lunes, 3 de agosto de 2015

Informes dejan claro que las autoridades marroquíes siguen cometiendo graves violaciones de los derechos humanos contra el pueblo saharaui (Informe RFK Center)


Washington, 02 agosto 2015 (SPS).- Informes sobre el Sáhara Occidental dejan claro que las autoridades marroquíes siguen cometiendo graves violaciones de derechos humanos contra el pueblo saharaui, dijo el Centro RFK para los Derechos Humanos.
Según un artículo publicado el jueves pasado en su página web, en su último informe sobre violaciones de derechos humanos en el Sáhara Occidental entre Enero y Junio de 2015, el Centro RFK dijo que "los informes del Sáhara Occidental dejan claro que las autoridades marroquíes siguen cometiendo graves violaciones de los derechos humanos contra el pueblo saharaui".
"Durante el período cubierto por el informe, el Centro RFK registró más de 70 informes sobre graves violaciones de derechos humanos cometidas por las autoridades marroquíes contra el pueblo saharaui. Había muchos incidentes reportados sobre abuso físico, tortura y muerte en prisión y fallecimiento a causa de explosiones de minas terrestres. Los abusos también incluyeron numerosas violaciones reportadas sobre detenciones arbitrarias, restricciones al derecho a la libertad de reunión y expresión y el derecho a la libertad de movimiento. Muchos activistas de derechos humanos no saharauis también informaron de que las autoridades marroquíes limitaron sus derechos de entrada y de libertad de movimiento ", añadió la misma fuente.
"La comunidad internacional no ha respondido adecuadamente a las continuas denuncias de graves violaciones de los derechos humanos que tienen lugar en el Sáhara Occidental. Estos abusos exigen la atención internacional y requieren una seria investigación y remedio ", dijo Kerry Kennedy. "La tortura durante la detención, la negligencia médica hacia presos enfermos, la dispersión violenta de manifestaciones pacíficas y las restricciones a entrar y viajar en el territorio no pueden quedar sin solución."
El artículo señaló que "a pesar de las denuncias de violaciones sistemáticas de los derechos humanos por parte de Marruecos contra los saharauis, durante el período de tiempo cubierto por este informe, el Consejo de Seguridad de la ONU volvió a negarse a ampliar el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) para que incluya un mecanismo que informe sobre los derechos humanos. Como resultado, la MINURSO sigue siendo la única misión de paz de la ONU establecida desde 1978 que carece de tal mandato, y no existe un mecanismo internacional encargado de seguir los derechos humanos en el Sáhara Occidental ".
"Sin una ampliación, este año, del mandato de la MINURSO, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos debe hacer una visita de alto nivel al territorio e informar sobre los abusos que tienen lugar", añadió Kerry Kennedy. "Y cuando el Secretario General Ban Ki-moon visite la región a finales de este año, la situación de los derechos humanos en el territorio tiene que estar al frente y en el centro de su agenda."
En abril, los miembros del equipo de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos quedaron atrapados durante horas en la casa de Aminatou Haidar, cuando las fuerzas de seguridad marroquíes dispersaron por la fuerza a un grupo que se manifestaba pacíficamente en las proximidades, algunos de los cuales buscaron refugio en la casa de la Sra Haidar mientras estaba en reunión con el personal de la ONU. Impertérritos ante la presencia del equipo de la ONU, las fuerzas de seguridad atacaron a la casa, hiriendo a un colega de la señora Haidar tirando una piedra por la ventana.
Sin embargo, uno de los peores casos durante el período del informe fue el caso de Mohamed Lamine Haidala. El Sr. Haidala, un joven saharaui, fue atacado y apuñalado en el cuello por varios marroquíes. Después del ataque, fue detenido por la policía y se le negó el adecuado tratamiento médico, sucumbiendo a sus heridas más de una semana después del ataque. Cuando murió, las autoridades se apoderaron inmediatamente del cuerpo en contra del deseo de su familia. Desde su muerte, los familiares fueron víctimas de acoso porque participaban en manifestaciones que reivindicaban una respuesta a esta muerte. Su madre inició una huelga de hambre que se prolongó durante más de un mes, exigiendo una investigación sobre la muerte de su hijo, que las autoridades hasta el momento no han realizado.
"Las violaciones reportadas de derechos humanos cometidas contra el pueblo saharaui constituyen violaciones del derecho internacional y del derecho internacional de los derechos humanos", dijo Santiago A. Cantón, Director Ejecutivo de RFK Partners para los Derechos Humanos. "El derecho internacional no reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, sino como poder de facto y como Estado miembro en la Convención contra la Tortura, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Derechos Culturales, Marruecos debe garantizar que se respeten los derechos humanos de las personas que viven en el Sáhara Occidental según lo dispuesto por la ley". SPS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada