lunes, 17 de marzo de 2014

Prepotente embajadora marroquí contra libertad de prensa en Perú

Foto: Difusión
La Federación de Periodistas del Perú declaró “Persona no grata” a la embajadora de Marruecos, Oumana Aouad Lahrech por “… la hostilización contra el periodista peruano Ricardo Sánchez-Serra”.
¿Qué busca en el Perú la embajada marroquí?
Los nueve primeros meses de 2013, según el Ministerio de Comercio Exterior, nuestra exportaciones a Marruecos fueron de…  ¡dos millones de dólares!  Es obvio que casi no existe comercio con Marruecos.  Además, ellos no han invertido en nuestro país, salvo que lo hubieran hecho en un monto tan ridículo que se encontrarían registrados dentro de “otros”. Entonces ¿por qué Marruecos abrió embajada en Lima?  Solo para desprestigiar la causa del pueblo saharauis, que en el siglo XXI aún no se podido liberarse del colonialismo, porque ha sido invadido por…  ¡Marruecos!
¿Qué ocurre en el Sahara Occidental o República Saharaui?
En el noroeste de África, el Sahara Occidental era la última colonia en 1975. Y… España, en vez de concederle la independencia al pueblo saharaui, tras vergonzoso acuerdo con Marruecos, permitió que fuera invadido, pese a que La Haya había determinado que no existe vínculo territorial entre el Sahara Occidental y Marruecos.
Varios cientos de miles de saharauis viven en campos de refugiados en Argelia.  La República Saharaui controla  el tercio más pobre del Sahara Occidental, y Marruecos mantiene desde hace 39 años la invasión  de los dos tercios más ricos del territorio, donde los saharauis padecen todo tipo de vejámenes.
¿Quién es Ricardo Sánchez Serra?
Es un destacado periodista peruano que ha recibido dos veces el premio anual “Cardenal Juan Landázuri Ricketts” otorgado por la Conferencia Episcopal Peruana, y que defiende la justa causa saharaui.
Pero, tal como dice el comunicado de la Federación de Periodistas del Perú,  la “…embajadora del Reino de Marruecos, Oumana Aouad Lahrech… sostiene comunicación permanente con diversas autoridades diplomáticas y políticas del Estado Peruano, autoridades eclesiales, y representantes de Embajadas residentes en nuestro país, para desacreditar al periodista peruano Ricardo Sánchez-Serra”.   Y ya ha logrado, por ejemplo, que lo despidan de un trabajo o que deje de escribir en una revista donde después aparecieron avisos marroquíes.

Es repudiable que una prepotente embajadora extranjera atropelle los derechos de un periodista peruano, así como haya conseguido adhesiones mediante el regalo de viajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada