esto es un problema internacional, aunque es cierto que los españoles tenemos más vinculación, más afecto, más responsabilidad, llamémoslo como queramos, pero es un problema internacional. Al Gobierno de España, claro que se lo vamos a decir, al Gobierno de Marruecos nos vamos a quejar, aunque sabemos que no sirve para nada pero, sobre todo, el informe que estamos elaborando queremos mandarlo a los organismos internacionales, que son los que deben buscar una solución pacífica al conflicto. Nosotros no decimos el cómo, para eso están los organismos internacionales, pero lo que es cierto es que son 39 años sobreviviendo solamente a base de ayuda humanitaria en unos campamentos hostiles y con una resolución de la ONU que reconoce al pueblo saharaui y reconoce su derecho a la autodeterminación. Luego, ¿por qué no se cumple esa recomendación de la ONU? Creemos que la ONU tiene que resolverlo y creemos que está en vías de hacerlo pero el problema es que el tiempo pasa y mientras tanto, pues hay muchas personas que malviven o que mueren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada