miércoles, 2 de septiembre de 2015

El intelectual Ahmed Baba Uld Meska, vuelve a reencontrarse con el pueblo saharaui después de más de tres décadas


*Redacción: Poemario por un Sahara Libre a partir de noticia de Radio Maizirat
“No se trata de desear éxitos al agredido, sino de correr su misma suerte; acompañarlo a la muerte o a la victoria”, frase del mítico político revolucionario argentino, Ernesto Guevara de la Serna “Che”. Ahmed Baba Uld Ahmed Meska formó parte de los primeros jóvenes saharauis en Mauritania que se inspiraron en el naserismo del histórico líder egipcio Yamal Abdenaser. Uld Meska tras la independencia de Mauritania acababa de concluir sus estudios universitarios en Dakar, Senegal.
En los años sesenta fundó el Partido Nahda y se movilizó con organizaciones nacionalistas mauritanas durante aquellos años de liberación de muchos pueblos africanos. Ahmed Baba llegó a ser embajador mauritano en Washington y representante ante la ONU. Sus discrepancias con el presidente mauritano Uld Dadah por su subordinación a Francia le llevaron a dejar Mauritania y se exilió en Francia durante una década. En Paris conoció varios líderes del Polisario de aquella Generación del 73 Saharaui, entre ellos Luali Mustafa Sayed, líder del Frente Polisario. Inspirado en la doctrina de liberación nacional que seguían aquellos jóvenes compatriotas suyos, se incorporó a su lucha y estrechó su relación con Luali, hasta su caída en combate finales de los setenta. Decidió volver a Mauritania y más tarde retomó su exilio en Francia, donde fundó la revista África-Asia, impartió conferencias en universidades francesas, y escribió el libro que dedicó al  pueblo saharaui, titulado “El Polisario, el alma de un pueblo”. Orientó a la antropóloga francesa Sophie Caratini en su tesis doctoral convertida años más tarde en el libro “Hijos de las nubes” (Ediciones Oriente y Mediterráneo, 2008). Sin duda es un influyente y reconocido intelectual, a caballo entre dos continentes, Europa y África.
Tras más de tres décadas, el pasado martes 1 de septiembre de 2015 Ahmed Baba Meska regresaba a la cuna del mismo proceso de liberación al que se entregó alma y esfuerzo a principios de los setenta, para de nuevo ratificar el compromiso con su pueblo y retomar la lucha desde sus ámbitos intelectuales y políticos. Esta vez regresó de la más hermosa manera, acompañado por el Grupo Parlamentario de Amistad Mauritano Saharaui, creado recientemente en Nuakchot como plataforma parlamentaria de apoyo y de amistad con el pueblo saharaui.
Ahmed Baba en los días de estancia con su pueblo hermano impartió conferencias a estudiantes de la Escuela de Verano en los campamentos saharauis y presentó ante los refugiados su libro “El Polisario, el alma del Pueblo”. Recordó ante las nuevas generaciones aquellos históricos momentos cuando conoció a Luali Mustafa y cómo gestó con él parte de las historias que vertió en el libro sobre la unidad nacional en la lucha por la liberación del pueblo saharaui.
En la historia de muchos pueblos hubo muchos casos de Ahmed Baba Uld Ahmed Meska, como el escritor y pensador franco argelino Frantz Fanon, quien abrazó la lucha del Frente de Liberación Nacional Argelino (FLN), convirtiéndose en su embajador itinerante; Ernesto Guevara, uno de los ideólogos y comandantes de la Revolución cubana; Pablo Neruda con su apoyo a la República española durante la Guerra Civil o el caso de Mahatma Gandhi con el pueblo sudafricano en aquellos brutales años de garras del régimen apartheid de Pretoria . Decimos en nuestra leyenda popular saharaui, “El hijo de la hija se identificará por su familia paterna”. Ahmed Baba Uld Ahmed Meska, es el espíritu, fidelidad y compromiso intelectual saharaui. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada