viernes, 25 de noviembre de 2016

Represión y resistencia no violenta en la última colonia de África. Democracy Now en el Sahara ocupado

Amy Goodman y Denis Moynihan con Hmad Hamad y otros activistas saharauis


Democracy Now. Por Amy Goodman y Denis Moynihan. Traducción no oficial: EIC Poemario por un Sahara Libre. 24 de noviembre de 2016
Sahara Occidental Ocupado - Los ojos de Sultana Jaya no encajan perfectamente. Uno de ellos es artificial. En 2007 un oficial marroquí de la policía le golpeó con su porra en el ojo mientras que ella estaba protestando pacíficamente con otros estudiantes universitarios. Entonces le saltó el ojo, se lo sacó con la mano.
Sultana es saharaui (Sah-ha-RAH-wee), la población nativa del Sáhara Occidental. Ocupado por el Reino de Marruecos desde 1975, el Sáhara Occidental se conoce comúnmente como la última colonia de África. Los saharauis se encuentran inmersos en una prolongada lucha por la autodeterminación y se enfrentan una terrible represión por parte de Marruecos.
Las Naciones Unidas piden un referéndum que permita a los saharauis decidir si son parte de Marruecos o la independencia, pero Marruecos ha bloqueado la votación durante más de 25 años.
El Sahara Occidental es un territorio rico en recursos naturales: la pesca, los fosfatos y la perspectiva de petróleo en alta mar. Miles de saharauis han sido torturados, encarcelados, asesinados y desaparecidos desde que comenzó la ocupación hace más de 40 años. Para comprender la profundidad del compromiso de los saharauis con la independencia, su coraje frente a la opresión brutal, basta con mirar a los ojos de Sultana Jaya.
Fuimos a El Aaiun, la capital del Sáhara Occidental, justo después de que la cumbre de las Naciones Unidas sobre el clima (COP22) terminara la semana pasada en Marrakech, Marruecos. Fuimos los primeros miembros de una televisión extranjera en llegar al Sáhara Occidental en los últimos años. Nos siguieron constantemente, a pie y por hombres motorizados y en automóviles. Ellos estaban a las afueras de nuestro hotel noche y día. La policía secreta marroquí llegó en nuestra primera noche a nuestro hotel a medianoche, en una visita “estrictamente rutinaria”, nos dijeron, “para protegernos”. Los periodistas extranjeros que entran suelen ser expulsados ​​rápidamente si los agentes de inteligencia marroquíes los ven entrevistando a activistas saharauis.
Los activistas saharauis con los que hablamos lo hicieron con gran riesgo para su seguridad personal. Los encontramos principalmente en sus casas, donde los sofás se alinean las paredes a la manera tradicional saharaui, con el té saharaui “at-tay”, preparado sobre brasas.
Paramos para almorzar en un restaurante prácticamente desierto a las afueras de la ciudad. Cerca de 80 hombres y algunas mujeres llegaron abruptamente. La mayoría llevaba trajes saharauis tradicionales, y muchos agitaron la bandera oficial del estado ocupante, Marruecos. Se trasladaron al restaurante, llenando cada mesa cercana, efectivamente acorralándonos. Una docena de agentes vestidos de civil, uno que llevaba una gorra de béisbol de NYPD, estaban allí coordinando constantemente desde sus teléfonos celulares. Fuera, los coches de los agentes de seguridad bloqueaban el nuestro. Varios de los hombres sentados cerca de nosotros parecían muy agitados, y temíamos que esa extraña exhibición pudiera volverse violenta. Nos rodearon cuando nos fuimos. Mientras que casi ninguno en la muchedumbre hablaba inglés, desplegaron varias banderas brillantes del vinilo con los lemas en inglés como la “Vergüenza Democracy Now”. Las banderas eran idénticas en diseño a las exhibidas cuando Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, condenó la presencia marroquí en Sahara Occidental como una ocupación.
Cuando nos fuimos se hizo evidente por qué aquella gente nos había rodeado. Sultana y otros activistas saharauis habían organizado una manifestación en el centro de la ciudad. La turba que nos rodeaba nos impidió llegar a la protesta, que fue violentamente atacada por la policía marroquí de paisano. Bravos periodistas independientes saharauis que operan bajo amenaza extrema en el Sáhara Occidental lograron capturar videos, los cuales después compartieron con nosotros. La represión violenta de ese día fue demasiado evidente.
Un video muestra a un hombre discapacitado, Mohamed Alouat, director de una escuela para discapacitados, que sostiene la bandera del Sahara Occidental independiente, un gobierno exiliado en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf, Argelia, donde viven unos 100.000 refugiados saharauis.
La policía atacó a Alouat, le arrancó la bandera de sus manos y lo arrastró.
Sultana y otras mujeres gritaban a los oficiales de paisano. Un grupo de por lo menos 20 hombres rodearon a las mujeres saharauis, empujándolas hacia una calle lateral, lejos de la calle principal. Rodearon a las mujeres. Golpearon a una de ellas, Aziza Biza, miembro del Foro de Mujeres Saharauis, en los riñones y el estómago con un walkie-talkie. Ella explicó después que la ahogaron con su vestido tradicional, la melhfa, hasta que se cayó desmayada en el suelo. La policía siguió empujando a otras mujeres contra una pared y agrediéndolas sexualmente, agarrando y retorciendo sus pechos. Los agentes vieron a un hombre grabando el asalto desde un tejado cercano y comienzan a lanzarle piedras.
Nos encontramos con los hombres y mujeres heridos esa noche, y registramos sus relatos. Las mujeres nos mostraron sus heridas, describiendo cómo la policía torció sus pechos y pezones, infligiéndole dolor intenso y lastimando. Aziza se encontraba muy débil, vomitando varias veces.
Más tarde, esa noche desde la ventana de nuestro hotel, vimos a la policía en el equipo antidisturbios lanzando piedras contra los manifestantes saharauis. El pueblo saharaui no se detiene en su lucha no violenta por la autodeterminación. Pueden ver el compromiso con su causa en el ojo de Sultana Jaya.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada