lunes, 2 de marzo de 2015

El saharaui Aalia pide a la Audiencia Nacional suspender su salida de España


Hassanna Aalia, el activista saharaui que fue condenado a cadena perpetua por un tribunal militar marroquí, ha presentado un recurso ante la Audiencia Nacional contra la resolución de Interior que le denegó el asilo y ha pedido como medida cautelar que se suspenda su salida obligatoria de España.
Fuentes jurídicas han informado a Efe de que el recurso ha sido interpuesto ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional y consta de dos partes.
En el documento, Aalia solicita la revisión de su petición de asilo político tras la denegación de Interior, pero también pide que se suspenda su salida obligatoria de España por dos motivos.
En primer lugar considera que de llevarse a cabo su expulsión podría ingresar en prisión en Marruecos y ser torturado, mientras que en segundo lugar la defensa alega que el activista saharaui, de 27 años, tiene arraigo en España, donde reside desde 2011.
La salida obligatoria no es una expulsión sino que es un recordatorio de que la persona se encuentra en una situación irregular y debe abandonar el país, es decir, es una invitación a salir de España.
Para que se produzca la expulsión es necesario que antes se abra un expediente administrativo sancionador, lo cual todavía no se ha producido, precisan las fuentes.
Hassanna Aalia, de 27 años, fue juzgado en rebeldía y condenado a cadena perpetua por un tribunal militar marroquí tras participar en 2010 en el campamento de protesta pacífico de Gdeim Izik, a 12 kilómetros de El Aaiún (Sahara Occidental), pena de la que tuvo conocimiento cuando participaba en el País Vasco en un proyecto de formación para jóvenes activistas saharauis.
Hace dos semanas, la Comisión de Interior del Congreso rechazó, con los únicos votos en contra del PP, una proposición no de ley por la que se instaba al Ministerio del Interior a que reconsiderada la denegación de asilo político a Aalia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada