lunes, 21 de marzo de 2016

ONU advierte que expulsión de personal del Sáhara puede reabrir el conflicto

Fuente: EFE, 21 MAR 2016           
La ONU advirtió hoy que la expulsión por parte de Marruecos del personal de su misión en el Sáhara Occidental (Minurso) puede poner en peligro el alto el fuego y reabrir un conflicto violento.
"Es una preocupación que hemos estado expresando al Consejo de Seguridad", señaló en una conferencia de prensa Farhan Haq, portavoz del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.
Haq confirmó que se ha completado la salida de todo el personal civil internacional de la Minurso que había sido solicitada por Marruecos e insistió en que, sin ellos, la misión no puede llevar a cabo todas sus tareas.
Además, anunció que la misión ha recibido una solicitud de Rabat para que "en los próximos días" cierre una oficina de enlace militar que tiene en la ciudad de Dajla (antigua Villa Cisneros), en el sur del Sáhara Occidental.
Se trata, según destacó, de la primera petición "dirigida al componente militar" de la Minurso.
El portavoz dijo que para la ONU supone una "clara preocupación" el hecho de que, con la operación de paz restringida en sus funciones, existe "un verdadero riesgo de volver a tensiones elevadas y posiblemente incluso al conflicto".
Haq señaló que los observadores militares de la Minurso seguirán vigilando el alto el fuego, pero destacó que no disponen del apoyo necesario por la salida del personal civil y que tendrán, por ejemplo, dificultades para el suministro de agua y alimentos.
En medio de una fuerte polémica con Ban, Marruecos exigió la semana pasada la salida de 84 empleados de la misión, un retiro que según confirmó hoy la ONU se completó este domingo, con la excepción de una persona que continúa en El Aaiún por motivos médicos.
En total se retiran 73 individuos, pues 11 de los funcionarios señalados por Rabat en su lista ya no trabajaban para la misión o no estaban sobre el terreno.
Se trata de 55 miembros del personal civil internacional de la Minurso, 7 voluntarios, 6 miembros del programa contra minas antipersona y dos contratistas internacionales, a los que se suman tres empleados de la Unión Africana, detalló Haq.
De los trabajadores de la Minurso, 33 se encuentran en Las Palmas (Islas Canarias, España), mientras que el resto está de permiso en sus países de origen.
Sobre el terreno quedan únicamente 27 funcionarios civiles, que dan apoyo a la representante especial de la ONU, Kim Bolduc, y al componente militar de la misión.
"Como resultado, la misión solo puede desarrollar una pequeña parte de sus funciones", aseguró el portavoz, que insistió en que la retirada se ha hecho "bajo coacción" y subrayó que Naciones Unidas no comparte en absoluto las razones dadas por Marruecos.
Así, Ban pedirá hoy al Consejo de Seguridad que reaccione ante Rabat durante el almuerzo mensual que mantiene con los representantes de los quince miembros.
"Hemos dejado claro al Consejo que esto no puede permitirse", dijo Haq, que aseguró que con sus medidas Marruecos viola el acuerdo para el establecimiento de la Minurso y obstaculiza sus operaciones.
Además, defendió, las medidas marroquíes tienen "implicaciones" para el resto de las operaciones de paz de Naciones Unidas.
"Si la Minurso puede hacerse ineficaz e inoperante por la obstinación de un Estado miembro y la población de la región puede verse amenazada por una posible vuelta a las hostilidades porque un Gobierno se ofendió por una sola palabra, ¿cómo podemos garantizar la estabilidad de cualquier otra misión de paz", dijo Haq.
Esa palabra a la que se refería el portavoz es el término "ocupación", que Ban utilizó durante su reciente visita a la región del Sáhara Occidental y que indignó a las autoridades marroquíes, que respondieron con dureza.
El portavoz del secretario general dijo que la ONU se mantiene en contacto con Rabat para tratar de encontrar una solución "mutuamente aceptable" y también con varios "intermediarios".
En ese sentido, confió en que Marruecos entienda que "este tipo de comportamiento no puede tolerarse".
Los embajadores de los quince miembros del Consejo analizaron hoy la cuestión en un encuentro informal a puerta cerrada, unas horas antes de volver a abordar el asunto con el propio Ban.
El Consejo examinó la crisis por primera vez la pasada semana y evitó dar un respaldo explícito a Ban, que lamentó la falta de claridad del órgano que precisamente encargó la creación de la Minurso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada