martes, 19 de agosto de 2014

Christopher Ross vuelve en septiembre al Sahara Occidental

El enviado especial de Naciones Unidas para el Sahara Occidental volverá en septiembre a visitar la región en conflicto en el noroeste de África, según Naciones Unidas, el único estado africano aún por descolonizar el Sahara Occidental. Su última visita se produjo en abril. Mantendrá encuentros bilaterales con todas las partes en un momento en el que la relación Marruecos-Argelia arde y con Rabat "decepcionado" con su trabajo. En el Frente Polisario se congratulan de su visita.
Dentro de su habitual estancamiento, no esperemos tampoco fuegos artificiales, el conflicto del Sahara Occidental vivirá en el mes de septiembre un nuevo capítulo con la visita del representante del Secretario General de Naciones Unidas para el Sahara Occidental, Christopher Ross. Desde el nombramiento de la canadiense Kim Bolduc como nueva jefa de la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental),  no ha girado visita alguna al territorio en conflicto ni tampoco se han mantenido las habituales rondas de negociaciones entre las partes, Marruecos y el Frente Polisario, y a la que acudían también los vecinos mauritanos y argelinos.
Durante la gira prevista, Ross mantendrá reuniones bilaterales con todas las partes. Se desconoce cuál será el itinerario, la primera y última parada. Su visita histórica a los territorios ocupados ha generado cierta confianza en su trabajo por parte del Frente Polisario, mientras que Marruecos lo rechaza. Las rondas de negociaciones habituales antes de la llegada de Ross y también durante la primera parte de su mandato no aportaban solución ni avance a un conflicto que sigue enconado en una propuesta de autonomía por parte de Marruecos y en la exigencia de un referéndum con un censo previo a una determinada fecha por parte del Frente Polisario. Mientras tanto, sobre todo en El Aaiún, la población saharaui sufre violencia estatal y paramilitar por parte del estado marroquí.
Argelia, en beneficio estratégico aunque dicen que por derecho, apoya la solicitud del Frente Polisario para buscar una solución democrática, que pase por las urnas y no por una gestión de facto del territorio saharaui y sus bienes por parte de la corona marroquí, que ha ganado ingente cantidad de dinero con el tomate, la pesca o el fosfato saharaui. La prensa marroquí calienta estos días las relaciones con Argelia intentando desviar el rival en la contienda desde El Aaiún a Argel y acusando a Bouteflika de ser un "anciano" que antes morirá que "ceder ante Marruecos".
En las ciudades saharauis no ocupadas por Marruecos, bajo el auspicio argelino, se respira un clima de incomodidad perpetua apenas espantado por las numerosas visitas internacionales que reciben a lo largo del año. La población joven se encuentra dividida ante la estrategia y es habitual encontrar personas como Khaled, de 21 años y residente ahora en España, que asegura cierta "desigualdad" entre los más jóvenes dependiendo de la familia que procedas. "Allí la vida es dura para todos, pero puede ser más fácil si eres hijo de", sostiene sin querer mostrar su identidad.
Después de la última gira de Ross a la región en conflicto, la polvareda generada por Marruecos se intensificó algo, se encendieron algunos ánimos al observar como Ross tomaba en cuenta ciertas denuncias que realizan diferentes movimientos sociales y colectivos sobre todo en los territorios ocupados. No gustó en Rabat la libertad con la que Ross administró su tiempo en El Aaiún, sus visitas y cómo tuvo en cuenta a ciertas organizaciones. Veremos qué ocurre en esta ocasión. Por lo pronto, casi ha pasado otro año y el Sahara Occidental sigue igual, sin un avance. Sin un atisbo de esperanza. Bajo la victoria absoluta de Marruecos que sigue ejerciendo el colonialismo en un territorio que, como dice Naciones Unidas, está aún por descolonizar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada