miércoles, 20 de noviembre de 2013

Aminatu Haidar desmiente que Marruecos negocie la legalización de ONGs saharauis

El Consejo de Derechos Humanos de Rabat tiene la intención de recomendar al rey Mohamed VI que oficialice algunas organizaciones en El Aaiún
Aminatu Haidar desmiente que Marruecos negocie la legalización de ONGs saharauis
El Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de Marruecos, un órgano consultivo nombrado por el rey Mohamed VI, tiene previsto recomendar la legalización de las dos principales organizaciones de derechos humanos integradas por saharauis independentistas en El Aaiún, capital de la ex colonia española. Así lo deja ver algún medio del país magrebí y lo ha confirmado a la agencia Efe el secretario general de este organismo, Mohamed Sebbar.
«No es verdad que nuestra ONG hay entablado negociaciones con el CNDH», como ha publicado el diario marroquí Ajbar Al Yaum, declara a ABC Aminatu Haidar, la más conocida de los activistas saharauis y presidenta del Colectivo de defensores de Derechos Humanos Saharauis (Codesa), una de esas dos ONGs que podrían ser legalizadas. «Nadie me ha contactado sobre el tema» ni «según mis informaciones hay nada oficial» aunque «se haya hablado mucho del tema» en la esfera pública.
El debate sale a la luz coincidiendo con la llegada en la noche del martes de Mohamed VI a Washington, donde tiene previsto un encuentro con el presidente Barack Obama. Ambos países protagonizaron un agrio rifirrafe el pasado mes de abril precisamente por el respeto a los derechos humanos en el Sahara Occidental.
Haidar, presa política durante varios periodos en cárceles marroquíes, mide su optimismo con cuentagotas y recuerda que «nuestro derecho es el de ser una ONG autorizada y legal».
Junto a Codesa podría recibir el marchamo de legalidad la Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos (ASVDH), presidida por Brahim Dahán, otro activista e histórico preso político por luchar a favor de los derechos humanos y la independencia de la colonia española.
Tanto Codesa como ASVDH llevan años trabajando sobre el terreno no sólo a favor de la celebración del referéndum de autodeterminación y la independencia sino denunciando los abusos que las autoridades marroquíes cometen en el territorio que controlan desde la salida de España en 1975.
El CNDH no tiene facultad ejecutiva y, por tanto, no puede legalizar las organizaciones saharauis. Sí es un organismo que ha ganado predicamento y con el que Rabat, que desde el próximo 1 de enero formará parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, está tratando de dulcificar la imagen del régimen.
«Engaño»
Haidar entiende que sacar este debate en este momento a la luz pública puede tratarse de un «engaño», una especie de globo sonda de Marruecos ante la llegada de Mohamed VI a Estados Unidos.
Estados Unidos y Marruecos protagonizaron un desencuentro diplomático importante cuando el pasado abril Washington trató de que la misión de la ONU en el Sahara Occidental (Minurso) fuera dotada del mandato necesario para que vigile los derechos humanos, ya que en estos momentos es la única del mundo que no lo dispone.

Finalmente la iniciativa no salió adelante pero Rabat, tradicional aliado de los norteamericanos, lo tomó como una afrenta. Ambos tratan ahora de que las aguas vuelvan a su cauce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada