domingo, 14 de junio de 2015

Hasta ahora 165 cargos electos apoyan la petición de Takbar Haddi de #JusticiaParaHaidala

También la apoyan 7 Euro Diputad@s y 22 cargos electos en parlamentos autonómicos y ayuntamientos  del Estado español
El pasado 15 de mayo de 2015  Takbar Haddi, una madre saharaui, residente en Tenerife, inició una huelga de hambre rota por el dolor de la muerte de su hijo de 21 años, Mohamed Lamin Haidala, el pasado 8 de febrero de 2015 tras una brutal agresión de colonos marroquíes en El Aaiún.  Esta mujer, residente en Tenerife, permanece en las inmediaciones del Consulado de Marruecos en Canarias ante la negativa de las autoridades alauitas a atender sus justas peticiones.
El 31 de enero de 2015 el joven Mohamed fue herido de gravedad durante el brutal ataque perpetrado por varios colonos marroquíes, que le apuñalaron y apedrearon, cuando él intentaba defender a una joven compatriota increpada por ellos.  A pesar de ser la víctima, Mohamed Lamin Haidala fue trasladado por la policía marroquí para una primera cura, e inmediatamente trasladado a comisaría en El Aaiún, en cuyos calabozos permaneció incomunicado durante 48  horas, malherido, y sin recibir ninguna otra asistencia sanitaria que posibilitara su mejoría.  De hecho, según fuentes alauitas falleció en una ambulancia camino del hospital de Añadir el día 8 de febrero de 2015. Mohamed no tuvo oportunidad de recibir asistencia sanitaria de sus múltiples heridas, fue detenido injustamente, sin una orden judicial, sin derecho a defenderse de las falsas acusaciones urdidas por la policía marroquí, que permiten la total impunidad de las agresiones a los saharauis y sus propiedades, en lo que constituye una estrategia integral de terror de Marruecos en los territorios ocupados.
La familia de Mohamed Lamine Haidala, que ha perdido a un hijo en tan dramáticas y violentas circunstancias solicitó la apertura de una investigación sobre estos hechos, pero se les denegó incluso ver el cuerpo, y menos aún realizar una autopsia oficial imparcial.
Takbar, residente en Tenerife, se desplazó a El Aaiún el día 9 de febrero, buscando a su hijo. Al llegar, intentaron que firmara el certificado de defunción de Mohamed, presionándola para que accediera a ello, sin atender a sus peticiones de que se le realizara una autopsia judicial, se investigara su muerte y que se castigara a los culpables. Ante estas peticiones, las autoridades marroquíes se negaron a entregarle el cuerpo de su hijo. De hecho, hasta el día de hoy, Takbar no sabe dónde está el cuerpo de su hijo, no ha podido velarlo.  La situación de la familia ha empeorado después de que pidieran la realización de una autopsia oficial y de que se les entregara el cuerpo de Mohamed Haidala, ya que sufren el asedio a su domicilio de la policía y de colonos marroquíes, y son continuamente amenazados.
La desesperación de una madre la ha conducido a la única lucha en solitario que ha contemplado: una huelga de hambre. Sin embargo, Takbar no está sola. Al apoyo de diversas Plataformas, de la Asociación Canaria de Amigos del Pueblo Saharaui, diferentes ONGs, y colectivos sociales, se están llevando a cabo iniciativas a nivel internacional, de la que constituye un buen ejemplo la elevada por miembros del Parlamento Europeo, o la preocupación de la Vicepresidente Mogherini, al respecto de la situación de los reclusos saharauis en las cárceles marroquíes.
En nuestro caso,  como representantes electos del pueblo  canario, no podemos ni debemos permitir la vulneración de derechos humanos en ningún sitio, pero, desde luego, menos aún si cabe en los territorios del Sahara Occidental, en virtud de las obligaciones jurídicas que, como potencia administradora, pesan sobre el España tras la firma del Tratado de Madrid en 1975. Más allá del Derecho, una familia tiene derecho a que se haga justicia por la muerte violenta de un hijo, la iniquidad no puede recibir aprobación alguna por parte de una sociedad civilizada. El silencio es asentimiento. Nosotros no asentimos: denunciamos, exigimos, y apoyamos las justas reivindicaciones de Takbar Haddi, a la que respetuosamente pedimos que reconsidere su decisión de continuar con una huelga de hambre que ya pone en riesgo su vida, para que pueda seguir luchando.
En consecuencia, NOS COMPROMETEMOS PÚBLICAMENTE a proponer  a los Plenos de los Ayuntamientos, Cabildos, y Parlamento de Canarias  la aprobación de mociones, resoluciones y/o los documentos que procedan para exigir, tanto al Gobierno de España, (administradora de iure del Sahara Occidental)  como al Reino de Marruecos, lo siguiente:
1. Que se asegure la instrucción de una investigación imparcial e independiente de las circunstancias de la muerte del joven Mohamed Lamine Haidala, desde la agresión sufrida el 31 de enero, hasta su muerte el día 8 de febrero mientras se encontraba custodiado por la policía marroquí, con la detención de los presuntos asesinos, y la exigencia de responsabilidades penales en un proceso judicial.
2. Que se posibilite la realización de una autopsia independiente al cuerpo de Mohamed Lamine Haidala.
3. Que se entregue el cuerpo de Mohamed Lamine Haidala a la familia, que no ha podido siquiera velar ni llorar ante él,  pero, sobre todo, para que pueda recibir una sepultura digna a la condición humana.      
4. Que cesen las amenazas a la familia de Mohamed Lamine Haidala, y se levante el cerco a su domicilio.
5. Solicitar del Gobierno de España, de la ONU y de la Unión Europea, que insten al Reino de Marruecos a respetar los derechos humanos, civiles y políticos del pueblo saharaui, así como que elimine los obstáculos que sigue erigiendo para que se lleven a cabo las resoluciones de la ONU al respecto del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.
Hasta ahora 165 cargos electos apoyan la petición de Tkbar Haddi de #JusticiaParaHaidala.
Los 136 cargos electos en Canarias que se relacionan a continuación  muestran su adhesión
También la apoyan 7 Euro Diputad@s y 22 cargos electos en parlamentos autonómicos y ayuntamientos  del Estado Español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada