sábado, 2 de julio de 2016

Nuevo conflicto diplomático entre París y Rabat

Fuente: Algerie Press Service. WASHINGTON-2 de julio de 2016 (Traducción no oficial: EIC Poemario por un Sahara Libre)
PARIS. Las relaciones diplomáticas francomarroquíes están experimentando un nuevo conflicto diplomático, tras el aplazamiento de la visita a Marruecos del ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, según fuentes conocedoras de las relaciones entre los dos países.
“La visita del Sr. Jean-Marc Ayrault en Rabat se pospuso por razones de orden del día de la parte marroquí”, dijo el jueves el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores francés, Romain Nadal, lo que indica que los ministros de los dos países están en contacto para “encontrar una nueva fecha tan pronto como sea posible”.
Sin embargo, según las mismas fuentes en París, es la parte marroquí que está causando el aplazamiento, con ganas de expresar su “desagrado” por no haber encontrado "el apoyo necesario de París" en su decisión de expulsar el personal civil de la Misión de las Naciones Unidas para el referéndum del Sáhara occidental (MINURSO) y las declaraciones recientes por el Secretario general Ban Ki-moon, sobre la colonización marroquí del Sáhara occidental.
Las mismas fuentes también indican que el pretexto de la agenda se planteó “no recibir Ban Ki -moon, en Rabat”, señalando que esta último desencuentro “revela un cambio significativo en la posición de Francia” respecto de la cuestión del Sáhara Occidental, ocupado por Marruecos por la fuerza desde hace más de 40 años.
Sobre todo, añaden, “Francia parece cansada de su participación en el conflicto a favor de Marruecos que actualmente se encuentra en un punto muerto , sobre todo desde la expulsión, de manera unilateral de la MINURSO, como respuesta a las declaraciones Ban Ki -moon".
Señalan, a este fin, la carta de Jean-Marc Ayrault el 31 de marzo de 2011, a la presidenta de la Asociación de Amigos de la República Árabe Saharaui Democrática (ARASD), Régine Villemont, en la que expresó las posiciones de su partido en este tema.
En lo concerniente al conflicto del Sahara Occidental, “los socialistas en sus declaraciones públicas se pegan desde la ocupación del territorio por Marruecos en una posición que favorece el respeto del derecho internacional y el derecho a la libre determinación de los pueblos colonizados”, escribió Ayrault, recordando las diversas declaraciones del Partido Socialista (PS), que “apoya los esfuerzos del Secretario general de la ONU para organizar un referéndum de autodeterminación en condiciones que garantizan su validez”.
Jean-Marc Ayrault también había dicho en su carta, “esta controversia internacional se refiere a la expresión del derecho de los pueblos a la libre determinación”.
Esta no es la primera vez que Marruecos está en una disputa con Francia, mientras que las relaciones entre ambos países son tradicionalmente “estrechas y enmarcadas”, especialmente con la derecha francesa.
Aunque Marruecos cuenta con amigos entre la izquierda, las relaciones han conocido, con los líderes socialistas, tiempos difíciles. Ya en la época del primer ministro Lionel Jospin, las relaciones eran “glaciales”.
En 2014, las relaciones sufrieron otra crisis después de la emisión por un juez francés en la Embajada del Reino en París, de una llamada al jefe de la inteligencia de Marruecos Hammouchi Abdellatif, que estaba entonces en Francia.
Abdellatif Hammouchi estaba implicado en una denuncia por “complicidad en la tortura” presentada ante la justicia francesa.
En junio pasado el boxeador marroquí Zakaria Moumni, que había presentado una denuncia en Francia por tortura contra el mismo jefe de la inteligencia marroquí, presentó una nueva denuncia por “intento de asesinato” en Nancy (Meurthe-et-Moselle). Zakaria Moumni dice que fue “detenido, secuestrado y torturado" en Marruecos en septiembre de 2010.
En un primer momento, el boxeador presentó una denuncia contra los servicios secretos de Marruecos en febrero de 2014, lo que le valió para ser a su vez demandado por difamación por las autoridades marroquíes, lo que los tribunales franceses calificaron, el pasado 9 de junio, de “inadmisible”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada