viernes, 29 de mayo de 2015

El movimiento prosaharaui declara a Zapatero “persona ‘non grata’ para los Derechos Humanos”

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su intervención en el Foro Crans Montana, en la ciudad saharaui de Dajla, ocupada por Marruecos. / Efe

La Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS-Sáhara), organización que aglutina a la mayoría de las asociaciones de amistad con el pueblo saharaui de todo el Estado español, declara al expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, “persona non grata para los derechos humanos y la legalidad internacional“. Esta medida ha sido decidida por la visita de Zapatero a un foro organizado por Marruecos en la ciudad de Tantán el pasado fin de semana, mediante el que se pretende “proclamar, en contra del derecho internacional, la marroquinidad del Sáhara, es decir, la pertenencia secular del Sáhara a Marruecos”, explica el comunicado de CEAS-Sáhara. El expresidente se declaró “amigo de Marruecos” en ese foro.
Cabe recordar que el Sáhara Occidental sigue siendo, según la Organización de Naciones Unidas, un “territorio no autónomo, pendiente de cerrar el proceso de descolonización”. Proceso que finalizaría mediante un referéndum de autodeterminación, también según la legalidad internacional. Además, el expresidente socialista viajó el pasado mes de marzo al foro Crans Montana, celebrado en la ciudad de Dajla, en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos. El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, condenó este foro recordando que el Sáhara ocupado no es Marruecos, por lo que estas actividades “intentan legitimar una ocupación ilegal”. El Gobierno español también se desmarcó del viaje del expresidente. Pero Zapatero ya ha viajado y apoyado implícitamente la marroquinidad del Sáhara Occidental en dos ocasiones en menos de tres meses.
CEAS-Sáhara justifica esta medida contra el expresidente Zapatero: “El territorio del Sahara Occidental posee, en virtud de la Carta de las Naciones Unidas, una condición jurídica distinta y separada de la potencia que lo ocupa, no pudiendo considerarse en ningún caso parte integrante del territorio marroquí, por lo que ningún estado ni organización puede concertar acuerdo alguno con Marruecos que directa o indirectamente suponga reconocer, o pueda interpretarse como el reconocimiento, de la soberanía marroquí sobre el territorio del Sahara Occidental”. Por ello, la coordinadora recuerda: “El Estado español, en su calidad de potencia administradora de iure, siendo además en la actualidad miembro no permanente del Consejo de Seguridad, debe llevar a término su responsabilidad como potencia administradora del Sahara Occidental”. “Ante esa histórica y necesaria labor existen diferentes formas de representar el papel de expresidente. Se puede ser águila y volar bien alto, defendiendo la legalidad internacional y apoyando a un pueblo hermano para miles y miles de personas de este país. También se puede ser gusano y arrastrarse por los suelos”, describe el comunicado. “Y no olvide, señor expresidente, que cuanto más se aleja una persona de la verdad, más odia a quienes hablan de ella. El sadismo del poder nos resulta repugnante”, concluye.
¿Qué opina el PSOE?
José Taboada, presidente de CEAS-Sáhara, explica a cuartopoder.es que “las bases socialistas se mostraron muy disgustadas con el anterior viaje de Zapatero al Sáhara ocupado; por ello, queremos saber qué opina la dirección del PSOE en este sentido, aunque la dirección del partido nunca se ha puesto del lado del derecho internacional cuando gobiernan”. “Hemos declarado a Rodríguez Zapatero persona non grata porque con su actitud está legitimando una ocupación violenta, ilegal, de más de 40 años, en la cual el ocupante marroquí no ha dudado en usar la fuerza contra la población saharaui, como prueba el auto del juez Ruz contra altos cargos marroquíes en la Audiencia Nacional”, prosigue Taboada. “Esperamos que el Estado español y sus gobernantes, de una vez por todas, asuman la responsabilidad histórica con este pueblo, porque es un pueblo hermano a nosotros, por lo que no les vamos a abandonar nunca”, advierte el presidente de la coordinadora prosaharaui.
En la misma línea se expresa ante este medio el delegado del Frente Polisario en la Comunidad de Madrid, Abdulah Arabi. “El expresidente Zapatero se está poniendo del lado del agresor y en contra de la legalidad internacional y de los derechos humanos, aunque ya no nos sorprende en absoluto el comportamiento del expresidente”, asegura el representante saharaui. “Queremos que el PSOE se manifieste públicamente sobre si esta traición se hace en nombre del partido o a título personal”, continúa Arabi, quien recuerda que “Felipe González también tiene una postura muy próxima a la dictadura marroquí, que tiene una gran capacidad de atracción hacia los expresidentes socialistas, no sabemos si porque apoyan políticamente la posición de Marruecos o porque existen intereses oscuros detrás”. González prometió acompañar a los saharauis “hasta la victoria final” en el año 1976, promesa que olvidó cuando ostentó la Presidencia del Gobierno, donde desarrolló una política próxima a los intereses de la monarquía marroquí.
Esta polémica se da en un año “crucial para el pueblo sahararui“, ya que los saharauis tienen esperanzas de que un cambio político en España pueda suponer un cambio en la postura de ésta en su posición como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU. Mientras tanto, la saharaui Takbar Haddi mantiene una huelga de hambre en Las Palmas de Gran Canaria, frente al Consulado de Marruecos, exigiendo a las autoridades de este país que le devuelvan los restos de su hijo, el cual fue asesinado por las fuerzas marroquíes, según aseguran organizaciones de derechos humanos saharauis. Por otra parte, cabe recordar que la semana pasada, Amnistía Internacional publicó un informe sobre el uso de la tortura en Marruecos para acallar la disidencia. Este año, el movimiento prosaharaui ya ha denunciado varios casos de violaciones de los derechos humanos en el Sáhara ocupado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada