martes, 17 de enero de 2017

Celebración en Roma del acto “Saharauis: ¿cuáles perspectivas?” en el Parlamento Italiano

Redacción y fotos: Guilia Maltese. Roma, 16 de enero de 2017
El lunes 16 de enero de 2017, en Roma, en los locales de la “Camera dei Deputati” del Parlamento Italiano, la presidenta de la Asamblea Legislativa de Emilia – Romagna, Simonetta Soliera, el senador Stefano Vaccari, representante del Intergrupo Parlamentario de Solidaridad con el pueblo saharaui, y Franco Jacop, presidente de la Conferencia de los Presidentes de las Asambleas Legislativas de las Regiones y de las Provincias autónomas, fueron los promotores del acto “Saharawi: quali prospettive?” (“Saharauis: ¿cuáles perspectivas [hay]?”), en ocasión de la firma del documento para presentar ante el Ministro de Exteriores, Angelino Alfano, para que el gobierno italiano se comprometa oficialmente con la causa del pueblo saharaui.
El periodista geopolítico Luca Attanasio, moderador de la mesa, tras agradecer su presencia a los asistentes, insistió en la importancia de la celebración del acto de cara al papel que Italia desempeñará este año en el marco del Consejo de Seguridad de la ONU como miembro no permanente. Si el conflicto del Sáhara sigue estancado, Italia no puede olvidar su responsabilidad en la promoción de la causa saharaui ─una de las “crisis olvidadas” por los medios de comunicación debido a los intereses geopolíticos y económicos de los grandes actores internacionales─, y la necesidad de implicarse para una resolución justa y pacífica del conflicto. El Sahel es un territorio inestable, cuyos equilibrios podrían verse afectados por una posible vuelta a las armas por parte de los ejércitos saharauis y marroquí. En ese sentido, Attanasio quiso hacer un paralelismo con Irlanda del Norte y los grupos de católicos extremistas de los años ’70: ignorados por el gobierno, optaron por una solución violenta del asunto. “Hay que prestar atención”, concluyó el periodista “a este nuevo polvorín de África y del mundo”.
Por su parte, el Diputado Giuseppe Romanini, hizo hincapié en el papel que Emilia Romagna sigue jugando en la promoción de la causa saharaui a nivel institucional, no gubernamental y en el marco de la sociedad civil. Insistió en la necesidad de una celebración inmediata del referéndum de autodeterminación. A la vez, recordó al presidente Mohamed Abdelaziz, “ejemplo de valentía y lucidez”, mostrándose muy confianzudo en la política desarrollada por el nuevo presidente Brahim Gali, “excelente elección del Frente POLISARIO” y el que perpetuará su lucha. Romanini destacó la debilitación de la posición y credibilidad marroquí a nivel internacional, tras la visita de Ban Ki-moon y la continua expulsión de delegaciones de observadores internacionales y representantes políticos, entre ellos Silvia Prodi, concejala regional del Pd. También, responsabilizó a Naciones Unidas por su falta de compromiso efectivo. Finalmente, insistió en la labor del Intergrupo Parlamentario que, desde 2013, tiene su propio calendario en la agenda del Senado italiano.
Franco Jacop, hizo hincapié en la labor de sensibilización y cooperación realizada por los entes locales y regionales, en la necesidad de una “participación compartida” que permita aprovechar toda oportunidad de relación y acción. El mismo Jacop fue uno de los promotores de la “sostenibilidad mundial” en la Agenda 2030, destacando la importancia de un desarrollo pacífico y libre.
El senador Stefano Vaccari presentó el documento para luego entregar al Ministerio de Exteriores. Tras la visita de Ban Ki-moon a los campamentos de refugiados, la oficialización de la prórroga del mandato de la MINURSO y la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del 21 de diciembre, los firmantes piden: insistir en la continuidad de las negociaciones para la futura celebración del referéndum de autodeterminación; la ampliación del mandato de la MINURSO para que incluya la supervisión de los derechos humanos; presionar a Marruecos para que libere a todos los presos políticos saharauis detenidos en las cárceles marroquíes; dejar de explotar los recursos naturales del Sáhara Occidental; garantizar su apoyo económico a la población de los campamentos de refugiados de Tinduf para que pueda hacer frente a la crisis económica internacional. Finalmente, Vaccari reflexionó sobre la importancia del papel que Italia podría jugar en la elección del delegado ONU para el Sáhara Occidental.
A continuación, Yilma Tadesse, Enviado especial del presidente de la Unión Africana en la Comisión sobre el Sáhara Occidental, insistió en el compromiso asumido por la UA con la causa del Sáhara Occidental. Reprochó a la Comunidad Internacional su actitud ante el conflicto y la descolonización del Sáhara Occidental: las más de 100 resoluciones adoptadas a lo largo de estos 54 años no han llevado a la solución del asunto. Tras un breve esbozo histórico, Tadesse hizo un llamamiento al Consejo de Seguridad de la ONU para que se implique en el respeto de los derechos humanos en el territorio, siendo consecuente con los dictámenes de su Carta constituyente y con el Derecho Internacional: “el mundo en el que vivimos es imperfecto, pero no desesperemos, hay que seguir luchando”, concluyó.
La embajadora de Sudáfrica, Nomatemba Tambo, insistió en el vínculo entre su país y la RASD, que Sudáfrica reconoció en 2004, y en la necesidad de la celebración inmediata del referéndum. El Sud África considera la ocupación marroquí un “flagrante desafío” y seguirá apoyando el Sáhara Occidental para llegar a una solución justa del conflicto.
El embajador de Timor Oriental, Egas da Costa Freigas, se dirigió a los saharauis como a “los hermanos del Sáhara”, pues los dos países tienen una historia paralela, aunque Timor Oriental ha conseguido la independencia tras 24 años de lucha y 12 resoluciones ONU. El apoyo de Timor Oriental a la causa saharaui se hace patente en la presencia en el territorio de dos embajadas de la RASD y en su sostén económico a la población de los campamentos. “La victoria”, prosiguió, “igual que para Timor Oriental es cuestión de tiempo. La historia será el juez de los que gobiernan junto con el tiempo”.
El embajador de Ecuador, Juan Holguín, recordó como en la misma Constitución de Ecuador se reconoce el derecho a la autodeterminación de los pueblos y fomenta las relaciones de amistad basadas en el derecho a la igualdad. Desde 1983, Ecuador reconoce la República Árabe Saharaui Democrática y, a lo largo de estos años, se han ido intensificando las relaciones bilaterales entre ambos países. El actual gobierno ecuatoriano, en más de una ocasión, se ha manifestado firme en su defensa de la descolonización ante Naciones Unidas y dispuesto a presionar a Marruecos para que respete la resolución 2985 del 29 de abril de 2016 en relación a la presencia de la misión de la MINURSO en el territorio.
Por su parte, la Encargada de Negocios de Nigeria, Margaret Meshioye, insistió en el papel de mediador desempeñado en estos años por su país para la resolución del conflicto saharaui. Las relaciones entre Marruecos y la RASD pueden afectar al equilibrio de la región del Sahel y la paz internacional. Habría que fijar ya las fechas de futuros encuentros y momentos de reflexión sobre el asunto a nivel internacional.
Emhamed Khadad, miembro del Frente POLISARIO, Subsecretario de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de la RASD, hizo hincapié en la situación de total inestabilidad en la región de El Guerguerat: entre los ejércitos marroquí y saharaui solo hay 100 metros. “Es el momento de defender la independencia y el derecho a la autodeterminación de un pueblo olvidado, cuyo derecho a la existencia ha sido negado durante más de 40 años”. Marruecos y el Consejo de Seguridad de la ONU son los responsables del estancamiento del conflicto, de la violación de derechos humanos, de la explotación de los recursos naturales del Sáhara Occidental. Khadad, lanzó un llamamiento a la Unión Europea, a la Comunidad Internacional y a Italia, en lo específico, para que se haga justicia y los saharauis puedan volver a su tierra en libertad.
Finalmente, el senador Vaccari agradeció su asistencia a los demás embajadores presentes: a los de Argelia, Angola, Mozambique, Mauritania y Zimbabue. A la vez, agradeció a los delegados del Frente POLISARIO Omar Mih y Fatma Mahfud ─con la colaboración de Sara Mantovani y Francesca Soci─ la organización del acto.
Para concluir, Simonetta Saliera, en expresar su apoyo a la causa saharaui y a la descolonización del Sáhara Occidental, insistió en la necesidad de una “acción política desde abajo”, orientada a la sensibilización de la población italiana y, más adelante, del gobierno italiano y de la misma Unión Europea, sobre el conflicto del Sáhara y la RASD, ejemplo de democracia organizada, que Italia tiene que reconocer: “Que nos cojamos de las manos para crear una red de la que formen parte las instituciones y la sociedad civil”. El acto finalizó con la firma del documento por parte de los promotores del documento. Los que estén interesados en subscribir la solicitud, podrán firmar por correo electrónico, enviando un e-mail a 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada