domingo, 23 de noviembre de 2014

Marruecos se niega a que Aminetu Haidar asista al Foro Mundial de Derecho Humanos de Marrakech

Aminetu Haidar, la activista saharaui de DDHH reconocida internacionalmente, no estará presente en el II Foro Mundial de Derechos Humanos que tendrá lugar del 27 al 30 de noviembre en Marrakech (Marruecos), salvo presiones de última hora, especialmente de Estados Unidos.
La propia Aminetu, presidenta del Colectivo de Defensores Saharauis de Derechos Humanos (CODESA), dijo en la 39 Conferencia Internacional de Apoyo al Pueblo Saharaui celebrada en Madrid que seguía sin recibir respuesta a su petición de participar en el Foro. “Marruecos se justifica diciendo que nuestra asociación es un partido político que defiende el derecho de autodeterminación para no concederle la legalidad”, declaró.
El II Foro Mundial de Derechos Humanos (el primero se celebró en diciembre de 2013 en Brasil)  está previsto que reúna a más de 5000 participantes de 93 países. En esta ocasión lo  inaugurará el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moom, y contará con destacadas personalidades de todo el mundo.
La autorización para que Aminetu participe en el Foro corresponde al oficial Consejo Nacional de los Derechos Humanos marroquí (CNDH), creado por Mohamed VI en marzo de 2011, en sustitución del Consejo Consultivo de los Derechos Humanos, y para el que nombró presidente a Driss El Yazami, un opositor a su padre y que anteriormente presidió, con rango de ministro, el Consejo de la Comunidad Marroquí en el Extranjero, también dependiente del rey.
Driss El Yazami (Fez, 1952) es quien “oficialmente” decide si Aminetu va al Foro de Marrakech o quien, como hasta ahora, no contesta. El Yazami tiene una concepción marroquí sobre el Sáhara Occidental, al que llama  “su tierra”. Así lo puso de manifiesto en una reunión que mantuvo el 25 de octubre de 2012 en Rabat con juristas internacionales que acudieron como observadores a uno de los señalamientos del proceso de los 24 de Gdeim Izik. En abril de 2013 dijo sobre el Sáhara al semanario “Le Reporter” que Marruecos "no tiene que reaccionar a mandatos exteriores que son esencialmente políticos".
En el dossier sobre el Foro se dice que con la organización de esta segunda edición “Marruecos quiere contribuir a la emergencia de un espacio universal de diálogo entre los Estados, las instituciones internacionales y la sociedad civil, para responder así a las aspiraciones de los pueblos, en materia de respeto de su dignidad, igualdad y justicia”. También se indica que constituye “una oportunidad para establecer un balance global sobre los avances registrados en materia de los derechos humanos” y “facilitar una reflexión pluralista entre los gobiernos, las ONG y las instituciones regionales e internacionales”.
ONG marroquí contra el Foro
Y si el Foro Mundial es “una oportunidad para reforzar el respeto de los Derechos Humanos en Marruecos”, como ha declarado Driss El Yazami, ¿cómo es posible que desde organizaciones marroquíes se haya producido una contestación a este foro? La Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), la mayor del país y que aparece reseñada en el dossier como una de las ong marroquíes “implicadas o vinculadas” en el Foro mundial, no estará presente como protesta por la represión que padece. De hecho, días pasados se querelló contra el ministro del Interior, Mohamed Assad,  por abuso de poder.
Human Rights Watch ha denunciado que desde julio de este año se han impedido numerosos actos de la AMDH, Amnistía Internacional y la Liga Marroquí para los Derechos Humanos, otra organización que ha anunciado que tampoco estará en el Foro Mundial. Dos casos, en septiembre las autoridades impidieron la celebración de un campamento juvenil de AI para formar a jóvenes activistas marroquíes y extranjeros en Derechos Humanos  y a primeros de noviembre no se pudo celebrar un seminario para periodistas.
Si estas organizaciones marroquíes van a boicotear el Foro de Marrakech ¿por qué Aminetu Haidar sí quiere participar? Como ha escrito Ignacio Cembrero en El Mundo Aminetu ha lanzado un órdago a Marruecos: “Las autoridades marroquíes se encuentran ante un dilema. Pueden, por un lado, rechazar la solicitud de Haidar, alegando que su asociación no es legal, pero así empañarán el foro, en el que algunas voces criticarán su decisión. También pueden autorizarla, pero en ese caso se exponen a que aproveche esa tribuna mundial para denunciar las violaciones de los derechos humanos en la antigua colonia española. Si le dan el permiso solicitado, será la primera vez que esta mujer, cargada de premios y que ha pronunciado discursos en los foros más prestigiosos, tome la palabra en público en Marruecos. Tendrá público porque entre los asistentes no marroquíes al foro cuenta con muchos simpatizantes”.
Y eso es lo que hace Aminetu Haidar por donde va, denunciar "el silencio de la comunidad internacional" ante la represión y violencia desatadas por Marruecos contra el pueblo saharaui. En esta ocasión ha sido en Lanzarote, isla a la que ha viajado el 19 de noviembre para agradecer al pueblo canario y a las instituciones el apoyo que recibió en 2009 cuando mantuvo en el aeropuerto una huelga de hambre de 32 días tras ser expulsada de El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, y a donde consiguió volver.
Aminetu ha denunciado la “horrible situación y las precarias condiciones” de la población saharaui que “sigue viviendo en la pobreza y marginalidad". Ha dicho que seguirán luchando de forma pacífica “contra la represión y ocupación violenta que ejercen las fuerzas  marroquíes  contra el pueblo saharaui", que es diariamente torturado y sufre el maltrato y la discriminación, “un pueblo dividido en dos, en el territorio ocupado y los campamentos  de refugiados, con más de cuarenta años de dolor y sufrimiento".
Y esto es, posiblemente, lo que no quiere el Gobierno de Marruecos que escuchen la personalidades del todo el mundo que acudan al II Foro Mundial de Derechos Humanos en Marrakech.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada