martes, 9 de febrero de 2016

Los saharauis NO estaban en el desfile de recibimiento del rey marroquí Mohamed VI


Con gran profusión de declaraciones y sin objetividad alguna, nuestros colegas de la prensa marroquí han acompañado la visita del rey de los marroquíes a nuestro país, el Sahara Occidental, del 4 al 8 de febrero de 2016. Nuestros colegas retoman obedientemente los comunicados de la MAP (Agencia de Prensa Marroquí) del palacio real. Sin embargo, hemos estudiado los discursos, y no vemos que se haya pronunciado nada nuevo que contemple una legalización de la situación. Y los saharauis no se han engañado al ignorar esta visita hasta el desprecio.
Hemos recogido algunas opiniones de las cuales damos cuenta a continuación.
«Yo soy ciudadana saharaui, no un súbdito del rey de Marruecos. Si hubiera tenido ganas de perder el tiempo, hubiera ido a ver el inmenso despilfarro de dinero. Pero no tengo tiempo que perder. Aquí todo es complicado: hay papeleras que quedan días en la calle sin vaciar, y por lo tanto acuden manadas de perros salvajes, así que no puedo dejar salir a los niños a la calle. Y tengo 5. Y el agua del grifo sólo sale 2 horas al día aunque nunca se sabe cuándo será, por lo que tengo que estar siempre en casa para las comidas y las coladas” manifestó Degja Bellahi, de 56 años.
Nezha El Khalidi, estudiante saharaui, ha dicho: «Este rey se cree la reina de Inglaterra, pero no tiene su clase. Lo que hace es enmascarar la realidad, que es el robo de nuestros recursos naturales. Que venga hasta aquí para mostrarse ante las televisiones no cambia nada al derecho internacional. No estamos de acuerdo con que se lleven nuestros recursos naturales, por lo tanto es ilegal y está prohibido hacerlo para todo el mundo en tanto no se nos pida nuestra opinión y digamos que sí”.
«Las Darrás, aquí todo el mundo puede comprarlas. Y los marroquíes las llevan cuando viene el rey. Tienen consignas para hacerlo” nos confía Zainab Abied, profesora saharaui.
Lalia Fakhouri, de 25 años, ha subrayado: “probablemente haya saharauis entre las masas. Ya conocen el chantaje que se da por aquí. Si los más pobres no van, pierden la tarjeta de promoción nacional, y entonces no les queda nada para vivir salvo la ayuda de la familia que suele ser tan pobre como ellos”.
Se dice que los colonos marroquíes vestidos con la Darrá y la Mehlfa, esperaban cumplidamente a su rey en el aeropuerto para pedirle licencias de taxi o quejarse del Wali (gobernador), lo que hubiera molestado a este rey, venido a pavonearse. Por consiguiente, Mohamed 6 habría rechazado inaugurar el nuevo nombre de la avenida de Smara: el suyo.
Los diplomados en paro de Smara y Bujador tenían que exponer recriminaciones mucho más cruciales para su porvenir, lo que hacen manifestándose en la calle. Y esa puede ser la razón por la que el rey de los marroquíes no ha visitado precisamente estas ciudades del Sahara Occidental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada