sábado, 18 de abril de 2015

Mohamed Sidati: “Desde que abandonamos la lucha armada, el mundo está olvidándose del conflicto del Sahara Occidental”

El pueblo saharaui desea solo un plebiscito, así como se llevó acabo en Eslovenia, ha dicho el ministro del gobierno del Sahara Occidental para las relaciones con Europa, Mohamed Sidati.
El Sahara Occidental es la última colonia en África, lo que debería por sí mismo provocar numerosas discusiones sobre su estatus y sobre cómo resolver este problema, y en Europa además la reflexión sobre el papel de los países europeos y la UE en la ocupación de Marruecos que ya lleva 40 años en curso. Pero la crisis del Sahara Occidental está olvidada, advierte Sidati.
La UE así renovó el acuerdo de pesca con Marruecos en virtud del cual los barcos de pesca europeos tienen derecho a pescar en las aguas del Sahara Occidental muy ricas en pescado, a través de la cual la UE de nuevo, pese a las preocupaciones anteriores de hecho reconoció la soberanía de Marruecos sobre estas aguas. Como ha destacado Sidati, se trata de una violación del derecho internacional. A los saharauis no les queda mucho más que aludir al derecho. La lucha armada la han abandonado en 1991 cuando entró en vigor el plan de paz de las Naciones Unidas, en virtud del cual se debería celebrar un referéndum sobre la autodeterminación entre los saharauis. El referéndum hasta hoy no se realizó y en satisfacción mutua (marroquí y europea) la ocupación sigue.
Recordemos que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) dictaminó en 1976 que el Sahara Occidental nunca ha sido parte de Marruecos y ha reconocido el derecho de referéndum de autodeterminación al pueblo saharaui. Sidati, representante del Frente POLISARIO - un movimiento creado en 1973 que representa al Sahara Occidental - durante su visita de unos días en Eslovenia se reunió también con el Vicepresidente de la Asamblea Nacional y el Presidente de la Comisión Parlamentaria de Asuntos Exteriores. Con respecto a las relaciones entre Eslovenia y el Sahara Occidental es optimista. En general, en su opinión los saharauis pueden aprender mucho de Eslovenia.
Usted está involucrado en la lucha saharaui desde el mismo principio. ¿Cómo es la situación en el Sahara Occidental hoy a diferencia  de la de los años setenta del siglo pasado?
Los saharauis hemos sufrido el colonialismo durante todo un siglo, y desde 1975 sufrimos la ocupación ilegal y violenta marroquí. La diferencia radica en el hecho de que la gente estaba en ese momento, por lo menos viviendo en sus propios hogares. Es cierto que no eran libres, pero al menos las bombas no les hicieron migrar por todo el territorio, no han huido de su país, aunque mucha gente ya en esta época vivía en exilio. En ese momento, las personas fueron capaces de planificar sus vidas, y hoy en día la mayoría de ellos están fuera de su país o viven bajo el yugo de la ocupación violenta; las familias están  separadas, también el territorio está dividido con un muro de más de 2.700 kilómetros. A la gente se la niega el derecho a la libertad de movimiento, por lo que en su propio país se sienten inseguros. La situación actual es aún peor de lo que era. La gente se siente más frágil, más incierta, porque  se siente  atacada en  su identidad.
¿Puede describir cómo la ocupación marroquí se manifiesta en la parte ocupada del Sahara Occidental?
Lo más importante es hacer hincapié en que no hay libertad de expresión, movimiento y asociación. Marruecos además está llenando el territorio con  los colonos, así que los saharauis ya no se sienten seguros en su propia tierra. Comenzó la expropiación de las personas. Les privan de la tierra y lo dan a las empresas multinacionales o lo venden a los colonos marroquíes. Esto es terrible. La gente tampoco tiene el derecho a la protesta, a la libre asociación así que está  aislada. La represión ha aumentado, privando a la gente de su propiedad, mientras que vienen los extranjeros, las multinacionales, y los saharauis tienen que renunciar a muchas cosas debido a la violencia.
¿Qué es lo que Marruecos cita como la razón de la ocupación? ¿Se trata de razones nacionalistas, religiosas, o puramente económicas?
Seguramente las razones económicas son importantes. El Sahara Occidental es un país muy rico. Por otro lado, se trata de una distracción de los problemas internos de Marruecos. Marruecos cultiva una ideología expansionista y el chauvinismo. Dicen que el pueblo del Sahara Occidental no existe, que el Sahara Occidental es parte de Marruecos. Marruecos esta justificando la ocupación ilegal del Sahara Occidental con el  nacionalismo. Se trata también de las razones políticas. Con el fin de mantener el poder, las autoridades marroquíes están desviando la atención de sus ciudadanos a la cuestión del Sahara Occidental como un problema nacional.
¿Usted dice que el Sahara Occidental bajo ocupación marroquí, como resultado de la lucha contra la democracia en el mismo Marruecos?
Creo que Marruecos mantiene el problema del Sahara Occidental para desviar la atención de los ciudadanos marroquíes. Con esto, está también retrocediendo en la cuestión de la democracia y la tolerancia. Si la democracia no se respeta en el  Sahara Occidental, ¿cómo puede ser respetada en el propio Marruecos? Y al revés, si la democracia no se respeta en Marruecos, ¿cómo puede ser respetada en el Sahara Occidental? Están vinculados. Los marroquíes están preocupados con otros asuntos y no con sus problemas y las demandas de democracia y libertad, mientras que Marruecos esta negando la democracia y la libertad a los saharauis.
¿Tienen algunos partidarios o simpatizantes en Marruecos, están asociados con algún grupo que lucha por su causa?
El régimen de Marruecos está constantemente tratando de mostrar la unidad en la cuestión del Sahara Occidental, que no hay fuerzas democráticas que apoyan el derecho de los saharauis a la autodeterminación. Sin embargo, hay tales voces. Un  Partido político marroquí, llamado La Voz Democrática por ejemplo, apoya una solución política al problema del Sahara Occidental. El problema principal es que, incluso para los marroquíes, no hay suficiente democracia para poder decir abiertamente lo que piensan profundamente sobre el Sahara Occidental. Sé que hay gente así, que no todos los marroquíes apoyan esta guerra contra los saharauis, pero no tienen la oportunidad de hablar de ello. Esta es una cuestión de democracia. Si, por ejemplo, uno pone en duda el rey o el país, se expone al riesgo de prisión. Uno de los tabúes es también el  Sahara Occidental. No hay posibilidad democrática para decir lo que piensan. Este es el problema principal. Pero sé que en Marruecos existen también diferentes voces con respecto a la cuestión del Sahara Occidental.
Usted es ministro para las relaciones con Europa. ¿Cuáles son sus experiencias con los gobiernos europeos y los representantes de la UE? ¿Cuál es su comprensión de la situación en el Sahara Occidental?
Estamos enfocados en Europa y la Unión Europea. La UE está involucrada en este conflicto, pero también puede ser parte de la solución. Algunos países influyentes como Francia y España, son miembros de la UE, y estoy convencido de que afectan a la política de la UE sobre Sahara Occidental. Además, Marruecos es un socio de la UE. La UE tiene una relación especial con el Reino de Marruecos. Tengo que recordar que Marruecos es el primer receptor de la asistencia económica y financiera europea. La UE también ha firmado ciertos acuerdos con Marruecos, que implican el territorio del Sahara Occidental, como por ejemplo el acuerdo de pesca. La UE entonces tiene vínculos muy estrechos con Marruecos. En este contexto pues dicen que con  respecto al Sahara Occidental quieren respetar el derecho internacional, los esfuerzos del Secretario General de la ONU y su Enviado Especial para el Sahara Occidental, Christopher Ross y que quieren que se respeten las resoluciones relevantes de la ONU. Pero cuando se trata de la puesta en  práctica de esto, los saharauis estamos muy frustrados. Europa apoya de manera clara el derecho internacional y la ONU, pero con en respecto a la aplicación de las decisiones de la comunidad internacional no son muy persistentes, a veces incluso sentimos que son cómplices con Marruecos. Debo decir que, en las instituciones de la UE comprenden bastante bien lo que es la decisión de la ONU sobre el Sahara Occidental, pero debido a los intereses egoístas de algunos gobiernos europeos no cumplen con estas resoluciones.
Pero no voy a decir que esta es la posición de todas las instituciones en su conjunto. En el Parlamento Europeo existe más conciencia sobre la cuestión del Sahara Occidental, la Comisión Europea está entregando algo de ayuda humanitaria a los refugiados saharauis y algunos gobiernos tienen una posición muy clara sobre esta cuestión. El Reino Unido y algunos países escandinavos como Suecia y Dinamarca, respeten el derecho internacional sobre esta cuestión. Algunos otros países como Francia y España, no respetan la decisión de la ONU en la misma medida. Tengo que decir también que Marruecos está presionando activamente para evitar que Europa adopte una posición muy clara sobre el Sahara Occidental. Así vemos algunas contradicciones en el comportamiento de la UE. Por un lado, apoyan claramente las resoluciones de la ONU, y por otro lado, en la práctica, incluso participan en la política de ocupación ilegal por parte de Marruecos. Voy a dar un ejemplo muy sencillo. Las instituciones europeas dicen que están muy preocupados por la situación de los derechos humanos en el Sahara Occidental, sobre todo en la parte ocupada. Dicen que insisten siempre en el respeto a estos derechos y que en el diálogo con Marruecos, en el marco del Acuerdo de Asociación, ponen atención a estos asuntos. Pero esto no es suficiente. La UE debe apoyar muy claramente los derechos humanos y abogar para que la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental) tenga un mandato en esta área y que esta sea supervisada por un mecanismo internacional independiente. Pero, la UE hace la vista gorda de las violaciones graves de los derechos humanos por parte de Marruecos.
¿Cuál es la razón para, como Usted dice, la complicidad de algunos gobiernos europeos? ¿Se trata de los intereses económicos de estos países o de un juego geopolítico más amplio en el que los saharauis siempre son sacrificados?
En el caso de Francia y España, y su apoyo a la ocupación ilegal marroquí del Sahara Occidental, además de sus intereses económicos, se trata también de una parte de estrategia para la dominación sobre el Magreb y África del Norte. No hay duda. Con esto están negando el derecho a la  autodeterminación a los saharauis. Marruecos también está chantajeando y amenazando a España con olas de emigrantes. Para ello, explota  también el tema de Ceuta y Melilla (enclaves españoles en el norte de África) y las Islas Canarias. Pero Marruecos también está haciendo presión con la ayuda de grupos de interés en Francia, España y algunos otros países que presionan a Europa para que no apruebe una posición clara con respecto a la aplicación de las resoluciones de la ONU en relación con el Sahara Occidental. Este es un juego muy peligroso. Hacen la vista gorda a la actitud de Marruecos cuando en el mismo Marruecos no hay progreso en el área de la democracia y los derechos humanos. Ciertos intereses geoestratégicos y económicos están dominado en lugar de la justicia y el descenso de las tensiones. Con el mantenimiento de la tensión mantienen la ocupación.
En conformidad con el Acuerdo de pesca la UE está pagando algunos millones de euros por año a Marruecos y a cambio recibe el derecho a explotar las aguas territoriales del Sahara Occidental. Sin embargo, ¿no podría la UE hacer un acuerdo  favorable directamente con el Sahara Occidental independiente? El POLISARIO sería en el caso de reconocimiento del Sahara Occidental por parte de la UE sin duda a favor a este acuerdo.
Una de las tácticas de Marruecos es involucrar las corporaciones multinacionales y los países y las instituciones de la UE en la explotación ilegal de la pesca, la costa y las reservas de petróleo y minerales cuanto más se pueda. Se trata de una cuestión del derecho internacional y con el acuerdo con Marruecos la UE lo está violando. Eso está muy claro. Por lo tanto, la UE debería aclarar su posición. Con esta actitud está perjudicando a los derechos humanos y la democracia. El POLISARIO como  representante del Sahara Occidental pide a la UE que respete el derecho internacional. En este contexto, acogemos con beneplácito cualquier tipo de cooperación con la UE y la comunidad internacional con miras a la explotación conjunta de los recursos del Sahara Occidental en beneficio mutuo. Esto requiere el respeto del derecho internacional. Francia y España se oponen a esto, pero la única manera de que la UE resuelva este problema es admitir que la resolución de la ONU se realice. La solución definitiva del conflicto del  Sahara Occidental permitirá la cooperación en la explotación de los recursos de nuestro país, tanto en beneficio de su pueblo como de estos países. ¿Entonces por qué la UE no hace esto? Una vez más, repito que se trata de la influencia de grupos de presión, la presión del Marruecos y los intereses totalmente egoístas de ciertos países.
La cuestión de Palestina es en muchos aspectos - no todos – similar a la cuestión del  Sahara Occidental. A ambos pueblos se les niega el derecho a la autodeterminación, ambos ocupantes, Marruecos e Israel, están poblando a sus habitantes en los territorios ocupados, y hay otras similitudes. ¿Qué han aprendido de la lucha palestina, que es un poco más vieja y mucho más famosa que la suya?
Sin lugar a dudas existen algunas semejanzas entre los dos casos. La similitud más importante es que los dos pueblos están luchando por sus derechos legítimos de existir y ser libre en su tierra. Pero tengo que decir que la cuestión del  Sahara Occidental es más simple. Se trata de una cuestión de descolonización, su territorio está deimitado geográficamente de manera clara y todas las resoluciones de la ONU apoyan el derecho a la autodeterminación. A los pueblos que luchan por sus derechos y que pagan un alto precio por la libertad  no se les puede derrotar. Si la comunidad internacional - el mundo y la UE – quiere resolver este problema de una forma pacífica, tiene que ser coherente y apoyar este derecho. Estos dos países deben ser reconocidos como países independientes y libres. Al igual que algunos países europeos hacen en el caso de Palestina, deberían hacer lo mismo con respeto al  Sahara Occidental. Esto es la presión diplomática adecuada sobre Marruecos para que acepte una solución pacífica del conflicto. De lo contrario, las tensiones van a aumentar y existe una amenaza real de la reanudación de las hostilidades y eso es muy peligroso. Este es un mensaje a Europa. Tanto el problema saharaui como el problema palestino deben ser resueltos de manera pacífica.
¿Por qué la lucha de los saharauis no atrajo tanta atención como la lucha del pueblo palestino? Esto es bastante sorprendente teniendo en cuenta el hecho de que el Sahara Occidental es la última colonia en África, lo que debería en sí mismo ser de interés para la sociedad civil europea.
Los saharauis a veces dicen "es mejor ser enterrado que olvidado." Y los saharauis están olvidados. Se trata de una crisis olvidada. Hemos atraído la mayor atención durante la lucha armada. Desde que hemos aceptado y dado prioridad a una vía pacífica de la resolución de  esta cuestión, parece que la comunidad internacional está olvidando al pueblo saharaui. Esto es muy peligroso y muy injusto. Los saharauis han aceptado los modos pacíficos de la lucha, con protestas, exigen el derecho a la libre asociación y movimiento, pero el ejército marroquí les niega estos derechos en los territorios ocupados. Esta gente es oprimida y la comunidad internacional no actúa. Los jóvenes y la gente en general no entienden por qué a la comunidad internacional y Europa, no les interesan los saharauis. Estamos luchando contra el terrorismo, la violencia, el extremismo, desde que hemos adoptado la vía pacífica, pero los europeos no aprecian esto. Esto que  hace el pueblo saharaui se sienta muy triste. Tenemos que advertir a la comunidad internacional de que esta situación es inaceptable. La paciencia de los saharauis tiene sus límites. ¿Por qué no hay interés? En ausencia de las operaciones militares más sensacionales, sin la violencia y el extremismo la gente está olvidando de los saharauis y esto es muy decepcionante y frustrante.
Es conocida la declaración de Noam Chomsky que la protesta en el campamento de Gdeim Izik en octubre de 2010, era el verdadero comienzo de la llamada primavera árabe. Obviamente, los acontecimientos que siguieron, han eludido su zona. ¿Cómo es eso?
No hay duda de que la primavera árabe comenzó en el Sahara Occidental, en Gdeim Izik en octubre y noviembre de 2010. Fue una de las formas más interesantes de resistencia. Esta revuelta pacífica ha sido en el momento más importante, y los saharauis solos han decidido por este tipo de resistencia. Este fue un mensaje al mundo de que quieren alcanzar su objetivo por medios pacíficos. Este experimento fue aplastado, mientras que Marruecos ha utilizado unos medios muy violentos, pero el espíritu de Gdeim Izik todavía está presente. La diferencia radica en el hecho de que Marruecos ha aumentado el número de agentes de policía y soldados en el Sahara Occidental y esta impidiendo todas agrupaciones, incluso las más pequeñas. Los saharauis permanecen decididos a continuar la resistencia. Todavía sigue latente  este espíritu.
¿Qué es lo que esperan de un país como Eslovenia que haga sobre el caso del  Sahara Occidental? Estuvo aquí unos días, se reunió con algunos diputados y diputadas. ¿Cómo  fue esta reunión?
Con Eslovenia compartimos cosas interesantes. Ambos países son el resultado de la autodeterminación. Lo que queremos en el Sahara Occidental, es lo que los eslovenos han logrado, a saber, el respeto y la dignidad. El país debe ser respetado sin importancia de su tamaño o el número de sus habitantes. Eslovenia está rodeado de países que son más grandes, pero el secreto de la convivencia, después de una larga lucha por la independencia es el respeto mutuo. Los saharauis sin duda pueden aprender algo de Eslovenia. No olviden que han tenido su propio plebiscito, que era libre y democrático. Esto es lo que quiere el pueblo saharaui. También para Eslovenia, la referencia en África, debería ser el Sahara Occidental, que puede ser la puerta de entrada al continente. Eslovenia como país europeo puede contribuir a la concientización en Europa, hacia una visión diferente del  Sahara Occidental como una cuestión de descolonización y el derecho internacional. Podemos compartir muchas cosas. A través de las conversaciones que he tenido, me dio la sensación de que nosotros, los eslovenos y los saharauis estamos cerca y que debemos ser optimistas sobre el futuro desarrollo de las relaciones y la cooperación en varios campos. Me gustaría ver que las autoridades eslovenas, así como en Suecia y en otros lugares, llegan ser un ejemplo para la UE, en la forma de abordar la cuestión del Sahara Occidental.
El ministro de Exteriores de Eslovenia ha dicho que propondrá que Eslovenia reconozca a una Palestina independiente ya en este año. ¿Tiene algún contacto con el Ministerio esloveno de Asuntos Exteriores sobre el reconocimiento  del Sahara Occidental y en qué nivel el POLISARIO se comunica con el ministerio?
Los representantes del POLISARIO fueron recibidos por el Jefe del Departamento de África del Norte y Oriente Medio en el ministerio. Estos apoyan mucho los esfuerzos de la ONU, el Secretario General y su Enviado Especial. Eslovenia respeta la resolución de la ONU con respecto a la autodeterminación de los saharauis, lo cual es positivo. Dadas las similitudes entre las cuestiones de Palestina y del  Sahara Occidental, creo que Eslovenia debe adoptar la misma actitud en  ambas caos. El Sahara Occidental es una cuestión del derecho internacional y sería lógico que Eslovenia tuviera el mismo planteamiento como en el caso de Palestina. El diálogo entre Eslovenia y el  Sahara Occidental existe y debe ser continuado. Veremos si el debate puede desarrollarse también en el Parlamento esloveno.
¿El Ministro de Relaciones Exteriores no le ha recibido durante su visita?
No, el Ministro de Asuntos Exteriores no me recibió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada