miércoles, 22 de enero de 2014

Carta a los diputados argentinos que visitan Marruecos

ALICIA CICILIANI, JORGE CEJAS Y RUBÉN DARÍO SCIUTTO
La Plata, (Argentina), 22/01/14, (VSOA).- Desde el pasado lunes, se encuentra en Marruecos una delegación parlamentaria argentina integrada por los diputados Jorge Cejas (Frente para la Victoria), Alicia Ciciliani (Partido Socialista) y Rubén Darío Sciutto (Peronismo Más al Sur). Voz del Sahara Occidental en Argentina tuvo acceso al correo electrónico enviado a los legisladores por Javier Surasky -abogado internacionalista argentino- cuyo texto reproducimos:
Estimados señores y señora parlamentarios:
Es para mí un honor ponerme en contacto con Uds. ya que no es habitual que un representado escriba directamente a sus representantes. La gestión de las instituciones democráticas nos lleva a realizar una delegación de potestades que, sin dejar de ejercer nuestra ciudadanía de manera responsable, justifica que solo nos pongamos en contacto directo cuando la situación realmente lo requiera.
Justamente en mi ejercicio de ciudadanía activa y responsable es que les escribo.
Me he enterado por los medios de vuestra visita a Marruecos y de sus reuniones con sus pares de ese país. No escapará a su conocimiento que la democracia marroquí es un tanto débil, por ser generoso, ya que todas las decisiones importantes requieren del acuerdo del Rey por ser Marruecos uno de los pocos países que quedan en el mundo en que la monarquía ejerce efectivamente funciones directas de gobierno, un rezago histórico.
Tampoco estará fuera de su conocimiento que desde hace casi 40 años Marruecos invadió el Sahara Occidental después de que España, que era -y sigue siendo para la ONU- la potencia administradora colonial en la zona, abandonase el territorio sin seguir las normas que el derecho internacional le imponía. Marruecos se convertía así en un país colonialista y el Sahara Occidental en la última colonia en África (por esa razón la RASD es miembro de la Unión Africana desde 1984 y Marruecos es el único país de África que no la integra).
La invasión cívico militar marroquí sobre territorio saharaui violenta todo el derecho internacional y se realizó a pesar de un pronunciamiento explícito de la Corte Internacional de Justicia mediante Opinión Consultiva sobre el Estatus de Sahara Occidental que estableció claramente que Marruecos no tenía vínculo jurídico alguno con el territorio que hoy ocupa ilegalmente.
La ocupación llegó acompañada del saqueo de los recursos naturales del territorio saharaui, en especial sus riquezas ictícolas y de fosfatos, que pertenecen jurídicamente a los saharauis que ven así una pérdida irreparable de sus riquezas nacionales.
Naciones Unidas desplegó allí una Fuerza de Paz, la MINURSO, tras el acuerdo de alto el fuego entre el ejército de Marruecos y el Frente Polisario -reconocido como movimiento de liberación nacional del pueblo Saharaui que allí habita desde tiempos inmemoriales- donde se incluía la obligación de Marruecos de convocar un referéndum para que los saharauis ejercieran su derecho de autodeterminación como legítimos dueños de su hogar nacional. Nada de esto pasó por obstrucciones reiteradas de Marruecos al proceso.
Desde entonces ese país no solo ha construido un muro (el más largo del mundo) que divide a las familias saharauis y está rodeado de minas antipersonas (una densidad mayor a 10 minas por kilómetro cuadrado) violentando nuevamente el derecho internacional humanitario, sino que tortura sistemáticamente a la población saharaui como la han demostrado los informes de la Fundación Kennedy, Amnesty International y Human Rights Watch, entre otras instituciones.
Siendo que los partidos a los que cada uno y una de ustedes pertenecen, afirman su compromiso con la democracia, el derecho internacional y los derechos humanos, la visita realizada -a menos que haya tenido por secreto propósito presentar un reclamo por la situación- me resulta inexplicable y desagradable. En las antípodas de lo que espero de quienes me representan.
Más aun, esa visita es un insulto a nuestros excombatientes de Malvinas, quienes arriesgaron todo cuanto tenían por recobrar parte del nuestro territorio nacional de las manos de un país colonial y hoy apoyan públicamente la causa saharaui.
A la espera de que sean revisados sucesos como su visita a un país que viola groseramente la democracia, el derecho internacional y los derechos humanos, sometiendo a un pueblo a condiciones que hacen imposible su existencia como tal -uno de los supuestos de genocidio reconocidos en la Convención Internacional para la sanción del Crimen de Genocidio de las Naciones Unidas- en tanto la misma implica aceptación de tales situaciones, me despido de ustedes saludándolos atentamente.
PD: Si desean mayor información sobre cualquiera de los asuntos señalados en el mail no duden en contactarme, Será un placer poder colaborar con ustedes.
Javier Surasky
Abogado.
Magíster en Relaciones Internacionales.
Magíster en Cooperación Internacional al Desarrollo y Ayuda Humanitaria.
Profesor de Derecho Internacional Público.
La Plata, 21 de enero de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada