domingo, 14 de febrero de 2016

Jira Bulahi, delegada del Frente Polisario: “No hay rencor, pero España debe asumir su responsabilidad”

Con nueve años tuvo que salir con sus hermanos de El Aaiún, a finales de 1975, por la invasión marroquí y en el desierto sufrió los bombardeos de la aviación. -“Mi madre nos envió con una persona adulta hacia las zonas controladas por el Polisario bajo el pretexto de íbamos adonde mi abuela, en Guelta, pero nos sorprendieron los bombardeos”-. Hasta febrero de 1976 no llegaron al desierto argelino donde se estaban instalando los campamentos de refugiados. Jira era la cuarta de siete hermanos, cuatro chicas y tres chicos, y uno de ellos perdió la vida en la guerra, “cayó mártir”.
Ahora, cuarenta años después, Jira Bulahi, ingeniera electrónica y madre de dos hijos, es la nueva delegada de Frente POLISARIO en España, el país que entregó su patria a Marruecos.  A pesar de ello asegura que “no hay rencor”, pero insiste, en declaraciones a El Espía Digital, en que España debe asumir su responsabilidad.
El explicar esta ausencia de rencor hacia el país que no cumplió con su obligación de descolonizar el Sáhara Occidental, cuya población padece la ocupación marroquí, manifiesta que “los saharauis de por sí son así” y añade una causa especial, el movimiento solidario español: “Amigos que nos acompañaron en la inmensidad del desierto, que han estado  batallando, una ciudadanía que nos ha acercado, que coopera, que hace sentir a nuestros hijos el calor humano cuando vienen de vacaciones a España; es todo lo que representa el mundo solidario, al extremo de que es nuestra segunda casa”.
“Los políticos españoles ceden al chantaje marroquí”
Pero este agradecimiento no es el mismo cuando los saharauis hablan de los políticos que están en el Gobierno, que apoyaron la causa saharaui en la oposición y después cambiaron. Jira Bulahi comenta que “no lo acaban de entender” pues aunque “es cierto que no es tanto lo que quieres como lo que puedes cuando ocupas un alto cargo en la política, lo que cuenta es el consenso, la ciudadanía que se manifiesta a favor del pueblo saharaui y que ha sabido llenar el vacío jurídico que en su día se cometió en el Sáhara”.  Ante esto, afirma: “La única explicación es que ceden al chantaje marroquí”.
Dice que estamos ante un problema derivado de la administración española, “que no descolonizó y provocó una tragedia que los saharauis siguen pagando y no acabará hasta que España asuma sus responsabilidades”. “Se quebrantó el ordenamiento internacional, lo que en el Golfo Pérsico se restableció en 48 horas”.
Para la delegada del Frente POLISARIO “España debería ser el referente en todo lo que concierne al Sáhara Occidental”, donde tiene intereses, como salvaguardar el castellano: “Debería, al menos, utilizar mínimamente los mismos argumentos que esgrime Francia para  francofonizar la región”.
Al hablar del idioma, el castellano que aprendió de pequeña en la Escuela la Paz de El Aaiún, Jira Bulahi cuenta que tras cursar los primeros niveles en Argelia quiso ir a Cuba para poder continuar los estudios en castellano. Y habla del esfuerzo que hicieron en aquellos años los saharauis, aun sin ser profesores, para que no se perdiera el español y los que tenían más nivel enseñaban a los demás.  “El español es el segundo idioma en la sociedad saharaui y hemos conseguido que sea una de las lenguas del Parlamento Africano”, explica con satisfacción.
“Los políticos deben ser coherentes con la ciudadanía, que apoya la causa saharaui”
Dice que los saharauis “no quieren imponer lo que desean, solo que les dejen decidir” y en este punto insiste, una vez más, en que España tiene que asumir su responsabilidad y apoyar el proceso: “Puede salir favorecido el POLISARIO o no; asumimos las consecuencias con todo el sentido de la responsabilidad, pero que se deje decidir a los saharauis, es el derecho de los pueblos sobre el que se constituyeron las Naciones Unidas”.
Por eso, la primera mujer que ocupa la máxima representación saharaui en España pide a los políticos españoles que cooperen, que sean coherentes con la ciudadanía, que apoya la causa saharaui, e “intenten por todos los medios poner fin a estos 40 años de resistencia y sufrimiento de la población”. Y acabar, igualmente, con un factor de inestabilidad permanente en la región: “Los saharauis tenemos mucho que ver en la situación del Sahel y si alguien lo frena somos nosotros, no lo que vende Marruecos”.
Ante la afirmación de que “los saharauis tienen la suficiente paciencia y generosidad para no llegar a otros pormenores”, aparece la posibilidad de volver a las armas: “La guerra es una opción que siempre está ahí, cuando te colocan entre la espada y la pared y no dejan otra salida. Después de 40 años de exilio, de persecución, tortura y desapariciones en las zonas ocupadas, Marruecos se niega e intenta convencer a medio mundo de que solo tenemos la autonomía. Mientras, los saharauis salen diariamente a la calle para que nos dejen decidir si autonomía, integración o lo que nosotros hemos demostrado, la independencia y la soberanía total”.
“Europa está en línea con Marruecos, eterniza la ocupación”
La dirigente saharaui se queja de la actitud de Europa, que pacta con Marruecos la explotación de los recursos naturales del Sáhara Occidental y cita la sentencia del Tribunal de Justicia que anuló en diciembre pasado el acuerdo de marzo de 2012 por el que la UE y Marruecos liberalizaron su comercio de productos agrícolas y pesqueros. “Europa –dice- debería liderar una solución al conflicto, pero el trato que da a Marruecos y el beneplácito con el que trata la ocupación del Sáhara es eternizar la situación, es estar en línea con las pretensiones marroquíes”.
Jira Bulahi, que anteriormente fue ministra de Formación Personal y Profesional de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), forma parte por votación, por segunda vez, del Secretariado Nacional del Frente POLISARIO. Destaca que el ser la primera mujer que representa al movimiento de liberación en España es una demostración del estatus de las mujeres saharauis, aunque precisa que “siguen necesitando muchos esfuerzos”: “Ninguna mujer tiene las puertas cerradas en el POLISARIO y hay que trabajar mucho, como en todas las sociedades, con las mentalidades que se arrastran, con la idiosincrasia de cada población”.
El primer problema con el que se ha encontrado la delegada de la RASD nada más llegar a Madrid ha sido el de Maloma, la mujer saharaui de 22 años con nacionalidad española que se encuentra retenida en el Sáhara por sus padres biológicos. Cuando era una niña llegó a Mairena del Aljarafe (Sevilla) de vacaciones y se quedó allí con la familia de acogida, que la adoptó al llegar a la mayoría de edad. En diciembre de 2015 fue por primera vez a los campamentos de refugiados en Tinduf para visitar a su familia biológica y no volvió. La familia adoptiva y la pareja de Maloma han pedido la mediación del Ministerio de Asuntos Exteriores.
“Es un caso que tiene solución, es una cuestión entre dos familias que se tenía que haber subsanado, haber aceptado la realidad”, asegura Jira Bulahi y añade: “Se están haciendo todos los esfuerzos para que haya solución y la habrá. La libertad individual está garantizada desde el Estado saharaui. Esperamos que entiendan que es un tema puntual”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada