sábado, 19 de abril de 2014

De turistas a activistas

La Brigada Aragón-Sahara permanece en Agadir donde decide "empezar de cero para sacarle partido a esta experiencia".
En Agadir, a 17 de febrero de 2014.- Retomamos fuerzas después de dos días de cansancio, tensión e incertidumbre y una vez que nos hacemos a la idea de donde estamos y que nuestro objetivo es imposible de alcanzar, cambiamos el chip y decidimos empezar de cero para sacarle partido a estaexperiencia.
Es jueves, tercer día de nuestro viaje, aunque parezca que llevemos un mes fuera de casa, ya que el no saber que va a pasar y tener muchas ganas de hacer cosas nos tiene un poco desorientadas. Despertamos a las 9.00 de la mañana con la llamada de Aragón Radio. Durante toda la mañana nos llamaron de varios medios. También se puso en contacto con nosotras Efe de Rabat y El Periódico de Aragón.
Desde el desayuno hasta que hemos salido del hotel, un policía marroquí nos estaba vigilando, haciendo fotos cuando hablábamos por teléfono incluso el personal del hotel nos tenía fichados.
Después del agobio y la presión de ayer, nuestra intención era abandonar Marruecos cuanto antes. Para ello llamamos a la Embajada española en Rabat para intentar gestionar nuestra salida del país pero en cuanto les hemos dicho que nuestra intención había sido entrar en El Aaiún, en el Sahara Ocupado, se han desentendido. Nos explicaron que habíamos sido expulsados de una zona sensible por las autoridades marroquís, es algo que ya deberíamos de conocer antes de ir, nos dijeron. Ante esta respuesta nos sentimos ofendidas y les contestamos que habíamos sido expulsadas del Sahara por unas fuerzas de ocupación en un territorio en el que según la legislación internacional el Gobierno marroquí no tiene competencias, que no se trataba de una expulsión de territorio marroquí sino de un secuestro hacía territorio marroquí. Por tanto, nuestra situación era extraordinaria y la embajada, en nuestra opinión, tenía que hacerse responsable de nuestra situación. Insistieron en que no podían hacer nada por nosotras y nos dejaron a nuestra suerte. Ante esta situación, con una sensación de rabia e impotencia, en lugar de volver a nuestras casas, hemos decidido quedarnos en Agadir para conocer a los estudiantes saharauis.
Desde Zaragoza buscaron contactos en esta ciudad y al final de la mañana llegaron hasta nuestro hotel los primeros saharauis que hemos conocido desde que comenzó nuestro viaje. Su hospitalidad y su cercanía nos hicieron sentir como en casa, tras dos días muy intensos tanto física como emocionalmente. Lo primero que nos han dicho es que les sabía mal que no hubiésemos podido entrar en El Aaiún porque allí hubiéramos visto a las mujeres, los niños, las personas mayores, y hubiésemos visto in situ las manifestaciones y la agitación social.
Ya en su casa, nos hemos presentado como Brigada, en qué consiste y cuáles eran los objetivos. Tras la presentación, recogimos sus testimonios. Se trata de dos estudiantes saharauis, uno estudiante de derecho y otro de economía, que viven con otros tres chicos saharauis que se encontraban en ese momento de vacaciones en sus casas de El Aaiún. Nos hablaban en hassanía, la lengua propia saharaui y pequeñas explicaciones en francés para nuestra mejor comprensión. Han remarcado el racismo que sufren por parte de los profesores, los estudiantes y que tienen más dificultad en encontrar trabajo en Marruecos por ser saharauis. El chico que estudia economía, Mohamed, nos comenta que tuvo que venir a Agadir porque no le dejaron entrar a otra universidad. Mientras, el chico que estudia derecho, Bachir, se paso los tres primeros años de su vida universitaria encarcelado, por ser activista saharaui en la universidad.
Bachir estuvo el miércoles en El Aaiún y le hemos preguntado sobre lo qué pasó dentro de la ciudad, la cual nosotros podíamos distinguir desde el último control policial, a tan solo 5 km de El Aaiun. Le hemos contado que vimos pasar decenas de furgonetas de policía y resulta que el motivo de este despliegue era el viaje del Rey Mohamed VI a Dakhla (sur del Sáhara). Entendemos este viaje como una provocación para reivindicar la marroquinidad del territorio saharaui, justo en la fecha en la que se está decidiendo la renovación del mandato de la MINURSO.
Por la tarde tuvimos un largo encuentro con dos militantes de Vía Democrática, partido político marxista-leninista marroquí que apoya, desde los años de plomo y clandestinidad de los 70 (entonces el partido En Avant) la autodeterminación del pueblo saharaui. Hemos hablado sobre la posición de la organización con la causa saharaui, sobre el análisis feminista en el conflicto social marroquí, sobre la situación de Libia o sobre la realidad de la clase obrera en un Estado sin revolución industrial como Marruecos. Hacemos una valoración muy positiva, por la importancia que adquiere la existencia de una organización revolucionaria en un contexto tan hostil como el marroquí y por la posibilidad de coordinar experiencias y tener colaboraciones entre ellos y nosotras, no solo como brigadas sino también entre las organizaciones en las que militamos.
Después de esta larga jornada y de disfrutar de una rica cena típica saharaui: el Tajin, a estas horas no sabemos cómo va a continuar nuestra Brigada. Tenemos que seguir y aunque parece que no tenemos el material suficiente para poder continuar, le estamos poniendo mucho esfuerzo y nuestras ganas de quedarnos nos hacer seguir adelante para continuar con el trabajo brigadista.
Mañana no sabemos qué pasará. Las ganas están, pero tenemos el hándicap de que los saharauis que viven en los sitios a los que podemos acceder no están, se encuentran de vacaciones en El Aaiun, justamente donde no nos dejan entrar.
Esta situación nos ha llevado a reflexiones enriquecedoras e inesperadas. Nos damos cuenta de todo el valor de la gente que ha tenido que salir de aquí y que continúa desde la distancia, en su lucha identitaria y política, reivindicando su identidad a tantos kilómetros.
También agradecemos todo el apoyo e interés que estamos recibiendo desde Aragón, el cual nos ayuda a querer seguir profundizando para continuar informándoos. Gracias a todos y todas las que nos habéis escrito, llamado o habéis difundido nuestra situación. Nos estáis haciendo sentir que nuestro esfuerzo tiene sentido.
¡Entalto la RASD! ¡Entalto Sahara Libre!
Raúl Ramón, Laura Soteras, Diego Marín e Irene Bailo (Brigada Solidaria Aragón-Sahara) | Para AraInfo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada