miércoles, 11 de febrero de 2015

La Asociación Mexicana de Amistad con la RASD pide asilo para el activista saharaui Hassanna Aalia

La Asociación Mexicana de Amistad con la República Árabe Saharaui A.C. (AMARAS), se suma a la solidaridad internacional para solicitar al gobierno español reconsidere la decisión de no otorgar asilo al joven saharaui Hassana Aalia defensor de los derechos humanos, quien debido a su participación en las protestas pacíficas saharauis de Gdeim Izik, realizadas a las afueras de la ciudad ocupada de El Aaiún en noviembre de 2010, ha sido objeto de continuos maltratos y torturas por parte del gobierno invasor marroquí.
Está demostrado que Aalia es un perseguido político de Marruecos por exigir en Gdeim Izik, un mejor del nivel de vida, mejores condiciones laborales, pero sobre todo, la independencia del pueblo al que pertenece y que Marruecos quiere desaparecer, el pueblo saharaui.
AMARAS denuncia que el joven Hassana Aalia no ha tenido el elemental derecho a la defensa, es decir, no goza de garantías. Se reabren en su contra, un juicio por los mismos hechos por los que ya fue juzgado, con confesiones extraídas bajo tortura, tal como lo suscribe Human Right Watch.
El ultraje se agrava porque el joven saharaui Aalia es un civil que fue, en ausencia, condenado a cadena perpetua por un tribunal militar marroquí, fuera de jurisdicción en lo territorial, y extralimitado a la luz de los derechos humanos; y como en cualquier país que se dice democrático, la administración correcta de la justicia tiene como componente básico, la garantía y protección de los derechos humanos a partir de la existencia de tribunales independientes y la observancia del debido proceso, el caso de Aalia califica para la obtención del asilo político, de acuerdo a los estándares y normas internacionales.
Por lo expuesto, AMARAS exige que el gobierno español asuma su responsabilidad como administrador todavía del territorio del Sahara Occidental y conceda a Hassana Aalia, el asilo solicitado con base a su propia Ley 12/2009, y toda vez que ratificó el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, además de ser firmante de la Convención de Ginebra e integrante del Sistema Europeo Común de Asilo.
AMARAS también hace hincapié en que la política genocida que el gobierno y ejército marroquí ha mantenido en contra el pueblo saharaui desde 1976 a la fecha, no sólo ha violando los derechos humanos fundamentales del pueblo saharaui, sino que ha generado un sin número de presos políticos por los que AMARAS también exige su liberación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada