sábado, 4 de febrero de 2017

La República Saharaui y Marruecos reconocen la necesidad de convivir en la Unión Africana

La 28 cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana pasará a la historia por ser la primera en la que los 55 estados del continente logran sentarse en igualdad de condiciones y en un mismo escenario.
Fuente: Mundiario. Por Jalil Mohamed* 02 de febrero de 2017
Aunque la cumbre, que sesionó Addis Abeba, inició sus trabajos eligiendo al canciller de Chad, Moussa Faki Mahamat, como nuevo presidente  de la Comisión de la Unión Africana para sustituir a la sudafricana Dlamini Zuma, la atención la acaparó la solicitud realizada por el reino de Marruecos para entrar, después de 3 décadas de aislamiento político, en una organización que cobra fuerza en el escenario internacional, y que en los últimos años ha despeñado un papel clave en la culminación del proceso de descolonización  del Sahara Occidental.
Mientras el rey de Marruecos esperaba expectante en su suite del hotel Sheraton, los africanos discutían a puertas cerradas la admisión de un estado que para muchos incumple la regla fundamental de la organización, el respeto y reconocimiento a las fronteras heredadas del colonialismo.
Sudáfrica, el frente de un importante bloque que apoya sin fisuras a la RASD, pedía la creación un comité para analizar la solicitud y tener como base las respuestas del departamento jurídico a las preguntas de Nigeria, Argelia, Kenia, Zimbabue, entre otros.
Por su parte y tras un año de intensa campaña, Marruecos había garantizado la firma de 39 países a favor su incorporación. El presidente en funciones de la Unión Africana, el presidente de Guinea Conakri, señaló que Marruecos cuenta con el número de votos suficientes para pasar a ser el país número 55 de la organización. 
Desde entonces, Marruecos y la República Árabe Saharaui Democrática comparten el mismo techo y, hasta el momento, es el único organismo internacional en el que los dos estados están presentes en igualdad de condiciones. Lo que ha sido considerado por algunos analistas y expertos en el conflicto del Sahara Occidental un claro reconocimiento por parte de Marruecos a la República Árabe saharaui Democrática.
Para Carlos Ruiz Miguel, primer experto en analizar el nuevo escenario, “la entrada de Marruecos en la UA es un acto de reconocimiento de la República Saharaui. Conviene no olvidar que uno de los objetivos de la Unión Africana (art. 3 de su Acta constitutiva) es defender la soberanía, la integridad territorial y la independencia de sus Estados miembros; Por tanto, Marruecos se integra en una organización que busca defender la soberanía, la integridad territorial y la independencia de la República Saharaui".
En segundo lugar, la estrategia diplomática marroquí de intentar que otros estados anulen el reconocimiento de la RASD o no lo lleven a cabo queda sensiblemente afectada desde el momento en que Marruecos acepta estar en la misma organización internacional que la RASD.”
Pero la respuesta más esperada ha sido la del presidente saharaui, Brahim Gali. En declaraciones a RASD-TV, Gali afirmó que la incorporación de Marruecos a la Unión Africana, organización de la cual el estado saharaui es fundador y miembro de plenos derechos, viene tras los constantes fracasos marroquíes para imponer sus condiciones. El mandatario saharaui aclaró: “Al fracasar en tres ocasiones para incorporase a la organización, Marruecos llega dispuesto a respetar las reglas acordadas por todos los estados miembros”.
En lo relacionado a la posición de la RASD, el presidente dijo que se dará la bienvenida a Marruecos teniendo como base el respeto a las fronteras de los estados miembros de la organización y heredas del colonialismo. “Al igual que la mayoría de los estados africanos, lucharemos por la Unión Africana y por el respeto de los principios y valores bajo los cuales fue fundada”, enfatizó el presidente de la RASD. 
Lo que sí está claro es que la Unión Africana se enfrenta a un nuevo reto, y es el de hacer prevalecer su acta constitutiva y lograr desde dentro la realización del referéndum de autodeterminación para poner fin al conflicto más antiguo del continente.
Marruecos se retiró en 1984 de la antigua OUA tras el reconocimiento y apoyo de los estados africanos a la República Árabe Saharaui Democrática. Desde entonces, el reino Alauí ha sido el único país que ha estado fuera de la más importante y renovada organización continental, Unión Africana.
* Periodista. Adscrito al departamento de español en la televisión saharaui RASD-TV. Colaborador de MUNDIARIO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada