martes, 6 de octubre de 2015

#AsiloparaHassanna La Policía detiene en Burgos a un saharaui condenado a cadena perpetua por Rabat

ABC. LUIS DE VEGA / MADRID. 06/10/2015 Agentes de paisano se han llevado a Hassana Aalia de un tren y lo han dejado en libertad horas después con una orden de expulsión que ha de cumplir antes de la tarde del jueves
El saharaui Hassana Aalia ha sido detenido por la Policía por «estancia ilegal» en el país, ha explicado a ABC el delegado del Frente Polisario en España, Bucharaya Beyun. El propio detenido ha confirmado los hechos a ABC tras se liberado en Burgos horas después con una orden de expulsión de 48 horas desde las 19.40 horas del martes.
«Policías de paisano me han pedido los papeles, me han dicho que teníamos que bajar en la siguiente parada» y «me han llevado a comisaría» a pesar de que «les he enseñado los papeles con el recurso ante la Audiencia Nacional», ha señalado a través del teléfono nada más abandonar dependencias policiales en Burgos.
Las autoridades españolas le habían denegado el asilo y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) había interpuesto un recurso que estaba pendiente de respuesta, ha añadido Beyun.
Un tribunal militar de Rabat había juzgado en rebeldía a Hassana Aalia (El Aaiun, 1988) y condenado en febrero de 2011 a cadena perpetua por los mismos hechos por los que había sido juzgado y condenado con anterioridad a cuatro meses. Al no tener antecedentes no tuvo que ingresar en prisión. El fallo del macroproceso, el mayor celebrado en el reino alauí contra saharauis, recibió duras críticas de Human Rights Watch (HRW).
A Aalia le acusaron de haber participado en agresiones a agentes marroquíes durante las protestas que llevaron a miles de saharauis a instalarse en un campamento protesta a las afueras de El Aaiún, capital del Sahara Occidental, en 2010.
Pero no quedó probado que Aalia participara en las agresiones a las Fuerzas de Seguridad marroquíes, según un informe de la Asociación Internacional de la Observación de los Derechos Humanos (AIODH).
Tras aquella sentencia de cuatro meses «viajé al Foro Social Mundial en Dakar, a los campamentos de refugiados (saharauis en Tinduf, Argelia), a España…», explicó Aalia a ABC en una entrevista realizada en 2013. Pero la sorpresa llegó en medio de aquellos desplazamientos en los que regresaba con normalidad a su casa de El Aaiún, cuando «un Tribunal Militar anuncia una orden de búsqueda y captura contra mí».
Le pilló por sorpresa en España y tomó entonces la decisión de no volver más. Así es como fue juzgado en rebeldía, junto a otros 23 activistas saharuis que sí estaban presentes, por un Tribunal Militar en Rabat. El pasado 17 de febrero emitía nueve cadenas perpetuas (entre ellas la de Aalia), cuatro condenas a treinta años, seis a veinticinco años, tres a veinte años y dos a dos años y tres meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada