domingo, 27 de abril de 2014

Brahim Dahane: ‘Es preferible morir que vivir con miedo’

*Fuente: New Internationalist Blogs Por Lydia James | 22 de abril de 2014
*Traducción: Poemario por un Sahara Libre
En una brillante mañana de lunes en la Biblioteca Británica en Londres, conocí a Brahim Dahane, defensor saharaui de derechos humanos, de voz suave. Habló a través de un traductor acerca de la libertad de movimiento, el liderazgo saharaui y la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO). Las conversaciones anuales para renovar el mandato de la MINURSO se iniciaron el 17 de abril y esta semana los miembros del Consejo de Seguridad votarán sobre si se debe incluir la vigilancia de los derechos humanos en la misión de paz, algo que ha estado extrañamente ausente hasta la fecha.
¿Me puede decir acerca de la campaña que pide al Consejo de Seguridad de la ONU de prorrogar el mandato de la MINURSO?
Desde que Marruecos y Mauritania ocuparon el Sáhara Occidental en 1975 hasta hoy, los saharauis siguen sufriendo todos los días la tortura y la represión. Hacemos un llamado a la MINURSO para que tome sus responsabilidades en serio y para que incluya la protección y vigilancia de los derechos humanos saharauis. [Su mandato desde 1991 ha sido el de supervisar el alto el fuego entre las fuerzas armadas de Marruecos y el Polisario, y para poner en práctica un referéndum que permitiría a los saharauis la autodeterminación; este último aún no se ha logrado.] Estamos desesperadamente necesitados de ese seguimiento. Anunciamos la campaña en el Sáhara Occidental en enero de 2008. Desde entonces hemos organizado manifestaciones todos los meses el día 15 de cada mes y hemos escrito muchas cartas al Secretario General de la ONU. Nuestras demandas son justas y sólo estamos pidiendo derechos humanos para todos. Si la campaña no tiene éxito, vamos a seguir con nuestra lucha.
¿Por qué te involucraste en la defensa de los derechos humanos?
La secretaria general de Amnistía Internacional Marruecos hizo la misma pregunta a un compañero defensor de los derechos humanos. Su respuesta fue la siguiente: “En el Sáhara Occidental entramos en el campo de los derechos humanos no por la puerta, si no por la ventana”. La situación nos ha obligado a ser defensores de derechos humanos y activistas, la vida nos ha obligado a hacerlo. En 1991, 320 de nosotros fuimos liberados de la prisión, habíamos experimentado la desaparición forzada durante 3 años y algunos durante 17 años. Nadie sabía dónde estábamos, si estábamos vivos o muertos. Cuando fuimos liberados, las autoridades marroquíes querían humillarnos, querían que fuéramos un ejemplo para todos los saharauis. Todos los días teníamos que ir a la comisaría para firmar y alentaban a los colonos marroquíes y a los ciudadanos saharauis a que no nos dieran trabajo y no tuvieran contacto con nosotros: esto me hizo querer cambiar la situación.
Usted ha visitado Marruecos para aumentar la conciencia de la ocupación dentro de la sociedad civil y los grupos marroquíes de derechos humanos. ¿Encuentra restricciones para entrar en el país?
Es posible, pero es más difícil para los ex presos ir a Marruecos. Se me pregutna dónde voy, con quién me voy a encontrar. Los saharauis tienen documentación de Marruecos y son considerados ciudadanos marroquíes, pero se les trata de manera diferente. Fui arrestado en un aeropuerto en Marruecos en el viaje de regreso tras visitar los campamentos de refugiados saharauis en Argelia en octubre de 2009 [estuvo encarcelado hasta abril de 2011] .
[Nota: Un muro de 2.700 kilómetros separa a los saharauis que viven en los campamentos de refugiados bajo control del Polisario de los que viven bajo la ocupación marroquí del Sáhara Occidental. Muchos saharauis no han visto a miembros de su familia en el otro lado del muro desde hace 40 años. Trincheras, torres de vigilancia armadas y siete millones de minas terrestres hacen el muro impenetrable.]
Los saharauis tienen una libertad de movimiento limitada. ¿Es difícil para ustedes viajar a otros países?
Conseguir un pasaporte marroquí no fue fácil; tuvieron que pasar muchos años. Después de contactar con algunas embajadas en 1999 - Estados Unidos, británicos - que hicieron presión sobre las autoridades marroquíes para que se nos concedieran a mí y a otros activistas y poder viajar. En 2003, 13 de nosotros íbamos camino a Ginebra para una conferencia sobre derechos humanos. Las autoridades marroquíes me confiscaron el pasaporte y no lo conseguí de nuevo hasta 2007. Nunca se sabe lo que te va a pasar. A veces pasar por los puestos de control [en el Sáhara Occidental] y tener conversaciones con las autoridades y la policía me hace perder la paciencia y alzo la voz, pero hay que perseverar para ganar nuestros derechos. Por ejemplo, he viajado aquí ahora.
Había intifadas (levantamientos) en el Sáhara Occidental en 2000 y 2005. ¿La gente sigue resistiendo hoy?
La Intifada aún está en marcha, porque hay otras maneras de manifestarse. Todo el Sáhara Occidental está implicado, incluyendo los campamentos de refugiados del Polisario. La razón por la que viajamos a los campamentos en 2009, cuando fuimos arrestados, era crear un enlace a ambos lados del muro entre los activistas saharauis de derechos humanos en los campamentos y los ciudadanos de los territorios ocupados. Las manifestaciones se sucedieron, como el campamento de Gdeim Izik en 2010, cuando 20.000 saharauis protestaron pacíficamente. Era un modo muy democrático de expresión. Salimos de la ciudad y establecimos un campamento para demostrar la falta derechos humanos y de derechos económicos y sociales. La Intifada está todavía en curso, a veces hay falta de recursos, y, a veces tratamos de inventar nuevas formas de crear conciencia.
Los 23 saharauis detenidos tras el campamento de Gdeim Izik se entregaron las penas de prisión de 20 años a su juicio el año pasado. ¿Tiene usted la esperanza de que vayan a ser liberados?
Somos conscientes de que no cometieron un delito y están en la cárcel injustamente. Una cosa importante es que todos los saharauis están con ellos; les apoyamos y creemos que son inocentes. Yo sé la diferencia entre ser apoyado por los ciudadanos y estar aislado en la cárcel. No vamos a dejar de concienciar a la gente sobre su situación hasta que estén libres.
¿El pueblo saharaui siente que los líderes del Polisario en el exilio les representan?
Ciertamente, y esto es algo que nosotros no sólo lo decimos aquí, lo decimos que en todas partes: el Polisario es el representante legítimo del pueblo saharaui. Los principios del Polisario es algo que hemos hecho en nuestra conciencia y en el corazón, con el fin de lograr la independencia. ¿Por qué nos vinculamos al Polisario? Porque estamos en un barco en el medio del Atlántico y el Océano Pacífico, necesitamos algo que nos represente, que nos una - el barco que nos llevará a un lugar seguro. Y después de lograrlo queremos ser un Estado moderno y democrático, abierto y respetuoso para todos. Los marroquíes se sienten nerviosos cuando les decimos que el Polisario es nuestro representante y que todos estamos por la misma causa. La ONU y la UE reconocen Polisario y hay representantes del Polisario en las embajadas de muchos países [El gobierno del Polisario en el exilio representa el Sáhara Occidental como un estado miembro de la Unión Africana, de la que Marruecos se retiró como protesta].
¿Se enfrenta a represalias después de hablar con los periodistas como yo?
Nadie me obligó a hacer este tipo de trabajo. No tengo miedo, tengo una experiencia de 30 años con todo tipo de torturas. Después de ser puesto en libertad en una ocasión, estuve en coma durante 33 días. Incluso si muero, entonces descansaré. Estoy convencido de lo que estoy haciendo. Hace dos semanas [en el Sáhara Occidental] me decidí a tomar un poco de tiempo para realizar algún deporte y lo hice en un lugar aislado; era tranquilo, pero era peligroso. Mis amigos me dijeron que no lo vuelva a hacer. Pero todos vamos a morir de alguna manera. La cosa es que yo no quiero vivir con miedo nunca más. Quiero una vida normal. Es mejor morir que vivir con miedo.
¿Cuáles son sus esperanzas para el futuro?
Espero que nuestras metas se logren - que el Sáhara Occidental se independice. Y espero que el pueblo saharaui aprenda de los sufrimientos a los que ha sido sometido todos estos años - que viva en paz y tengan respeto entre ellos y no construyan un Estado fallido. Esperemos ganar la independencia y que venga a venir a visitarnos en nuestro país independiente.
Usted tiene la palabra, ¿reflexiones finales?
Gran Bretaña es la madre de las democracias - se trata de una democracia moderna, los ciudadanos británicos han sufrido guerras y conflictos, pero han cambiado y ahora tratan a los demás con respeto. Espero que el pueblo británico pueda valorar esto, pero que también lo apliquen a los demás, ahora que tienen influencia, para tratar de ayudar a la causa saharaui y lograr la paz. Espero que los sindicatos ayuden a resolver el problema del Sáhara Occidental. Todo lo que pedimos es que se pongan de parte de la justicia y los derechos humanos, que la gente de a pie se ponga del lado de la justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada