jueves, 13 de marzo de 2014

Sabadell homenajea a Mariem Hassan el Día de la Mujer Trabajadora y los 25 años del hermanamiento de la ciudad con la daira de Argub




Fuente: Nubenegra, 13 de marzo de 2014
El Ayuntamiento de Sabadell rindió, el domingo 9 de marzo de 2014, un homenaje popular a Mariem Hassan, aprovechando el Día de la Mujer Trabajadora y los 25 años del hermanamiento de la ciudad con la daira de Argub, campamento de refugiados saharauis de Dajla.
Un acto integrado en un programa en torno a la mujer que, a lo largo del mes de marzo, incluye desde una cantada de nanas en una librería a una exposición de fotografías de Mujeres Saharauis, captadas por el objetivo de Dani Lagarto.
Entre lecturas de textos y manifiestos, Mariem agradeció, con su cante emocionado y emocionante, los doce años de estancia que lleva en esta ciudad catalana, en la que por fin pudo reunir a sus cinco hijos bajo un mismo techo.
Todos los elementos se confabularon para crear una ambiente espléndido, tanto atmosférico como humano, y que poco a poco el calor de los saharauis y no saharauis fuera caldeando la plaza del Dr. Robert, a las puertas mismas de la casa consistorial.
Tras unas cariñosas palabras de presentación, destacando su trayectoria comprometida y sus valores artísticos, Mariem abrió fuego interpretando a capella “Sáhara te quiero”, acerca de las bellezas de su tierra invadida y la añoranza de sus paisajes, al momento, inaccesibles para ella.
Los asistentes, conocedores del estado crítico de salud que atraviesa la cantante, contuvieron la respiración durante los breves minutos que duró el mawal. El aplauso que descargaron inmeditamente después, no sólo reconocía que Mariem sigue siendo una intérprete sin par de éste tipo de cantos, sino que la debilidad física de estas últimas semanas no había hecho mella en su voz, que seguía intensa y firme.
Hace cinco años, Mariem compuso una canción, recogida en su disco “Shouka”, a modo de conferencia telefónica con su anciana madre, refugiada desde el 76 en una jaima de la wilaya de Smara. En “Alu ummi” (Hola mami) Mariem, además de interesarse por su salud le daba cuenta de sus andanzas por Europa. Ninguna canción mejor para que el domingo se la cantaran sus hijas ante toda la ciudadanía allí congregada, sin otra complicidad que la de Vadiya, su amiga fiel.
Hace apenas un año, Mariem fue invitada por Sebastiâo Antunes a participar en un concierto en el Festival Islámico de Mértola (Portugal) en el que él hacía un singular recorrido desde su Beira Baixa natal hasta el desierto del Sáhara. Tras aquella experiencia, la simpatía y admiración mutua entre ambos artistas no ha dejado de crecer. Sebastiâo, invidente, en cuanto supo del homenaje, quiso estar en Sabadell, y el mismo domingo volaba a la 6 de la mañana, rumbo a Barcelona, junto con Luis Peixoto, músico también portugués, y Manuel Ferreira, presidente de la asociación portuguesa de Amigos del Sáhara. Con el tiempo justo para llegar a Sabadell, decir “aquí estamos” y empezar a tocar.
Mariem, desde su silla, recibía muy contenta todas estas muestras de afecto sincero que no cesaron a lo largo de la jornada. Y ahí, escuchó a Sebastiâo cantar su canción “Saharawi”, compuesta hace unos pocos años, cuando una amiga le contó la aventura de los miles de niños saharauis viajando los veranos a Europa; invitados por familias solidarias para escapar durante dos meses de los rigores estivales del desierto.
Fue increíble cómo Sebastiâo levantó a los saharauis que querían fiesta para dar rienda suelta a sus emociones, algo que él maneja con tanta habilidad como Mariem. Y con ella, con el mismo grupo que participó en septiembre en Lisboa en la Festa do Avante, la emprendieron con “Almalhfa”, la canción que Mariem compuso en respuesta a la agresión sufrida por ella y Vadiya en Madrid cuando 5 marroquíes las atacaron por el pecado de vestir la melfa, el vestido tradicional de las mujeres saharauis.
Sebastiâo, intruduce en medio de la canción unos versos propios aludiendo a libertad y el orgullo de vestir lo que la mujer quiera, y lo guapas que están las saharauis con las melfas. Me temo que ya va a ser difícil volver a escuchar esta canción sin recordar la magistral participación del portugués.
Luego Juan Carlos Sánchez, el alcalde de Sabadell, le ofreció un ramo de flores, y Khadija Hamdi, ministra de Cultura de la RASD, venida expresamente desde los campamentos, una alfombra tejida por mujeres saharauis y una flauta tradicional en recuerdo de Mahfud Aliyen y los tiempos del grupo El Uali.
La cosa iba a concluir con “Almara” (mujer). No estaba claro si Mariem podría o no cantarla, pero en cuanto supo que se trataba de ese tema no se lo quiso perder. Pudo más el corazón de Mariem que su cabeza. Y, tras ella, el broche final lo puso Khadija, la compañera desde el principio de la batalla cultural contra la opresión marroquí, con una poesía escrita para la ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada