domingo, 4 de enero de 2015

Sáhara Occidental: ante la creciente solidaridad internacional, un Marruecos acorralado

ARGEL - El año 2014 fue el de fortalecer la solidaridad internacional a favor de la causa saharaui, ilustrada por el multiplicando reconocimiento del derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y al mismo tiempo la condena de la ocupación ilegal de territorio por Marruecos acorralado debido a sus prácticas represivas.
Sin embargo, otro llamado a la solidaridad internacional activa en favor de la causa saharaui fue lanzado desde Argel con ocasión de la V Conferencia Internacional sobre "el derecho de los pueblos a la libre determinación: el caso del pueblo saharaui", que se celebró los días 13 y 14 de diciembre.
Parlamentarios, activistas de derechos humanos, organizaciones no gubernamentales (ONG), los medios de comunicación, asociaciones, etc., han reafirmado en el marco de este encuentro internacional la "legitimidad" la lucha del pueblo saharaui y su derecho a la "resistencia".
En una declaración final, los participantes en la reunión habían impugnado las Naciones Unidas para hacer cumplir sus propias resoluciones y el plan de paz que estipula una solución "definitiva" al conflicto a través de un referéndum libre de autodeterminación, un proceso que Marruecos intenta fracasar.
Al igual que las ediciones anteriores, la quinta Conferencia de Argel se caracterizó por una gran participación extranjera, en representación de Asia, África, América y Europa, que trabajan para el fortalecimiento de la movilización de la comunidad internacional con el propósito de una solución "justa" para el último caso de descolonización en el continente negro.
Esta movilización también se expresa en todo el año a través de múltiples declaraciones que reconocen la legitimidad de la causa saharaui, una de las últimas es la del gobierno británico, expresada por el Secretario Parlamentario de Estado Adjunto de Relaciones Exteriores, Tobias Ellwood.
El portavoz de los miembros del Parlamento británico, dijo, además de apoyar el principio de la libre determinación de los saharauis  que Londres trata sus relaciones con Marruecos sobre la base de las fronteras internacionalmente reconocidas", y abogó una solución "negociada" que consagra la libre determinación de los saharauis.
La posición de la comunidad internacional cara a este conflicto también se ha destacado en la 39 Conferencia Europea de apoyo y solidaridad con el pueblo saharaui (EUCOCO), celebrada en noviembre pasado en España.
Además de apoyar una solución en el marco de la "legalidad de la ONU", los organizadores de la reunión habían instado a la comunidad internacional a adoptar una política "coherente" hacia la cuestión saharaui y permitir al pueblo saharaui ejercer su derecho a la autodeterminación.
La posición de Marruecos abiertamente pro Francia y la ambigua postura de España, fueron denunciados en la conferencia de Madrid.
Violación de los derechos humanos y el saqueo de los recursos naturales
Las noticias de los territorios saharauis ocupados aún refleja la realidad de las violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad marroquíes que practican una represión "sistemática" contra todos los saharauis que reclaman su libertad en el reino.
Denuncia reciente de esta actitud, el último informe de la ONG internacional Human Rights Watch (HRW) en Marruecos pidiendo la liberación del preso político saharaui Mbarek Daoudi.
En enero de 2014, la estadounidense Fundación Robert F. Kennedy, por su parte, denunció a la intransigencia de Marruecos en su política represiva anti-Saharaui y señaló que Marruecos cometió "crímenes del pasado que siguen sin resolverse", basados entre otras cuestiones como las fosas comunes descubiertas en los territorios saharauis.
Más de 500 saharauis siguen desaparecidos desde la invasión del territorio por parte de Marruecos, mientras que cerca de 60 presos políticos aún languidecen en las cárceles marroquíes sin juicio y que han sido presentados ante los tribunales militares, de acuerdo con informes de activistas de los derechos de los saharauis y observadores extranjeros.
Para proteger a los saharauis de la violencia de la policía marroquí, muchos saharauis y voces extranjeras reiteraron en los últimos meses  su llamado para ampliar las competencias de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) para el monitoreo de los recursos humanos y la protección del los derechos humanos en los territorios ocupados ilegalmente.
El saqueo continuo de los recursos naturales del territorio en el que están involucrados  empresas extranjeras con el fin de reconocerle a Marruecos su soberania sobre el territorio. De ahí la llamada por enésima vez desde la tribuna de Argel, con motivo de la quinta Conferencia Internacional de la solidaridad, para detener esta otra forma de "crimen" contra el pueblo saharaui.
Muchas ONG internacionales también han denunciado el saqueo ilegal, favorecido por la asociación económica entre Marruecos y la Unión Europea (UE). Este es el caso, entre otros,  que denuncia la organización Western Sáhara Resource Watch (WSRW) que condenó a principios de este mes la presencia de la compañía suiza de exploración de petróleo Glencore (Suiza) en el Sáhara Occidental.
En referencia a los documentos secretos del Majzen, las mismas ONG internacionales informaron de que Marruecos "se compromete a utilizar el mapa de los recursos naturales del Sáhara Occidental con fines políticos" para que estados se adhieran a sus tesis de la autonomía, que niega el derecho los saharauis a la autodeterminación y excluye la solución del referéndum.
La violación de los derechos humanos por parte de Marruecos se refiere también a la realidad de la experiencia de los saharauis en los campamentos de refugiados saharauis que se encuentran en una situación de "ni guerra, ni paz", que se vieron obligados hace 30 años a soportar las condiciones de vida en un entorno natural hostil y difícil.
La hospitalidad de la vecina Argelia que permitió por razones humanitarias reducir las dificultades de esta población no sustituye a una solución definitiva y justa, que consiste en una independencia de su país, dicen los refugiados saharauis.
Desde  1975, el Sáhara Occidental  sigue siendo en la posición de la política un "rehén" marroquí, en violación del derecho internacional y las resoluciones de la ONU.
Hasta la fecha, la República Saharaui  (RASD) es reconocida por un gran número de países y es miembro de la Unión Africana (UA) desde 1982.
En el transcurso de 2014, el Parlamento sueco había presentado al gobierno una propuesta para el reconocimiento de la RASD, el fortalecimiento de las filas de los defensores de la lucha del pueblo saharaui para recuperar su soberanía y establecerla en un Sáhara Occidental libre.
En abril próximo, el destino del pueblo saharaui, una vez más suspendida la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU será el juego de las sillas que entretiene a los  miembros permanentes del CS de la ONU, especialmente Francia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada