viernes, 6 de febrero de 2015

#AsiloParaHassanna ¿Qué nos da fuerza para seguir?

Uxía Castro junto a Hassana Aalia en Bilbao. | PHOTO | Resistencia Saharaui
Estos son días muy intensos. Desde que al compañero saharaui Hassanna Aalia, activista de Derechos Humanos condenado ilegalmente por un tribunal marroquí, el gobierno español le denegaba la solicitud de asilo político el pasado día 19, para muchas personas del movimiento pro-saharaui esto ha sido un no parar.
Ha habido muchos actos reivindicativos importantes: concentraciones en varias ciudades del Estado español; personas del mundo de la cultura, el deporte y la política manifestando su apoyo; muchas publicaciones en prensa;  mociones de apoyo aprobadas por ayuntamientos y parlamentos autonómicos…
Yo quiero destacar, sin desmerecer ninguno, dos actos en mi opinión muy importantes: la manifestación de Bilbao y la huelga de hambre de Madrid.
El primero ha sido la manifestación nacional por el asilo para Hassanna celebrada el día 31 en Bilbao en la que tuve el honor de participar. Me volví a mi tierra gallega francamente impresionada por la cantidad de gente que había, por el ambiente de lucha y compromiso que se respiraba, por la cantidad de personas de partidos políticos, sindicatos, y diversas organizaciones de la sociedad vasca que estaban allí para alentar a Hassanna, al que llevan arropando con todo cariño desde que se conoció su orden de busca y captura allá por el 2011.
El segundo acto que quiero remarcar es la huelga de hambre llevada a cabo por once compañer@s canari@s y saharuis en el aeropuerto de Madrid durante 5 días y que finalizó con una rueda de prensa en la que también estuvo Hassanna Aalia frente al Ministerio del Interior, el pasado 4 de febrero, día en que finalizaba el plazo de quince días que ese ministerio ha concedido a Hassanna para abandonar el territorio, como si fuesen dueños del presente y el futuro de las personas; algo que él no ha hecho y no hará mientras la Audiencia Nacional no revise el recurso presentado.
Muchas personas se sorprenden y nos preguntan cómo alguien puede estar dispuest@ a remover cielo y tierra, a jugarse incluso la salud por otra persona haciendo una huelga de hambre. La respuesta para mí es sencilla: no te la juegas por una persona, sino por un sentimiento, por una firme convicción de que ya no estás dispuesta a seguir tragando con la brutal injusticia que se comete en tu país o en el de tu hermano.
¿Qué nos da las fuerzas para seguir adelante? Las fuerzas a tod@s l@s que participamos de esto nos vienen de los 22 presos políticos encarcelados como consecuencia de haber organizado el campamento de  Gdeim Izik junto a Hassanna, que llevan 5 años sufriendo atroces torturas y vejaciones en una inmunda prisión marroquí en Rabat; la fuerza nos la dan tod@s l@s pres@s políticos saharauis encadenad@s por el único delito de defender pacíficamente la dignidad de su pueblo, de l@s cuales llevamos la voz que este mundo desgarrador y sus instituciones al servicio de intereses económicos tratan de ensordecer.
Esa es nuestra fuerza. Esa es la fuerza de Hassanna Aalia y su razón para seguir adelante sin perder la sonrisa. Y guiad@s por esa fuerza iremos con él, con ellos, hasta donde haga falta.
#AsiloParaHassanna
#LiberdadPresosSaharauis

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada