domingo, 3 de mayo de 2015

Un bombardeo con napalm y fósforo se añadirá a la querella contra Marruecos en la Audiencia Nacional

El abogado Manuel Ollé, que se ha desplazado al Sáhara Occidental para participar en el FiSahara, toma notas mientras escucha a dos ciudadanos saharauis. / Carlos Cazurro (FiSahara)
Manuel Ollé, el abogado que denunció ante la Audiencia Nacional el genocidio perpetrado contra la población saharaui por parte de Marruecos, ampliará la querella contra militares marroquíes. De este modo, según explica el letrado a cuartopoder.es durante la duodécima edición del Festival Internacional de Cine del Sáhara (FiSahara), presentarán “toda la documentación necesaria sobre el bombardeo con napalm y fósforo que sufrió la población saharaui de Um Draiga el 18 de febrero de 1976″. Según los testimonios de los supervivientes, fallecieron aquel fatídico día unas 200 personas, en la mayoría de los casos civiles.
Los testimonios de los familiares de las víctimas se presentarán como pruebas ante la Audiencia Nacional, con el propósito de que la causa por la cual el juez Ruz imputó a 11 altos cargos militares marroquíes publicada este mes, las recoja también. “Dentro de un mes y medio, aproximadamente, cuando tengamos recogida toda la documentación, ampliaremos la querella en la que ya se recogen parte de esos hechos en el auto de procesamiento y estableceremos en cada una de las víctimas, cuál fue su caso, es decir si fueron asesinadas o heridas, quedando lesionadas de por vida”, relata Ollé, añadiendo que solicitarán “la declaración de todos los testigos y sobrevivientes que hay en este momento, que son alrededor de unos 20″.
“Bombardear contra mujeres, niños y personas indefensas, así como contra un hospital, es un crimen de guerra“, afirma el abogado Manuel Ollé
Abdeslam Omar, presidente de la Asociación de Familiares y Desaparecidos Saharauis (Afapredesa), comenta a este medio que “se estima que murieron 200 personas como consecuencia de aquel bombardeo”, y que de momento han conseguido recopilar “64 nombres de fallecidos”. Además, hubo “más de 300 heridos”. “Los saharauis que fueron víctimas de este brutal atentado estaban huyendo de las tropas marroquíes hacia Argelia”, prosigue Omar, explicando que miles de saharauis huyeron del Sáhara Occidental tras el abandono por parte del Estado español de la excolonia. Como muchas de las víctimas tenían DNI español, el caso puede ser investigado y juzgado en la Audiencia Nacional.
“Este bombardeo se enmarca dentro del plan sistemático y generalizado que hemos denunciado siempre de exterminio del pueblo saharaui por parte de Marruecos, y esta fue una de las acciones más claras en las que se concretó y ejecutó ese plan”, prosigue el abogado. “El bombardeo debió de ser muy duro. Primero hicieron un reconocimiento y después cuatro aviones de marca francesa –uno de ellos les guiaba– comenzaron a bombardear indiscriminadamente contra mujeres, niños y personas indefensas, así como contra un hospital, lo que constituye en un crimen de guerra”, relata Ollé.
Según los testimonios de los supervivientes, el bombardeo duró 48 horas, regresando los aviones en varias ocasiones a Um Draiga para continuar con la masacre. “Más allá de todas las barbaridades y atrocidades que Marruecos perpetró en el Sáhara Occidental, el fósforo y el napalm eran además armas prohibidas en el ámbito del derecho internacional“, argumenta este especialista en crímenes internacionales.
Sobre el recorrido y los plazos que esta ampliación de la causa pueden tener, Ollé considera que “el juez se puede pronunciar rápido, porque es algo muy concreto que se añade a un proceso ya abierto. Nosotros propondremos todas la pruebas que estimemos que pueden acreditar los hechos”, añade. En esta petición de ampliación de la querella también se solicitarán nuevas imputaciones. “Por nuestra parte, trataríamos de aumentar la responsabilidad penal individual contra todos los cargos militares necesarios”, dice Ollé, quien recuerda también que “el Gobierno español se manifestó públicamente a través del ministro de Exteriores diciendo que iba a respetar todas las decisiones judiciales”. “Ojalá sea así, y que además colabore con todo lo que le pida el juez de la Audiencia Nacional”, concluye.
*Escuchar programa Punto de Fuga (Cadena Ser)
El equipo de juristas que ha impulsado la investigación a Marruecos por el genocidio en el Sáhara tiene más pruebas. Estos días se encuentran en Tindouf, en los campamentos de refugiados saharauis en Argelia, recabando los últimos testimonios de un borroso capítulo; el bombardeo de la población en 1976 con napalm y fósforo blanco.
Manuél Ollé, uno de los abogados del equipo, nos cuenta los resultados de su visita a los campamentos y Marta del Vado, enviada especial de la SER al Fishara, nos acerca el testimonios de dos de los supervivientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada