sábado, 18 de enero de 2014

La Asociación Marroquí de Derechos Humanos en Smara denuncia el método de actuación de los servicios policiales marroquíes contra los saharauis


Fuente AMDH, Asociación Marroquí de Derechos Humanos
Smara/territorios ocupados/Sahara Occidental, 18/01/2014.
La AMDH marroquí ha publicado en un comunicado  el jueves 16 su condena a la actuación de los militares marroquíes y las fuerzas auxiliarles en su salvaje trato a los manifestantes saharauis que salieron el pasado miércoles 15 en manifestaciones pacificas en la ciudad saharaui de Smara contra la ocupación y violación de los derechos humanos que comete el aparato de la administración de ocupación marroquí contra saharauis.
La AMDH citó en su condena y rechazó los salvajes métodos que los servicios de seguridad y los militares usan contra los manifestantes saharauis, como los intencionados golpes en el pecho, en los genitales, la cabeza, el rostro y la columna vertebral. La asociación marroquí pudo observar y documentar estos inhumanos y salvajes actos que protagonizan, los servicios militares, policías y fuerzas auxiliares marroquíes en las recientes protestas pacíficas en la ciudad de Smara el pasado miércoles 15 de enero, y citó varios casos, como la joven Sukeina Zreibii ingresa en el hospital por golpes en la parte del corazón; El Hosein Sramha torturado con golpes en la parte genital y abandonado en las descampados fuera de la ciudad durante varias horas, hasta que alguien le pudo auxiliar y que fue evacuado con urgencia a la ciudad de El Aaiun, y otro caso del ciudadano saharaui El Hafed Uld Saleh Uld Buyema con fracturas en la columna, las extremidades y el cráneo.
La Asociación Marroquí de Derechos Humanos condena enérgicamente esta salvaje e inhumana actuación contraria a los principios de los derechos humanos de las personas y pide el Estado marroquí abrir investigaciones para esclarecer estos graves atropellos y abusos de fuerza a fin de llevar sus responsables a la justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada