domingo, 3 de noviembre de 2013

La ONU y el Sáhara Occidental

Manifestantes saharauis en la ciudad de El Aaiun contra la ocupacion marroquí 2013
La iglesia de la ciudad ocupada de El Aaiun
La ONU sigue con especial atención el conflicto del Sahara Occidental, tipificado en su IV AG como problema de descolonización
TVE censura en sus informativos las visitas del enviado de la ONU para el Sahara Occidental
Rafael Romero, 03/11/2013
Hay naciones que merecen la atención y solidaridad, pues el destino y la arbitrariedad les han jugado situaciones dramáticas que impiden su libre autodeterminación y el pleno desarrollo de sus potencialidades para convertirse en un Estado pleno y funcional. Este es el caso de Sáhara Occidental.
Por eso, es cuestionable que gran sector de la prensa internacional censura informaciones que dan cuenta de la violación de los derechos más elementales del pueblo saharaui. Así, portavoces de organizaciones preocupadas por la difícil vida de hombres, mujeres y niños saharauis denunciaron hace unos días que Radio Televisión Española (RTVE) censuró, a través de su corresponsal en Rabat, la visita de Christopher Ross, enviado especial del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental, en su nueva gira por la región. La opinión pública merece saber por qué se produce este tipo de “apartheid informativo” sobre un conflicto al norte de África que tiene mucho tiempo sin resolver y que involucra directa o indirectamente a la nación saharaui, Marruecos, Argelia y Mauritania.
Las Naciones Unidas busca solución desde la retirada de España del territorio saharaui, en 1976; lo que determinó que Marruecos de inmediato lo reclamara como suyo, produciéndose muchos abusos, persecuciones, asesinatos y una evidente violación de los derechos humanos de los saharauis. La comunidad internacional no debería soslayar lo que pasa en ese extremo del mundo, pues la humanidad no puede ser indiferente ante el sufrimiento real y descarnado que se vive allí.
El 20 de abril de 1991 el Consejo de Seguridad de la ONU decidió crear, en su Resolución N° 690, la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), que hace esfuerzos por canalizar una salida pacífica y viabilizar la libre autodeterminación del pueblo saharaui, principio del derecho internacional que hasta estas alturas del siglo XXI viene siendo boicoteado.
Tampoco olvidemos que en esta zona hay un muro de la vergüenza, cuya construcción se inició en 1983, y separa los territorios ocupados por Marruecos de los territorios bajo el control de la República Árabe Saharaui Democrática, conteniendo el avance de más tropas invasoras.  No obstante ello, y pese a la censura mediática, cada vez son más las personas que en el mundo comienzan a mirar este real y palpitante problema humanitario que persiste al noroeste de África y frente a Islas Canarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada