domingo, 22 de noviembre de 2015

Conferencia Toledo: "Sahara Occidental. Responsabilidades de los países involucrados en el conflicto"

Foto: Ebbaba Hameida
El jurista Manuel Ollé, la periodista Ebbaba Hameida y el presidente del Observatorio de los Derechos Humanos en Castilla-La Mancha, Javier Ruiz, analizaron las responsabilidades de Occidente con el pueblo saharaui en Toledo
"Como jurista no lo entiendo, que nadie reaccionase, ni siquiera las organizaciones internacionales más prestigiosas de derechos humanos", afirmó Ollé, quien participó en la querella impuesta en contra de los responsables del genocidio
EL DIARIO.ES Francisca Bravo; 22/11/2015 - 09:02h  
La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui reunió este fin de semana al jurista Manuel Ollé, la periodista saharaui miembro de la Sahara Press League Ebbaba Hameida y al presidente del Observatorio de los Derechos Humanos en Castilla-La Mancha, Javier Ruiz para analizar las responsabilidades de Occidente con el conflicto saharaui que se extiende todavía hasta estos días. En palabras de Ollé, quien fue uno de los encargados de la querella presentada en contra de los responsables del conflicto, la situación por la que pasa el pueblo saharaui sigue, pero se siente ahora una esperanza de que va a ir cambiando.
"La idea es reivindicar el derecho a la autodeterminación y también la dignidad que ha mostrado el pueblo saharaui al mundo", señaló el jurista quien criticó duramente a la comunidad internacional por haber "ignorado" los derechos humanos de este pueblo. Y su pregunta: ¿Qué se puede hacer desde la Administración de Justicia o desde los tribunales? Ollé trabajó como coordinador de la querella sobre el genocidio sobre la población del Sáhara Occidental y tiene mucho que decir al respecto. "Nuestra ley nos permitió que en 2014 pudiéramos salir de nuestras fronteras, al ver los graves crímenes cometidos", señaló el jurista.
La cercanía de Ollé con la causa es conmovedora, pero también se ciñe a los fundamentos de la ley. "No es sólo un tema de justicia universal, porque España tiene jurisdicción por el principio de territorialidad. España tenía esa responsabilidad". La querella produjo un auto firmado por el juez Ruz, y en ella se relatan diversos hechos de violencia y agresiones contra el pueblo saharahui. "Se detectan también hechos especialmente vejatorios, repugnantes, en forma de violencia de género", relataba el jurista. "Denunciamos ataques contra la libertad sexual de la mujer saharaui, que se usaban como un arma de tortura", relató.
"¿Dónde queda el derecho internacional? ¿Por qué nadie exige la responsabilidad que tiene Marruecos en el cumplimiento de derechos humanos? Son crímenes ante los que la comunidad tiene que reaccionar", afirmó el jurista, quien reconoció en repetidas ocasiones el "esfuerzo y sacrificio" del pueblo saharaui. Ebbaba Hameida, periodista saharaui afincada en España, criticó duramente la posición que ha tomado el Gobierno de España en el conflicto saharaui: "La posición del gobierno no refleja lo que quieren los españoles. La sociedad civil pide un apoyo incondicional, una hermandad y una solidaridad que cuarenta años después sigue", afirmó la periodista.
En este sentido se muestra esperanzada de que la situación para su pueblo cambie. Pero sin embargo, reconoce que se ha ido acumulando un sentimiento de impotencia e ira desde el pueblo saharaui, tras cuarenta años y con un auto judicial en la mano, ya que la comunidad internacional sigue sin reaccionar. "Defiendo un territorio humano, donde mi pueblo pueda vivir unido, porque es el único sitio en el que podremos vivir en paz. Pero a veces parece que sólo nos queda llegar a las armas", señaló Ebbaba
Por su parte, Javier Ruiz se unió a las críticas de la pasividad de España. "Se está tomando la misma actitud que en Marruecos, no se está haciendo nada", señaló el representante del Observatorio de Derechos Humanos. Ruiz tachó la actitud del Gobierno español como "vergonzosa" en referencia al conflicto, ya que "no sólo es pasiva", sino que es también "diplomáticamente discutible". "Los hechos son tozudos. No se está haciendo nada desde España para favorecer la resolución del conflicto saharaui", concluyó Ruiz.
LA TRIBUNA DE TALAVERA. J. Monroy | TOLEDO - 22 de noviembre de 2015
La conferencia no podía ser más oportuna. La crisis de los refugiados y los atentados en París están ocultando la catástrofe humanitaria que ha vivido el campamento de refugiados saharauis en el desierto argelino del Tinduf, con importantes inundaciones. En ese entorno, la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Toledo y el Observatorio de los derechos humanos para el Sahara Occidental de Castilla La Mancha organizaron ayer en la Biblioteca regional una serie de conferencias que bajo el título ‘El Sahara Occidental, responsabilidad de los países involucrados en el conflicto’, estudió el pasado, presente y futuro de este pueblo desplazado de su tierra y las responsabilidades de países como España, Francia y Marruecos en su situación.
En estos momentos, explicó Ana Garrido, los campamentos del Tinduf se encuentran «recuperándose». Han pasado, advirtió la presidente de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Toledo, «una temporada malísima, pero poco a poco están volviendo a la normalidad, gracias al propio esfuerzo suyo y al de otros países y el movimiento solidario, que estamos mandando todo tipo de ayuda a los campamentos».
La periodista saharaui Ebbaba Hameida abrió el ciclo explicando la violación de los Derechos Humanos no sólo en los territorios ocupados, sino también en Argelia. Aunque los saharauis viven divididos entre los campamentos de refugiados y los territorios ocupados, todos sufren un denominador común, como es la usurpación de su derecho a la autodeterminación. «Se le ha privado al pueblo saharaui ir a las urnas y decidir por sí mismos qué es lo que quieren ser, algo que es un derecho inalienable, un derecho natural recogido en todas las castas de las Naciones Unidas y del derecho internacional», explicó. En ese sentido, Hameida responsabilizó a España en primer lugar. Pero aún hay más. Porque a raíz de esta violación de su derecho de autodeterminación, «asistimos a una serie de violaciones de los Derechos Humanos de los saharauis». Así, aquello que se asientan en las zonas ocupadas por Marruecos, «viven en una situación de Derechos Humanos inexistentes, se puede decir, no existen derechos humanos, hay una aniquilación de la identidad saharaui, una prohibición del derecho a manifestarse y a la propia identidad, por el propio hecho de ser saharauis». Por otro lado, aquellos que viven en los campamentos de refugiados «sufren ya de por sí una violación de derechos humanos por vivir en un territorio que no suyo, en una tierra prestada, en aquellas condiciones tan inhóspitas, en uno de los lugares más inhóspitos del planeta, donde nos encontramos con una tasa de paro brutal, donde los jóvenes no tienen futuro, en unos campamentos provisionales a la espera de volver a nuestra tierra». Durante su conferencia, Hameida llegó a acusar a Marruecos de intentar en su día practicar un genocidio con el pueblo saharaui. Advirtió que los actores responsables de esta situación son Francia, España, Marruecos y la comunidad internacional en general, que han mostrado su incompetencia al no saber resolver un conflicto así.
Atentados. Manuel Ollé, abogado, lleva el caso de los crímenes contra el pueblo saharaui en la Audiencia Nacional, explicó su experiencia. Finalmente, Javier Ruiz, abogado y presidente del Observatorio de los Derechos Humanos de Castilla-La Mancha para el Sahara Occidental, abordó la responsabilidad de las organizaciones internacionales y países. Tras hacer una relación de hechos y estudiar la legislación internacional, llegó a la conclusión de que son diversos los protagonistas con responsabilidades en el conflicto. De esta manera, España, como potencia administradora, y de acuerdo a todas las resoluciones de Naciones Unidas, «España debería actuar de una manera más activa en favor de la celebración del referéndum de autodeterminación». A su juicio, la fuerza más importante que tienen los saharauis contra un país como Marruecos «es la fuerza más importante, que es la fuerza del derecho». En 1991, recordó Ruiz, bajo los auspicios de la ONU se firmó un acuerdo de paz y hubo un compromiso firme por parte de Marruecos para que antes de febrero de 1992 se celebrara el referéndum. Pero en 2015 no se ha celebrado todavía. A pesar de todo eso, «el derecho internacional es tozudo y ahí la razón, queramos o no, la tiene el pueblo saharaui», concluyó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada