jueves, 19 de febrero de 2015

Activista saharaui torturada hasta perder el hijo que esperaba. El PP rechaza revisar la negativa de indulto a Hassanna Aalia

La activista saharaui Lala Elmoussaui   estaba embarazada de cinco meses; fue secuestrada en El Aaiún y diez horas después la encontraron en muy grave estado y con señales de tortura. Ya había sido detenida  anteriormente, pero en  esta ocasión, además de sufrir brutales torturas, perdió el hijo que esperaba.
La Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis (AFAPREDESA) ha pedido a España, como potencia administradora de iure del Sáhara Occidental, que abra una investigación. La petición ha sido hecha el 17 de febrero, el mismo día que el Partido Popular impidió en la Comisión de Interior del Congreso instar al Ministerio del Interior a reconsiderar la denegación de asilo político al activista saharaui Hassanna Aalia, condenado a cadena perpetua por un tribunal militar de Marruecos por los hechos del campamento de Gdeim Izik, desmantelado en noviembre de 2010.
Según el testimonio de El Gali Sueyeh, esposo de Lala Elmoussaui, fue secuestrada al mediodía en las inmediaciones de la Dirección de Bucraa y abandonada diez horas después a las afueras de El Aaiún, cerca del barrio Raha.
La familia de la víctima ha contado que Lala, después de ser reanimada en el hospital Ben Mehdi, relató que había sido secuestrada por policías de paisano,  introducida en un coche negro y llevada a un lugar desconocido. Fue golpeada y torturada con descargas eléctricas,  y amenazada con ser violada. Después de varias horas de torturas, perdió el conocimiento.
Intérprete de canciones de la lucha del pueblo saharaui
Lala Elmoussaoui, madre de tres hijos, es activista de los Derechos Humanos e interpreta  canciones a favor de la  lucha del pueblo saharaui.  Fue detenida en 1985 y 1997 y sometida a vejaciones y torturas en las cárceles de El Aaiún.
AFAPREDESA ha recordado a España que es la administradora de iure del Sáhara Occidental, por lo que “exige una investigación independiente e imparcial para conducir a los responsables ante la justicia”, en una nota  fechada el 17 de febrero de 2015, el mismo día que en España el grupo mixto y la Izquierda Plural del Congreso de los Diputados, con el apoyo de socialistas y nacionalistas catalanes y vascos, pidieron en la Comisión de Interior reconsiderar la denegación de asilo político  y la orden de expulsión de España a Hassanna Aalia.
Los grupos expusieron que España, que tiene una obligación moral con el Sáhara, no debe plegar su política de asilo a los intereses de Marruecos, y pidieron al Partido Popular  que no contribuyese a mantener la "injusta" denegación de asilo. En la proposición que presentaron en su día manifestaron que el juicio a Hassanna Aalia, en el que no estuvo presente,  no cumplió las mínimas garantías, las declaraciones fueron obtenidas bajo torturas  y hubo actas policiales falseadas.
Pero aunque para el portavoz del PP en la Comisión, Conrado Escobar, España es "un país de asilo, solidario y humanitario", y "nuestro sistema, para satisfacción de todos, es humanitario pero serio; generoso pero legal", el partido en el Gobierno votó en contra y rechazo la proposición no de ley que pedía a Interior reconsiderar su decisión.
En relación con el caso de Elmoussaoui,  AFRAPADESA ha dicho que “tiene razones para creer que la vuelta de utilización de este tipo de atrocidades está relacionada con la complacencia de la que goza el Reino de Marruecos por parte de algunos gobiernos, entre ellos Francia, que ha anunciado la concesión de la Legión de Honor a Abdellatif Hamouchi”, jefe de los servicios secretos marroquíes, “implicado y perseguido por la justicia francesa en casos de tortura de varios detenidos saharauis y marroquíes”.
El 20 de febrero de 2014 miembros de la policía judicial francesa intentaron llevar ante un juzgado a Abdellatif Hamouchi, aprovechando que estaba en Paris, para declarar en una investigación sobre torturas a dos marroquíes residentes en Francia y a un saharaui  preso en la cárcel de Salé (Rabat), pero se escabulló. La actuación judicial francesa  motivó el malestar de Marruecos y abrió una crisis con Francia.
Ahora, y después de la reunión del rey Mohamed VI con el presidente François Hollande  el 9 de febrero pasado, que pareció escenificar el fin de la crisis,  Francia ha decidido condecorar al jefe de la policía secreta marroquí con la medalla de Oficial de la Legión de Honor.
Abdellatif Hamouchi máximo responsable de la Dirección General de Supervisión del Territorio (DGST), también ha sido condecorado en España. El 22 de noviembre de 2014 el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, le impuso la Cruz honorífica al Mérito Policial “en reconocimiento al alto grado de colaboración con el Cuerpo Nacional de Policía en la lucha contra el terrorismo yihadista”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada