miércoles, 26 de febrero de 2014

Brahim Mojtar pide que el Gobierno se implique en el problema del Sáhara

El ministro de Cooperación expone a los turolenses la situación de su pueblo
El ministro de Cooperación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Mojtar, pidió ayer en Teruel que el Gobierno español se implique de forma decidida en el problema de la independencia del Sáhara Occidental en lugar de formar parte del problema.
El ministro de Cooperación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Mojtar, pidió ayer en Teruel que el Gobierno español se implique de forma decidida en el problema de la independencia del Sáhara Occidental en lugar de formar parte del problema. Mojtar denunció el incremento de la violación de los derechos humanos y pidió a las instituciones turolenses y a la sociedad en general que sigan apoyando la causa saharaui para que se celebre el referéndum de autodeterminación.
Mojtar visitó Teruel acompañado del delegado saharaui para Aragón, Abdu Mohamed, y se entrevistó con los representantes institucionales del Ayuntamiento de Teruel, la Diputación Provincial y el Campus universitario, además de mantener un encuentro con el movimiento solidario.
Durante su estancia, el representante del pueblo saharaui también inauguró el curso de la Cátedra de Cooperación "Iniciación a la práctica de la Cooperación" con una conferencia sobre la situación de los campamentos de refugiados y los territorios ocupados del Sáhara Occidental.
El motivo de la visita era agradecer a las instituciones y a la sociedad turolenses en general la solidaridad expresada con el pueblo saharaui, así como informar sobre en qué situación está la lucha por conseguir la independencia del Sáhara Occidental.
Mojtar reconoció que esa solidaridad siempre ha sido manifestada por la sociedad aragonesa incluso en momentos difíciles.
Además de dar a conocer la situación político diplomática de la demanda saharaui de independencia, el representante de la RASD incidió en la gravedad en que se encuentran los campamentos de refugiados.
"Estamos atravesando una situación difícil porque el impacto de la crisis ha sido real y la población vive momentos difíciles en materia de alimentación, salud, medio ambiente y agua, pero lo que preocupa es que el proceso político no avanza, que la solución no la vemos para mañana", precisó.
Recordó en este sentido que este proceso iniciado por Naciones Unidas "no desemboca en ninguna situación política", por lo que está creando una "frustración" entre el pueblo saharaui junto a la "pérdida de credibilidad" del organismo internacional.
Este estancamiento "conlleva un peligro de radicalización de todo el proceso", advirtió el representante de los saharauis, si no se encuentra una solución política basada en un "referéndum libre, justo y transparante".
Papel importante
En este contexto, Mojtar dijo que "España puede jugar un papel determinante" desde el Gobierno central, y que para eso se precisa "mucha presión desde la periferia", es decir, desde las Comunidades Autónomas. De ahí la estrategia de su ministerio de Cooperación de ir empujando desde las autonomías "con esa solidaridad inquebrantable" para que Madrid tome la decisión de "ser parte de la solución y no parte del problema como siempre ha sido desde el año 75".
El ministro de cooperación de la RASD consideró que España puede tomar esa iniciativa y decir en la Asamblea General de las Naciones Unidas que ya basta, como hizo Portugal con Timor Oriental hace unos años.
Otro aspecto sobre el que se pronunció Mojtar en Teruel fue el deterioro de los derechos humanos en el Sáhara ocupado por Marruecos. "Ha empeorado por la sencilla razón de que Marruecos no ha recibido los mensajes que debería por parte de la comunidad internacional", dijo el ministro saharaui, para añadir que dicho país "sigue violando sistemáticamente y con total impunidad los derechos humanos de toda la población saharaui y de los territorios ocupados".
Sobre esta cuestión opinó que se han interesado muchos organismos internacionales como Amnistía Internacional y Human Rights Watch pero no ha sido suficiente.
"Eso requiere que la comunidad internacional, y sobre todo el Consejo de Seguridad tome la iniciativa de ampliar el mandato de la Minurso para que pueda ejercer un control y un monitoreo de la situación de los derechos humanos, cosa que España y Francia han boicoteado el año pasado", criticó.
La visita que está haciendo Mojtar a Aragón se enmarca dentro de una gira por Aragón que le llevó el lunes a Zaragoza, donde se entrevistó con el consejero de Presidencia, y que hoy finalizará en Huesca.
Atacar el fenómeno y no el problema
Más alto y más claro no lo pudo decir el ministro de Cooperación de la República Árabe Saharaui Democrática, Brahim Mojtar, al referirse a la situación que viven las fronteras de Ceura y Melilla por la presión migratoria. "Se está atacando el fenómeno en sí mismo y no a las causas", dijo el representante saharaui, quien opinó que la estrategia a seguir por los países europeos debería ser "invertir en los países subsaharianos de África, crear puestos de trabajo para que esa población no tenga que emigrar, pero eso no se ha hecho".
"Este es un problema que es el resultado a la vez de la situación difícil que se vive en el continente africano y de las nuevas medidas antiinmigratorias que se establecen a nivel de los países de Schengen", dijo Mojtar, quien precisó que lo que está pasando en Ceuta y Melilla es solo la punta del iceberg.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada