domingo, 26 de junio de 2016

Expectación frente al 26J en las calles de El Aaiún/Sahara Occidental ocupado

Ilustración: Francesc Dugo
La huella del paso de la metrópoli en el último territorio pendiente de descolonización en el continente africano, sigue presente. Con la caída del sol, se rompe el ayuno del ramadán y poco a poco, el bullicio toma protagonismo en las concurridas calles y cafeterías de El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental bajo ocupación del Reino de Marruecos. Estos días, la gente no sólo habla de los últimos partidos de la Selección Española de fútbol en la Eurocopa, ya que uno de los temas más discutidos en las conversaciones de los saharauis, apunta a la expectación que genera la cita con las urnas el próximo domingo en España, una de las más mediáticas y esperadas en la historia de la democracia española.
“Es un asunto que nos interesa mucho porque tiene que ver con el Sáhara”, declara Ahmed Haidar, un vecino de El Aaiún. Haidar parece estar al tanto del sentir de los españoles, y considera que “están hartos del bipartidismo, por eso llegó la ola de Podemos, para rompero con estos polos tradicionales”. Este joven, que confiesa ser seguidor de las encuestas y noticias sobre las elecciones en España, además se siente cercano al grupo que lideran Pablo Iglesias y Alberto Garzón, “Unidos Podemos es un movimiento juvenil, que me representa como parte de una generación de cambio”. Mientras que se muestra desconfiado ante las posturas de otros políticos, debido a la “traición de los gobiernos de Felipe González, Aznar, Zapatero y Rajoy”.
Hmad Hamad, reconocido activista saharaui con documento de identidad español, es otro de los saharauis que siguen todo lo que ocurre en torno a las elecciones generales del 26 de junio, a pesar de estar a 2000 kilómetros de distancia del Congreso de los Diputados de Madrid. “No confío absolutamente en ningún político español. Todos hablan de intereses económicos con Marruecos cuando hay que tratar la cuestión del Sáhara, pero eso no es válido porque si quisieran, gozarían de muchos más intereses con el Sáhara Occidental que con Marruecos”, explica Hamad. Además, al igual que su compatriota Haidar, lamenta que nuestros representantes, “cuando llegan al poder cambian su postura y dan la otra cara de la moneda”.
Aun así, considera que es “IU el único partido que ha estado siempre del lado de la lucha del pueblo saharaui”, y espera que, en estos comicios en el que el histórico partido se presente en coalición con Podemos, “sea cierto que reconocerán la República Árabe Saharaui Democrática”, como así lo hacen 83 países en el mundo.
Pero este interés electoral, también surge a la inversa. Las formaciones políticas son conocedoras de la solidaridad de buena parte del electorado español, que apoya al pueblo saharaui y recuerda la responsabilidad del Gobierno de España con la ex colonia. Por ello, la mayoría de los partidos, dedican unas líneas en sus programas a la cuestión del Sáhara, muchas veces consideradas como declaraciones de intenciones no cumplidas.
En esta ocasión, en el programa conjunto de Podemos e Izquierda Unida, 50 pasos para gobernar juntos, puede leerse en el punto 48, un compromiso “con la libre determinación del Sáhara Occidental. Por otro lado, el extracto del programa del Partido Popular, sobre la cuestión del Sáhara coincide con el que presentaron en diciembre, y aseguran que “continuaremos defendiendo una posición en la que se mantenga el papel central de Naciones Unidas y una vía dialogada para la solución, sobre la base de los parámetros establecidos por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, una solución política, justa, duradera y mutuamente aceptable que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de las disposiciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas, animando a las partes y países vecinos a avanzar el proceso”. Una voluntad que dista radicalmente con su actitud durante el periodo legislativo, marcado por la venta de armas a Marruecos y apoyar los acuerdos pesqueros que suponen el expolio de los recursos naturales en el Sáhara.
El PSOE también cita en su programa, “Promover la solución del conflicto de Sáhara Occidental a través del cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas que garantizan el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui. Esto facilitará el diálogo entre Marruecos y Argelia y favorecerá una mayor integración, desarrollo y estabilidad en el Magreb. España impulsará el seguimiento del respeto de los derechos humanos, tanto en el Sáhara Occidental como en los campos de refugiados de Tinduf”.
De los cuatro partidos mayoritarios, es Ciudadanos el que no ha dedicado ningún espacio a la cuestión del Sáhara en su Programa de Gobierno, aunque seis meses antes sí lo hizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada