sábado, 19 de abril de 2014

Burla a la Comunidad Internacional. Marruecos no quiere testigos en el Sahara Occidental




LA OBSERVADORA PORTUGUESA, RITA REIS, COMISIONADA POR LA FUNDACIÓN SAHARA OCCIDENTAL, FUE EXPULSADA, EL DÍA DE AYER,  DE LA CIUDAD DE EL AAIUN (SAHARA OCCIDENTAL OCUPADO).
*Fuente: Fundación Sahara Occidental, 19 de abril de 2014
El territorio no autónomo del Sahara Occidental, ocupado militar e ilegalmente por Marruecos, donde viene ejerciendo un genocidio sistemático del pueblo saharaui, se encuentra cerrado por las fuerzas de ocupación, habiendo sido expulsados hasta el momento 33 observadores de distintas nacionalidades (españolas, portuguesa, francesa, inglesa, noruega, tunecinas, sudanesas del sur y americana).
Tras décadas de ocupación, en las que Marruecos viola sistemáticamente los derechos del pueblo saharaui y su derecho a la autodeterminación, en un plan decidido de acabar con la resistencia de la población saharaui, viene ejerciendo el terror ante la pasividad de la Unión Europea y la Comunidad Internacional. Es un clamor, por parte de Organizaciones de Derechos Humanos, Parlamentos Naciones e Internacionales que el mandato de la Minurso se extienda al control y supervisión de los derechos humanos en el Sahara Occidental. La campaña que se viene realizando, demandando dicha ampliación del mandato, está abonada por numerosos actos y manifestaciones pacíficas en el Sahara Occidental, que están siendo duramente reprimidas cuyos resultados son una continua violencia de las fuerzas de ocupación contra la población civil desarmada.
Con el fin de constatar estas violaciones y poner de manifiesto ante la comunidad internacional la necesidad de esta ampliación del mandato de la Minurso, fue convocada la II Conferencia Internacional de Apoyo a la Resistencia de las Mujeres Saharauis en los Territorios Ocupados, acudiendo al territorio 33 participantes de diversas nacionalidades.
Por parte de Marruecos se ha producido durante estos días una verdadera caza y captura de los extranjeros observadores, con el fin de evitar la presencia de los mismos en el territorio.
Durante toda esta semana hasta hoy mismo han sido expulsadas sistemáticamente todas aquellas Delegaciones que han intentado entrar en el Sahara Occidental, abortando sus viajes, tratándolos de forma humillantes, en algunos casos con interrogatorios y no permitiendo el libre tránsito en el Sahara Occidental, al que está obligado  el régimen marroquí.
Rita Reis, es una de las últimas observadoras expulsadas. Esta joven portuguesa, con amplia experiencia y formación en derechos humanos y observación, habiendo participado como observadora internacional durante todas las sesiones del juicio celebrado en el Tribunal Militar de Rabat contra el grupo de Gdeim Izik, que viajaba desde Lisboa a El Aaiun, acreditada por esta Fundación, fue interceptada en el aeropuerto de El Aaiun. Tras ser interrogada por la policía marroquí que ocupa el aeropuerto  de la capital del Sahara sobre su filiación política, motivos del viajes, identidad de las personas que le esperaban en el aeropuerto y no siendo satisfactorias las respuestas dadas, y tras ser fotografía contra su voluntad, en un claro acto intimidatorio,  fue obligada a abandonar el aeropuerto y por la fuerza, conducida al avión para ser devuelta a Casablanca.
Ante la indefensión que está sufriendo la población saharaui, las violaciones graves de derechos humanos que comete a diario el régimen marroquí, la política de Marruecos de cerrar el territorio a la Comunidad Internacional, contraviniendo los tratados internacionales firmados, los acuerdos preferenciales suscritos y el derecho internacional que ampara a la población saharaui y al trabajo de los observadores, esta Fundación insta a los gobiernos y responsables de la Unión Europea y de los países cuyos nacionales han sido expulsados a que promuevan acciones concretas para obligar al reino de Marruecos a poner fin al genocidio del pueblo saharaui que dura ya 4 décadas.
Desde esta Fundación mostramos nuestra solidaridad con las víctimas de la represión policial marroquí, así como con las observadoras que de forma desinteresada y altruista, ponen en peligro su integridad, para ser testigos de una realidad que el régimen marroquí quiere ocultar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada