lunes, 18 de abril de 2016

De nuevo el Sahara, nuestro Sahara, su Sahara


José Manuel Adán, economista e Inspector de Finanzas del Estado
Desde luego nunca de Marruecos. El próximo 30 de Abril finaliza el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental   (MINURSO,) establecida por Resolución 690 del Consejo de Seguridad de 29 de Abril de 1991 y autorizando diversas prórrogas, la última  por la Resolución 2218 del Consejo de Seguridad de 28 de Abril de 2015. Ya llevamos 41 años de ocupación marroquí y parece que se celebra con la detención y expulsión de cinco españoles (un magistrado y cuatro abogados) por solidarizarse con trece presos saharauis, por lo que Exteriores ha pedido explicaciones a Marruecos que considera que entraron “para sembrar la discordia y atentar contra el orden público”, según un comunicado de la Wilaya de Rabat.  Dos franceses y un belga acompañaban a los españoles que acudieron a visitar a los 13 presos en huelga de hambre por su participación en Gdeim Izik desde el 1 de marzo. La huelga de hambre terminó después de 37 días. Los presos, políticos encarcelados en la cárcel de Salé fueron juzgados en 2013 por un tribunal militar marroquí y condenados a penas de entre 25  años y perpetuidad por su militancia política y participación pacífica en el campamento de Gdeim Izik, donde se concentraron cerca de 20.000  mujeres y hombres  en las cercanías del Aiún para exigir sus derechos en  Octubre de 2010, siendo desmantelado violentamente el 8 de Noviembre; centenares de personas sufrieron  detenciones arbitrarias  con un saldo de trece personas muertas; era el inicio de la fallida primavera árabe. La celebración ha continuado con la expulsión de El Aiún de 84 funcionarios entre personal civil de la Unión Africana (UA) y de la MINURSO. Al parecer la definición exacta del Sahara como territorio “ocupado” por parte de Ban-ki Moon al visitar los territorios y campamentos entre el 2 y el 7 de marzo, ha molestado al hijo de Hassan II que no lo ha recibido.
La vergonzosa retirada militar española del año 1975 por evitar una guerra a consecuencia de la situación política  aprovechada traidoramente por un país, Marruecos, que se decía amigo y organizador de la Marcha Verde el 6 de Noviembre mientras el Jefe del Estado agonizaba, con 350.000 civiles y 20.000 militares que se adentraron en una provincia española  10 kms en dirección a El Aiún con la complacencia de los Estados Unidos y Francia  y la claudicación política permanente frente a Marruecos es algo que ni el Ejército puede olvidar ni los ciudadanos amantes de la libertad tampoco.  No olvidemos que el Sahara occidental con capital El Aiún era una provincia española desde 1952. La sentencia posterior del Tribunal de Justicia de La Haya declarando que en la época anterior a la ocupación española el territorio del Sahara Occidental no tenía dueño, y  otorgaba el derecho de participar en el referéndum solo a las poblaciones originarias por lo que Marruecos no puede erigirse ni en propietario del  territorio  ni en poseedor del mismo , sino simplemente en usurpador de un territorio que pertenece al pueblo saharaui y definiendo el territorio como territorio no autónomo y pendiente de descolonización por la vía de un referéndum que Marruecos se niega a realizar poniendo todo tipo de trabas para su celebración y cuando se protesta, a la cárcel de por vida. El amaño en la población y el trasiego de la misma del norte al sur para aumentar el censo son prácticas ya muy conocidas. La construcción de un muro de norte a sur de 2500 kms minado divide a la población saharaui y torpedea el censo para la celebración del referéndum entre los verdaderos habitantes del territorio.
Un paseo por el tiempo nos lleva a un Sahara Occidental que tiene una superficie algo mayor que la mitad de la de España, 266.000 kms cuadrados a la que perteneció desde 1885 en virtud del Tratado de Berlín por el que se repartieron las potencias europeas el continente africano, comprometiéndose a partir de 1961 a respetar las resoluciones de las Naciones Unidas en cuanto al proceso descolonizador, Resoluciones 1514 de 14 de Diciembre y 1541 de 15 de Diciembre ambas de 1960. En 1966, la Asamblea General mediante la Resolución 2229 recomendó a la potencia administradora, España, que se determinaran las aspiraciones de la población del Sahara Occidental, en consulta con Marruecos y Mauritania y con cualquier otra parte interesada, además de llevar a cabo un referéndum bajo los auspicios de Naciones Unidas con miras al ejercicio del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui. Las relaciones entre Marruecos y España en esa época nunca fueron buenas agravándose por los incidentes pesqueros de 1973, fecha en que nació el Frente Polisario, que comenzó atacando un puesto español cercano a la frontera con Marruecos.
El 20 de agosto de 1974, España de acuerdo con la Resolución 2229, antes citada, tomó la decisión de realizar un referéndum en los seis primeros meses de 1975 bajo los auspicios de Naciones Unidas, realizándose un censo de la población saharaui. Marruecos, buscando retrasar el referéndum y un pronunciamiento favorable sobre el estatus jurídico de los territorios del Sahara Occidental antes de la colonización española, acudió al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya (TIJ), reivindicando que dichos territorios eran parte del “imperio almorávide”. El Tribunal dictaminó el 16 de Octubre de 1975 que el territorio del Sahara Occidental era “terra nullius” antes de la colonización, no era tierra de nadie y por lo tanto no existían lazos de soberanía con Marruecos ni con Mauritania. Hassan II que vio el frente diplomático perdido, inició la vergonzosa Marcha Verde el 6 de Noviembre de 1975 sin respetar las Resoluciones 377(1975) y 380(1975) del Consejo de Seguridad solicitando el fin de la invasión del territorio. El 14 de noviembre de 1975, España firmó un Acuerdo tripartito con Marruecos y Mauritania sin tener en cuenta al pueblo saharaui. Desde entonces, Marruecos sin derecho alguno que la asista es usurpador del territorio del Sahara Occidental iniciándose un éxodo de gran parte de la población saharaui siendo perseguida a través del desierto por las tropas marroquíes. Tanto la ONU como la OUA han emitido gran cantidad de Resoluciones en solicitud de la descolonización del territorio, sin ser respetadas por Marruecos.  En 1976 nace la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) que ya tiene 40 años, llamada a liderar el futuro del pueblo saharaui siendo admitida en la OUA como Estado en 1984, y en la actualidad reconocida por 60 países.
Entre 1975 y 1991 estalló la guerra entre los ejércitos de Marruecos y Mauritania contra el Frente Polisario. Mauritania abandona en 1979 mediante el Acuerdo de Argel renunciando a cualquier reclamación territorial en litigio y reconociendo a la RASD. Mientras la población autóctona tiene que huir ante las barbaridades ocurridas en la zona ocupada por Marruecos. Entre 1980 y 1987 Marruecos construye un muro reforzado con piedra, sistemas de control, baterías de artillería, y minado que ha dejado ya muchas víctimas inocentes (13.000 minas ha recuperado ya el Frente Polisario). En 1991 se decreta el alto el fuego a través de las Naciones Unidas y en base al documento denominado “Plan de Arreglo” aprobado el 29 de Abril de 1991 (Res.690) elaborado por los Secretarios Generales de La ONU y la OUA para  la celebración de un referéndum, que de nuevo es el requisito fundamental para el ejercicio del derecho de libre determinación, quedando la aplicación del Alto el Fuego  y el mantenimiento de la paz en manos de la MINURSO, que debe ocuparse de la elaboración “in situ” del censo electoral como paso previo a la celebración del referéndum.
Entre 1991 y 2015, ha habido desacuerdos con Marruecos por el censo, abandonos de la MINURSO (1995/1996); fracaso del “Plan de Arreglo” al no aceptar Marruecos el censo por las apelaciones solicitadas; propuesta del denominado “plan Baker I” o “Tercera Vía”, opción de autonomía para el Sahara dentro de Marruecos, apoyado por EE.UU, Francia y Marruecos y rechazado por el Frente Polisario y Argelia por suponer un retroceso de lo establecido en Resoluciones anteriores (1514 y 2625 de la Asamblea General, siendo rechazado posteriormente por el Consejo de Seguridad (Res 1429 de 2002); en 2003 nuevo plan Baker II , se votaría sobre la base del el censo de NNUU de 2000,los residentes en el territorio ocupado desde 1999 y los refugiados, otorgando a Marruecos estatus de potencia administradora en vez de reconocerla como potencia ocupante, a pesar de ello el Frente Polisario aceptó el Plan pero no Marruecos al considerar inaceptable el referéndum “en la forma en que estaba previsto”. La intifada por la independencia en 2005 en contra de la ocupación marroquí y el Plan de Autonomía en 2007 por parte de Marruecos es una suma y sigue de fracasos.
Vigilar el Alto el Fuego, verificar la reducción de tropas marroquíes en el territorio y el confinamiento de las marroquíes y de las del F.P. en las localidades asignadas, asegurar la liberación de los prisioneros políticos, vigilar el intercambio de prisioneros, aplicar el programa de repatriación, identificar y registrar los votos considerados como cualificados y organizar y asegurar un referéndum libre y justo y proclamar sus resultados, son las misiones incluidas en el mandato  de la MINURSO. Para ello cuenta con 242 efectivos uniformados, 84 personal civil internacional, 157 personal civil local y 12 voluntarios de las Naciones Unidas, que Marruecos expulsa cuando quiere. Por todo ello, además de reforzar el Mandato actual para que la MINURSO no pueda ser expulsada, debe ser ampliado su mandato para que incluya la vigilancia y la protección de los derechos humanos en el territorio del Sahara Occidental y en los campos de refugiados. Además la pesca y la riqueza subyacente en el territorio deben ir a para al pueblo saharaui.
  El opio narcotizante   de la política de Rajoy consistente en no hacer absolutamente nada esperando que el tiempo y solamente el tiempo solucione los problemas parece que ha seguido la pauta de esta gran traición de los gobiernos anteriores. Pero España, ahora en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas es la potencia administradora según la legalidad internacional y Marruecos es una fuerza ocupante, ha invadido el territorio, lo ha dividido con el muro lo ha minado  y se aprovechado de los recursos naturales, pesca y fosfatos, obstruye el proceso de referéndum y todo con el apoyo de EE.UU  y Francia y la pasividad de España, que solamente acoge a niños saharauis durante el verano, aunque  nadie reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental. Ayudemos a que la MINURSO tenga un mandato vigoroso que incluya la vigilancia y control de los derechos humanos y apoyemos con todos nuestros medios pacíficos la dación del territorio a sus habitantes originarios al tiempo que lavamos la afrenta realizada por el “amigo marroquí” ya en el lejano 1975.
El poeta saharaui Ali Salem Iselmu con sus versos del poema Tiris, pone el contrapunto: “Si llegas alguna vez, a una tierra lisa y blanca, acompañada de inmensas estatuas negras, y el andar pasivo de camellos y beduinos, recuerda que existe una tierra sin amo y sin dueño, espejo y alma de todo ser inocente”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada